Portada :: EE.UU. :: Subasta electoral USA 2008
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2008

El oprobio de Bush

Javier Ortiz
Pblico


Cuando escribo estas lneas, an no est totalmente decidido quin ser el ganador de las elecciones presidenciales estadounidenses. A cambio, s se sabe quin ser el gran perdedor: George W. Bush.

Bush ha llegado al final de su mandato en medio de un desprestigio tan descomunal que una de las preocupaciones fundamentales de quien hubiera debido presentarse como su sucesor, el candidato republicano John McCain, ha sido desmarcarse de l y de su obra, publicitndose como abanderado del cambio.

Durante la campaa electoral, McCain ha huido del apoyo pblico de las cabezas visibles de la Administracin Bush como quien escapa del famoso abrazo del oso amigo. Tena la conviccin, supongo que muy bien fundamentada, de que el respaldo de Bush, Cheney y consortes le quitaba muchos ms votos de los que le proporcionaba.

La Presidencia de George W. Bush pasar a los anales como una de las ms dainas, torpes y brutales de la Historia de los EEUU. Adems, con vocacin de absoluto, porque ha sido nefasta en los ms diversos terrenos. Algunos de sus desastrosos yerros podrn tal vez ser rectificados por la Administracin que tome el relevo el prximo enero, pero otros tienen ya difcil apao. Es el caso de los desastres derivados de los fundamentos agresivos y militaristas de su guerra global contra el terror, que ha metido a las Fuerzas Armadas estadounidenses en numerosos avisperos, de los que en este momento el ms activo es el de Afganistn, pero que abarca, en lneas generales, desde el Pacfico hasta el Mediterrneo, pasando por el ndico. Bush ha engrasado una infernal maquinaria industrial-armamentstica que se nutre de las guerras crueles, pero econmicamente muy rentables para quienes fabrican la lea que atiza el fuego y ha instaurado una poltica exterior basada en el desprecio del Derecho internacional y en la primaca absoluta de la santa voluntad de la Casa Blanca. Difcilmente podran ser neutralizadas por su sucesor la una y la otra, en el caso de que se atreviera a hacerlo.

Ha conseguido elevar la arrogancia a la categora de signo distintivo patrio.

Se ir l, pero perdurar su ttrico legado.

Resultados al detalle



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter