Portada :: Economa :: Especial "El capitalismo cruje"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2008

"Geoeconoma" mundial, un cambio estratgico

Ren Naba
Rebelin

Traducido por caty R.


Al final de un psicodrama de una semana, el Congreso estadounidense adopt, el viernes 3 de octubre, una ley que autoriza la inyeccin de 700.000 millones de dlares en la economa de EEUU con el fin de calmar la tempestad financiera y burstil que ha acarreado la quiebra de trece bancos y compaas aseguradoras y de 700.000 hogares estadounidenses, debido a una gestin especulativa de los prstamos inmobiliarios, daando la industria del automvil con una cada de la produccin de alrededor del 26% y hundiendo en la recesin a un buen nmero de pases europeos, entre ellos Francia.

Presentamos las primeras enseanzas de este cataclismo econmico, tanto en lo que respecta a la posicin de EEUU en el mundo como a la nueva configuracin econmica del planeta.

- El mensaje subliminal de los pases occidentales al resto del mundo: s a los capitales de los pases extranjeros, no a sus emigrantes.

- Los avatares militares de Estados Unidos y la quiebra de neocapitalismo de la era post sovitica certifican el final de cinco siglos de dominacin absoluta de Occidente sobre el resto del mundo

Con el teln de fondo del devastado paisaje de la economa occidental, marcada por la quiebra estrepitosa de grandes y famosos establecimientos, tanto en Estados Unidos como en Europa, en 2008 se ha producido un cambio estratgico en la geoeconoma mundial con la recomposicin de la carte bancaire (institucin francesa encargada de dirigir el sistema interbancario, N. de T.) estadounidense, la entrada espectacular de fondos soberanos rabes o asiticos en el capital de grandes sociedades estadounidenses o europeas y la afirmacin, cada vez ms marcada, de los grandes pases del sur, las petromonarquas del Golfo y el Grupo BRIC (Brasil, India, China y Sudfrica) como protagonistas de la escena mundial, hasta el punto de que se plantea la cuestin de la permanencia de la hegemona mundial de Estados Unidos y la viabilidad de las estructuras internacionales, tanto financieras como polticas, establecidas a raz de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), especialmente el Consejo de Seguridad de la ONU, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, as como el G7, el grupo de los siete pases ms industrializados del mundo, creado despus de la primera crisis del petrleo (1973).

La India, con la apropiacin, a travs del grupo Mittal, de la principal sociedad siderrgica europea (Sacelor-Arcelor) y China, al convertirse en accionista de los mayores fondos de inversin estadounidenses, Blackstone, con un 10% -sin derecho a voto-, por un valor de 3.000 millones de dlares, en paralelo con el dominio de la Bolsa de Dubai y del Qatar Investment Authority (QIA), la mitad de la Bolsa de Londres, la participacin en 2006 en el banco pblico ruso VTB y con el 5 % del capital del consorcio aerospacial franco-alemn EADS, han demostrado su vitalidad y su ambicin de redefinir los contornos de la nueva economa mundial en vas de construccin.

I. La recomposicin de la carta bancaria estadounidense

Esta conmocin ha llevado a los dirigentes de las finanzas internacionales, si no a pactar con sus rivales potenciales, al menos a moderar sus pretensiones, debido a la conjuncin de cuatro factores acumulativos.

- El debilitamiento de la economa de EEUU a causa de los costes de las guerras de Iraq y Afganistn, calculados por el Nobel de Economa estadounidense Joseph Stiglitz en cerca de 3 billones de dlares (1).

- La gestin especulativa de los prstamos inmobiliarios estadounidenses y la consiguiente cascada de prdidas, del orden de 945.000 millones de dlares, segn un informe del FMI (2), de ellos 20.000 millones de dlares en bancos franceses: Crdit Agricole, Socit Gnrale y Dexia (6.500 millones de euros), as como las filiales de CNCE: Caisse Nationale des Caisses d'epargne y Natexis-Nexity (6.000 millones de euros).

- La riqueza acumulada por los Estados petroleros gracias a la subida de los precios del crudo, estimada a finales de 2007 en 3,355 billones de dlares.

- El colchn organizado por los bancos centrales extranjeros en bonos del Tesoro estadounidense, del orden de 2,5 billones de dlares.

En este alborotado contexto econmico, los capitales extranjeros han abierto una brecha considerable en un sistema bancario estadounidense en plena recomposicin, sin olvidar, incluso, a ciertas joyas de Wall Street. Si JP Morgan ha conseguido librarse, no ha pasado lo mismo con otros tres grandes bancos inversores, Merryl Lynch y Lehman Brothers y Morgan Stanley. Confirmando su papel de depredador de las finanzas, JP Morgan subi al primer puesto de los bancos estadounidenses apropindose, golpe a golpe en 2008, del banco Bear Stearns y de la Washington Mutual Bank, la caja de ahorros ms importante del pas, convirtindose as en el mayor banco estadounidense, con depsitos del orden de 900.000 millones de dlares, de los cuales 188.000 recuperaron a Washington Mutual. Pero los otros tres grandes bancos inversores de Wall Street -Merryl Lynch y Lehman Brothers y Morgan Stanley-, han pagado las consecuencias de esa gestin arriesgada de prstamos inmobiliarios aleatorios, igual que el mayor grupo de seguros de EEUU, AIG, rescatado por los pelos, antes del naufragio, por el gobierno estadounidense.

Lehman Brothers, tras una depreciacin de casi 25.000 millones de dlares de sus activos, ha tenido que colocarse al amparo del captulo 11 de la legislacin financiera estadounidense, que habilita la proteccin de las empresas en quiebra, mientras que Morgan Stanley, para escapar de un destino mortal, se ali con Mitsubishi UJF, cediendo el 20% de sus acciones al gigante asitico por 9.000 millones de dlares. A Merryl Lynch, pura y simplemente, lo ha comprado el Banck of America.

Tercer banco de inversin del pas y sin duda uno de los ms afectados por la crisis financiera, con cerca de 40.000 millones de dlares de depreciacin desde el comienzo de la crisis, Merryl Lynch ha tenido que pedir ayuda a Kuwait y Corea sur por 6.500 millones de dlares de acciones preferenciales, cedindoles el 25% de participacin. Incluso tuvo que ceder 8.000 millones de activos complementarios despus de las prdidas abismales del segundo trimestre de 2008 (del orden de 4.890 millones de dlares). Ya agobiado por 9.750 millones de depreciaciones suplementarias, se vio obligado a ceder activos una vez ms, entre ellos su participacin en Bloomberg y en la Financial Data Services, antes de que lo rescatara el Banck of America.

Por su parte, Citigroup, que hasta la crisis fue el primer banco de Estados Unidos, tuvo que pedir ayuda de los fondos soberanos de Kuwait y Singapur para cubrir las prdidas de alrededor de 14.500 millones de dlares resultantes de inversiones desafortunadas en productos vinculados a los crditos subprimes. El prncipe saud Walid bin Talal, ya accionista del grupo, y la familia gobernante de Abu Dhabi, con una participacin en el capital de alrededor de 7.500 millones, participaron en la operacin de reflotamiento. En total, el banco recibi un respiro de 22.000 millones de fondos procedentes de Asia y Oriente Medio en 2008. Sin embargo, este malabarismo financiero le va a costar muy caro a Citigroup que deber pagar 1.700 millones de dlares al ao para pagar a los diferentes inversores que han participado en sus dos recapitalizaciones de urgencia. La primera, de 7.500 millones de dlares, anunciada en noviembre de 2007, se remunerar al 11%, es decir, 825 millones de dlares al ao. La segunda, de 12.500 millones de dlares, al 9%, es decir, 875 millones de dlares al ao.

En el caso de la segunda operacin, las obligaciones no son transferibles durante los siete primeros aos. Si alguno de los inversores no las convierte en acciones durante ese perodo habrn costado, por lo tanto, ms de 6.100 millones de dlares a Citigroup. Por su parte, Wells Fargo absorbi el 3 de octubre a su rival, Wachovia, por un total de 15.100 millones de dlares (10.860 millones de euros). Wachovia, cuarto banco de Estados Unidos, estaba asolado por 42.000 millones en deudas. Una prueba de que se agrava la crisis, que ya ha arrojado a la calle a casi 700.000 familias estadounidenses, es que ahora los bancos de EEUU se muestran reticentes a lanzarse a operaciones de salvamento a falta de garantas financieras del Estado, el cual no desea implicarse ms despus de financiar la quiebra de trece establecimientos desde el principio de la crisis.

La tempestad tampoco ha perdonado a Europa, donde dos bancos ingleses han sido nacionalizados, Northern Rock y Bradford y Bingley, un fondo britnico especializado en inmobiliarias, as como el banco belga-neerlands Fortis, primer banco belga, segundo banco neerlands y primer empleador privado de Blgica. Fortis haba adquirido hace exactamente un ao el banco ABN, por la suma de 24.000 millones de euros, mientras que Francia y Blgica se estn dedicando a reflotar, con 6.500 millones de euros, a Dexia, el banco de financiacin de los colectivos locales, y Natexis, filial de la Caisse dEpargne francesa, est puesta en observacin.

Lo ms sorprendente es que esta afluencia masiva de dinero procedente de pases situados en la esfera sospechosa de connivencia con el Islam radical ha detenido el clamor suscitado con ocasin de la adquisicin por Dubai Port Authority (DPA) de la compaa britnica de los ferrys P&O. La sociedad de Dubai propuso, por 6.800 millones de dlares, la compra de las actividades portuarias de la britnica P&O, que tiene competencias para gestionar una decena de puertos estadounidenses, especialmente las terminales portuarias de mercancas, petrleo y pasajeros de Estados Unidos (Nueva Orleans, Miami y Nueva York). Choc con el veto estadounidense en nombre de imperativos de seguridad vinculados a la guerra contra el terrorismo, a pesar de que Dubai es un aliado fiel de Estados Unidos desde hace mucho tiempo.

La misma suerte, por otra parte, estaba reservada para el intento, en junio de 2005, de una sociedad china cotizada en Bolsa, CNOOC, pero controlada al 70% por el Estado chino, de adquirir por 18.500 millones de dlares la compaa petrolera estadounidense UNOCAL, ofreciendo ms de 1.500 millones de dlares ms que la estadounidense Chevron Texaco. Los parlamentarios de Estados Unidos tambin se opusieron alegando que semejante operacin comprometera la seguridad de aprovisionamiento de energa de EEUU por parte de un pas competidor que, por aadidura, se declara de ideologa marxista.

En un ao, el clima psicolgico de los negocios ha cambiado radicalmente en el plano internacional cuando se piensa en la irona mordaz que acompa la incursin de la India en Mittal sobre Acelor o el veto impuesto por la administracin estadounidense a la adquisicin por el Emirato de Dubai de instalaciones portuarias en Estados Unidos. Todo el mundo ya hace malabarismos con soltura con las siglas de los fondos soberanos, mientras que hace poco el nombre de la inversora india Lackhmi Mittal fue despellejado sistemticamente por los comentaristas mejor informados, que le atribuan los propsitos ms siniestros. Sin embargo, como seal de la persistencia de una cierta altanera imperial, las inversiones rabes o asiticas no van acompaadas de los derechos inherentes a la categora de los accionistas, especialmente la participacin en el poder de decisin. As, China a raz de su inversin en los fondos estadounidenses Blackstone, se ha comprometido, por escrito, a no disponer del derecho a voto a pesar de una aportacin de 3.000 millones de dlares. Un compromiso injusto, contrario a las reglas de la ortodoxia liberal e inconcebible para cualquier inversor occidental en una empresa del Tercer Mundo.

La razn de este cambio se resume en esta simple ecuacin: la dependencia energtica de los pases desarrollados ya es ms evidente que en el pasado y choca con las necesidades crecientes en esta materia de los pases emergentes de Asia, una competencia que explica y aclara, otra vez, las guerras de Afganistn (2001) e Iraq (2003), as como el ltimo conflicto del Cucaso entre Georgia y Rusia, en agosto de 2008. Si Rusia tiende al autoabastecimiento, la dependencia energtica de los pases occidentales es flagrante. Producira el 25% del petrleo y consume el 45%, mientras que las reservas de hidrocarburos estn concentradas en Asia (el 65% del petrleo y el 45% del gas). Oriente Medio posee dos tercios de las reservas de petrleo y un tercio de la de gas, del que Rusia posee el otro tercio. En esta configuracin, la participacin de empresas extranjeras lleg al 91,5 en Guinea Ecuatorial, 80,9 en Argentina, 75,8 en Indonesia y 73% en Angola; pero cero por ciento en Arabia Saud y Kuwait (3).

II. Los objetivos de China

China, sin embargo, se conforma pero, por cunto tiempo? Parece que no le importa asumir las clusulas restrictivas de seguridad, sino que parece ms deseosa de buscar, no una ganancia inmediata, sino un objetivo a largo plazo:

- Una diversificacin de las inversiones dirigida a ampliar los beneficios y la productividad en la gestin de las reservas. La participacin de China en Blackstone, primera inversin china de amplitud en una empresa estadounidense de envergadura, efectivamente va a originar un cambio radical en la gestin de las reservas de cambio. Su objetivo es diversificar sus habituales emplazamientos en bonos del Tesoro estadounidense, de los que China es el segundo acreedor despus de Japn. Inversiones seguras pero de rentabilidad limitada, mientras que los fondos ofrecen rendimientos ms altos, aunque sean ms arriesgados, a travs de adquisicin de empresas. El brazo armado financiero de China, la Sociedad de Inversiones del Estado (SIE) tendr que gestionar 200.000 millones de dlares, es decir, un sexto de 1,2 billones acumulados por China gracias a sus excedentes. Blackstone, que cuenta con activos de 30.000 millones de dlares, es su primera inversin. Pekn ha decidido inspirarse en las experiencias exitosas en el extranjero del grupo financiero de Singapur, Temasek, que sirve de modelo a la SIE, con la ambicin de ampliar los beneficios y la productividad en la gestin de las reservas.

- Una revalorizacin progresiva y mecnica del yuan, sin proceder a una revalorizacin formal de la moneda nacional china. Ms all del aspecto espectacular de la inversin china en Blackstone, las salidas de capital permitirn as una revalorizacin automtica progresiva del yuan sin proceder a una revalorizacin directa de la moneda china, ya que ciertamente una revalorizacin no es interesante para China porque podra daar su competitividad de precios y por lo tanto hipotecar en parte el crecimiento basado en las exportaciones.

- Finalmente, pero no el menor de los objetivos, la adquisicin de una experiencia financiera de alto nivel en contacto con los gestores occidentales. La participacin de China en fondos occidentales le permitir acceder a una gestin sofisticada en materia de mecanismos financieros. Crear sociedades con los inversores financieros extranjeros equivale a una transferencia de tecnologas en la industria que China ha promovido para su desarrollo econmico.

China, gran exportadora de productos manufacturados con un yuan subvalorado, en 2007 dispona de 1,330 billones de dlares resultantes de sus excedentes comerciales, un stock con una subida del 41% en un ao. Adems, la firma estadounidense Blackstone, a travs de China Investment Corp (CIC), ha proporcionado a Chinalco 120.000 millones de dlares para reflotar Ro Tinto, segundo grupo minero mundial, mientras que el Government of Singapore Investment Corp. (GIG), uno de los dos fondos soberanos de Singapur redujo, en 2007, el 25% de sus compras de obligaciones estadounidenses para dirigirlas hacia los bancos privados de EEUU.

A estas consideraciones econmicas se aade un factor poltico de primer orden: la competencia entre China y Europa en frica ha llevado a once pases africanos productores de materias primas a revisar los contratos que los vinculan con las compaas explotadoras desde los aos 90.

Es el caso de Liberia (contrato de hierro con Mittal), de Tanzania (aluminio), Zambia y Sudfrica (platino y diamantes) especialmente. Siguiendo los pasos de los productores de petrleo, los Estados africanos quieren aprovechar el alza de los precios de las materias primas para hacer ajustes de los precios ms en consonancia con las reglas del mercado. En esta lucha espectacular sobre los autnticos precios, la punta de lanza es Joseph Kabila, el presidente de la Repblica Democrtica del Congo, un pas en quiebra durante el reinado de Joseph Dsir Mobutu, protegido de los estadounidenses y los franceses, y actualmente un nuevo El Dorado. En un gesto de una audacia sin precedentes, Kabila ha revisado por lo menos 61 contratos mineros. Este nuevo acuerdo pondra a China en una mejor posicin en la batalla por el control de las fuentes de energa y explicara su discrecin en el avance capitalista, constituyendo un factor importante de recomposicin de la geoeconoma mundial (4).

III. Los fondos soberanos o Sovereing Wealth Fund

Los fondos soberanos se caracterizan porque los capitales estn en manos de los Estados. Su objetivo es preparar el post petrleo y rentabilizar los excedentes presupuestarios por medio de participaciones en las empresas de todo el mundo. Los financieros occidentales argumentan que dichas estructuras alimentan los interrogantes en cuanto a un eventual intento de ejercer una influencia poltica en las empresas y estructuras extranjeras. Pero no es verdad, al contrario. Estados Unidos, en el origen de las guerras preventivas del siglo XXI, raramente se preocupa de los peligros o reticencias que su participacin en las empresas de los pases emergentes, y en general su comportamiento unilateral, suscitan en el Tercer Mundo.

Sin embargo, estos fondos no son desconocidos por los especialistas de las finanzas y su existencia es antigua. El primero se cre, en 1956, por un administrador colonial britnico desde las islas Kiribati, al sur de Hawai. Para prevenir la era post fosfatos, en los que el pas era rico, estableci una tasa sobre las exportaciones de fertilizantes con el fin de utilizarlo en el futuro, cuando el recurso se agotase. Sabia precaucin: los fondos de Kiribati gestionan actualmente 500 millones de dlares, casi nueve veces el PIB local. Los diamantes de Botswana nutren los fondos Pula, de 6.800 millones de dlares y el cobre de Chile abastece en esencia el fondo ESSF con unos 10.000 millones.

El primer shock petrolero de 1973 impuls la creacin de los primeros fondos soberanos en las petromonarquas del Golfo dirigidos a reciclar los petrodlares. La zona asitica (China, China, India, Japn, Corea del Sur, Hong Kong, Singapur, Brunei) se puso en marcha, a su vez, en los aos 2000 con el surgimiento de las economas emergentes. Una cuarentena de fondos operan actualmente en el mundo, especialmente los fondos kuwaites, un pionero en el mundo rabe (1953), el Temasek Holdings, (Singapur) y la Abu Dhabi Investment Authority (1990), el Irn Oil Stabilisation Found y el Qatar Investment Authority (5).

IV. Las adquisiciones prestigiosas

Los fondos soberanos vienen en ayuda de una industria bancaria desestabilizada por la crisis de las subprimes, crditos hipotecarios de riesgo estadounidenses, que ya han costado 80.000 millones de dlares a los bancos (54.300 millones de euros). Dichos fondos gestionaron en 2007 un bote estimado en 3,355 billones de dlares, con una proyeccin del orden de 12-15 billones de dlares, su capacidad financiera prevista en 2015. Aunque van muy por delante de los Hedge Funds (fondos de cobertura, de 2 billones), estn muy por detrs de las aseguradoras (15,2 billones), los fondos de inversin (21,7 billones) y los fondos de pensiones (22,6 billones).

Ya sea en Dubai, Qatar, China o Singapur, los fondos soberanos han aprovechado la crisis financiera para realizar espectaculares tomas de participacin en diversas estructuras, como la clebre firma automovilstica italiana Ferrari, en la que los fondos de Abu Dhabi poseen el 5 por ciento del capital, la distribuidora britnica Sainsbury, o la cadena francesa de perfumeras Marionnaud, con 1.300 tiendas de perfumes y cosmticos, que ha sido adquirida por As Watson, propiedad del millonario chino Li Ka-Shing, por 900 millones de euros. Incluso una institucin venerable como la Bolsa de Londres tampoco ha escapado a su apetito: as, la Bolsa de Dubai y la Qatar Investmen Autority (QIA) han adquirido conjuntamente la mitad de la Bolsa de Londres. La QIA, que controla la Bolsa de Dubai, fundada en el ao 2000, gestiona 40.000 millones de dlares de activos.

La ambicin de QIA es organizar una bolsa de dimensin internacional y de fuerte crecimiento fuera de Dubai, centro neurlgico del comercio regional que sin embargo no dispone de recursos petroleros. Como rplica, la Bolsa de Nueva York (NYSE/Euronext) adquiri, en junio de 2008, el 25% de la Bolsa de Doha por un valor de 160 millones de euros para la gestin, durante cinco aos, de una cartera de valores cuya cotizacin representa 1.400 millones de euros. Qatar conservar el 75% del capital, as como 8 de los 11 escaos del consejo de administracin de la Bolsa de Doha.

A. En Estados Unidos: dos joyas del parque inmobiliario de Nueva York ya estn, desde ahora, dentro del saco de estos fondos:

- El General Motors Building, construido en 1968, que alberga el Apple Store de la Quinta Avenida, se ha vendido en junio de 2008 por 2.800 millones de dlares a un fondo estadounidense, Boston Properties, asociado con los inversores de Dubai, Kuwait y Qatar. El vendedor, el magnate neoyorquino de la inmobiliaria, Harry Macklowe, se encontr muy endeudado despus de adquirir, en 2007, siete edificios por 7.000 millones de dlares, casi la totalidad de la suma en prstamos, en un momento en que el mercado todava era floreciente. La crisis inmobiliaria ha aumentado todava ms su deuda.

- El Chrysler Building, buque insignia de la arquitectura Art Dec, construido entre 1928 y 1930, que fue brevemente la torre ms alta del mundo antes de que lo destronase el Empire State Building, ha sido adquirido en un 75% por un fondo soberano de Abu Dhabi por 800 millones de dlares (514 millones de euros), segn la prensa estadounidense.

B. En Europa, la Agencia de Inversiones del Gobierno de Singapur (GIC) invertir 11.000 millones de francos suizos (6.600 millones de euros) en el principal banco suizo, UBS, para ayudarle a superar una crisis financiera que origin, en 2007, las primeras prdidas de su historia.

C. En Francia: BNP Paribas pasa por contar entre sus accionistas ultra minoritarios con fondos saudes, kuwaites y de los Emiratos rabes Unidos, y la firma petrolera Total est considerando diversificarse hacia la energa nuclear y abrir su capital a las petromonarquas del Golfo mientras que, por su parte, Qatari Diar (un fondo de inversin propiedad al 100% de Qatar Investment Authority, los fondos soberanos de Qatar) se dedica a negociaciones exclusivas con Cegelec (antigua filial de Alcatel), para la adquisicin de este peso pesado especializado en servicios relacionados con la energa, la electricidad y la renovacin de las lneas ferroviarias en Marruecos. Qatari Diar est omnipresente en el plano internacional en Marruecos, Egipto y en todo Oriente Medio, y adems en Gran Bretaa en el sector inmobiliario, como en el distrito de Canary Wharf en Londres (6).

En la hostelera de alta gama, el nico palacio parisino propiedad de los franceses es el Fouquets del grupo Barrire, situado en una esquina de los Campos Elseos y la avenida George V, donde Nicolas Sarkozy pas su famosa noche de Fouquets al ofrecer su primera recepcin tras su eleccin presidencial a sus amigos de las altas finanzas y pasando su primera noche como presidente de la Repblica con su esposa de entonces, Cecilia Siganer. El resto est en manos de capitales extranjeros.

- El Ritz, joya de la hostelera de lujo francesa es propiedad de Mohamed Al-Fayed, padre de Dodi, el novio de la princesa Diana con quien muri en un accidente de trfico en Pars. Al-Fayed es cuado de Adnan Kashooggi, importante mercader de armas saud implicado en el escndalo Irangate, la venta prohibida de armas estadounidenses a Irn bajo la administracin Reagan en los aos 80.

- El George V es propiedad del prncipe saud Walid bin Talal, que ha invertido para renovarlo 200 millones de dlares. La gestin del establecimiento se ha confiado al grupo canadiense Four Seasons. Al Walid tambin es accionista, con un 5%, de otra cadena hotelera canadiense, Fairmont. Por medio de esta sociedad compr en 2007 el Savoy de Londres.

- El Plaza Athne y el Meurice son gestionados por el grupo ingls Dorchester Group, propiedad de la agencia de inversiones de Brunei.

- El Vendome pertenece al joyero libans Robert Mouawad, proveedor de la familia real saud.

- Propietario del Carlton Tower de Londres, el grupo Jumeirah International, propiedad de la familia que real de Dubai, Al-Maktoum, pretenda comprar el Intercontinental de Pars por un valor de 300 millones de dlares. En competencia con el prncipe saud en este negocio, la transacin se ha suspendido. En compensacin, grupo Jumeirah podra adquirir el Crillon, el famoso hotel de la plaza de la Concordia, y el prncipe Al-Walid consolarse con el Martinez de Cannes.

V. El nuevo reciclaje de los petrodlares

La subida del barril de 25 dlares en 2002 a 135 dlares en junio de 2008, ha generado una gigantesca transferencia de dinero de los pases consumidores a los pases productores, del orden de 1 billn de dlares, que de esta forma han pasado de los consumidores de energa (Japn, Europa, EEUU) a Arabia Saud, Rusia, Emiratos rabes, Angola, Argelia o Venezuela. Durante el primer boom petrolero pocos pases, aparte de Noruega, aprovecharon el man petrolero para impulsar su despegue. Poderoso factor de corrupcin de las lites, el primer shock petrolero de 1973 transform precozmente las petromonarquas en estados rentistas, llegando a desarrollar la caricatura de una bulimia consumista de adquisicin ostentosa de productos de lujo estridentes, constituyendo un terreno abonado para el islamismo.

Durante el ltimo cuarto del siglo XX, los pases rabes han invertido casi 1,5 billones de dlares para compras masivas de equipamientos militares sin poder dotarse de capacidad espacial, ni de capacidad nuclear ni de capacidad de proyeccin militar, tres elementos que condicionan la potencia militar. Generadores de jugosas retrocomisiones, los contratos de armamento aparecen a veces sin relacin con las necesidades reales de los pases concernidos o con sus capacidades tecnolgicas. As, la aviacin saud, desde hace mucho tiempo, est en manos de los pilotos pakistanes y la proteccin del espacio areo libio confiada a tcnicos de Corea del Norte y sirios. Peor todava, en dos ocasiones el arsenal de dos pases rabes ha sido completamente destruido por sus propios proveedores, el de Libia por Francia durante la guerra de Chad (1984-1987) y el de Iraq por la coalicin occidental, en 1990, despus de la invasin de Kuwait por el iraqu Sadam Husein. Aunque las extravagancias se han reducido, pero no eliminado, las primeras inversiones del perodo 2007-2008 parecen ms razonables.

As, el rey Abdal de Arabia Saud decidi crear un milln de empleos construyendo seis centros econmicos para atraer industrias diversificadas (7). King Abdullah City, en el mar Rojo, al norte de Jedah, que se concluir a finales de 2008, con un puerto y todas las infraestructuras y conductos para atraer a 2.500 empresas y sus ejecutivos. El coste de este proyecto se estima en cerca de 400.000 millones de dlares. En vista de la experiencia anterior, el primer boom petrolero, donde el despilfarro y la mala gestin eran prcticas comunes, el nuevo man petrolero parece mejor administrado. El deseo de preservar los recursos para las generaciones futuras est ms presente, pero el principal handicap que sufre el mundo rabe es su falta total de crticas al hecho de su balcanizacin y su permanencia bajo la tutela estadounidense, dos elementos que obstaculizan su desarrollo en los proyectos de mbito regional.

VI. La Sharia compliance o la rivalidad entre la City y Wall Street

La competencia es intensa entre los grandes centros financieros internacionales para absorber los excedentes de los ingresos del petrleo, especialmente entre la City de Londres y Wall Street (Nueva York), en particular los petrodlares procedentes de las petromonarquas, estimados en 1,5 billones de dlares en 2007. Tomando la delantera a sus rivales, los ingleses han lanzado dos emisiones de obligaciones del Estado Sharia compliance, conformes con la legislacin islmica que prohibe el prstamo con inters.

El nuevo orden internacional, tan celebrado desde el hundimiento del bloque comunista, es decir, desde el hundimiento del mundo bipolar a principios de los aos 90, se basa en el consenso de Washington, un concepto inventado en 1989 por el economista John Williamson para sustituir los reglamentos keynesianos vigentes desde el crash burstil de 1929, con los seis nuevos parmetros de la globalizacin, a saber: restriccin monetaria, rigurosidad fiscal, libre comercio, privatizaciones, desregulacin y relanzamiento de la inversin privada. Por las buenas o por las malas, bajo los auspicios del Fondo Monetario Internacional (FMI), las polticas de ajuste estructural se han impuesto en un buen nmero de pases en desarrollo para su adaptacin a las nuevas reglas del juego, as como en la Unin Europea a travs del consenso de Bruselas. La versin elitista europea del consenso de Washington en realidad es un consenso de Washington agravado, porque asume todas las disposiciones neoliberales pero las aplica con todo su radicalismo, con ensaamiento, y sistematizando las privatizaciones o la poltica agraria comn a pesar de las escaseces, as como con la imposicin de un criterio de convergencia de la zona euro en materia de dficits pblicos, fijando el lmite en el 3% del PIB en lo que se refiere al dficit anual y el 60% del PIB para el dficit acumulado.

Pero por loables que fueran las intenciones del terico estadounidense, esta poltica ultraliberal de transparencia no previ, sin embargo, las estrepitosas quiebras fraudulentas (Enron en Estados Unidos y Vivendi en Francia), los delitos de iniciados (utilizacin de informacin privilegiada para intervenir en los mercados burstiles regulados, N. de T), como el escndalo de la firma aeronutica franco-germana EADS, o la evaporacin de los ingresos, como fue el caso de la firma petrolera estadounidense Halliburton en sus mercados en Iraq, o la crisis de las subprimes, cuya ltima ilustracin ha sido el desprecio del principio de la libre empresa, la puesta bajo control federal, en el verano de 2008, de tres bancos de refinanciacin del crdito inmobiliario, la primera en julio, el banco californiano Indymac, y las otras dos, Fannie Mae y Freddie Mac, en septiembre.

Uno de los principales prestamistas hipotecarios de EEUU, Indymac, ha enjugado sus prdidas, del orden del 98% de sus activos, estimados en 32.000 millones de dlares, certificando la mayor quiebra bancaria estadounidense desde hace 24 aos. Fannie y Freddie, engranajes esenciales de la industria de la vivienda en Estados Unidos, poseen o garantizan casi la mitad de los 12 billones de dlares de crditos inmobiliarios residenciales en curso en Estados Unidos.

El consenso de Washington, por el contrario, sobre todo ha originado un sistema planetario articulado en torno a la criminalidad internacional.

Los comentaristas occidentales, durante mucho tiempo, se han mostrado discretos con respecto a este asunto, ms dispuestos a denunciar el peligro islamista o el peligro amarillo despus de haber denunciado tanto el peligro rojo. Segn el Fondo Monetario Internacional, citado por el diario Le Monde el 23 de mayo de 2006, de 700.000 millones a 1,750 billones de euros circularan as entre los bancos, parasos fiscales y centros financieros, a pesar del endurecimiento de las legislaciones y el aumento de los controles. Es decir, la importancia de los importes en juego y, en consecuencia, de los propios objetivos. Parasos fiscales, zonas offshore, flujos monetarios, capitales errantes y presupuestos aberrantes Estos trminos inocentes evocan, de entrada, la dulzura de vivir en una sociedad caracterizada por la abundancia financiera, la flexibilidad econmica y la evasin fiscal. Es, de hecho, la cara odiosa de la globalizacin, el nuevo dogma de la libre empresa con su comitiva de desempleo, exclusin, corrupcin, en una palabra, todos los ingredientes que gangrenan la vida poltica, minan las bases de las grandes y pequeas potencias y hacen planear el riesgo de corrupcin en las grandes y antiguas democracias. De los 57 parasos fiscales, o los aberrantes pases NEO contabilizados en todo el mundo, 38 enclaves presentan la caracterstica singular de no disponer, o no facilitar, los datos cifrados de sus depsitos bancarios extranjeros. Entre estos enclaves podemos citar Aruba, ex colonia neerlandesa del Caribe hasta 1996, y la isla malasia de Labuan en el Pacfico, que alberga 21 bancos y once trusts companies. Situados generalmente en las proximidades de las zonas del narcotrfico mundial, los pases NEO se llaman as porque disponen en sus balanzas de pago de una clusula NEO (Net Errors and omissions) que permite, por una astucia contable con el pretexto de los errores estadsticos resultantes de los desrdenes administrativos, encubrir la grave disfuncin de su comercio.

Pero si es sano denunciar los peligros exteriores, sera igualmente saludable denunciar tambin los propios peligros internos: trfico de drogas, de armas, prostitucin, juego clandestino y extorsin constituyen las principales fuentes de los capitales ilegales; y esos trficos diversos a veces consentidos, cuando no fomentados, por los Estados, generan anualmente 1,5 billones de dlares, es decir, el presupuesto de los 20 pases de la Liga rabe. Algo que no hacen a menudo los estados occidentales, nicamente obnubilados, de momento, por el terrorismo islmico. Lo ms gracioso de este asunto es que los fondos soberanos, aunque sean musulmanes en lo que se refiere a los de las petromonarquas, no dudaron en volar al auxilio de los grandes establecimientos estadounidenses en dificultades durante la crisis de las subprimes, sin que los beneficiarios de los prstamos hayan manifestado la menor reticencia al respecto.

VII. La principal contradiccin del capitalismo occidental: del ultraliberalismo al patriotismo econmico, al proteccionismo financiero y al intervencionismo estatal

El entusiasmo por los fondos soberanos ha sido tan repentino como sorprendente. El fenmeno no puede explicarse por su novedad, puesto que estas inversiones institucionales existen desde hace treinta aos, sino por la necesidad de aprovisionar a los establecimientos prestigiosos en dificultades debido a una gestin arriesgada. No obstante, la admisin de los fondos se hace a regaadientes haciendo de tripas corazn- como consecuencia de la evolucin de las relaciones de fuerza dentro de las grandes operadoras financieras, especialmente el debilitamiento de Estados Unidos cuyo poder en la gestin de los negocios del mundo actualmente es relativo y no absoluto como en la dcada 1990-2000, un perodo en el que EEUU rein como amo del mundo del nuevo orden internacional que sigui al hundimiento del bloque sovitico.

Espectacular, pero no triunfal, la entrada de los fondos soberanos en el cenculo de las finanzas internacionales, no se efecta por la puerta grande, sino por la puerta trasera y pasando por el aro de los grandes amos de los negocios. Las condiciones impuestas a China para su entrada en el capital de Blackstone, la eviccin del Emirato de Dubai en la gestin de los puertos estadounidenses o el discreto montaje armado por Francia para disponer de una minora de bloqueo en las obras del Atlntico lo demuestran (8). Curiosamente, estas prevenciones y restricciones no se aplican a los fondos de la esfera occidental. As, el conglomerado noruego GPFG dispone de un abanico de 4.000 sociedades para sus intervenciones en el mercado financiero mundial sin la ms mnima dificultad ms que las de las leyes del mercado y la libre competencia.

El comportamiento pusilnime, tanto de los estadounidenses como de los europeos, ha revelado, por repercusin, la inutilidad de los grandes principios que los occidentales forjaron para garantizar su dominacin econmica mundial. El principio de la libertad del comercio y la industria y el principio de la libertad de navegacin, en el origen de la expansin occidental, ahora se esgrimen por los pases del sur para conquistar los mercados de los grandes pases industrializados, los cuales estn condenados a librar, a golpes de argumentos proteccionistas (la proteccin del empleo, la estabilidad del tejido social), un combate en la retaguardia para contener este empuje. Ni los europeos ni los estadounidenses tenan este tipo de preocupaciones cuando se trataba de la colonizacin (forma primitiva de deslocalizacin), de la conquista fsica de los mercados exteriores para convertirlos en mercados cautivos, obligando a las poblaciones autctonas a adoptar la forma de vida y los hbitos de consumo de los pases occidentales. Para recordar: la guerra del opio que libraron los ingleses contra China en el siglo XIX para obligarla a abrirse a los productos ingleses, se hizo precisamente, en la poca, en nombre del principio de la libertad del comercio, con su disfraz moral la responsabilidad del hombre blanco portador de la civilizacin frente a la barbarie de los pueblos morenos.

El cambio estratgico de la geoeconoma mundial se reflej en el terreno diplomtico, por primera vez en los anales diplomticos internacionales, en una cumbre china-africana en Pekn, en enero de 2007 y en otra cumbre india-africana que superaban la rivalidad tradicional entre pases anglfonos (Commonwealth) y francfonos (Organizacin de la Francofonia), concretando la mayor brecha efectuada, tanto en el plano diplomtico como econmico, por China y la India en el antiguo coto vedado de las ex potencias coloniales europeas. Este cambio va acompaado, en el terreno de los medios de comunicacin, por la ruptura del monopolio del discurso meditico, propiedad de los occidentales desde la invencin de la comunicacin moderna. Por primera vez en la historia, el monopolio del discurso meditico, propiedad exclusiva durante mucho tiempo de los pases occidentales, est siendo demolido por los pases del sur. La cadena transfronteriza rabe Al-Jazira, lder indiscutible de la informacin en la esfera rabe-musulmana, ha reforzado su supremaca con el lanzamiento, en noviembre de 2006, de una cadena anglfona en el espacio anglosajn con el fin de igualarse a las grandes cadenas occidentales. Como consecuencia de esta doble constatacin, el monopolio de la decisin estratgica recobrado tras el hundimiento del bloque sovitico por el ncleo atlantista la famosa comunidad internacional constituida esencialmente por Estados Unidos, la Unin Europea y sus aliados anglosajones Canad y Australia-, podra sustituirse, en un futuro cercano, por un nuevo multilateralismo o incluso por un mundo no polarizado.

Cada vez se alzan ms voces para planificar una mejor representatividad de los diversos continentes en los foros internacionales, especialmente en el Consejo de Seguridad de la ONU donde la Alianza Atlntica est representada por tres escaos con derecho de veto (Estados Unidos, Francia y Reino Unido), mientras que Asia, que representa a la mitad de la poblacin del planeta y a tres potencias nucleares (China, India y Pakistn), slo est representada por un nico escao; y el mundo musulmn, gran poseedor de capitales petroleros, y frica, gran poseedora de reservas de materias primas, as como Amrica Latina, no tienen derecho a voto.

VIII. El mensaje subliminal de los pases occidentales al resto del mundo: s a los capitales de los pases extranjeros, no a sus emigrantes

Paradjicamente, este cambio tambin va acompaado, de la multiplicacin de medidas restrictivas de carcter proteccionista en los pases occidentales, en contradiccin con la filosofa de la globalizacin. Se comprueba con la construccin de un muro de separacin en la frontera entre Mxico y Estados Unidos, el dispositivo presentado por Francia para detener la inmigracin a la Unin Europea (plan Hortefeux) y la controversia con respecto a la sharia compliance. Todo se percibe como si el mensaje subliminal de los pases occidentales al resto del mundo se resumiese en esta frmula: S a los capitales extranjeros, no a sus emigrantes.

Las finanzas islmicas se estiman en 750.000 millones de dlares (473.000 millones de euros) y alcanzarn el billn de dlares en 2010, segn las estimaciones de Kuwait Finance House , el mayor banco de inversiones de los pases del Golfo (9). El Center for Security Policy (CSP), famoso organismo de lobby internacional, ha lanzado una intensa campaa dirigida a disuadir a las instituciones internacionales de que recurran a la legislacin islmica para la gestin de esos fondos, estigmatizando su origen geogrfico, claramente la esfera musulmana. El CSP ha puesto en marcha una campaa victoriosa a favor de Boeing contra Airbus en el contrato del suministro al ejrcito del aire estadounidense de 179 aviones de nueva generacin, un mercado de 35.000 millones de dlares. Asumiendo las reivindicaciones de Boeing , apoyado por el CSP, el Tribunal de cuentas de Estados Unidos (GOP) ha aceptado, el 18 de junio de 2008, el recurso de Boeing contra la designacin de Northrop Grumman y su socio europeo EADS. El ataque del CSP que mezcla, sin duda voluntariamente, las finanzas islmicas y el Islam radical, es un combate en la retaguardia o, al contrario, augura otra cruzada contra un nuevo eje del mal, ste financiero? Algunos comentaristas no dudan en comparar esta nueva batalla con la guerra fra cultural que llev a cabo la CIA contra la ideologa comunista en la poca de la rivalidad sovitica-estadounidense (1945-1990) y, haciendo una mezcla entre las finanzas islmicas y el Islam radical, pretenden recabar las sumas faranicas de los fondos soberanos y administrarlos a la americana para preservar un modelo econmico y social, as como una forma de actuar en el mbito financiero, conforme al sistema estadounidense.

El CSP forma parte del rosario de organizaciones que gravitan alrededor del AIPACC, la principal formacin del lobby judo en Estados Unidos. Prxima al Likud , la derecha israel, participa de una triloga que ha propulsado la temtica del peligro islmico en el discurso oficial, poltico y meditico, estadounidense como sustituto del peligro rojo tras el hundimiento del bloque comunista. Las otras dos formaciones son la WINEP (Washington Institute For Near Policy) y la JINSA (Jewish Institute For National Security). Veintids miembros de esas formaciones forman parte de los crculos dirigentes de la administracin Bush jr: Richard Cheney, vicepresidente, John Bolton, ex embajador en la ONU, y Douglas Feith, ex subsecretario de Defensa, por JINSA; Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, y Richard Perle, ex subsecretario de Defensa, por WINEP, la influyente organizacin presidida por Martin Indyk, un estadounidense-australiano ex embajador de Estados Unidos en Israel (10).

Al transmitir sus tesis, el ex secretario de Estado Henry Kissinger preconiz la constitucin de un crtel de los pases industrializados frente a los pases productores de petrleo con el fin de impedir la subida de los precios del crudo como si el G7 no tuviera el control de los principales mecanismos de la economa mundial. Considerada inoportuna en el momento en que la quiebra bancaria estadounidense haba alcanzado un lmite que excede el total de la deuda pblica de los cincuenta pases africanos, la declaracin de Kissinger, transmitida por el Herald Tribune el 20 de septiembre pasado, ha suscitado un autntico clamor en los pases del Tercer Mundo, especialmente irritados por el papel prescriptivo que se arroga Estados Unidos en su pretensin de regentar el mundo y maltratarlo por culpa de sus operadores financieros y el egosmo de sus politlogos.

Sobrevenida a raz de la puesta en marcha del proceso de neutralizacin a distancia de los proyectiles iranes con la firma de un pacto de despliegue de misiles interceptores en Polonia, Chequia e Israel aprovechando el conflicto de Georgia en agosto de 2008, la declaracin de Kissinger puso al Golfo Prsico rabe bajo una viva tensin y a los aliados estadounidenses de la zona a la defensiva. Las petromonarquas que volaron en ayuda de la economa estadounidense en un principio, desde entonces han reconsiderado su posicin al percibir la propuesta de la constitucin de un crtel anti OPEP como una forma de chantaje disfrazado, y desde entonces, como una especie de respuesta sesgada, han dirigido preferentemente sus inversiones hacia los mercados asiticos.

El coste real de la crisis inmobiliaria de 2007-2008 en todos sus segmentos (bancos, seguros, inmobiliarias e industria) y conexiones geogrficas (Europa, Asia y Amrica) se estima en 1,5 billones de dlares que la administracin neoconservadora estadounidense se est dedicando a detener al final del mandato de George Bush para que el desastre econmico de su hiper liberalismo no agrave un balance militar lamentable y convierta a George Bush en el peor presidente de Estados Unidos de la historia contempornea.

En absoluto desalentado por el primer rechazo que le augura un mal lugar en la historia, George Bush jr, en efecto, se dedic a inyectar a principios de octubre, a un mes del final de su mandato, 700.000 millones de dlares (550.000 millones de euros) para el rescate de los ttulos problemticos, un plan que se aade al reflotamiento de las empresas quebradas que se haba decidido previamente (200.000 millones de dlares para los gigantes del prstamo inmobiliario, Fannie Mae y Freddie Mac, y 85.000 millones para el coloso de los seguros AIG). Casi un billn de dlares deber salir en total de los bolsillos de los contribuyentes estadounidenses para reembolsar las sucias deudas de las instituciones financieras en lo que aparece como la mayor intervencin gubernamental desde la Gran depresin de los aos 30.

El salvamento de los establecimientos de crdito, con menosprecio de las leyes de la ortodoxia liberal, ciertamente justificado por el estado de la economa estadounidense, constituye una traicin de la doctrina de Bush; hablando con propiedad, se trata de una apostasa que resuena como un insulto. Pero la mayor crisis econmica de la era contempornea ha confirmado, por s misma, la hipocresa del dogma de la libre empresa que se revela, a fin de cuentas, como un principio selectivo y elitista del intervencionismo del Estado dirigido exclusivamente a privatizar las ganancias y socializar las prdidas, es decir, a hacer que las prdidas de los especuladores capitalistas caigan sobre la colectividad nacional de los contribuyentes. No est de ms sealar a este respecto el comportamiento contradictorio de Nicolas Sarkozy, un ansioso de la reglamentacin intransigente que se muestra sorprendentemente pudoroso frente a la prctica de los paracadas dorados (cantidades que se garantizan algunos directivos en sus contratos personales para el caso de ser despedidos o de tener que dejar la empresa, N. de T.) y prefiere confiar al MEDEF el cuidado de reglamentar la prctica de los super bonos que la corporacin de la patronal francesa se concede a s misma. Corresponde al lector ampliar su reflexin sobre este punto con una saludable meditacin sobre los fundamentos morales del corpus doctrinal de los principios universales que gobiernan el mundo bajo el liderazgo occidental desde hace siglos.

En cualquier caso, la constatacin es irrefutable: la inyeccin masiva de capitales de reflotamiento procedente de estados competidores y no amigos de las economas occidentales (China, India y Japn en Asia, as como Rusia y Oriente Medio) ha marcado quizs el principio del fin del imperio estadounidense, segn el acta levantada por Nouriel Roubini, profesor de Economa de la Universidad de Nueva York (11). Y a falta de una guerra decisiva, es decir, una guerra que modificara radicalmente la situacin, a la manera de la derrota de Napolen en Waterloo (1815) o la fundicin nuclear de Hirosima y Nagasaki (Japn, Agosto de 1945), segn la definicin del autor de este concepto, el terico de la estrategia moderna Carl Von Clausewitz, los avatares militares de Estados Unidos en Afganistn e Iraq y la quiebra del neocapitalismo de la era post sovitica marcan, en todo caso, el final de cinco siglos de dominacin absoluta de Occidente sobre el resto del planeta.

Notas:

* La expresin geoeconoma se us por primera vez, en relacin con estrategias areas, por George T. Rennes, profesor de la Universidad de Columbia, aunque la popularizacin del trmino se debe a Edward Luttwak quien, a finales de los 90, describi el nacimiento de un nuevo orden mundial en el que las armas y mecanismos econmicos reemplazaran a las armas militares como instrumentos al servicio de los estados en su voluntad de poder y afirmacin en el sistema u orden internacional. Ms informacin: http://www.sem-wes.org/VIREM/cm41.doc

(1) Segn el Pentgono, desde septiembre de 2001 a finales de diciembre de 2007, se asignaron 527.000 millones de dlares a la guerra contra el terrorismo, de ellos 406.000 millones a la guerra de Iraq. Tras un informe del gabinete presupuestario del Congreso publicado en octubre de 2007, al que se refiere el diario Le Monde del 18 de junio, el Congreso ya haba autorizado 602.000 millones de dlares de gastos para las operaciones militares en Iraq y Afganistn, el 70% slo para Iraq. El presupuesto estadounidense dedicado a Defensa supone alrededor del 4,2% del PIB ( Le Monde, 18 de junio de 2008).

(2) Non aux scnarios catastrophes, en Le Monde del 21 de marzo de 2008, por Eric le Boucher y Le Monde del 8 de abril de 2008.

(3) Informe sobre las inversiones mundiales en 2007, de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el comercio y el desarrollo (CNUCED), suplemento Le Monde Economie, dosier materias primas, 16 de septiembre de 2008.

(4) La Rpublique Dmocratique du Congo tente dempecher le pillage de ses ressources: Manoeuvres spculatives dans un Katanga en pleine reconstruction, Colette Braeckmann en Le Monde Diplomatique, julio de 2008, as como el estudio de Raf Custers, investigador del International Peace Information Service (IPIS) de Anvers (Blgica), LAfrique rvise ses contrats Liniers, aparecido en el mismo peridico francs en la misma fecha.

(5) Principales fondos soberanos de inversin, segn la clasificacin establecida por el Deutsche Bank en septiembre de 2007:

  1. Emiratos rabes Unidos: Abu Dhabi Investment Authority (ADIA), 875.000 millones de dlares (594.000 millones de euros), creado en 1976.

  1. Singapur: Government of Singapore Investment Corporation (GIC), 330.000 millones de dlares, creado en 1981.

  1. Noruega: Government Pension Fund Global (GPFG), 322.000 millones de dlares, creado en 1990.

  1. Arabia Saud: diversos fondos por 300.000 millones de dlares.

  1. Kuwait: Kuwait Investment Authority (KIA), 250.000 millones de dlares, creado en 1953.

  1. China: China Investment Company Ltd (CIC), 200.000 millones de dlares, creado en 2007.

Otros fondos soberanos (capitales bajo mandato en miles de millones de dlares): Rusia (141), Qatar (50), Australia (49), Argelia (43), Estados Unidos (40), Brunei (30), Corea del sur (20), Kazakhstan (19), Malasia (18), Venezuela (16) por un importe total de 2,123 billones de dlares.

(6) Libration, 16 de junio de 2008 Le franais Cegelec pourrait tomber dans le giron du Qatar por Catherine Maussion: Cegelec cuenta con 26.000 trabajadores, presentes en una treintena de pases e indica 3.000 millones de euros de volumen de negocios, exactamente mil millones menos que la meditica Alcatel, su antigua casa central. Nacida en 1913 y bautizada con su nombre actual en 1989, adquirida por Alcatel y despus por Alsthom (1998), en 2001 se cedi a dos fondos: CDC Entreprises, filial de la Caisse des dpts y la britnica Charterhouse. El importe total de la transacin Qatar-Cegelec fue alrededor de 1.600 millones de dlares.

(7) Le Monde, 14 de junio de 2006: Le nouveau recyclage des ptrodollars por Eric le Boucher.

(8) El gobierno francs decidi comprar un 9% del capital de las obras Aker Yards de Saint-Nazaire, ms conocidas por su nombre primitivo obras del Atlntico con el fin de constituir una minora de bloqueo conjunta con Alsthom que posee el 25% de Aker Yards France. El objetivo es doble: evitar una deslocalizacin de la nica joya de la construccin naval francesa e impedir que el grupo coreano STX, que controla el 40% de la empresa central noruega Aker Yards, no venga a descuartizar las obras francesas y a deslocalizar la carga de trabajo hacia Asia. La operacin se anunci en un comunicado del Elseo sin avisar a la direccin de Aker Yards en Noruega. Como si tratar con un accionista que no tiene ms que el 40% del capital eximiese de las negociaciones con el patrn operacional. Leer al respecto: la participation de lEtat Sarkozy, chef de chantier naval, de Herv Nathan, redactor jefe de Marianne 2-16 de junio de 2008.

(9) Le Halal en qute dune norme industrielle, por Carla Power, Courrier International N 925, del 24 al 31 de julio de 2008.

(10) Des avocats influents pour la cause dIsral, por Joel Beinin, politlogo estadounidense, en el suplemento bimestral de Le Monde Diplomatique Manire de Voir N 101 Demain lAmrique, octubre-noviembre de 2008.

(11) Nouriel Roubini, lconomiste qui a prvu la crise de Stephen Mihn (New York Times) reproducido en Le Courrier International N 933, 14-24 de septiembre de 2008.

Original en francs: http://renenaba.blog.fr/2008/10/05/geo-aeacute-conomie-mondiale-un-basculement-strategique-4823850

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter