Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2008

Entrevista a Eberto Daz, presidente de la la Federacin Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria
La tenencia de la tierra es la causa de la violencia en Colombia

Ernesto Tamara
Liberacin


La violencia en Colombia est muy ligada a la tenencia de la tierra, sostuvo el presidente de la la Federacin Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO), Eberto Daz, y seal que en los ltimos aos, entre narcotraficantes y paramilitares, le fueron arrebatados a los campesinos, 12 millones de hectreas, al tiempo que cuatro millones de personas fueron desplazadas de sus hogares.

Ser sindicalista en Colombia implica grandes riesgos, hasta la muerte. En los primeros nueves meses del ao, 32 sindicalistas han sido asesinados ilustr Eberto Daz, presidente FENSUAGRO, en una reciente gira por Europa, y amenazado de muerte a travs de su familia, mientras prestaba testimonio en un juicio al Estado colombiano en el Parlamento Europeo. Las amenazas firmadas por un comando de las denominadas Autodefensas Unidas de Colombia, Amigos de Alvaro Uribe obligaron a reclamar al Estado su proteccin para permitir su arribo al pas.

En una nota al presidente de Colombia, la Confederacin Sindical Internacional (CSI) que representa a 168 millones de trabajadores y trabajadoras le solicit al presidente Uribe que tome las medidas para proteger a Eberto Daz a su regreso al pas.

La nota record que el pasado 18 de septiembre FENSUAGRO recibi un mensaje de correo electrnico firmado por una organizacin paramilitar que se hace llamar: AUC Amigos de Alvaro Uribe en Colombia y que amenaza de muerte a Daz y al secretario de FENSUAGRO, Juan Efran Mendoza.

Tambin un familiar de Daz fue abordado por hombres armados que le repitieron la amenaza.

El dirigente sindical campesino particip el mes pasado en un juicio popular al gobierno de Alvaro Uribe celebrado en el Parlamento Europeo y que concluy con una condena- y posteriormente intervino en el Foro Social Europeo en Malm, y visit otras ciudades para informar sobre la situacin de su pas.

Entrevistado por Liberacin record que en los ltimos 15 aos han sido asesinados alrededor de 3 mil sindicalistas, y en los que va del aos llevamos ms de 32 compaeros asesinados. Slo en FENSUAGRO van 12 campesinos asesinados este ao. Nuestra Asociacin ha sido vctima de crmenes de Estado. En los 32 aos de fundado tenemos cerca de 1.500 miembros de nuestra organizacin asesinados.

Daz sostiene que si bien la Constitucin y los cdigos de Trabajo admiten el derecho a la sindicalizacin, la realidad muestra otra cosa.

Del potencial de los trabajadores de Colombia, slo el 5 por ciento est sindicalizado, es decir unos 600 mil trabajadores. Las libertades sindicales, el derecho a la asociacin, el derecho a la libertad de movilizacin, de organizacin, de hecho est prohibido en Colombia. Si es dificil en las ciudades, peor es en el campo donde la seguridad que brinda el Estado es menor, y donde impera el terror, la ley del ms fuerte.

Por eso decimos que realmente no hay libertades de asociacin ni garantas para que los campesinos puedan exigir sus reivindicaciones ms inmediatas con cierta seguridad.

Record que en el ao 2002, cuando la toma de mando por el presidente Alvaro Uribe, las organizaciones campesinos decidieron movilizarse para presentar sus demandas.

Logramos movilizar cerca de 150 mil campesinos en todo el pas, y el gobierno nos di un tratamiento de guerra, sac los tanques para enfrentar a los campesinos, se movilizaron las tropas a las carreteras para que los campesinos no hicieran corte de rutas. La ministra de Defensa de ese entonces sali a decir que esa era una movilizacin impulsada por la insurgencia, y la siguieron otras autoridades nacionales, para justificar la represin contra los campesinos.

Eberto Daz destac con orgullo que FENSUAGRO fue creada en 1976 e impulsada por la antigua Central Sindical de Trabajadores de Colombia, que en los aos 80 di paso a la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT).

La Federacin tiene 62 organizaciones afiliadas y nuclea a unos 80.000 afiliados, campesinos sin tierra, pequeos propietarios, trabajadores de la agroindustria, entre otros, y tiene presencia en 22 de los 32 departamentos del pas.

Nuestra organizacin se fund con el objetivo de luchar por la tierra, por conseguir una reforma agraria radical que acabe con el latifundio y democratice la propiedad de la tierra subray.

 

15 mil propietarios tienen 49 millones de hectreas

Daz no duda en definir que la principal causa de la violencia en Colombia es la lucha por la tenencia de la tierra. En Colombia la violencia ha estado ligada al problema de la tenencia de la tierra. Las grandes concentraciones de tierras, los grandes latifundios, los terratenientes, han sido generadores de la violencia contra los campesinos, indic.

El presidente de la Federacin campesina sostuvo que los campesinos siempre han sido marginados de la poltica agraria del pas, y que esa poltica agraria, impulsada por el Estado y los terratenientes, ha buscado siempre sacar a los campesinos de sus tierras y empujarlos a la selva.

As los campesinos van tumbando selva y detrs van los terratenientes apoderndose de esa nueva tierra.

Por ejemplo, en el ao 1948 con el asesinato de Jorge Elicer Gaitn, un caudillo liberal, estalla la mayor violencia en el pas que dura alrededor de 9 aos. En esa violencia fueron muertos 200 mil campesinos y fueron desplazados de sus tierras cerca de 2 millones de campesinos.

Sin embargo esa situacin no se detiene, y en los aos 80 se produce una nueva ola de violencia. Daz sostiene que esta nueva etapa, surgida a fines de los aos 80 y que se extiende hasta hoy, ha causado 30.000 personas desaparecidas, 4 millones de desplazados en el pas, 6 millones de hectreas de tierra quitada a los campesinos y una concentracin mayor de la propiedad.

Hoy, 15 mil propietarios son dueos 49 millones de hectreas, mientras hay ms de 1,5 milln de familias que no poseen un slo centmetro. Entonces vemos que alrededor de la gran propiedad de la tierra se ha generado una gran violencia del latifundio contra los campesinos del pas.

 

Quines se han apropiadado de estas tierras?

Terratenientes, narcotraficantes y para militares han sido los nuevos actores de esta violencia y de contrareforma agraria.

El presidente de FENSUAGRO sostuvo que los terratenientes siguen siendo los primeros en beneficiarse de esta apropiacin de tierras, aunque han surgido otros sectores que se han obtenido tierras.

Entre estos sectores identific al narcotrfico, que ha hecho una profunda contrarreforma agraria. Ha comprado tierras de los campesinos ofreciendo tres veces ms de lo que pagaba el Estado. Si el Estado ofreca un milln de pesos por una hectrea, el narcotrfico ofreca 3 millones. As los narcotrficantes se han apoderado de 6 millones de hectreas de tierra.

Tambin estn los narcoparamilitares que con la violencia se han apoderado de otras 6 millones de hectreas. Los narcoparamilitares obligaban a los campesinos a venderles sus tierras. Por ejemplo iba un jefe paramilitar a comprarle la tierra a un campesino, este se negaba la primera vez. En la segunda visita ya la advertan que si no venda su tierra, en la tercera visita vendran a negociar directamente con la viuda.

Los terratenientes siguen siendo los mayores propietarios de tierras, incluyendo a las transnacionales que llegan al pas a buscar la explotacin petrolera, del oro, del carbn, de la biodiversidad, entre otros rubros. Se ha beneficiado el sector oligrquico nacional y el sector transnacional y el imperio norteamericano.

Mientras, el campesino sigue sumergido en la pobreza. Eberto Daz revel que entre el 70 y 80 por ciento de los campesinos viven en condiciones de pobreza, un 27 por ciento en la miseria, sin derecho a la vivienda, a la tierra, a la salud, educacin, etc., y adems sometidos a una situacin de guerra.

 

Sin justicia, ni restitucin de tierras

En los ltimos dos aos el presidente Alvaro Uribe le da dado un impulso a las negociaciones con los grupos paramilitares y ha promocionado la llamada Ley de justicia y paz que permita la desmovilizacin de los grupos armados derechistas y que, con financiacin extranjera, incluso de Europa y Suecia concretamente, iba a permitir la devolucin de tierras y ganado robados a los campesinos.

Sin embargo, este compromiso legal est muy lejos de cumplirse y para el presidente de FENSUAGRO, la ley de justicia y paz ya est muerta.

Consultado sobre este aspecto de la ley, Daz seal que en primera instancia, desde FENSUAGRO, desde el movimiento campesino, denunciamos que esta ley de justicia y paz iba a ser una ley de impunidad. Una ley que no iba a permitir que los genocidas, los criminales de guerra y los autores de delitos de lesa humanidad pagaran condenas razonables, que las vctimas se vieran dignificadas a travs de que los autores materiales de los crmenes fueran a la crcel, y en segundo lugar que los autores intelectuales tambin fueran castigados.

No pas nada, ni con los autores materiales de los crmenes ni con los autores intelectuales.

Record que los jefes paramilitares que se presentaron ante la justicia, iban a ser juzgados en el pas, aunque no tendran condenas superiores a los 8 aos por ms grave que hubiera sido el crimen, o los crmenes cometidos. En lugar de eso, el presidente Alvaro Uribe los extradit a Estados Unidos, donde ya estn negociando sus penas con los jueces a cambio de colaboracin, y slo por los casos de narcotrfico. Ninguno ser juzgado por los crmenes de lesa humanidad, y al final los familiares de las vctimas nunca sabrn la verdad de lo que pas. Fueron extraditados y no revelaron quienes fueron los cmplices intelectuales de sus crmenes en Colombia subray Daz.

El dirigente campesino concluy que por sto, y otras cosas, la ley de justicia y paz prcticamente ya muri, no garantiz que devolvieran los bienes a los campesinos, no slo la tierra, sino tampoco el ganado que le robaron, ni los animales de corral entre otras cosas.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter