Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2008

Tras 14 aos de existencia, el Gobierno argentino present un proyecto para derogar el rgimen de las AFJP
Adis a la jubilacin privada

Pablo Ramos
APM


El martes pasado, con la firma de la presidenta argentina, Cristina Fernndez, ingres a la Mesa de Entradas de la Cmara de Diputados de la Nacin el proyecto de ley del nuevo Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). De ser aprobado, va a significar la desaparicin del rgimen de capitalizacin y el regreso al procedimiento de reparto. Y uno de los paradigmas neoliberales se habr extinguido tras 14 aos de vigencia.

Argentina tuvo durante casi medio siglo un sistema jubilatorio de reparto, el ms difundido en el orbe. Pero el avance de las recetas neoliberales (NdeR: a este redactor le cuesta cada vez ms definir cundo se iniciaron) en los aos 90 conquist tambin al sistema previsional. Se critic con dureza al sistema de reparto, y se propuso como superacin un sistema de capitalizacin individual.

Se define jubilacin (en algunos pases, pensin) como un salario diferido: el trabajador, en lugar de percibir su retribucin al final del mes o quincena efectivamente trabajados, la cobra cuando se encuentra en una edad en la cual la legislacin y el sentido comn determinan que una mujer o un hombre no deben desempear tarea alguna.

Cmo se financian estos sistemas? El ms difundido a nivel mundial y en el tiempo es el sistema de reparto. Este mecanismo funciona con el aporte de los trabajadores activos que solventan a los actuales jubilados, y a la vez, cuando en el futuro se retiren de la actividad, percibirn sus haberes gracias a los aportes de los futuros trabajadores.

Es decir, el que trabaja hoy aporta para pagarles la jubilacin a los jubilados de hoy, y cuando se jubile, los trabajadores de entonces le pagarn el haber al jubilado. Este sistema es solidario.

El otro sistema es el de capitalizacin privada, donde el trabajador activo aporta a una cuenta individual en una organizacin llamada en Argentina Administradoras de Fondos de Jubilacin Privada (AFJP). Este capital es administrado e invertido por las AFJP durante el perodo de aporte, estos fondos se multiplican gracias a las los manejos financieros, y son devueltos al beneficiario a partir del momento en que ste se jubile.

Ambos tienen sus desventajas. En primer trmino, los sistemas de reparto responden a una ecuacin: deben existir entre tres y cuatro trabajadores activos para sostener a un jubilado. Hace medio siglo, cuando una persona no iba a vivir demasiado tiempo despus de jubilarse -debido a que la esperanza de vida era sensiblemente ms baja que en la actualidad- las cuentas cerraban sin demasiados inconvenientes. Adems, las tasas de desempleo eran relativamente bajas. Por ltimo, este sistema necesita de poblaciones en constante crecimiento.

En la actualidad, estas condiciones cambiaron. La expectativa de vida subi en todo el mundo, por lo cual una persona va a vivir muchos aos como jubilado. Y el desempleo ms el trabajo precario -es decir, sin registrar y sin aportes- es ms alto y las poblaciones tienden a mantenerse estables. Por lo tanto, en la mayora de las naciones los sistemas de reparto atraviesan crisis de financiamiento, por lo que los respectivos Tesoros deben financiarlos.

El sistema de capitalizacin individual tambin tiene lo suyo. Si por malos manejos de las AFJP la rentabilidad es baja o nula, el beneficiario corre el riesgo de percibir haberes muy bajos. En Argentina, el descuento que se les hace a los trabajadores como aporte al sistema privado es del 11 por ciento. No obstante, slo el 8 por ciento se acumula o capitaliza; los otros 3 puntos se convierten en forma automtica en comisin de las administradoras una comisin del 27 por ciento!!!

Esta comisin se le cobra -de hecho, se ha cobrado desde 1994- en forma directa al aportante, independientemente del resultado de las inversiones. Es decir, el trabajador a lo largo de su vida va a capitalizar por el 73 por ciento lo que efectivamente aportase. Por ltimo, podemos advertir de todas formas que el Estado va a pagar parte de la cuenta: todo jubilado futuro -sea del sistema que sea- tiene derecho a percibir la Prestacin Bsica Universal, que corre por cuenta de los contribuyentes.

El especialista en temas previsionales, Jorge Rachid, explic en un artculo periodstico las caractersticas del sistema de reparto en estos 14 aos. Autor de los libros Las crisis y las AFJP, Del Caribe a Wall Street y El genocidio social neoliberal, mensura detalladamente el despojo sufrido por el sistema de jubilaciones y pensiones: 70.000 millones de dlares que perdi la Administracin Nacional de Seguridad Social (ANSeS) por el traspaso al sistema privado. Ergo, una cifra similar es el dficit fiscal desde entonces.

El desglose hecho por el especialista nos indica que de esos 70.000 millones, 23.800 millones corresponden a rebajas en los aportes patronales entre 1995 y 2002. La justificacin entonces era que as se crearan ms puestos de trabajo. La realidad indica que la primera mitad de la dcada de los 90, el desempleo promedi el 6 por ciento, mientras que en la segunda mitad se ubic por encima de los 20 puntos.

Ese 27 por ciento de comisiones -no el 6 por ciento habitual en cualquier venta minorista- representa a lo largo de estos 14 aos 15.000 millones de pesos/dlares. Y no debemos olvidar que, del mismo modo que se puede ganar con las inversiones burstiles, tambin se puede perder. Rachid calcula que las crisis del Tequila (Mxico), Tango (Argentina) y Vodka (Rusia) evaporaron 10.000 millones de dlares.

Por ltimo, Rachid agrega que nadie sabe que la composicin del haber jubilatorio se estructura hasta el ao 2025 en forma mayoritariamente estatal, sin recibir de las AFJP el Estado ningn aporte extra por dicha situacin.

Ms all de las crticas a cualquiera de los dos sistemas sealados, el privado ya fracas en Argentina. Y el Estado, ms tarde o ms temprano, iba a tener que acudir al rescate de los jubilados.

En cuanto al proyecto presentado por la Casa Rosada, los puntos salientes de sus 19 artculos son: la garanta de que los beneficiarios futuros percibirn iguales o mejores prestaciones o beneficios de los que gocen a la fecha de entrada en vigencia de la ley; la autonoma financiera y econmica de la que va a gozar la ANSeS; y la preservacin de los empleos para los trabajadores de las AFJP. Los trabajadores que as lo deseasen, podrn hacer aportes voluntarios a las administradoras.

Ahora, esta ley debe sortear la oposicin en ambas cmaras. Y en ambos recintos se podr observar una de las caractersticas de la poltica nacional: quienes ayer aprobaron este sistema, hoy defienden su derogacin; y quienes se opusieron ayer, negarn su aprobacin hoy.

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter