Portada :: EE.UU. :: Subasta electoral USA 2008
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-11-2008

Dedos cruzados

Pedro Miguel
La Jornada


 Segn una vieja creencia esotrica, en la interseccin de dos lneas queda atrapada la suerte y decidido el futuro, y de all vendra el nfimo ritual de cruzar los dedos ndice y medio para fortalecer la posibilidad de que se realice un deseo. Poca cosa, aparte de esa, nos queda por hacer en la eleccin presidencial de hoy a quienes no tenemos la ciudadana estadounidense.

Con los dedos cruzados, la gran mayora de los habitantes de este planeta espera que hoy llegue a su trmino institucional el periodo negro en el que han estado sumidos desde hace casi ocho aos debido a que un hombre sin atributos ocup el mximo cargo pblico en la todava mayor potencia del mundo.

La decencia, el sentido comn y las encuestas indican que la sociedad estadunidense no va a dar paso a un cuatrienio de bushismo sin Bush, encabezado por un hroe de guerra hechizo, vaco y rehn de las tribus libertarias, neoconservadoras y fundamentalistas cristianas. Pero nadie se atreve a descartar del todo la repeticin, as sea improbable, de los milagros malignos que ocurrieron en las urnas de Florida y Ohio en 2000 y en 2004, y por eso cruzamos los dedos para que Obama triunfe, y por mucho margen, en los comicios de hoy.

Ya llegar el momento de repetir este conjuro de bolsillo para pedirle a quien corresponda que Barack recuerde, de cuando en cuando, su origen hbrido y perifrico, el divorcio de sus padres, su conocimiento de la otredad, sus reventones del bachillerato, su trabajo comunitario, su paso por el periodismo, sus empeos legislativos para controlar los excesos de las corporaciones y la prodigalidad con que los jueces obsequian condenas a muerte.

Uno no va a olvidar que el aspirante demcrata es, a fin de cuentas, un hombre del sistema y del aparato, y que debe buena parte de su empuje meditico al capital privado. ste se mostr indiferente cuando Bush perpetr crmenes de lesa humanidad y atropell los derechos y las libertades civiles, pero no perdona que la presidencia republicana le haya ocasionado prdidas burstiles.

Ya llegar el momento de discernir en qu medida Obama est comprometido con sus patrocinadores y hasta qu punto es fiel a sus votantes. Ya habr tiempo para ver si logra hacer algo en lo que se refiere a la recuperacin del poder pblico de los intereses corporativos y si quiere o puede, y en qu medida, reconvertirlo en una representacin de la gente.

Por ahora, por hoy, no queda sino desear que gane la Presidencia y que McCain y su grupo no consigan torcer el resultado mediante fraudes como los perpetrados por Bush en 2000 y en 2004. Que se malogre el propsito de la propaganda negra, empeada en presentar a Obama como un peligro para Estados Unidos. Que no funcionen las trampas para disuadir de acudir a las urnas a los electores pobres y descontentos.

Que la aberracin antidemocrtica del Colegio Electoral no pueda ser instrumentada para escamotear la victoria de los muchos millones de gringos que estn hasta la madre de un presidente criminal, corrupto e ignorante, un hombre sin atributos o ms bien con uno solo: el de estar muy prximo a dejar el cargo.

[email protected] http://navegaciones.blogspot.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter