Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2008

Entrevista con el portavoz de la Asociacin de Acadmicos Musulmanes de Iraq
La ocupacin no puede perdurar

Serene Assir
Al Ahram Weekly

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Serene Assir entrevist en Madrid el 31 de octubre pasado al Sr. Mohamed Al-Faidhi, portavoz de la Asociacin de Acadmicos Musulmanes de Iraq, sobre el futuro de la resistencia y la inevitabilidad de la retirada estadounidense.

Serene Assir: La Asociacin de Acadmicos Musulmanes de Iraq (AMSI, por sus siglas en ingls) es uno de los fundamentos intelectuales de la resistencia iraqu, cmo empez su trabajo?

Mohamed Al Faidhi: La Asociacin de Acadmicos Musulmanes en Iraq (AMSI) se estableci como asociacin religiosa tras el comienzo de la ocupacin, con unos objetivos que, al principio, no estaban relacionados con la poltica, en un intento por llenar el vaco dejado por el Ministerio para el Awqaf o de asuntos religiosos. ramos tambin responsables de establecer contacto con personalidades religiosas, tribales y sociales para aumentar el nivel de conciencia de la ciudadana y evitar cualquier sntoma de guerra civil porque, tras detalladas observaciones, fuimos conscientes de que la ocupacin tena la clara intencin de provocar una guerra civil. Conseguimos evitarla mediante una serie de decretos (fatwas) entre nosotros y todas las dems confesionales y grupos sectarios.

Tenamos tambin una tercera responsabilidad, que era aumentar la conciencia y cultura de nuestro pueblo contra la ocupacin, porque al principio haba muchas personas que tenan la percepcin de que la ocupacin vena a ayudarles o a prometerles una vida mejor. Por eso, a travs de nuestras iniciativas, ya fuera en las mezquitas en los rezos del viernes o mediante reuniones generales, mostramos al pueblo que la ocupacin no llegaba para servir a la nacin, que tena sus propios objetivos y que trabajaba para destruir, no para construir.

Esos fueron nuestros primeros objetivos. No tenamos intencin de participar en el trabajo poltico porque dependamos de las fuerzas polticas existentes, islmicas o de otro tipo, pero siempre patriticas, que desempeaban ese papel. Sin embargo, tras la creacin del Consejo de Gobierno de julio de 2003, nos sorprendi que la ocupacin inclua a la mayora de fuerzas polticas, ya fuera a la mayora que haba venido con ellos del extranjero o a la minora que operaba desde dentro. Por eso comprendimos de un da para otro que haba desaparecido la voz de la oposicin ante la ocupacin, porque la mayora de las fuerzas polticas estaban comprometidas con el proyecto poltico que la ocupacin estaba creando, y para imponerlo haba enviado a un dirigente civil, que fue Paul Bremer.

A partir de ah, el AMSI fundado se vio obligado a dirigir el trabajo poltico para reavivar los conceptos de oposicin y para elevar el nivel de conciencia del pueblo contra la ocupacin. Nuestra primera declaracin se refiri al Consejo de Gobierno y en ella se seal que el AMSI haba aadido a sus responsabilidades una nueva, la de constituirse como oposicin poltica y tambin como tal ante los medios de comunicacin, y la de elevar el nivel de la gente contra la ocupacin. Actualmente, hemos emitido nuestro comunicado nmero 580 y todos nuestros comunicados son comunicados polticos.

Pregunta: Cmo se desarroll la resistencia iraqu?

Respuesta: De una lectura de la historia se aprende que la resistencia pasa por tres fases. La primera es la fase de reaccin. Esta fue quiz la ms difcil porque la ocupacin trat de tapar la existencia de cualquier tipo de resistencia, hasta el punto de perseguir a los periodistas que indicaran que exista. En esa fase fuimos quienes proclamamos la resistencia, quienes dijeron que exista una resistencia y proporcionamos pruebas de ello.

Hay una segunda fase, conformada por un proceso de diferentes actividades que van concretndose bajo una serie de ttulos y eslganes, tomas de posicin, etc. Esta es la fase en la que nuestra resistencia est en estos momentos. Hay numerosos grupos, incluyendo a las Brigadas de la Revolucin de 1920, al Ejrcito Al-Rashidin, al Ejrcito de Muyahaidines, y es, desde luego, una fase mejor que la anterior, ms avanzada. Una vez que aparecieron todos esos grupos y nombres, las fuerzas ocupantes se volvieron locas porque ya no les era posible ocultar ante los medios la existencia de una resistencia, y por eso se refugiaron en otra idea, y esa idea se centr en decir que esos grupos no resistan en nombre del pueblo iraqu, sino que eran grupos que venan de fuera, a los que se describa como terroristas.

Esto le cre al AMSI otra difcil responsabilidad, la de tener que decirle al mundo a travs de los medios de comunicacin que eso no era verdad, que haba una resistencia considerada legtima por las religiones del libro y por las convenciones de las Naciones Unidas, y que otra cosa era el terrorismo. Rechazamos el terrorismo que se ceba en los civiles, pero estamos con la resistencia y lo que nuestro pueblo est haciendo es resistencia, no terrorismo.

Debido a estas ideas, entramos tambin en confrontacin con las fuerzas ocupantes, y como AMSI nos convirtieron en blanco y, slo entre nuestros integrantes de base, tenemos ya alrededor de 200 mrtires y 180 prisioneros en las crceles de la ocupacin y del gobierno. La razn de esta represin es por apoyar a la resistencia y porque nuestro trabajo sirvi para desbaratar los intentos de ocultar la realidad. La resistencia est actualmente en esa fase, la segunda. Y estamos todava trabajando dentro de este marco y fijando sus objetivos, y donde quiera que vamos en el mundo rabe e incluso en Europa, nuestro papel es hacer saber que hay una resistencia con nobles objetivos, y que eso no es terrorismo, que lo que queremos es liberar nuestra nacin y construir un estado de acuerdo con los criterios seguidos en todo el mundo, mediante un proceso electoral que elija a nuestros gobernantes y que eso es algo a lo que tenemos derecho.

Hay una tercera fase en la historia de los movimientos de la resistencia a la que la resistencia iraqu no ha llegado an. Estamos trabajando para alcanzar esa fase, que es cuando aparece un liderazgo integrado que rene a todos las diferentes ramas de la resistencia, con cierto control territorial y que obliga al enemigo ocupante a sentarse en la mesa de negociaciones. Honestamente, esa fase es an muy difcil de alcanzar. Histrica y normalmente, lo que ha sucedido en los movimientos de la resistencia en la segunda fase es que la resistencia empieza a recibir apoyo internacional. Mire, por ejemplo, el caso de la resistencia vietnamita o la resistencia argelina. Una vez que hay ttulos y nombres para el movimiento de resistencia, los diferentes estados o pueblos empiezan a simpatizar con ellos. Sin embargo, en nuestro caso, la resistencia es diferente. No cuenta an con apoyo internacional, ni siquiera de la regin, y la razn es que es la primera vez en la historia de la humanidad y esto sorprende a muchos- que hay una resistencia contra la nica superpotencia en el mundo.

A travs de la historia, todos los movimientos de resistencia que han aparecido, ya sea en nuestro mundo rabe o en Europa o en cualquier otro lugar, lo hicieron en el contexto de ms de un eje de poder. Por eso, cuando un movimiento de resistencia apareca contra uno de los ejes, el apoyo provena de los otros. Mire, por ejemplo, la resistencia vietnamita. Estaba Rusia, que era una gran potencia, y estaba China, y haba estados no alineados, y haba aproximadamente 47 estados socialistas que apoyaban a la resistencia vietnamita. La situacin de la resistencia iraqu es nica al resistir en un mundo que por vez primera est gobernado por una nica potencia. Y es una desgracia que la nica potencia sea sta. Eso hace que la resistencia sufra mucho. Porque ese eje domina la poltica internacional y las organizaciones internacionales y los medios de comunicacin, se las arregla para controlar a cualquier parte que intente apoyar la resistencia, ya sea econmicamente o moralmente o en los medios o polticamente.

Fuimos, sin exagerar, los que ms apoyaron a la resistencia contra el ocupante, aunque de esa forma estuviramos exponindonos a las represalias de la ocupacin.

La resistencia est actualmente en la segunda fase, y estamos luchando y trabajando para alcanzar la tercera fase para forzar a nuestro enemigo a negociar y a retirarse de nuestra tierra y que el pas sea devuelto a su pueblo.

P.: Debido a la singularidad de la resistencia iraqu, que Vd. describe, muchos sienten que la resistencia est luchando en nombre de todos nosotros, incluso fuera del mundo rabe. Est de acuerdo?

R.: Le aseguro, como siempre he asegurado a los medios, que la resistencia iraqu no es slo una resistencia iraqu. Resiste en nombre del mundo rabe, del mundo islmico y de los seres humanos de todo mundo. EEUU lleva a todos la opresin. Su alcance se extiende por todo el mundo, norte, sur, este y oeste. Esto es una realidad que todo el mundo conoce. La resistencia iraqu ha asumido el papel de defender los derechos de todos.

Recuerdo una historia. Tengo un amigo en Londres que trabaja como traductor y tiene empleados de China. Un empleado me pregunt una maana que cuntos estadounidenses haban muerto en suelo iraqu y que le respondiera. Entonces pude ver que cuando aumentaba el nmero de muertos estadounidenses, ms feliz se senta. Por eso le pregunt, dada su simpata con el pueblo iraqu, que si era quizs musulmn. Me dijo que no. Por eso le dije, por qu te sientes feliz cada vez que la cifra de muertos estadounidenses aumenta? Me contest que en Iraq somos como una especie de barricada. Si esa barricada se viene abajo, la mano de los estadounidenses llegar a China. Es posible que los rusos pudieran decir lo mismo o incluso un europeo, porque los europeos pueden bien reconocer que EEUU ha superado todos los lmites y ha pasado por encima de los derechos y la voluntad de todos los pueblos.

P.: AMSI emiti una fatwa tachando de traicin el denominado Acuerdo para el Estatuto de las Fuerzas (SOFA, por sus siglas en ingls) que EEUU est tratando de concluir con sus tteres locales aliados. Adems de ser ilegal, tendr este acuerdo algn efecto sobre el terreno?

R.: Como puede ver cualquiera que siga las noticias de Iraq, el pueblo iraqu rechaza el acuerdo. Fue rechazado pblicamente por la resistencia iraqu y por las asociaciones que apoyan la resistencia y por las asociaciones que representan a sectores importantes de la sociedad y tambin por las fuerzas polticas. Lo que resulta interesante es que incluso algunas de las fuerzas polticas que estn dentro del juego poltico estadounidense han manifestado tambin ese rechazo. Naturalmente que eso puede ser por razones que no tienen nada que ver con el patriotismo. Como es bien sabido, hay estados vecinos incluyendo, hay muchas fuerzas iraques aliadas con Irn, e Irn no quiere ese acuerdo porque considera que la presencia estadounidense es peligrosa para l a largo plazo.

Por eso casi ha habido consenso a la hora de rechazar el acuerdo. Sin embargo, por desgracia, el acuerdo ha perdido capacidad de negociacin y est siendo forzado y si no se firma, el pueblo iraqu pagar un enorme precio. No obstante, los acuerdos se construyen en un intercambio de libre voluntad y a partir de la soberana. Como consecuencia, creo que ese acuerdo, aunque se firme, no tiene significado alguno. Por qu? Porque si EEUU pretende permanecer en Iraq, ejecutara los contenidos del acuerdo sin que hubiera acuerdo: manteniendo su poder. Y si EEUU se va, entonces el primer paso del poder patritico entrante sera arrojar ese acuerdo al cubo de la basura. Adems, creo que el mundo est siguiendo los hechos y sabe que es un acuerdo forzado sin valor alguno.

P.: La ocupacin de EEUU en Iraq est derrotada, es incapaz de conseguir sus objetivos. Sus fuerzas locales especialmente el rgimen ttere de Maliki- no tienen credibilidad. Adems de con terror y la violencia, cmo puede resistir?

R.: Le aseguro que la ocupacin estadounidense no puede permanecer. A menudo decimos a los medios que la ocupacin caer pronto. Algunos periodistas se sorprenden, y responden con la siguiente pregunta: Vd. habla con total confianza, cmo puede saber eso? Decimos que tenemos informacin detallada y que conocemos la realidad a la que se enfrentan los estadounidenses.

Recuerdo algo que dijo uno de los acadmicos en una entrevista con Al Yasira, que EEUU parece hoy el Profeta Suleiman, que permaneci de pie incluso despus de muerto. Entonces, como dice el Corn, lleg una hormiga y se comi el palo en el que se apoyaba y cay muerto. Y si esa gente que trabajaba con el profeta hubiera sabido que llevaba tiempo muerto, no habran continuado actuando igual, y el acadmico continu diciendo que EEUU est empezando a morir. Y aunque todava siga apareciendo ante los rabes y ante otros como una potencia fuerte, ya no lo es. Est empezando a devorarse a s mismo.

Esta bella y aguda metfora es representativa, a mi entender, de la situacin en Iraq. EEUU est derrotado. EEUU no confa en s mismo. Se podra comparar con la persona que cuelga de un alto edificio, que sabe lo que le suceder si suelta la fina cuerda que le mantiene amarrado a la vida. Se ve obligado a agarrarse. EEUU sabe que si llega a conocerse la verdad, estar acabado como gran potencia frente al mundo.

Por esta razn es por lo que sigue matando a diario, para no admitir que est derrotado. EEUU no quiere repetir la experiencia de Vietnam. Pero, puede estar segura, ese momento est llegando. Y por ello, creo que el presidente entrante, ya sea republicano o demcrata, no tiene otra opcin que la retirada, porque va a quedarse muy sorprendido cuando vea la escala del desastre que ha heredado del Presidente Bush, por el hecho de que el Presidente Bush estaba encubriendo la realidad.

P.: La ocupacin estadounidense ha destruido el que en otro tiempo era un sistema sanitario avanzado. El clera ha alcanzado proporciones de epidemia. El tambin muy avanzado sistema educativo iraqu ha sido asimismo destruido, amenazando el futuro de Iraq al minar las capacidades de sus generaciones futuras. Piensa que todo esto se ha hecho a propsito?

R.: S, as lo manifest en un comunicado al canal Al-Arabiya en septiembre de 2003. Dije entonces: Solamos decir que EEUU ha venido a quedarse, mientras que ahora decimos que EEUU ha venido para marcharse pero slo despus de destruirlo todo. Nos sorprenda que hubiera una poltica de destruccin programada, y no era algo al azar, ni en respuesta a reacciones populares ni ante acciones de la resistencia. No, cualquier excusa les serva para destruir un hospital, cualquier excusa para quemar una clnica, cualquier excusa para quemar los campos. Est segura, cuando los estadounidenses llegaron lo hicieron con la idea de destruir, destruir y destruir.

P.: La administracin estadounidense saliente y los republicanos sostienen por lo general que el triunfo en Iraq est al alcance de la mano. Cmo puede EEUU pensar que Iraq ha sido un xito cuando casi un cuarto de la poblacin iraqu ha sido desplazada internamente y fuera del pas y desde el ao 2003 hay alrededor de un milln de iraques que han muerto?

R.: Lo que hace que esta guerra sea un hito es que desde el principio hasta final se ha construido a base de mentiras. Para empezar, mentira era cuando decan que Iraq tena armas de destruccin masiva y que Saddam Hussein tena vnculos con Al- Qaida, pero aunque esas mentiras son ya patentes, no dejan de aparecer ms mentiras. En una poca en la que presenciamos cientos de muertes y la destruccin de los hospitales, decan que nos traan la libertad. Nosotros, los iraques, no sabemos si rer o llorar ante tanta locura. Siempre estn anunciando que estn venciendo.

Quiz recuerde que hace dos o tres aos el Presidente Bush declar que la victoria estaba cerca, y no s cmo poda pensar eso. Piensan que han triunfado, o esa es la mentira que han construido. Creo que lo que ellos quieren expresar con victoria es un aumento de la destruccin en Iraq, y un aumento de las matanzas. El lenguaje de la victoria estadounidense es el lenguaje de la destruccin de Iraq y la eliminacin de su existencia.

Segn estadsticas del Pentgono, publicadas en la pgina de Internet de los veteranos de guerra estadounidenses, la cifra aproximada de estadounidenses muertos en Iraq desde 1991 a 2007 fue de casi 37.000. Sabemos que en la guerra de Kuwait murieron muy pocos estadounidenses, y para aligerar la conmocin del pueblo estadounidense, se ampli la extensin del estudio. La cifra publicada de heridos estadounidenses supera los 600.000. Le garantizo que la cifra real es mucho ms alta que esa. Esas son cifras estadounidenses. La semana posterior a la publicacin de ese estudio, el Presidente Bush orden que se quitara de la pgina porque representaba un escndalo. Est ocultando las prdidas reales.

P.: Cree a Barack Obama cuando habla de retirar a las tropas estadounidenses en un plazo de diecisis meses?

R.: Creo que la decisin de retirada de la que Obama habla no es ms que una carta electoral. En segundo lugar, si est diciendo la verdad o no, si llega al poder se ver obligado a retirarse. Esto se debe a que no puede permitirse heredar los errores de otros y pagar el precio por ellos, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que es demcrata. No creo si tiene alguna capacidad para pensar en todo ello- que se quede en Iraq.

P.: En los medios de comunicacin, incluso en fuentes independientes, las cifras de los ataques contra las fuerzas estadounidenses y las bajas de EEUU parecen haber descendido significativamente en aos recientes. Es esto as? Y si lo es, cul es la razn?

R.: Eso es verdad. El nmero de operaciones de la resistencia ha descendido hasta un cincuenta por cien, s. Hay razones para esto y la principal causa son los proyectos de los Consejos del Despertar (Al-Sahwa) [*]. Tenemos zonas como Al-Anbar, zonas muy calientes, y aproximadamente la mitad de las operaciones contra la ocupacin solan tener lugar en la provincia de Anbar. Ah fue, en Al Anbar, donde se crearon lo proyectos Sahwa. A eso se debi ese descenso del cincuenta por cien Al-Sahwa triunf durante un tiempo, aunque ahora estn acabados, como le contar en breve.

Triunfaron temporalmente porque EEUU estuvo machacando mucho a la provincia de Al-Anbar durante ao y medio: no haba mercados ni hospitales, slo toques de queda, y la gente lleg hasta a pasar hambre y a morirse de inanicin. De repente, EEUU convirti en lderes a gentes de la ciudad y dijo que ellos iban a salvar la ciudad y levantaron las presiones, hasta dar la impresin de que eso se deba a todos esos individuos. Al empezar confiaron en ellos. Esta es la razn del xito del proyecto.

La segunda razn fue que hubo errores cometidos por grupos extremistas en Al Anbar que incluyeron el asesinato de gente. Mataban a un hombre slo porque haba sido visto entrando en un campo militar estadounidense. O porque un hombre haba apoyado a la polica, incluso aunque no trabajara para la polica como tal. O mataban a los hombres que haban trabajado para la polica pero que luego dimitan y pedan perdn. Esos fueron grandes errores. Adems de esos errores, los estadounidenses, segn informaciones muy exactas, tenan escuadrones de la muerte secretos y privados, que colocaban artefactos y los hacan explotar y echaban la culpa a esas organizaciones, o mataban a nios o envenenaban el agua y cosas as, echndole siempre la culpa a esos grupos.

Por eso se cre una atmsfera muy angustiosa para la gente y cuando esos supuestos sheijs de Al-Sahwa surgieron, EEUU dej de presionar sobre Al-Anbar y orden a los escuadrones que pararan de poner explosivos. Tambin tenemos pruebas documentadas de soldados estadounidenses colocando explosivos y que, por las cosas del destino, volvieron despus por el mismo sitio y murieron por los mismos explosivos que haban colocado. Mientras tanto, la gente empez a simpatizar con Al-Sahwa y por eso la resistencia perdi en esa zona el entorno que le daba su apoyo, y Vd. sabe que entre los factores ms importantes para el xito de un movimiento de resistencia est el apoyo del entorno en el que se mueve. Por eso, cuando se perdieron los apoyos en esa zona, el nmero de operaciones descendi.

Sin embargo, ahora el proyecto Sahwa ha terminado. Los mismos estadounidenses lo han abandonado. Y, adems, los hombres de Al-Shawa han cometido a su vez graves errores, hasta el punto que han perdido la confianza de la gente. Ahora, la resistencia ha empezado a reconquistar la confianza. Le aseguro que dentro de los prximos seis meses, y en base a las estimaciones que venimos experimentando, el nivel de operaciones de la resistencia volver al punto en que estaba antes del proyecto Sahwa.

P.: Cmo va a conseguirse la paz en Iraq?

R.: No habr paz mientras haya ocupacin. La ocupacin no funciona a base de entendimiento o negociacin. Un ocupante no hace amistades ms que con la bala y el can: esta es una verdad universal. Cada vez que intentamos resolver un problema que ha aparecido en Iraq debido a la ocupacin, y conseguimos resolverlo, la ocupacin va y crea otro problema nuevo. No acertamos a salir de ese crculo vicioso porque la ocupacin no est interesada en ponerle fin. Por ejemplo, hubo muchos intentos de provocar una guerra civil, y pudimos, con la ayuda de Dios, superar eso y despus la ocupacin apareci con el proyecto Sahwa, etc.

Por eso el primer paso para la paz es que los ocupantes se vayan.

Si el ocupante se va, no quiero exagerar, no quiero decir que vamos a llegar a la paz de un da para otro, no. Habr muchos problemas. Pero podremos enfrentarnos a ellos. Nosotros, iraques, podemos trabajar para resolverlos, uno a uno, todos juntos, sin ninguna potencia en medio crendonos problemas.

Nosotros, como AMSI, hemos propuesto en nuestro programa desde el principio que es necesario que la ocupacin se vaya de Iraq con garantas internacionales; debemos centrarnos en el proceso poltico y cancelar esa constitucin; y tenemos que restaurar el autntico ejrcito iraqu. Esa es la senda hacia la paz. El primer paso es que el ocupante se vaya.

N. de la T.:

[*] Sobre los Consejos del Despertar, puede consultarse el siguiente artculo:

http://www.nodo50.org/iraq/2008/docs/10_04_entrevista_EI.html

Enlace con texto original en ingls:

http://weekly.ahram.org.eg/2008/922/re9.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter