Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2008

Da mundial de la alimentacin
Millones de estmagos vacos en lista de espera

Ainara Lertxundi
Gara

El derecho a la alimentacin sigue siendo una utopa, un sueo inalcanzable para millones de personas en todo el planeta. Los objetivos del milenio fijados por la ONU estn muy lejos de cumplirse. Los ltimos informes sitan en 925 millones las personas que padecen hambre. Hoy se celebra el Da Mundial de la Alimentacin.


El 16 de octubre de 1979, la Conferencia de la Organizacin de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin (FAO) proclam este da como el Da Mundial de la Alimentacin. La fecha coincide con la fundacin de este organismo en 1945.

La presente edicin, que tendr como elemento central el cambio climtico y la bioenerga, se celebra en plena crisis financiera. Hace escasamente un mes, el director general de la FAO, Jacques Diouf, dio a conocer nuevas y alarmantes cifras sobre el incremento del hambre, que afecta ya a 925 millones de personas. Tan slo en el ltimo ao, han muerto 75 millones por esta causa.

Diouf ha acusado a los lderes mundiales de ignorar las advertencias lanzadas por su agencia. En su opinin, lo que verdaderamente hace falta es voluntad poltica y medios. Los pases ms pobres son las principales vctimas del cambio climtico; los fenmenos meteorolgicos extremos afectarn a los pequeos productores agrcolas y forestales, ganaderos y pescadores con las consiguientes repercusiones negativas para acceder a los alimentos, constata.

Critica que la inversin en la agricultura entre 1980 y 2006 haya cado del 17% al 3% y que los biocarburantes hayan privado al mundo de cien millones de toneladas de cereales bsicos como el maz y el trigo. Que el hambre afecte a casi mil millones de personas en todo el mundo debera obligar a todos los proveedores de fondos a revisar la orientacin de la ayuda y a ocuparse nuevamente de la agricultura, un poco descuidada, considera Stphane Delpierre, del servicio de ayuda humanitaria de la UE.

Erika Wagner, de la Fundacin Clinton, afirma que la reactivacin de la pequea agricultura y la lucha con programas coordinados contra la desnutricin que amenaza de muerte a 19 millones de nios deben ser las prioridades para hacer frente a la crisis.

En trminos similares, Caroline Wilkinson, de Accin contra el Hambre, considera que si bien los programas de reactivacin agrcola son extremadamente importantes, la urgencia hoy es tratar a los 55 millones de nios que sufren de desnutricin.

Mientras hoy se hablarn de estos temas sin llegar a ninguna parte, miles de estmagos vacos seguirn a la espera de un plato.

 

Los colegios de Etiopa se estn quedando sin estudiantes por culpa del hambre y la desnutricin

Los colegios de Etiopa han comenzado este ao el curso escolar con muchos menos alumnos que el ao pasado. Hace un ao por esta poca tenamos inscritos a 2.300 estudiantes. Ahora, la cifra es de 1.800, remarca Solomon Desta, director de la escuela de primaria de Bashiro, en el distrito de Bona, al sur del pas. Ante este descenso, el centro decidi prolongar en quince das el plazo de inscripcin con la esperanza de que se apuntaran ms jvenes. De momento, nadie lo ha hecho. Solomon advierte que es la asistencia ms baja de los ltimos tres aos.El pueblo de Shemna Hurufa, situado en la misma zona que el anterior, tiene una nica escuela para nios de entre uno y cuatro aos. Este ao haban previsto que se apuntaran 800. A fecha del 26 de setiembre, lo haban hecho 710.

Los niveles extremos de inseguridad alimentaria han persistido en el sur y el sureste de Etiopa a causa de la falta de lluvia, las enfermedades del ganado, los conflictos, la inadecuada asistencia humanitaria y el fuerte incremente de los precios de los alimentos.

Estas circunstancias ponen a los padres en una situacin desesperada. Para las familias pobres, los costes bsicos del material escolar son ahora completamente desorbitados. Todo el dinero debe ir a encontrar comida. En muchos casos, los nios no comen lo suficiente como para hacer el camino a la escuela y tampoco pueden concentrarse, destaca la ONG Save the Children.

El distrito de Wollayta, en la localidad de Sodo (a 330 kilmetros al sur de Addis Abeba), es una de esas zonas castigadas por las inclemencias del tiempo. Segn subraya Abraham Asha, representante de la ONG estadounidense Concern, afronta la peor sequa desde 1984. Ese ao, la tierra se sec completamente y alrededor de un milln de personas murieron de hambre. En 2003, la situacin se repiti. Ms de catorce millones de personas necesitaron ayuda alimentaria urgente, recuerda Asha.

No se puede sobrevivir sin ayuda alimentaria. Rogamos a Dios para que nos d una mejor situacin, manifiesta Okume Ochubo, residente en Wollayta e incapaz de rescatar a sus siete hijos de las garras del hambre. Aunque el tiempo de cosecha se acerca, sabe que ser insuficiente porque las plantas siguen secas. La sequa, adems de acabar con las cosechas intermedias, ha agotado las reservas de los campesinos. Las estimaciones del Gobierno etope no son nada optimistas. De seguir as, 6,4 millones de personas necesitarn ayuda alimentaria en los prximos meses.

 

El ex relator de la ONU Ziegler Tilda el hambre de crimen de la humanidad

El ex relator de la ONU para el derecho a la alimentacin, Jean Ziegler, es tajante al calificar al hambre como crimen contra la humanidad. En 2000, la ONU se fij como primer objetivo del milenio rebajar a la mitad el hambre. El plazo lmite era 2015. Pero la catstrofe ha ido en aumento, critica en una entrevista a AFP.

Rechaza de igual manera que los estados ms ricos no hayan podido movilizar 82.000 millones de dlares al ao para lograr los ocho objetivos del milenio, en particular, el fin de las epidemias o el hambre, mientras que, desde principios de setiembre, han invertido miles de millones en la crisis financiera. No duda de que este absurdo reforzar el odio hacia Occidente en los pases pobres. Imagnense a esos miles de africanos amenazados de muerte por el hambre que se enteran gracias a su pequea radio de que los estadounidenses y europeos prefieren salvar sus bancos. Un nio que fallece de hambre es un asesinato, afirma indignado.

Ante la falta de recursos econmicos del Programa Mundial de Alimentos (PAM), dependiente de la contribucin de los estados, Ziegler remarca que la ayuda se ha limitado a racionar la comida para los refugiados. Por ejemplo, en Darfur, un adulto recibe 1.600 caloras al da en vez de las 2.200 recomendadas por la Organizacin Mundial de la Salud.

La tragedia del hambre se ha extendido por culpa de la explosin de los precios, que en primavera provocaron motines en unos cuarenta pases, y por el desarrollo tan masivo de los criminales biocarburantes, aade. Para obtener 50 litros de bioetanol, necesarios para que reposte un coche estadounidense, hay que quemar 358 kilos de maz, lo que hara vivir a un nio mexicano durante un ao, denuncia.

Ziegler espera que con la quiebra financiera, quienes ya sufren en Occidente descubran al enemigo; al neoliberalismo que hizo creer que una desregularizacin masiva iba a reabsorber todos los problemas de la humanidad, incluido el hambre. Esto se est desmoronando, aunque an dejar ms vctimas antes de acabar en el cubo de la basura. Isabelle LIGNER



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter