Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2008

La victoria de Obama: temor y esperanza

Immanuel Wallerstein
La Jornada


La totalidad de Estados Unidos y, de hecho, del mundo observ y casi toda sta vitore la eleccin de Barack Obama como prximo presidente de Estados Unidos. Y aunque durante la campaa electoral casi todos disminuyeron la central importancia del aspecto racial, el 4 de noviembre pareci que nadie poda hablar de nada ms. Hay tres cuestiones centrales de esto que casi todos los comentaristas llaman un evento histrico. Qu tan importante es? Qu es lo que explica la victoria? Qu es lo ms probable que pase ahora?

La noche del 4 de noviembre una inmensa multitud se reuni en el parque Grant, en Chicago, para escuchar el discurso de aceptacin de Obama. Todos aquellos que observaron la televisin estadunidense vieron que la cmara hizo zoom sobre Jesse Jackson y que l estaba llorando. Esas lgrimas reflejan el punto de vista virtualmente unnime de todos los afroestadunidenses, que consideran la eleccin de Obama como el momento de su integracin definitiva al proceso electoral estadunidense. No creen que el racismo haya desaparecido. Pero se cruz una barrera simblica, primero que nada para ellos, y luego para el resto de nosotros.

Este sentimiento es bastante paralelo al de los africanos en Sudfrica el 27 de abril de 1994, cuando votaron para elegir a Nelson Mandela presidente de su pas. No ha importado que Mandela, como presidente, no haya cumplido con todas las promesas de su partido. No importar que Obama no cumpla todas las promesas de su campaa. En Estados Unidos, como en Sudfrica, ocurri el amanecer de un nuevo da. Aun cuando sea un da imperfecto, es un mejor da que antes. Los afroestadunidenses, pero tambin los hispanos y la gente joven en general, vot por Obama en aras de la esperanza esperanza difusa, pero real.

Cmo fue que gan Obama? Como cualquiera que triunfa en una situacin poltica compleja: reuniendo una enorme coalicin de fuerzas polticas diferentes. En este caso, el espectro abarc desde muy a la izquierda hasta la derecha del centro. No habra podido sin ese enorme rango de respaldo. Y, por supuesto, ahora que ya gan, los diferentes grupos quieren que gobierne como cada uno de ellos prefiere, lo cual, por supuesto, es imposible.

Quines son esos diferentes elementos y por qu lo respaldan? En la izquierda, aun muy a la izquierda, votaron por Obama debido al profundo enojo por el dao que el rgimen de Bush infligi a Estados Unidos y al mundo, y por el temor genuino a que McCain no fuera mejor, tal vez fuera peor. En el centro-derecha los independientes y muchos republicanos sufragaron por l, sobre todo porque se han horrorizado de la siempre creciente dominacin de la derecha cristiana en la poltica del Partido Republicano, sensacin que qued subrayada por la eleccin de Sarah Palin como candidata a la vicepresidencia. Esa gente vot por Obama, porque tuvo miedo a la frmula McCain/Palin y porque Obama los convenci de que era un slido y sensato pragmatista.

Y entre esos dos grupos estn los llamados demcratas reaganitas, en gran medida obreros industriales muchos catlicos, muchos racistas que han tendido a desertar de las bases del partido demcrata en las elecciones recientes porque consideran que el partido se haba movido muy hacia la izquierda y desaprueban sus posiciones en cuestiones sociales. Estos votantes se regresaron al partido demcrata no porque su postura haya cambiado, sino por miedo. Les asust mucho la depresin econmica hacia la que se ha movido Estados Unidos y piensan que su nica esperanza es un renovado Nuevo Trato. Votaron por los demcratas, pese a que Obama es afroestadunidense. El temor pudo ms que el racismo.

Y qu va a hacer Obama ahora? Qu puede hacer ahora? Es muy pronto todava para estar seguros. Parece claro que se mover con prontitud para sacar ventaja de la situacin de crisis, como lo puso su nuevo jefe del gabinete, Rahm Emanuel. Yo sospecho que veremos una dramtica serie de iniciativas en los tradicionales 100 primeros das. Y mucho de lo que Obama haga puede ser sorprendente.

Sin embargo, las dos situaciones ms importantes se encuentran ms all de su control la transformada geopoltica del sistema-mundo y la catastrfica situacin econmica mundial. S, el planeta recibi la victoria de Obama con jbilo, pero tambin con prudencia. Es notable que dos centros de poder importantes emitieran declaraciones muy expresas y directas acerca del escenario geopoltico. Tanto la Unin Europea, en una declaracin unnime, como el presidente Luiz Inacio Lula da Silva, de Brasil, dijeron estar dispuestos a renovar su colaboracin con Estados Unidos, pero esta vez como iguales, no como socios menores.

Obama se saldr de Irak ms o menos en los trminos prometidos, aunque no sea sino por el hecho de que el gobierno iraqu insistir en ello. Intentar una graciosa salida de Afganistn, lo cual no ser fcil. Pero que vaya a hacer algo significativo en relacin con el empantanado conflicto entre Israel y Palestina o que pueda avanzar hacia un Pakistn ms estable, eso es ms incierto. Y tendr menos qu decir de lo que l piensa. Podr Obama aceptar el hecho de que Estados Unidos ya no es el lder mundial, sino nicamente un socio con otros centros de poder? Y si puede hacerlo, podr hacer que el pueblo estadunidense acepte esta nueva realidad?

En cuanto a la depresin, sin duda tendr que buscar una salida. Obama, al igual que los otros lderes importantes del mundo, es un capitn en un mar tormentoso, y puede hacer relativamente un poquito ms que slo evitar que su barco se hunda por completo.

Donde Obama tiene margen de maniobra es en la situacin interna. Hay tres cosas donde se espera que acte y pueda actuar, si es que est listo para ser audaz. Una es la creacin de empleos. Esto slo puede hacerse eficazmente en el corto plazo mediante acciones gubernamentales. Y se realizar mejor si se invierte en la reconstruccin de la degradada infraestructura de Estados Unidos y en medidas que reviertan el deterioro ambiental.

La segunda cuestin es el establecimiento, por fin, de una estructura de atencin a la salud en Estados Unidos que sea decente, en la cual todos, sin excepcin, estn cubiertos y en la cual haya nfasis considerable en medicina preventiva.

Una tercera rea es enmendar todo el dao que el gobierno de Bush hizo contra las libertades civiles bsicas, pero que tambin hicieron gobiernos anteriores. Esto requiere una revisin fundamental del Departamento de Justicia y del aparato legal y paralegal que se ha construido en los ltimos ocho (pero tambin en los ltimos 30) aos.

Si Obama acta decididamente en estos tres mbitos, entonces podremos decir que sta fue en verdad una eleccin histrica, una en la que el cambio ocurrido fue algo ms que simblico. Si no lo logra, el desencanto ser maysculo.

Muchos intentan distraer su atencin hacia mbitos en los que no puede hacer mucho y en los cuales su mejor postura es guardar un bajo perfil, aceptando la realidad de un mundo nuevo. Hay mucho que temer en torno a las acciones futuras de Obama, pero tambin mucho que ofrece esperanzas.

Traduccin: Ramn Vera Herrera

Immanuel Wallerstein



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter