Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2008

Conferencia del periodista y exportavoz del gobierno de Bolivia, Alex Contreras
En Bolivia, la mejor oposicin no es poltico-partidaria sino meditica-empresarial

Alex Contreras
Club Internacional de Prensa


Los grupos econmicos que tienen fuerte influencia poltica en la sociedad, tambin controlan gran parte de los medios de comunicacin a nivel mundial. Para Contreras, la mayora de estos medios, con el objetivo de conseguir mayor poder, conformaron grandes monopolios. El exportavoz del gobierno de Evo Morales desnud el papel de los Medios comerciales.


Es necesario reiterar que la gran mayora de los medios de comunicacin social del mundo, no estn cumpliendo con el objetivo sagrado de informar, comunicar y educar. Esta ha sido una de las mximas en las que lex Contreras abord en su Conferencia sobre Accin Poltica y Medios, dentro de las Jornadas El futuro de la Industria de la Comunicacin que desde el 23 de octubre lleva a cabo el Club Internacional de Prensa.

Aunque situando el contenido de la conferencia en un marco bien diferente a la conferenciante antecesora, la diputada italiana del PD Amalia Schirru con la que coincida en la relacin del poder poltico y su dominio sobre los Medios-, lex Contreras, defendi que definitivamente a la filosofa, a los objetivos y al espritu de los medios de comunicacin y a los intereses de la sociedad se estn anteponiendo intereses particulares o de grupo empresarial meditico. Tanto en radio, televisin y prensa escrita ocurre la misma situacin: la accin poltica controla los medios de comunicacin.

Un control que genera autocensura en los periodistas

Este control poltico tambin es contra los periodistas que deben soportar la censura comunicacional o recurrir a la autocensura, afirm el periodista y escritor boliviano, defendiendo que debemos recuperar el verdadero rol de los medios de comunicacin desechando la accin poltica y su influencia en ellos.

Sin embargo, reconoce el cambio que estamos viviendo actualmente, en el que la pesar de que los medios de comunicacin juegan un papel protagnico convirtindose en portavoces del poder econmico y en los principales opositores a los cambios ejerciendo lo que denomin terrorismo meditico, tambin nacen iniciativas de comunicacin transformadora, populares, alternativas, comunitarias, educativas y otras.

Contreras trajo consigo el mensaje de conclusin del Llamamiento para Democratizar la Comunicacin, elaborado en el III Foro Social de las Amricas, celebrado hace unos das en Guatemala, que afirm que La Comunicacin es un Derecho de todas las personas. El Derecho a la comunicacin implica garantizar diversidad y pluralidad. No nos conformamos con las proclamas empresarias que reducen la libertad de expresin a la libertad de empresa. No se trata solamente de que los Estados no censuren a la prensa, entendemos necesaria la implementacin por parte de los Estados de polticas pblicas, con participacin ciudadana, para garantizar a todas y todos, el ejercicio, en igualdad, de los derechos a la libre expresin, a la informacin y a la comunicacin. De esa forma se posibilitar la expresin a pueblos y sectores silenciados. Es decir, que la comunicacin debe ser democrtica y horizontal, no elitista y monoplica; debe ser un derecho y no una simple mercanca, indic.

La constitucin que se votar en Bolivia garantiza la libertad de prensa

Mientras en EEUU o Mxico se estn realizando debates abiertos para reformar la legislacin en materia de comunicacin, as como en otros pases del mundo a consecuencia de la injerencia de la poltica-, en Bolivia afirma lex Contreras, la nueva Constitucin Poltica del Estado que ser aprobada a travs de un referndum el 25 de enero de 2009, respeta y garantiza la libertad de prensa, expresin e informacin a favor de la sociedad.

Una cruzada para democratizar la comunicacin

Cuando la accin poltica se impone en los medios de comunicacin comerciales, quienes pretendemos rescatar los principios universales del periodismo debemos continuar una cruzada para democratizar la comunicacin, una declaracin-llamamiento que Contreras no dud en lanzar. Se bas para ello en la mxima de que el arte de servir al pueblo y los medios de comunicacin son el instrumento de estar al servicio del pueblo, nos encontraramos ante una accin indisoluble, ante una accin inseparable, ante una accin a favor de la sociedad; sin embargo, en la realidad ocurre todo lo contrario.

Los ejemplos de Contreras: de la liberacin de Betancourt a las mentiras sobre Evo Morales

Los ejemplos que expuso lex Contreras fueron, cuando menos, meridianamente claros y resultado del anlisis realizado: por ejemplo, la liberacin de Ingrid Betancourt por parte de las FARC.

Esta es una cita textual difundida hace pocos das en el peridico El Nuevo Herald: "Apenas se conoci la liberacin (de Ingrid Betancourt) comenzaron a llamarnos amigos del FBI, de la polica y de la fiscala para felicitarnos. Hay quienes no quieren creer que nosotros no pudimos llegar hasta el final de lo que sali calcado a lo que planeamos desde mayo'', afirm el abogado colombiano Carlos Toro Lpez. Cmo se puede recibir felicitaciones del Bur Federal de Investigaciones (FBI), la agencia policaca de los Estados Unidos que se ha convertido en la ms fuerte y poderosa del mundo, si no se tiene conexiones al ms alto nivel? Simplemente no es posible.

El 2 de julio de 2008 -dos meses despus de todo lo planificado y negociado- la noticia que dio vueltas al mundo sobre la liberacin de la ex congresista francesa Ingrid Betancourt y tres estadounidenses de manos de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) caus gran impacto. La noticia adems fue sinnimo de una movilizacin social y solidaridad mundial. Pero, a los pocos meses se empieza a desnudar que, en realidad esa accin se trat de un show meditico, caracterizada por una intervencin camuflada, y, sobretodo financiada desde las esferas ms altas de los Estados Unidos y tambin del gobierno de lvaro Uribe de Colombia.

Hizo referencia al periodista espaol Pascual Serrano, en un artculo en Rebelin, los dos abogados colombianos que negociaron el rescate millonario por Betancourt, se habla aproximadamente de medio milln de dlares, fueron luego engaados por Uribe.

Entonces, la presunta liberacin no fue una accin heroica del ejrcito ni del gobierno colombiano como mostraron la mayora de los medios de comunicacin del mundo- sino un negocio y traicin de dos guerrilleros que, precisamente, sucumbieron ante el poder de la accin poltica y los medios de comunicacin. Sin embargo, dijo, por esa accin de liberacin, Betancourt hace pocos das, ac en el mismsimo suelo de Espaa recibi el Premio Prncipe de Asturias.

La accin de los monopolios en Amrica Latina

Continu con el ejemplo de Bolivia. Recurriremos a algunos titulares de los ltimos meses del peridico de mayor tiraje e influencia en Bolivia, La Razn: Evo Morales coloca a Bolivia al borde de la guerra civil, El totalitarismo de Morales ahuyenta la inversin extranjera, La Bolivia indgena de Morales se enfrenta a las cinco regiones autonomistas, entre otros. Esas son las informaciones, por ejemplo en La Razn que bajo la accin poltica- son transmitidas a nivel nacional e internacional, pero debemos sealar que en la mayora de los casos se tratan de medias verdades o sencillamente son informaciones falsas e incompletas, adems manipuladas.

La Razn, -continu- tiene como principal accionista al grupo espaol Prisa y, como este medio, existen cientos y miles en el mundo que dependen de los consorcios de la comunicacin.

Simple mercanca

Contreras tambin analiz lo que ya es un grito a voces en buena parte de la sociedad latinoamericana: los grupos econmicos que tienen fuerte influencia poltica y partidaria en la sociedad, tambin controlan gran parte de los medios de difusin a nivel mundial. Eso sucede en Espaa como en Bolivia, en Japn como en Brasil o en Estados Unidos como en Venezuela.

Reforzando su intervencin y para profundizar en la accin poltica y los medios, analiz el caso Prisa, precisamente porque es espaol, edita el peridico madrileo El Pas y los peridicos Cinco Das (econmico) y AS (deportivo). Pero, adems el grupo Prisa tiene una veintena de otros diarios locales, la Cadena Ser y a travs de Unin Radio, la mayor red de emisoras de lengua espaola en Estados Unidos, Mxico, Colombia, Costa Rica, Panam, Argentina y Chile. En Amrica Latina, Prisa controla casi medio millar de emisoras, entre propias y asociadas. En Argentina compr AM Radio Continental (se dice que por ms de 12 millones de dlares), una de las emisoras de mayor potencia de Buenos Aires.

Habl tambin de otros medios de importancia que pertenecen al grupo Prisa, como: La Razn, el principal diario de Bolivia; El Nuevo Da, el segundo diario de Santa Cruz; Extra, el peridico sensacionalista; la red nacional de televisin ATB y tambin un portal de Internet. La red de radio Caracol de Colombia, adems opera a travs del Grupo Latino de Radiodifusin en Bolivia, Panam, Costa Rica, Estados Unidos, Francia y Mxico.

Adems, los planes radiofnicos de Prisa involucran una expansin en toda Amrica Latina y en el mundo hispano de Estados Unidos, a travs de una nueva empresa llamada Unin Radio que tambin controla el 50 por ciento de la compaa mexicana Televisa, afirm.

Terrorismo meditico

A pesar de que los medios de comunicacin tienen en su filosofa, en sus principios, como pilares fundamentales la objetividad, la veracidad o la imparcialidad, cada vez ms, estn ligados precisamente a intereses polticos que defienden. La mayora de estos medios de comunicacin, con el objetivo de adquirir mayor poder cual si se tratara de pulpos mediticos- conformaron grandes monopolios. Y, a ttulo de ser los paladines de la libertad de prensa y jugando con la gran tecnologa controlan la informacin a favor de intereses poltico-empresariales.

En este mundo globalizado, la realidad no es como la pintan sino otra diferente: gran cantidad de los medios de comunicacin comerciales se convierten cada da ms en una simple mercanca porque estn sujetos a la libre oferta y la demanda.

Ellos afirm- ya no venden la noticia sino que venden al consumidor y, adems, la mayora de estos medios de comunicacin comerciales pretenden imponer un terrorismo meditico. Estos medios no cumplen con los objetivos sagrados que deben tener al servicio de la comunidad para el cual fueron creados sino que responden estrictamente a los intereses de clase de sus propietarios que, en general, influyen con acciones polticas.

Anteponen las acciones polticas a las comunicacionales

lex Contreras fue tajante al afirmar que las empresas monoplicas con intereses empresariales y acciones polticas antes que comunicacionales- son dueas de casi todos los medios de comunicacin en diferentes pases. En la Argentina, Brasil Colombia, Paraguay, Venezuela, como en Bolivia, son dos o tres las empresas monoplicas que controlan a decenas y centenas de medios escritos, televisivos y radiales. Y, en otros pases la situacin es exactamente la misma. En ese sentido, la accin poltica y medios van ahora de la mano, unas a favor de los gobiernos, otras con una oposicin meditica no slo contraria a una gestin gubernamental sino a la propia poblacin. Ambas estn en contra de los derechos de la sociedad.

Concluy su conferencia reafirmando que en algunos pases, ya no son los partidos polticos los opositores a un determinado gobierno, sino que los medios de comunicacin se convirtieron en la mejor oposicin. Por ejemplo, en mi pas: Bolivia, la mejor oposicin no es poltico-partidaria sino meditica-empresarial.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter