Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2008

No hay un segundo New Deal

Robert Kurz
Rebelin


Su promesa es una de grandes cambios. Su aura parece indicar que el hombre blanco, protestante y anglo-sajn ya no puede mantener las riendas del poder por su cuenta. Es necesario dinamizar la poltica de intervencin militar, estancar el fundamentalismo cristiano y buscar un equilibrio global. Se trata de ratificar poltica y econmicamente el fin del radicalismo neoliberal del mercado. A muchos les gustara volver a experimentar el New Deal de Roosevelt y el ordenamiento de Bretton Woods del postguerra, con mercados financieros rigurosamente reglamentados y tipos fijos de cambio. Raramente un nuevo presidente de los EE.UU caus tanto entusiasmo como Barack Obama. Y raramente fue tan msera la posibilidad de cumplir siquiera una sola de las esperanzas despertadas. La Obamana mundial no representa ninguna conciencia crtica, sino solamente la ilusin de una cura del capitalismo con crecimiento para todos. El programa, sin cualquier cobertura, de una 'economa social de mercado mundial' que tambin Angela Merkel tiene ms o menos en su maletn, sugiere un ambiente de salida hacia un futuro optimista que solo vive de la nostalgia de la clase media. Es una idea avergonzante pensar que la cara del capitalismo se deba humanizar justamente bajo la presin del colapso financiero y de la coyuntura econmica en cada libre. La crisis de la economa mundial no tendr un happy ending.

El 44 Presidente de los EE.UU hereda un presupuesto de Estado arruinado aun antes de su toma de posesin, con la quema de billones de dlares en la financiacin de la guerra y los encargos de saneamiento del sistema bancario a ser desbloqueado. El crash de la economa de las burbujas financiera, lejos de haber terminado, no puede transformarse en un crecimiento 'normal' y 'serio', porque no hay en vista ningn potencial sostenible para ello. En vez de un segundo New Deal, lo que est en la agenda es la gestin de emergencia del capitalismo financiero, que acaba de empezar y muy probablemente se extender en los prximos meses a la de los sistemas de tarjetas de crdito y a los hedge funds, as como a las industrias automovilstica y aeronutica. Socialmente, lo que se puede esperar no es el fin de los sueldos bajos, sino una gestin de la miseria cualitativamente nueva, cuando el reflujo de la cada coyuntural llegue a los hinchados sectores de servicios, que eran parte del crecimiento ficticio. Lo que seguramente no ocurrir es un segundo Bretton Woods. La 'distensin' estatal de la crisis solo es an posible a travs de una poltica inflacionaria del banco central de los EE.UU, que desvaloriza sendos billones de dlares de las reservas monetarias de Asia y amenaza precipitar la disolucin del sistema monetario mundial.

Contra la parlisis de los circuitos econmicos neurlgicos no hay carisma meditico que valga. Obama cambiar el capitalismo ms o menos con la misma paz y receptividad social con la que en otro momento Gorbachov hizo la 'renovacin democrtica' del socialismo. Su trabajo es el mayor proceso de la historia moderna que, al contrario del bloque sovitico, no terminar en un contexto ms amplio del sistema capitalista, sino en la desintegracin a bandazos del mercado mundial. Desafortunadamente, es de temer que el primer presidente negro de los EE.UU no entre en los anales de la historia como una figura luminosa, sino una figura trgica que, precisamente en su calidad de afroamericano promovido, haya sido predestinado por el inconsciente colectivo para pagar la crisis del capital mundial y de la ltima potencia mundial.

Original: KEIN ZWEITER NEW DEAL em www.exit-online.org. Publicado em Neues Deutschland", 07.11.2008

Traducido del portugus por Rodrigo de Rezende



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter