Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2008

Entrevista a Gustavo Fernndez Coln y Elas Capriles, acadmicos venezolanos
"Estamos en desacuerdo con la idea de construir centrales nucleares para la generacin de electricidad en Venezuela"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Gustavo Fernndez Coln y Elas Capriles son dos acadmicos venezolanos que forman parte del grupo de firmantes de la declaracin El proyecto nuclear franco-venezolano. Un atentado contra las generaciones futuras en la cuna de Bolvar?, publicada por Rebelin el pasado 22 de octubre (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=74725? ). Fernndez Coln es profesor de la Universidad de Carabobo, ensayista, articulista e investigador de la unidad de Estudios Culturales. Elas Capriles es profesor en la Universidad de los Andes, filsofo e investigador del Centro de Estudios de Asia, frica y Amrica Latina de esa misma Universidad.

Daban cuenta ustedes, en una declaracin reciente, de la existencia de un proyecto nuclear franco-venezolano. Francia es una de las principales potencias mundiales en el mbito de la energa atmica al igual que en sus aristas militares anexas. Qu inters puede tener Francia en este proyecto? Cul sera su colaboracin?Un gobierno Sarkozy tan dcil respecto a Estados Unidos colaborando con un pas muy cercano al eje del Mal? No es una contradiccin?

Durante este verano se produjeron en Francia repetidas fugas de substancias txicas radiactivas en la central de Tricastin. Segn la prensa francesa, 74 kilos de uranio fueron vertidos al medio ambiente como resultado de un exceso en los depsitos de la empresa SOCATRI (Sociedad Auxiliar de Tricastin) perteneciente al grupo AREVA, en la noche del 7 al 8 de julio. Posteriormente, el 23 de julio, un centenar de trabajadores resultaron contaminados con polvo radiactivo durante una operacin de mantenimiento del reactor N 4 de la Central FED, muy cerca de la usina de SOCATRI ya mencionada.

Los derrames de uranio afectaron las aguas del manto fretico y los ros de La Gaffire y de Auzon, tributarios del Rdano. Debido a la gravedad de los hechos, las autoridades se vieron obligadas a tomar medidas de emergencia como la evacuacin de varios lagos de inters turstico; la prohibicin de la pesca, el consumo de agua local y el riego de sembrados; as como el pago de indemnizaciones a los agricultores que perdieron sus cosechas.

Por si fuera poco, el 8 de septiembre ocurri un accidente tan serio que se est pensando en evacuar a la poblacin del rea. Durante una recarga de combustible, dos barras de uranio enriquecido, que podran contener plutonio, quedaron colgadas de la tapa de la cuba del reactor N 2. Las barras, que pesan cada una unos 800 kgs, estn suspendidas sobre las otras 155 piezas de combustible, pudiendo caer en cualquier momento, lo cual podra provocar una reaccin nuclear en cadena incontrolada. Las operaciones de limpieza seran irrealizables, de modo que el reactor podra estar condenado, a la espera de que las generaciones futuras encuentren una solucin.

Francia es el pas europeo que ms ha insistido en mantener su apuesta nuclear, precisamente cuando la mayora de los pases europeos estn repensando su estrategia a este respecto. Alemania e Italia, por ejemplo, han abandonado el cul de sac nuclear. Ya no estamos en los tiempos en los que Francia poda darse el lujo de ser el nico pas que realizaba pruebas con armas nucleares en la atmsfera. Las acciones de Greenpeace y de la red Salir de lo Nuclear, y en particular la manifestacin de protesta del 25 de octubre a las puertas de la central nuclear de Tricastin, han hecho que la opinin pblica se sensibilice cada da ms.

La firma AREVA, que junto con Electricidad de Francia maneja el reactor de Tricastin, es uno de los grandes intereses econmicos de Francia. Si este pas es forzado a abandonar sus proyectos nucleares, es preciso encontrar negocios para AREVA en otras latitudes.

Qu mejor que Venezuela, que est suficientemente lejos de Francia? Y si Venezuela va a desarrollar la energa nuclear, no es mejor para el Imperio que delegue los trabajos en una firma francesa que controle el combustible y sobre todo los desechos (y en particular el plutonio, que es el ms peligroso desde el punto de vista militar), y que sea la que maneje todo lo que se haga en la(s) central(es) nuclear(es) del pas?

Sealan tambin ustedes, en el mismo ttulo de la declaracin, de atentado contra las generaciones futuras en la cuna de Bolvar. Por qu creen ustedes que este proyecto energtico tiene ese riesgo?

Porque aun cuando no se haga un uso militar de la energa nuclear, est el problema del manejo de los desechos, as como el de la fuga de radiacin y de peligrosos qumicos durante los reemplazos de combustible y el retiro de los desechos.

Pero aparte de esto, que de por s hace del proyecto un atentado contra las generaciones futuras en la cuna de Bolvar, si lo desearan los Estados Unidos tendran un pretexto para intervenir en Venezuela: acusar a nuestro gobierno revolucionario de tener un proyecto nuclear con fines militares (lo cual claramente no es el caso, pues de otro modo no se pensara en un aliado de los Estados Unidos, como lo es Francia, para llevarlo a cabo).

Recordemos el ataque "preventivo" de Israel contra la central nuclear iraqu de Osirak, mucho antes de las Guerras del Golfo. El reactor de Osirak haba sido construido y operado con la asistencia tcnica de Francia, pero eso no contuvo a Israel ni a los Estados Unidos. Un ataque de ese tipo, de realizarse contra una central en la que ya se haya colocado el combustible, arruinara nuestra regin, quizs irreversiblemente y para siempre.

Los defensores hablan de cooperar en proyectos civiles para el desarrollo de la energa nuclear en Venezuela. Es posible deslindar ese proyectos del uso militar de la energa atmica? El ministro Maduro ha precisado que en los diferentes acuerdos suscritos se logr el compromiso de apoyo de Francia para el desarrollo por parte de Venezuela de la energa nuclear con fines pacficos y ha remarcado esto ltimo con todo el nfasis del que ha sido capaz

Bueno, una vez que se produce plutonio, estar all por 500 millones de aos. O se lo usa para producir armas nucleares, o como combustible para reactores de fisin. Francia lo ha usado para producir una enorme cantidad de armas nucleares. Ahora bien, Francia no permitira que Venezuela usara los desechos para esos fines. Y de hecho, como se seal antes, el que Venezuela haya escogido a Francia para desarrollar su proyecto demuestra que el gobierno bolivariano no tiene intenciones militares tras sus planes de desarrollo nuclear, pues ese pas tendra control sobre los desechos y combustibles, lo cual impedira que se hiciera cualquier uso de los mismos con fines blicos.

Algunas voces gubernamentales, acaso de forma un poco precipitada, han afirmado que esta energa es una de las alternativas para el futuro de la humanidad. Hay acuerdo en el gobierno en este punto? No hay voces crticas en su interior?

Por supuesto que hay voces crticas a este proyecto dentro de las filas bolivarianas. Lo que sucede es que muchos prefieren no polemizar, en este momento, para no correr el riesgo de crear divisiones internas que puedan ser capitalizadas por la oposicin, sobre todo en vsperas de un proceso electoral crucial como el que tendr lugar el 23 de noviembre. Y no les falta razn en ello, pues nada sera ms terrible para Venezuela que un "retorno de los brujos" neoliberales o, en otras palabras, de la derecha pro-capitalista y pro-imperialista.

Les hablo ahora de la ciudadana. Hay movimientos sociales de importancia en Venezuela opuestos a la alternativa atmica?

Hasta ahora, somos un grupo minoritario y heterogneo conformado por acadmicos, ecologistas e incluso militantes de los partidos que respaldan al presidente Chvez, pero que estamos en desacuerdo con la idea de construir centrales nucleares para la generacin de electricidad en Venezuela. Nos cuidamos mucho de no asociarnos con movimientos de oposicin, interesados en utilizar nuestra iniciativa para capitalizarla a favor de sus objetivos contrarrevolucionarios. Nuestro propsito fundamental es ayudar a ampliar la conciencia de nuestros compatriotas, a fin de que comprendan que el socialismo del siglo XXI debe dar una respuesta integral no slo al problema de la desigualdad y la exclusin, sino tambin a la crisis ecolgica desatada por el modo de produccin industrial-capitalista, que amenaza con la destruccin de la vida sobre la Tierra.

Dgannos sucintamente cules seran las principales crticas que ustedes sostienen contra la energa nuclear.

Los letales efectos de la energa nuclear sobre la salud de los seres humanos y, en general, de los ecosistemas de los depende nuestra supervivencia estn sobradamente comprobados. El cncer y las mutaciones genticas son slo algunos de los perjuicios contra la salud humana que es capaz de producir la manipulacin de esta energa a escala industrial. El peor de todos sus efectos es su capacidad de provocar la muerte de millones de personas, bien sea por un accidente como en el caso de Chernbil o por su uso militar como en los casos de Hiroshima y Nagasaki. Adems est la extrema duracin de sus efectos nocivos, cuantificable en miles de aos. Por otra parte, accidentes como los recientemente ocurridos en Francia, demuestran que la industria atmica est lejos de ser 100% segura. El procesamiento de los desechos, como ya lo sealamos, es un problema tcnicamente an no resuelto. Adicionalmente, los costos que acarrea el manejo de los mismos y el desmantelamiento de las centrales una vez que han cumplido su ciclo productivo, hace de la energa nuclear una opcin extremadamente cara aunque sus promotores se empeen en ocultar estos costos. Y por si fuera poco, su alto riesgo hace que las centrales sean gerenciadas mediante mtodos extremadamente jerarquizados, no participativos y con ocultamiento permanente de informacin a las comunidades del entorno.

Se suele afirmar, desde territorios pro-nucleares, que las grandes economas del mundo han apostado por esa forma de energa y que no hacerlo, pensar y obrar en sentido puesto, significa escassimo desarrollo econmico, pobreza para el pas e incluso marginacin geopoltica. Es el caso? Conocen ustedes pases, digamos, desarrollados que no usen ese tipo de energa?

El proyecto desarrollista ha dado lugar a la crisis ecolgica que ha puesto en entredicho el futuro de nuestra especie. Antes de la actual crisis financiera y econmica mundial habra sido imposible para cualquier pas apostar por un proyecto que persiga la satisfaccin de las necesidades humanas en la igualdad y la frugalidad, y no en el aumento ilimitado de la produccin. A medida que se vaya viendo el fracaso del desarrollismo capitalista en los pases "centrales" podremos desarrollar proyectos de un signo nuevo.

En todo caso, claro que hay pases "desarrollados" que no usan energa nuclear. La tendencia es a eliminarla, como lo han hecho Alemania e Italia. Hay tambin una tendencia a realizar referendos en los que se consulta al pueblo si se desea que se siga adelante con los proyectos nucleares o que se los elimine.

Ustedes han apuntado en su artculo un argumento de inters: incluso si la humanidad consigue evitar el uso militar de las armas nucleares y los accidentes en las centrales, sigue estando presente el irresoluble problema del manejo de los desechos radioactivos, cuyas emisiones letales perduran por miles y miles de aos. El plutonio, por ejemplo, es particularmente peligroso por tratarse de un elemento qumico producido artificialmente a partir del uranio. Tan poderoso como cancergeno: 1/2 kilo uniformemente repartido sera susceptible de provocar cncer pulmonar a toda la humanidad. Sealan ustedes adems: una vez producidos el plutonio y otros desechos provenientes de los reactores nucleares, no hay manera de aislarlos permanentemente del ambiente, de ah que durante su larga vida lo ms probable es que terminen diseminndose por la ecosfera. Es cierto, como ustedes afirman, que hasta ahora no ha habido solucin satisfactoria. En los 80, ustedes mismos lo recuerdan, corporaciones y las instituciones estadounidenses responsables los almacenaron en barriles que echaron al ocano. Pero podra argirse en contra de su posicin una apuesta cientfico-tecnolgica por el futuro. Es cierto, tienen razn, podra decirse, pero slo por el momento. La Humanidad avanza siempre: lo que ahora es imposible, es una conquista del maana o del pasado maana. El tema de los residuos no tiene ahora solucin, pero la tendr en el futuro. No hay que preocupase, no hay que paralizarse, hay que trabajar en ello. Es la vieja historia de la Humanidad. Qu opinan de esta apuesta por una tecnologa salvadora del futuro aunque hoy inexistente?

Se trata de una apuesta absurda y engaosa, equivalente a hacernos creer que es necesario aceptar la muerte por envenenamiento hoy, para que en un futuro incierto e imprevisible todos estemos rozagantes de salud. Es una patraa similar a las difundidas por la campaa publicitaria de los aos cincuenta conocida como tomos para la Paz, desarrollada por los Estados Unidos para aplacar el terror generado en la opinin pblica por el recuerdo de las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. En esa ocasin se lleg a decir que la energa elctrica producida por los reactores nucleares en construccin, permitira acabar con el hambre del mundo en un plazo de diez aos! Ya ha transcurrido medio siglo desde entonces y el hambre sigue siendo uno de las peores amenazas contra la sobrevivencia de cientos de millones de personas. Tendremos que esperar a que la especie humana sea diezmada por el cncer y las malformaciones congnitas producidas por la radiacin nuclear, para darnos cuenta de que las soluciones tcnicas prometidas por la industria del tomo nunca llegarn o llegarn demasiado tarde?

El presidente Hugo Chvez ha hecho pblico su propsito de implementar un programa de cooperacin nuclear con Rusia. El argumento parece centrarse en su uso pacfico fines mdicos, generacin de electricidad y en que Brasil tiene varios reactores nucleares. Qu opinan ustedes de estas consideraciones del presidente?

En principio, no nos oponemos al uso de la radiacin nuclear con fines mdicos. Sin embargo, pensamos que es necesario poner todo nuestro empeo en el desarrollo de terapias alternativas que nos permitan prescindir cuanto antes del uso de la energa atmica incluso en el campo de la salud.

Por otra parte, el hecho de que el presidente Chvez est empeado en la cooperacin nuclear multilateral, como ya lo sealamos, constituye una prueba fehaciente de que su intencin es el uso estrictamente pacfico de la energa nuclear. Sin embargo, creemos que hasta ahora el presidente slo ha tenido la oportunidad de escuchar a los promotores comerciales de la energa atmica, y no se ha detenido a examinar los argumentos de quienes estamos en contra de su uso por razones ecolgicas, econmicas y polticas, a nuestro juicio irrebatibles.

Y por qu? Por qu el presidente venezolano slo ha escuchado las voces que hablan en una sola direccin hasta ahora?

Porque lamentablemente sigue prevaleciendo una concepcin tecnocrtica y desarrollista en buena parte de los cuadros directivos del Estado venezolano, diez aos despus del primer triunfo electoral del presidente Chvez. Y al momento de examinar asuntos como el que nos ocupa, es esta clase de funcionarios la que suele llevar la voz cantante y la que tiene la responsabilidad formal de asesorar al presidente. De ah nuestra insistencia en la necesidad de abrir un debate nacional, que le permita al pueblo venezolano y a nuestra dirigencia poltica sopesar otros puntos de vista, ms cnsonos con los valores de la democracia participativa que animan a la Revolucin Bolivariana. Los mayores aciertos polticos del presidente Chvez provienen de su capacidad de or a los sectores populares y sintonizarse con su manera de sentir y pensar, incluso en los momentos ms difciles. En cambio, muchos de los errores cometidos hasta el presente por nuestro gobierno se deben a la interferencia de la tecno-burocracia en ese dilogo crucial del presidente con las bases sociales que lo acompaan.

Tiene Venezuela actualmente necesidades energticas de urgencia?

S las tiene. El Presidente Rafael Caldera firm un convenio con Brasil para suministrarle electricidad. Ese convenio es legal y polticamente imposible de revertir, y ahora la produccin de electricidad es insuficiente en Venezuela, a pesar del avance de un ambicioso programa de sustitucin de bombillas incandescentes por bombillas "ahorradoras".

El consumo de energa se ha elevado aceleradamente desde que la Revolucin comenz a desarrollar sus planes de redistribucin del ingreso nacional, y ahora enfrentamos un dficit en la generacin elctrica. En nuestra opinin, ese dficit debe ser resuelto mediante una mejora sustancial en la eficiencia de la red de distribucin, el fomento de una cultura de la frugalidad que disminuya el consumo innecesario e irresponsable de la energa y, sobre todo, mediante la implementacin progresiva de un nuevo modelo econmico basado en energas limpias, producidas y administradas a pequea escala por las comunidades organizadas.

Se apuesta en Venezuela por energas alternativas renovables?

S. En primer lugar es oportuno recordar que el 70% de la electricidad del pas proviene de fuentes hidroelctricas. El resto proviene principalmente de plantas termoelctricas a base de fuel oil, que paulatinamente estn siendo reconvertidas a gas. Pero las energas limpias han recibido un importante impulso, aunque todava insuficiente, por parte del gobierno revolucionario. Hay un proyecto elico en desarrollo en la pennsula de la Guajira, en el estado Zulia. Con el apoyo de Cuba, se estn instalando paneles solares en las comunidades rurales donde no llega la red de distribucin elctrica nacional. Tambin se est comenzando a trabajar en el campo de la energa geotrmica, en cooperacin con Nicaragua, que tiene una larga experiencia en esta materia.

Creen ustedes que se puede construir el socialismo del siglo XXI a base de centrales nucleares? Hablan ustedes de energas limpias para el ecosocialismo del siglo XXI, qu energas son sas? Son viables econmica y tecnolgicamente en la Venezuela de hoy?

Las energas limpias son la solar, la lunar y la geotrmica. La primera comprende el uso de clulas fotovoltaicas, hornos solares, energa elica (en la medida en que los vientos se originan en el proceso de redistribucin del calor recibido del sol) y energa hidroelctrica (pues las lluvias son el resultado de la evaporacin de las aguas por efecto de la radiacin solar y su posterior condensacin), aunque en el caso de esta ltima lo ideal es su utilizacin a pequea escala a fin de minimizar su impacto en las cuencas hidrogrficas. La energa de fuente lunar se basa en el empleo de la fuerza de las mareas. Y la geotrmica se explica por s sola, aunque cabe sealar que en los pases con largo invierno han aparecido nuevas formas de aprovecharla.

La energa solar para su uso en clulas fotovoltaicas, hornos solares y otras tecnologas es superabundante en un pas tropical como el nuestro. El potencial elico es excelente en las regiones costeras del oeste y en nuestros territorios insulares. Venezuela tambin es rica en energa geotrmica en las zonas costeras del este, en el lmite entre la placa tectnica del Caribe y la placa de Amrica del Sur. Los recursos hdricos tambin son particularmente abundantes en el interior del pas, lo que permitira ampliar el potencial hidroelctrico con una red de puntos de generacin a pequea escala administrados por las comunidades locales, con un mnimo impacto ambiental.

Han editado un manifiesto contra esos proyectos pro-nucleares. Cuentan con apoyos? Quieren hacer desde aqu algn llamamiento? Hablan ustedes de un referndum consultivo.

La participacin popular es una de las mayores fortalezas del proceso de construccin del socialismo que hoy se vive en Venezuela. Nuestro llamado va dirigido esencialmente a nuestros compatriotas y a los cuadros dirigentes de nuestro gobierno, para que evalen con mayor profundidad las implicaciones de este proyecto y para que lo debatamos abiertamente, como se discuten tantos otros asuntos en la Venezuela actual. Estamos convencidos de que un tema tan delicado como el de la energa nuclear, tras ser debatido pblicamente, debera ser objeto de un referendum o consulta popular, como ha sucedido ya en otras naciones y como lo prev nuestra Constitucin.

Cuentan ustedes con el apoyo de alguna fuerza poltica venezolana?

No. Como lo sealamos anteriormente, somos un grupo de opinin heterogneo, con dos rasgos distintivos: nuestro compromiso con las luchas revolucionarias de nuestro pueblo y nuestra apuesta por un nuevo modelo de sociedad ecolgicamente viable, donde los daos causados por los usos industriales y militares de la energa nuclear no tengan cabida.

  S que ustedes ya lo han comentado anteriormente pero permtanme que insista. No pueden estas crticas dar oxigeno y gasolina a una oposicin que quiere ir a por todas en la prxima contienda electoral?

Estamos convencidos de que la profundizacin de la democracia participativa es el mejor antdoto contra los intentos de la derecha opositora de retornar al poder. De ah la trascendencia del debate permanente, al interior de las bases revolucionarias, de las grandes lneas estratgicas de nuestro proceso de transicin al socialismo. No es la crtica dialgica y constructiva la que le hace el juego a la derecha. Al contrario, es ms bien el divorcio entre una dirigencia burocratizada y las comunidades populares, la brecha por la que puede volver a recuperar el control del aparato del Estado la oposicin pro-capitalista y pro-imperialista, contra la cual necesitamos seguir dando una lucha sin cuartel.

Ser crticos en este asunto significa ser antichavista o ser contrario a los procesos revolucionarios en marcha en Venezuela?

Todo lo contrario. Mantener el pas libre de contaminantes nucleares no tendra sentido si al mismo tiempo permitiramos que lo destruyese el capitalismo brutal (no decimos salvaje para no denigrar a nuestros nobles ancestros). Avanzar hacia un nuevo modelo tecno-productivo basado en energas limpias para garantizar la buena salud de los seres humanos y la naturaleza, slo ser posible en el marco de una sociedad igualitaria y socialista, como la que se est intentando construir en Venezuela. Lo que deseamos es que el rumbo de la revolucin sea viable a largo plazo, pudiendo generar, como lo ha propuesto el presidente Chvez, la mayor suma de felicidad para todos, y no slo por unos pocos aos.

Gracias por su amabilidad y su tiempo. Y suerte en la defensa de su posicin y en los admirables avances de la revolucin bolivariana.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter