Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2008

Gilad Atzmon prosigue en este ensayo su deconstruccin psicoanaltica del sionismo
Sabra, Chatila y la amnesia colectiva

Gilad Atzmon
Palestine Think Tank

Traducido por Manuel Talens


Waltz With Bashir es un impresionante documental israel de dibujos animados dirigido por Ari Folman.

En 1982, Folman era un soldado de infantera israel en el frente de batalla de la guerra del Lbano. En 2006, veinticuatro aos despus, Folman descubre con sorpresa que no recuerda absolutamente nada de aquella guerra ni de las masacres en Sabra y Chatila. La pelcula est planteada como un viaje hacia el pasado.

Waltz With BashirEl documental avanza mediante una cadena de entrevistas y conversaciones animadas entre Folman y sus compaeros militares, psiclogos y Ron Ben Yishai, el legendario reportero de la televisin israel, que fue de los primeros en informar sobre las masacres de Sabra y Chatila. El escenario tiene como objetivo la construccin de un discurso coherente del pasado personal a partir de los recuerdos dispersos de otros.

La pelcula es muy sensible y conmovedora. Hasta cierto punto, se trata de un valiente intento individual de enfrentarse con el devastador pasado colectivo israel y, en particular, con las masacres de Sabra y Chatila. Sin embargo, se nos recuerda en ella que las matanzas en los campos de refugiados palestinos, incluso si las organiz el ejrcito israel, fueron llevadas a cabo por los falangistas cristianos libaneses.

Esto puede explicar por qu a los israeles les ha entusiasmado la pelcula. Por un lado, no fueron ellos quienes ejecutaron la matanza. Por el otro, el hecho de que les guste el filme los retrata como grandes humanistas. Supuestamente se enfrentan as con su oscuro pasado.

Cuando se conoci la noticia de la masacre en los medios israeles, el primer ministro Menachen Begin respondi cnicamente a sus crticos que los rabes matan rabes y los judos se echan la culpa entre s. Begin se las arregl para dar profticamente en el clavo. Cualquiera dira que los israeles pueden enfrentarse fcilmente con una pelcula crtica sobre las masacres de Sabra y Chatila precisamente porque se trat de rabes matando rabes. Sin embargo, no apreciaron nada la pelcula Jenin, Jenin, de Mohamed Bakri, que cuenta la historia de la masacre de Jenin, un criminal ataque cometido por soldados del ejrcito de Israel. Est claro que los israeles no quieren recibir lecciones de un rabe sobre sus actos criminales.

In Waltz With Bashir, Folman parte a la bsqueda de su pasado perdido. En primer lugar va a ver a un amigo psiclogo, quien lo consuela de manera muy perspicaz: La memoria, le dice, puede ser muy creativa. Si lo necesita, se inventa un pasado.

Esto puede ayudarnos a comprender a Folman y las reflexiones de sus compaeros. Como era de esperar, en la pelcula el soldado israel es una vctima. Forma parte de una gran mquina de guerra, obedece rdenes. Es incapaz de detener la matanza, slo puede informar a sus superiores. Otra posibilidad que se le ofrece es disparar y llorar en retrospectiva o, como le sucede a Folman, reaccionar con amnesia o represin.

La pelcula de dibujos animados de esplndida realizacin nos permite asumir que cada recuerdo recuperado o discurso anterior verbalizado puede ser un constructo. Sin embargo, la ltima escena, con secuencias filmadas reales, nos lleva a los devastados campos de refugiados y a los lamentos palestinos. Est ah para decirnos: Seoras y seores, lo que sigue no es un recuerdo personal. Estas secuencias no son una deconstruccin animada. Es una masacre REAL que tuvo lugar delante de nuestras narices.



Exactamente en aquel tiempo yo era un soldado del ejrcito de Israel. Aunque no tuve nada que ver con la infantera, algunas de las escenas de la pelcula me resultaron familiares. Mientras la vea, a veces se me saltaron las lgrimas. Aquella guerra cambi mi vida de la misma manera que cambi las vidas de muchos israeles, palestinos y libaneses. Aquella guerra desencaden un viaje personal que termin por llevarme lejos de Israel, con la decisin de no regresar nunca ms. S muy bien que no soy el nico israel que reaccion de esta manera. Sin embargo, dej Israel con la clara determinacin de no formar parte del conflicto. Quera escapar, empezar una nueva vida en paz, olvidar, ser inocente por primera vez. Est claro que fracas. Por diversas razones que estn lejos de mi control, hoy en da estoy mucho ms implicado con todo lo relativo al discurso palestino de lo que lo hubiera estado nunca en Israel.

Pero sobrecogido por la calidad y la transparencia de la pelcula, he de puntualizar algunas cosas. Parece ser que son los israeles y los ex israeles quienes estn criticando de manera ms cruda y elocuente a Israel, al sionismo y la identidad juda. Ya se trate de Shlomo Sand, Israel Shahak, Ari Folman, Gideon Levi, Ilan Pappe, Oren Ben Dor, Eyal Sivan, Uri Avnery, Amira Hess, Avrum Burg, Daniel Barenboim, yo mismo u otros, todos consideramos el conflicto israel como nuestro propio conflicto y nos sentimos directamente responsables de l.

Puede que no nos pongamos de acuerdo entre nosotros en muchas cosas, pero coincidimos en una: este desastre en Palestina es asunto nuestro. Contrariamente a los muy espordicos judos occidentales que una vez al mes se manifiestan gritando al unsono, NO EN MI NOMBRE, sabemos que, por desgracia, todo esto se hace en nuestro nombre. Estamos avergonzados, nos sentimos responsables e insistimos en hacer lo que est a nuestro alcance para que cambie. Asumo que es bastante hacer lo posible para que nuestra voz sea relevante y difana.

La pelcula ha tenido un xito extraordinario en Israel. A los israeles les encanta llorar colectivamente y lamentar que los falangistas cristianos mataran en su nombre. Dicen que salen del cine diciendo, estas cosas slo pasan aqu, en este pas maravilloso nuestro, donde podemos enfrentarnos sin cortapisas con nuestro pasado.

Fui a ver el estreno londinense de Waltz With Bashir en el London Jewish Festival, que est patrocinado por el gobierno de Israel y por una larga lista de feroces organizaciones sionistas de derechas. Cabe preguntarse por qu los institutos sionistas apoyan una crtica tan dura contra Israel. Se me ocurre una posible respuesta: Israel adora presentarse a s mismo como una sociedad abierta y liberal. Si estoy en lo cierto, se trata de una decisin muy inteligente, siniestra y calculada, pues no slo presenta al israel como un humanista, sino que se las arregla para infiltrar furibundos institutos sionistas en el interior del discurso de solidaridad con Palestina.

Adems, mientras Israel se las arregle para generar alguna forma de desaprobacin de s mismo, a los autnticos enemigos de Israel les quedar poco espacio crtico de maniobra. Por mucho que despreciamos a Israel y a las instituciones sionistas, ms nos valdra aprender a admitir su sofisticacin.

Tras la proyeccin en el festival, David Polonsky, el director artstico de la pelcula, respondi a una breve serie de preguntas. Yo le hice una muy sencilla:

Si los israeles encuentran tan difcil recordar lo que les sucedi hace slo 26 aos, cmo es posible que cada uno de ellos recuerde exactamente lo que sucedi en Europa entre 1942 y 1944?

Lo sorprendente fue que a pesar de que estbamos entre judos y mi pregunta era bastante provocadora, ninguno de los presentes en la sala manifest el menor enojo. Asumo que los judos, cuando estn entre ellos, hacen muchas preguntas que nunca haran en un debate pblico abierto. Sin embargo, Polonsky no pudo darme una respuesta, lo cual es ms que comprensible.

Dicho lo cual, la pelcula sugiere dos posibles respuestas, ambas ofrecidas por el amigo psiclogo de Folman. La memoria es una construccin, tiene poco que ver con la realidad, dice el psiclogo. Todo hace suponer que tanto las instituciones como los individuos israeles y judos son muy productivos a la hora de construir y manufacturar una memoria personal y colectiva del sufrimiento judo. Por el contrario, el sufrimiento infligido a otros por los judos est bastante reprimido en la cultura contempornea israel y juda.

Ms adelante en la pelcula, el mismo psiclogo sugiere que la amnesia de Folman puede haber sido el resultado de su implicacin personal con el Holocausto. Estuviste implicado con la masacre mucho tiempo antes de que sucediese, a travs la memoria que tus padres conservaban de Auschwitz. Hasta cierto punto, esta introspeccin resuelve la bsqueda de Folman. Su represin se inici mucho antes de Sabra y Chatila.

De nuevo, aprendemos que el estrs pos-traumtico judo es en realidad un trastorno de estrs pre-traumtico. El modo de pensar judo e israel es una preparacin institucional a una tragedia que an no ha sucedido.

En un artculo anterior que se ocupaba del sndrome de estrs pre-traumtico, defin dicho estado mental como sigue:

En el sndrome de estrs pre-traumtico el estrs es el resultado de un acontecimiento fantasmtico, de un episodio imaginario situado en el futuro. En resumen, de un acontecimiento que nunca se produjo. A diferencia del sndrome de estrs pos-traumtico, en el que el estrs es la reaccin directa a un acontecimiento que pudo haber sucedido en el pasado (o a veces no), en el sndrome de estrs pre-traumtico estrs es, evidentemente, la manifestacin de un acontecimiento potencial imaginario. En el caso pre-traumtico una ilusin reemplaza a la realidad y la fantasa del terror se enfoca sobre una supuesta realidad peligrosa. Llevado al extremo, incluso un proyecto de guerra total contra el resto del mundo es una reaccin que no se puede descartar por completo.

Si el amigo psiclogo de Folman est en lo correcto, entonces la amnesia de Folman no es otra cosa que un sndrome de estrs pre-traumtico. La amnesia de Folman, que le impide recordar los acontecimientos de la guerra, se explica como una represin debida a un recuerdo remoto anterior del Holocausto. Se trata de la catarsis juda suprema, de la reactivacin de la (futura) tragedia a la luz de un acontecimiento pasado. El trauma est establecido de antemano.

Si el psiclogo tuviese razn, esto puede explicar por qu a los israeles y al pblico judo que asisti al London Jewish Festival les encant la pelcula. El sndrome de estrs pre-traumtico es la esencia de la existencia juda, cuya manera de estar en el mundo consiste en el intercambio entre tragedias pasadas y futuras. La vida adquiere sentido siempre que tengamos miedo y estemos constantemente preparados para un nuevo desastre, que ser el reflejo del desastre anterior.

La pregunta que debe plantearse todo pacifista es, qu posibilidad le deja a la paz una identidad tan autodestructora? O, dicho de otro modo, es posible hacer las paces con un individuo obsesionado por su futura destruccin?.

No me queda ms remedio que repetir aqu el viejo chiste del telegrama judo:

EMPIEZA A PREOCUPARTE, DETALLES DESPUS


Fuente: http://palestinethinktank.com/2008/11/15/gilad-atzmon-sabra-shatila-and-collective-amnesia/

Gilad Atzmon es msico, escritor y activista. Nacido y criado en Israel, se considera a s mismo como un palestino de lengua hebrea y desde el exilio londinense lucha con su arte a favor de la liberacin del pueblo palestino.

El escritor y traductor Manuel Talens es miembro de los colectivos de Cubadebate, Rebelin y Tlaxcala.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter