Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2008

Obama ante la Unin Europea

Leyla Carrillo Ramrez
Rebelin


Despejar las incgnitas del siglo XXI constituye un ejercicio ms difcil que las peripecias de un prestigitador del circo francs, el ms antiguo de Europa. Los polticos contemporneos recomiendan mesura y cautela en los pronsticos. Los economistas, exigen cifras concretas mitigantes de la crisis mundial que alcanza a todos. Los militares tejen los hilos de una estrategia, que puede ser ms audaz y agresiva, o con una retirada discreta.

La primera pregunta ante la victoria electoral del nuevo Presidente estadounidense es qu representar para la Unin Europea? Lo nico tangible para ellos era que el decadente mandato de George W. Bush deba finalizar. La cada de los dioses tambin era necesaria para otros continentes y grupos regionales.

La segunda incgnita sera tendrn algn respiro los eurocomunitarios ante la convulsa situacin internacional que legaron los republicanos? Predecir si mejorar la posicin de los europeos ms desarrollados sera tan complejo como descifrar los sortilegios de la antigedad. Estamos en el siglo XXI.

Durante su reciente periplo europeo, el nuevo Presidente Barack Obama lanz el mensaje de que ese Continente contribuyese ms y mejor a contrarrestar las diversas amenazas a la seguridad global, desde Irn al Medio Oriente y la proliferacin nuclear. Cuando visit Berln reconoci que Afganistn enfrentaba una alarmante situacin. La Canciller Angela Merkel argument ique prefera a los militares alemanes en la restauracin del pas asitico.

"La compleja contienda preelectoral estadounidense impide descifrar entre los compromisos y su plasmacin. El candidato demcrata prometi una salida responsable de Irak, llevar a buen trmino el combate contra Al Qaeda y los talibanes, garantizar la seguridad de las armas y los materiales nucleares y hacerlos inaccesibles para los terroristas y los Estados parias, lograr una autntica seguridad energtica y reconstruir las alianzas.

Uno de los aspectos que han incidido sobre el malestar popular en diversos pases miembros de la UE es el compromiso de arriesgar la vida de soldados europeos en otros continentes, producto de las guerras decididas por Washington, sin que se avizore el final de la contienda.

En su discurso del 4 de junio pasado ante el AIPAC [1] , Barack Obama certific su compromiso con Israel, porque los intereses estadounidenses y del lobby judo que tambin contribuy a costear la victoria de John F. Kennedy- son ms poderoso que todos los intentos por alejarse del Medio Oriente. En esa oportunidad encomi la verdadera amistad israelo-estadounidense; se deslind de las acusaciones lanzadas sobre sus orgenes pro-islmicos; exterioriz su dolor ante el holocausto sufrido por los judos; enfatiz que el Estado israelita debe mantenerse y que el nuevo gobierno contribuira por va pacfica para que tambin los palestinos alcancen su Estado; coadyuvara a la reanudacin de las conversaciones entre Israel y Siria. Sin embargo, expres que Irn representa el mayor peligro y desafo en la regin porque apoya a los terroristas, manipula el uranio e influye sobre los precios del petrleo. En sntesis proclam el modelo exitoso de cooperacin defensiva entre Tel Aviv y Washington y asever que siempre mantendr su compromiso militar para defender la seguridad estadounidense y de su aliado.

La cruzada antislmica se afianz mediante las torturas, los traslados forzosos y los actuales campos de concentracin antiterroristas estadounidenses, ocultos o apoyados por diversos pases de la UE, que alcanzaron un descrdito que no ha podido recomponerse hasta la fecha. La opinin pblica internacional y diversas organizaciones no gubernamentales fracasaron en su empeo para que en Guantnamo cesaran las flagrantes violaciones de los derechos ms elementales de los mal denominados combatientes ilegales. Ahora la heterognea Amnista Internacional plantea un plazo de 100 das al nuevo gobierno demcrata, para que clausure la prisin. Si ste accede, la Unin tambin sorteara parte del atolladero moral en que sumi su proclamado prestigio como protectora de los derechos humanos.

El derrotero de la poltica estadounidense hacia el Medio Oriente transita a partir de sus propios intereses y de los designios israelitas. Ante las variantes de proseguir y desatar nuevas guerras o retirarse del rea habra que despejar disyuntivas, que afectan la credibilidad en el mundo sobre el respeto de la Unin Europea a la justicia y la aplicacin de procedimientos punitivos que provocan constantes denuncias sobre frecuentes y crecientes violaciones de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario. Sigue pendiente la solucin del escndalo sobre los vuelos y crceles secretos en el que se ha involucrado.

Otro de los problemas que aquejan a la Unin Europea es salir del marasmo que representa el actual descalabro financiero estadounidense, especialmente para los pases que utilizan el euro como moneda. El asunto concierne a los economistas, pero diversas instituciones de la UE no pueden ocultar que si con el rgimen de Bush el panorama era tenebroso, ahora tal vez podran aspirar a soluciones ms sensatas, que evidentemente no seran extradas de un sombrero mgico.

Varias interrogantes pueden ser cul interlocutor estadounidense es ms accesible para los pases ms poderosos de la UE: un demcrata o un republicano? Qu representar para los gobernantes britnicos, alemanes, franceses, suecos, polacos y checos el dilogo con un Presidente que aunque nada pobre- proviene de un grupo tnico preterido por los europeos?

Los mensajes de augurios y salutacin se reproducen a la velocidad del sonido. Ya florece la conocida diplomacia activa eurocomunitaria: el Presidente de la Comisin, Joao Barroso llam a promover un multilateralismo que beneficie a todo el mundo y emplaz a que Estados Unidos y la Unin Europea participen como aliados al conducir al mundo a un orden distinto. El Presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pttering consider que el resultado electoral ofrece oportunidad para reforzar las relaciones.

En poltica es til recordar algunas curiosidades: Angela Merkel no accedi a que Obama hablase ante la simblica Puerta de Brandenburgo; Gordon Brown fue tan aliado como Anthony Blair de George W. Bush; Nicolas Sarkozy evidenci sus simpatas hacia el destronado Presidente republicano; Silvio Berlusconi lo honraba; Jos Luis Rodrguez Zapatero fue menospreciado por el inquilino de la Casa Blanca y Obama se pronunci por el derecho de Chipre a lograr un Estado bizonal y bicomunal, previa eliminacin de la ocupacin. Esto ltimo podra enrarecer la tradicional armona entre Turqua y Estados Unidos. Los acontecimientos tendrn la ltima palabra.

El contraste entre lo precedente y lo inmediato se resume como sigue: el actual Presidente del Consejo de la Unin Europea, a la vez mandatario galo, seal que la eleccin suscita inters en Francia, en Europa y ms all con una inmensa esperanza en que las relaciones tendrn nueva energa para preservar la paz y la prosperidad del mundo La Canciller Federal alemana enfatiz que nadie puede resolver por s solo los problemas del mundo; el Primer Ministro italiano consider que la amistad y cooperacin crecern y el Presidente del Gobierno espaol espera una etapa ms intensa, fluida y positiva.

Varios gobiernos de pases de Europa central y oriental han expresado su confianza en que la presidencia demcrata conduzca a la renovacin y al fortalecimiento de la cooperacin trasatlntica. Se han manifestado favorables a construir una cooperacin trasatlntica fuerte y til: el Presidente austriaco; el checo (pas que presidir la Unin durante el semestre enero-junio de 2009), quien lo invit a Praga; el rumano consider que la campaa consolid la confianza en la democracia norteamericana y robustecer la consolidacin estratgica; mientras que el blgaro confa en que Estados Unidos encabezar los esfuerzos de la comunidad internacional para crear y reafirmar un mundo prspero y pacfico.

Mientras esperamos otros augurios afloran diversas incgnitas a la usanza de los antiguos prestigitadores: Qu representar Obama para la UE? Quin vaticina el prximo cuatrienio? Se aproximarn ambas posiciones sobre el cambio climtico? Existe alguna remota posibilidad de que los eurocomunitarios sostengan con los nuevos polticos de Estados Unidos enfoques diferentes sobre la migracin, la xenofobia, la desigualdad tnica y religiosa o la sistemtica crtica de los derechos humanos en los pases pobres?

 

La Habana, 5 de noviembre de 2008

Ao del 50 Aniversario



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter