Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2008

Expansin y bases militares de Estados Unidos en el mundo y la OTAN

Jos Francisco Gallardo Rodrguez
Rebelin


I.- Introduccin

Histricamente el hombre ha tenido instintos de apropiarse de las cosas que no le pertenecen -territorios de caza, pastoreo, cuevas, lagos, naturaleza, recursos, mujeres- y matar para obtenerlos. Es un instinto natural que el desarrollo de la civilizacin someti y reprimi en el plano individual, mas no en lo colectivo, a tal grado que el despojo y la violencia ejercidos por un ente estatal a travs de las guerras de conquista, incluso para apropiarse de pueblos y territorios enteros, fueron considerados dignos de admiracin. Por consiguiente, proveer a la defensa propia ha constituido desde el comienzo de la humanidad, una de las tareas primordiales de toda comunidad.

El hombre comenz a refugiase en grutas y en lo ms profundo de los bosques, o levant empalizadas para proteger sus carpas fabricadas de pieles y ramas. La tendencia a protegerse detrs de un reparo fsico, natural o artificial, cualesquiera que sea, permanece en el tiempo: el hombre construye sus ciudades junto a mantos de agua, cerca de los recursos para sobrevivir, en cimas de difcil acceso, las rodea de muros; bajo esa proteccin se han desarrollado modos de vida, culturas con caractersticas e identidades distintas, tal como ocurri en la polis griega y en la Roma antigua.

Cuando el Estado supera los lmites de la ciudad y engloba territorios cada vez ms vastos, las barreras de proteccin se trasladan a confines externos: los lmites imperiales, la muralla china, la muralla de Adriano, que al sobreponerse y entrelazarse con otras se teje una red compleja de intereses de alta conflictividad. (Jannuzzi, 2005)

As las cosas, esta necesidad de proteccin fsica recorre toda la antigua historia militar y llega hasta nuestros das, adaptndose a la evolucin del arte militar: la lnea Maginot, la muralla Atlntica, el muro Israel-Palestina, el muro de Berln, etctera. No obstante lo tradicional y conservador del pensamiento militar, la innovacin de las armas fueron cambiando la manera de hacer la guerra. Los muros y las trincheras se volvieron obsoletos con el advenimiento de la artillera y la aviacin. Pero la necesidad de la proteccin fsica nunca ha decrecido: las defensas antiareas cada vez ms complejas y sofisticadas, y el escudo estelar estadounidense no son ms que intentos por levantar una barrera fsica alrededor del territorio contra la amenaza por todo cuanto pudiera llegar proveniente del aire.

As las cosas, la proteccin fsica a travs de desarrollos e idneos instrumentos militares, las comunidades humanas naturalmente se han provedo de su propia seguridad. Al comienzo los ejrcitos fueron vistos como medios para desalentar la agresin externa o reprimirla en caso de que sta tuviera lugar (Si vis pacem, para bellum). Resulta interesante hacer notar que esta concepcin romana del uso militar, que prefigura la doctrina moderna de amenaza, aparece con mayor medida en las sociedades y en los perodos de orientacin democrtica, en lo que resulta polticamente difcil comenzar a conducir guerras que no sean de defensa del pas o de sus intereses percibidos como vitales o elementales.

Paralelamente, adems de recurrir a las barreras fsicas y fuerza militar, los Estados tambin confiaron su propia seguridad a los mecanismos diplomticos: tratados de amistad, pactos de no agresin y alianzas poltico-militares. En la acepcin clsica de seguridad, estos mecanismos estuvieron polticamente ligados a momentneas convergencias de objetivos, a cuyo inters solidario permanecen subordinados al variar los intereses individuales de cada Estado; en el contexto a menudo el aliado en el papel fue visto con mayor sospecha que el enemigo declarado, o fue considerado como un potencial enemigo.

Por lo general, los arreglos diplomticos carecieron de un sustrato ideolgico y de las razones que complementaran las razones geopolticas siempre prevalecientes de carcter sincrtico, es decir, la conciliacin de adversarios o alianza de opuestos en torno a un propsito comn. Por ejemplo, las guerras de religin, vieron aliarse a la Francia catlica con los prncipes protestantes de Alemania contra el Emperador Carlos V, catlico tambin. Cuando histricamente Francia y Alemania haban estado en disputa.

No debe negarse el papel de los tratados en los equilibrios y desequilibrios del cambiante juego de las relaciones internacionales, pero a menudo se trat de construcciones de difcil funcionamiento en el terreno y en una permanencia a ser abandonadas o invertidas como lo ha probado la historia. (Jannuzzi, 2005)

Tal cual lo define Hans J. Morgenthau en su libro La lucha por el poder y por la paz, a travs de la teora del realismo poltico, la poltica internacional es analizada como un supuesto que debe comprobarse de un modo emprico y pragmtico y no a priori. Por tanto, para valorarlo debemos apartarnos de aquellas nociones abstractas y preconcebidas y de conceptos ajenos a la realidad; el propsito de esta suposicin, es aportar orden y significado a un complejo de fenmenos que de otra manera parecern desconectados e ininteligibles. As las cosas, Morgenthau visualiza la poltica internacional a travs del concepto del inters definido en funcin del poder; este concepto, nos provee del eslabn que procura entender la poltica internacional y los hechos que deben comprenderse.

En este sentido, Max Weber refuerza la teora de Morgenthau: las acciones de los hombres se ven dominadas por intereses, y no por ideas. Sin embargo, las imgenes del mundo creadas por estas ideas, con frecuencia han servido para determinar las vas donde el dinamismo de los intereses contina impulsando las acciones. (Morgenthau, 1963)

II.- Alianzas regionales

Las alianzas regionales son vnculos establecidos entre diferentes Estados con intereses comunes en una zona geogrficamente delimitada. La funcin tradicional de una alianza es de orden militar: su principal objetivo es garantizar la seguridad de los pases miembros frente a potenciales agresores. Los miembros de la alianza, unidos por un tratado, se garantizan una asistencia mutua en caso de invasin del territorio de alguno de ellos por una potencia extranjera. Las alianzas realizadas despus de finalizar la II Guerra Mundial son exclusivamente de carcter defensivo; se sitan en el marco de una estrategia de disuasin, generalmente de carcter regional. A lo largo de la segunda mitad del siglo XX, parece que la finalidad de las alianzas ha evolucionado, al adquirir las relaciones econmicas tanta importancia como los vnculos estratgicos; estas alianzas tienden cada vez ms hacia una integracin poltica y econmica de los pases miembros.

1.- Las organizaciones poltico-militares

Cuando Francia, Gran Bretaa, Blgica, Pases Bajos y Luxemburgo firmaron el Tratado de Bruselas (1948), estableciendo una alianza defensiva dirigida principalmente contra el bloque sovitico, se esboz la creacin de una organizacin poltico-militar comn. La experiencia de la guerra haba demostrado lo difcil que resultaba establecer un mando nico durante los combates. Se trataba, pues, de establecer en tiempo de paz un mando nico, que se materializ en la creacin de un Estado Mayor interaliado en Fontainebleau. La Unin Europea Occidental (UEO), fundada en 1955, recoga las clusulas del Tratado de Bruselas, aceptaba el ingreso de nuevos miembros y se dotaba de un Consejo de Ministros y de una Asamblea. (Encarta, 2006)

De la misma manera, la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte (OTAN), fundada en 1949, que sell la alianza entre diversos pases de Europa Occidental y Estados Unidos, cuenta con un consejo permanente. La alianza es tanto poltica como militar y la organizacin de una defensa comn corre pareja con el acercamiento de las respectivas polticas exteriores. El objetivo de la OTAN no es slo salvaguardar la paz y la seguridad en el Atlntico Norte, sino tambin desarrollar la estabilidad y el bienestar en la zona.

En el bloque antagnico, el Pacto de Varsovia (acuerdo de defensa recproco firmado por los pases comunistas de Europa Oriental en 1955) estableci igualmente un mando unificado. Adems de una alianza militar, constitua un instrumento poltico para asegurar el dominio de la Unin Sovitica sobre el bloque comunista. El Pacto se disolvi el 1 de julio de 1991, cuando se produjo el hundimiento de los regmenes comunistas y se rompieron los lazos de dependencia mutua.

2.- Otras alianzas

En un contexto internacional marcado por la Guerra fra y por la emergencia poltica de los pases en vas de desarrollo (como consecuencia del movimiento de descolonizacin), las alianzas que entonces vieron la luz pretendan reforzar la cohesin poltica en el mbito regional: la Organizacin de Estados Americanos (OEA) en 1948, la Organizacin del Tratado del Sureste Asitico (SEATO) en 1954, la Liga rabe en 1945 y la Organizacin para la Unidad Africana (OUA) en 1963, respondan a estas intenciones. El grado de integracin variaba considerablemente de una estructura a otra; si bien los pases miembros de estas organizaciones, desde 1950 estaban unidos por un pacto de asistencia mutua o de defensa comn, ellas nunca contaron con fuerzas permanentes. La OUA se basaba prcticamente slo en un principio unificador: la inviolabilidad de las fronteras heredadas del periodo colonial.

3.- La Integracin

La idea de que la cooperacin econmica es una garanta de estabilidad y por tanto, de seguridad, se impuso durante la segunda mitad del siglo XX. Se pueden distinguir dos movimientos o tendencias: por un lado, las alianzas cuya primera finalidad era garantizar la seguridad colectiva de sus miembros y que tienen como objetivo la bsqueda de una unin econmica; por el otro, las uniones selladas sobre la base de la cooperacin econmica que tienden a una integracin poltica y militar. (Encarta, 2006)

En 1961, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, intent dar un contenido econmico al panamericanismo con la creacin de la Alianza para el Progreso. La OEA, sin embargo, no logr poner en prctica una verdadera cooperacin econmica y social. sta pasa por mltiples uniones, de dimensiones ms restringidas en el caso del Mercosur, el Mercado Comn Centroamericano (MCCA), la Comunidad Andina o la Comunidad del Caribe, o ms amplias, como la Asociacin Latinoamericana de Integracin (ALADI).

En el continente africano, la cooperacin se ha organizado igualmente a escala regional: los pases de la llamada zona del franco forman la Unin Aduanera y Econmica del frica Central (UDEAC) y la Comunidad Econmica de los Estados de frica Occidental (ECOWAS); los pases de la zona de los Grandes Lagos tienen su propia comunidad econmica; el frica austral, tras la reintegracin de Sudfrica al contexto africano, se ha estructurado en torno a la Comunidad para el Desarrollo del Sur de frica (SADC). Esta organizacin pretende rebasar su estricta vocacin econmica para convertirse en una fuerza diplomtica regional, a semejanza de la ECOWAS, formada en torno a Nigeria. Si bien la ECOWAS no ha logrado desarrollar la integracin econmica de sus miembros, ha resultado en cambio un ejemplo til de mediacin en los conflictos locales. De este modo, los pases de la ECOWAS formaron una fuerza de interposicin en Liberia (ECOMOG). La OUA, paralizada desde hace tiempo por diferencias polticas entre sus miembros, intenta ahora ejercer una mayor influencia desde el punto de vista tanto econmico como diplomtico. En 1991 sus pases miembros firmaron el Tratado de Abuja, que aspira a la instauracin de una comunidad econmica panafricana antes del ao 2005. Paralelamente, en 1993 afirmaron su voluntad de constituir a escala continental una fuerza militar disponible para intervenciones como la que se efectu en Liberia.

Un movimiento similar tuvo lugar en Asia, donde la Asociacin de Naciones del Sureste Asitico (ASEAN), ejemplo de cooperacin econmica, social y cultural fundado en 1967, cre en 1994 un foro regional que pretende ser un organismo de seguridad para Asia, a semejanza de la Organizacin para la Seguridad y la Cooperacin en Europa (OSCE). Concebida originalmente como un foro de dilogo entre los pases de la OTAN y los del Pacto de Varsovia destinado a favorecer la cooperacin econmica y tecnolgica, as como la libre circulacin de las personas y las ideas, la OSCE, heredera de la Conferencia sobre Seguridad y Cooperacin en Europa, reforz sus estructuras en julio de 1992 (todava con su antiguo nombre) mediante el documento de Helsinki, que analizaba las consecuencias de los cambios producidos en las relaciones entre Europa Occidental y Oriental. Su misin se ampli especialmente a las operaciones de mantenimiento de la paz. Paralelamente, el proceso de integracin poltica se aceler en el seno de la Unin Europea (UE). El Tratado de Maastricht, firmado en febrero de 1992, prevea la implantacin de una poltica exterior y de seguridad comn (PESC). En este marco, la UEO, cuyo poder era limitado, debera tender a convertirse en una estructura autnoma de defensa, en el seno de la OTAN. La ampliacin de esta organizacin a los pases del antiguo bloque comunista es una de las principales metas de las relaciones internacionales en los prximos aos. (Encarta, 2006)

III.- Expansin militar

La necesidad que los estrategas de Washington esgrimen para justificar la prolongacin de la alianza militar articulada durante la Guerra Fra, ms all del eslogan promocional ms democracia, estabilidad y democracia para Europa, es la de evitar el aislacionismo en que incurri EU tras la I Guerra Mundial, durante el perodo 1919-1939, el cual es una de las causas que abon el camino para desencadenar la II Gran Guerra. Segn esto, el derrumbamiento del bloque sovitico dej un vaco de poder que condenar a la regin a ser una zona gris y un conjunto de naciones dbiles despertar el apetito geopoltico de sus vecinos con lo que la estabilidad del continente ser nuevamente puesto en entredicho.

EU declar que la cada de la cortina de hierro no debe ser sustituida por un velo de indiferencia y adopt un discurso propio del pensamiento de la escuela realista del pensamiento poltico para argumentar que una zona gris de inseguridad no debe emerger en Europa, pues de ser as y si la OTAN no lo previene ahora pagaremos un precio mucho mayor ms adelante. La regin intermedia entre Rusia y Alemania es concebida como una zona custodiada por esas dos potencias depredadoras y a la que el vaivn de la historia ha atado a una especie de ley, segn la cual cuando una de la dos se debilita da ocasin para que la otra extienda su influencia, de ah que se justifique la presencia e interposicin estadounidense en trminos de la estabilidad europea. Este razonamiento supone que la garanta de seguridad que permite a los pases de Europa central afirmar su soberana frente a Rusia y Alemania slo puede provenir de su supeditacin a la influencia de otra potencia: los Estados Unidos. (Snchez Pereyra, 2003)

As las cosas, ninguna potencia mundial, menos EU, toma una decisin importante de tipo militar si no hay detrs un motivo como:

sta y no otra, es la razn para que EU reactive su IV Flota Naval en la lucha por mantener su hegemona global. Una maniobra encubierta bajo el manto de ayuda humanitaria y de proteccin de los mares latinoamericanos; basta recordar lo que sucedi en las Malvinas en 1982, durante el conflicto Reino Unido y Argentina. EU en apoyo a Inglaterra viol el Tratado Interamericano de Asistencia Recproca (TIAR), pacto de defensa mutuo interamericano firmado en Ro de Janeiro en 1947. Segn el artculo 3.1 dice: en caso de un ataque armado por cualquier Estado contra un Estado Americano, ser considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes contratantes se compromete ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inminente de legtima defensa individual o colectiva que reconoce el Artculo 51 de la Carta de Naciones Unidas. (Internacional, 1947)

Deca George Walker Bush en 2002, al anunciar al mundo las estrategias de seguridad de los EU: Somos una fuerza militar sin paralelo, tenemos el derecho de actuar en todo el mundo para imponer la economa de mercado y garantizar la seguridad energtica, podemos atacar a quien consideremos una amenaza o a cualquier pas que pueda convertirse en una competencia militar. (Longo, 2004)

El derecho de actuar en todo el mundo y la posibilidad de atacar a los posibles competidores tiene objetos concretos:

Se trata de un proyecto amplio que incluye adems:

2.- Fuerzas militares de Estados Unidos

Las fuerzas armadas combinadas de EU que superan los dos millones de efectivos, esparcidos en los cinco continentes, son las que poseen el mejor y ms sofisticado equipamiento, la ptima tecnologa, el mejor entrenamiento y por si fuera poco, sus soldados todos, son profesionales y los mejor pagados del planeta.

Necesitan sumarse cinco fuerzas armadas de las ms potentes del mundo para igualar el poder militar estadounidense; un hecho sin precedente en la historia despus del podero militar de Roma que absorbi a ms de 40 pas del entonces mundo conocido. (Altercom, 2005)

El Manual Confidencial Militar de Contrainsurgencia, podra ser descrito crticamente como lo que aprendimos sobre el manejo de escuadrones de la muerte y el apuntalamiento de gobiernos corruptos en Latinoamrica y cmo aplicarlo en otros sitios. Su contenido es definidor de la historia para Latinoamrica y, considerado un continuo rol de las fuerzas especiales de EU en la represin de la contrainsurgencia, incluyendo Irak y Afganistn, pero sobre todo su puesta en prctica en Centro Amrica: Guatemala y El Salvador.

Impulsa abiertamente:

Igualmente defienden el uso de subterfugios y operaciones psicolgicas, propanganda para que estas medidas y otras de control de la poblacin y del saqueo de recursos sean aceptables. (Unidos, 1994/2004)

Ahora EU pretende absorber al mundo, incluso el espacio sideral. Posee el mayor y ms poderoso ejrcito de tierra integrado en seis comandos.

EU cuenta con 4500 bases militares dentro de su territorio y 823 fuera de l: 21 en Amrica -6 en Colombia-; 513 en Europa; 36 en Asia Central; 248 en Asa-Pacficio-Oceana; y 5 en frica; en una extensin que ocupa ms de 2.5 millones de hectreas en los cinco continentes. No se incluyen 106 bases militares instaladas desde 2005 en Irak y Afganistn, ni las contruidas en Israel, Qatar, Kirquizistn y Uzbequistn; tampoco las 20 bases de EU que comparten con el ejrcito turco.

Adems el Pentgono indica que posee 32,327 cuarteles, hangares, hospitales y otros edificios en sus bases en el extranjero y que renta 16,527 instalaciones. Durante el ao fiscal 2005-2006 contrat para esos enclaves a un milln de personas.

Las bases militares extranjeras estn concebidas para apoyar el poder militar de EU en todo el mundo, pero al mismo tiempo sus consecuencias ms visibles y cotidianas se hacen sentir en el mbito nacional. (Altercom, 2005)

EU pide permiso, firma un tratado o convenio con un pas ubicado en cualquier parte de la tierra para instalar una base militar, y as comienza una turbia relacin de neocolonialismo y dependencia con el pas sometido, que cosecha en ambudancia una serie de delitos y problemas sociales que a su vez, degenera en violaciones infames de derechos humanos incluso dentro de los propios EU, y crecen incontrolables en los pueblos conquistados, porque una base militar extranjera es una ocupacin militar y, por tanto, un smbolo histrico del sometimiento y subyugacin colonial, razn suficiente para repudiarla con patriotismo y desprecio.

Actualmente los pueblos del mundo han adquirido plena conciencia del significado de la soberana nacional, de la dignidad de la patria, de la trascendencia de tener una nacin libre e independiente, y son esos pueblos los que rechazan y repudian en todo el planeta la presencia militar de las bases militares de EU y de cualquier potencia guerrerista. (Altercom, 2005)

A.- En Amrica

Comando Norte (USNORTHCOM) formado en abril 2002 entr en operacin el 1 de octubre de ese mismo ao. (Areo, 2008)

Jurisdiccin: Desde el Polo Norte abarcando Alaska, Canad, Estados Unidos hasta el lmite sur de Mxico con Belice y Guatemala. Articula la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de Amrica del Norte (ASPAN) y el Plan Mxico. (Estado, 2005)

El Comando Norte anticipa y conduce la defensa de la patria y lleva a cabo operaciones de apoyo a las autoridades civiles dentro de la zona de responsabilidad asignada a defender, proteger y asegurar a los EU y sus intereses.

Misiones:

Comando Sur (USSOUTHCOM)

Jurisdiccin: Desde Guatemala y Belice hasta la Antrtida -Polo Sur-, abarcando Cuba, Centro Amrica, las Antillas y Sudamrica. Cubre una superficie total de 40,4 millones de K2 extensin que ocupan 30 pases que componen el subcontinente; desde el punto de vista global interviene en un espacio del 20% del macizo continental.

El golpe perpetrado en suelo ecuatoriano a las FARC el primero de marzo pasado en Sucumbos, es la muestra de las operaciones que realiza este comando.

Este destacamento militar le es indispensable a EU:

El comando trabaja de manera cooperativa con las fuerzas militares del Per, El Salvador, Brasil, Honduras, Paraguay, Guatemala y Chile. (Dufour, 2008)

B.- En Europa

Comando de la Unin Europea (USEUCOM)

Jurisdiccin: Desde Groenlandia, toda Europa y Rusia; abarca la plataforma continental norte de Europa y Asia.

C.- En Asia Central/frica

Comando Central (USCENTCOM)

Jurisdiccin: Asia Central y el cuerno de frica: Desde Kazajstn, Afganistn, Pakistn, Irn, Irak, la Pennsula Arbiga hasta la parte noreste de frica, Egipto, Sudn, Etiopa, Somalia y Kenia.

D.- En el Sudeste Asitico

El Comando Asia/Pacfico (USPACOM)

Jurisdiccin: Desde la India, China, Japn, Australia y Nueva Zelanda; abarca el sudeste del continente asitico y Oceana.

E.- En frica

El Comando de frica (USACOM)

Jurisdiccin: El continente africano excluyendo la parte noreste que colinda con el Mar Rojo, el Mar Arbigo y el Ocano ndico por formar parte de la jurisdiccin del Comando Central.

Este comando es de reciente creacin; anteriormente aparecan cinco bases militares cuya actividad se encubra con el velo de la ayuda humanitaria.

6.- Flotas Navales

EU cubre los ocanos y mares del mundo con siete flotas navales:

A.- I Flota Naval es la ms antigua y est prcticamente desactivada.

B.- II Flota Naval

Jurisdiccin: Parte del Atlntico Norte, costa este de EU y la oeste de frica.

C.- III Flota Naval

Jurisdiccin: Norte y Este del Pacfico.

D.- IV Flota Naval

Jurisdiccin: Este del Pacfico sur y Oeste del Atlntico sur, latinoamericanos.

La sede central est en la ciudad portuaria de Maryland. Aunque la Flota no tenga completa su formacin total, en esa ciudad por lo menos existen 21 navos estacionados y seis escuadrones de helicpteros de la marina estadounidense.

La IV Flota Naval, desde el punto de vista operacional, est subordinada al Comando Sur (USSOUTHCOM).

E.- V Flota Naval

Jurisdiccin: Golfo Prsico, Golfo de Omn, vigilando el estrecho de Ormuz y el Mar Arbigo en el Ocano ndico.

F.- VI Flota Naval

Jurisdiccin: Mar Mediterrneo.

G.- VII Flota Naval

Jurisdiccin: Oeste del Pacfico y el Ocano ndico.

El potencial que esas flotas navales despliegan es impresionante. No slo en trminos de armamentos nucleares y tecnologa, sino en todo el dispositivo que logran desplazar sobre el mar.

Como media, cada flota naval contiene:

Lo ms sorprendente es su capacidad de bombardeo. Se sabe que cualquier punto de la tierra puede ser atacado por un avin estadounidense en menos de 90 minutos, despegando de un portaviones que son los buques insignia de las flotas navales. Un ataque de esa naturaleza, ordenado por el presidente de EU, podra ocurrir sin que una aeronave supersnica necesitara aterrizar en tierra o reabastecerse. Levanta el vuelo, ataca y regresa a la base en el portaviones nuclear. (Negra, 2008)

Sin embargo, EU asegura que se dispuso reactivar la IV Flota Naval:

EU neg que la flota incluya un portaviones, aunque s admite que el George Washington podra pasar por la regin y unirse eventualmente a la IV Flota. Y agrega, la formacin no tiene capacidad ofensiva, ni portaviones, ni barcos de guerra. Su buque ms grande es un hospital.

Si toda esta informacin no es suficiente para determinar el podero militar de EU y la militarizacin global, cuenta adems con el NORAD que en este ao cumple 50 aos de existencia; y no entra en este anlisis la fuerza area.

El NORAD trabaja junto con el Comando Norte

Misiones:

As las cosas, Amrica Latina vive una oleada progresista. Tras la envestida neoliberal que casi ha devastado el subcontinente, hemos presenciado diversas victorias de gobiernos liberales en varios pases de la regin. Algunos ms a la izquierda y otros ms de centro izquierda, pero la verdad es que el pueblo latinoamericano va diciendo un basta a las privatizaciones, la precarizacin del trabajo, la intromisin del exterior, las dimisiones, y el autoritarismo vividos en la zona durante dcadas.

Adems, estn los recientes descubrimientos de los megacampos petrolferos en la costa brasilea; hay ms de 300 kilmetros mar adentro y debajo de la plataforma continental, en reas que hace algn tiempo los tcnicos llaman pr-sal. Las reservas estimadas y deducidas de la cuenca de Santos, Campos y algunas otras zonas del noreste pueden colocar a Brasil en el mismo nivel que el de las llamadas Siete Hermanas de la industria del petrleo, pudindose situar entre los tres mayores productores de petrleo del planeta. Algunos tcnicos y especialistas afirman que Brasil puede haber aumentado sus reservas en 50 mil millones de barriles de petrleo, casi cinco veces ms que el total de la produccin de hoy en da.

IV.- Conclusin

El trmino de la Guerra Fra y la expansin militar de la OTAN nos aboca al estudio sistmico de las interacciones econmicas y polticas internacionales y regionales ms recientes, y de las transformaciones globales que desde finales del siglo XX se perciben en la articulacin geoeconmica y geopoltica del capital.

Presenciamos manifestaciones claras de antagonismo del sistema global de interacciones econmicas, polticas y estratgicas en un contexto deteriorado de polarizacin global, derivada de una masiva e irracional redistribucin regresiva de la riqueza, del colapso ambiental y del agotamiento de los recursos estratgicos, no slo de los combustible fsiles y minerales del planeta, sino tambin de los biticos, del agua y de la bisfera requerida para el sostenimiento de la vida. (John Saxe-Fernndez/ Snchez Pereyra, 2003)

Los efectos de la globalizacin del sistema capitalista neoliberal, si bien ha resultado negativo para los pueblos de la periferia, para el gran capital ha sido jugosa. Sin embargo, el neoliberabilismo tambin presenta fisuras que desde el imperio tratan de cerrar. En esta catica coyuntura del siglo XXI, EU ha tomado la ofensiva para restablecer su hegemona global y organizar, en funcin de ella, el sistema mundial en todas sus dimensiones: econmicas, polticas y militares.

La visin estratgica de EU, a la que se han sumado los europeos, cuyos elementos inseparables unos de otros son la mundializacin desregulada de los mercados, y el uso de su potencia militar y la de la OTAN como fuerzas policiales con cubertura universal, tiene como objetivo la construccin de un mundo unipolar, de un gobierno global organizado sobre los principios complementarios: la dictadura unilateral del gran capital transnacional y el despliegue del imperio militar estadounidense al que todas las naciones estaran obligadas a subordinarse.

Por tanto, ante esta circuntancia de visin unipolar hay que oponer otra de carcter multipolar, como nica estrategia que permitira el desarrollo social aceptable para las diferentes naciones del mundo y a la vez la democratizacin de las sociedad y la reduccin de los motivos de conflicto. (Amin, 2001)


--------------

* General Brigadier del Ejrcito Mexicano. Doctor en Administracin Pblica por la Facultad de Ciencias Polticas y Sociales, Universidad Nacional Autnoma de Mxico. Posdoctorante en Estudios Latinoamericanos adscrito al Instituto de Investigaciones Econmicas, UNAM.

Trabajos citados

Areo, C. (2008). Presentacin Grupo Legislativo. Washington, D.C. EU.

Altercom, C. (2005). Repudio Universal creciente a bases militares gringas.

Amin, S. (2001). Hegemonismo de Estados Unidos. Madrid, Espaa.

Cecea Martorella, A. E. (2007). Territorialidad de la Dominacin: Integracin de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA). Buenos Aires: Asociacin Nuestra Amrica.

Dufour, J. (2008). El regreso de la IV Flota y el futuro de Amrica Latina.

Encarta, E. (2006). Alianzas Regionales. Estados Unidos.

Estado, D. (2005). Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de Amrica del Norte (ASPAN). Washington, D.C.

Internacional, D. d. (1947). Tratado Interamericano de Asistencia Recproca.

Jannuzzi, G. (2005). La Gran Alianza: Orgenes, transformaciones y futuro de la OTAN. Buenos Aires: Bononiae Libris.

Kaplan, R. D. (2007). Gruidos Imperiales: el imperialismo norteamericano sobre el terreno. Espaa: Ediciones B.

Longo, R. (2004). La Triple Frontera en la mira del Imperio. Buenos Aires: Observatorio Latinoamericano de Geopoltica.

Morgenthau, H. J. (1963). La lucha por el poder y por la paz. Buenos Aires: Sudamericana, S.A.

Negra, B. (2008). Para qu sirve la IV Flota Naval.

Snchez Pereyra, A. (2003). Geopoltica de la Expansin de la OTAN. Mxico: Plaza y Valds-Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, UNAM .

Unidos, E. (1994/2004). Manual Confidencial Militar de Contrainsurgencia. Washington, D.C. Pentgono, USA.

Informacin adicional

Amin, Samir. El Hegemonismo de Estados Unidos y el desvanecimiento del proyecto Europeo: Frente a la OTAN, el combate por un mundo multipolar y democrtico. Espaa: Viejo Topo, 2001. Estudio sobre los efectos del neoliberalismo, la crisis y la expansin militar de EU y de la OTAN como fuerzas con vocacin policial.

 

Caracuel Raya, Angustias. Los cambios de la OTAN tras el fin de la Guerra Fra. Madrid: Tcnos, 1997. Estudio muy actualizado del nuevo papel de la Alianza Atlntica y su ampliacin al Este.

Kaldor, Mary. Ms all de los bloques: OTAN, de la seguridad al rearme. Barcelona: Fontanamara, 1986. Breve monografa muy crtica con la escalada armamentstica de principios de los ochenta.

Robles Carrillo, Margarita. La Unin Europea Occidental y la cooperacin europea en materia de seguridad y defensa. Madrid: McGraw-Hill, 1997. Breve estudio sobre el aspecto militar de la construccin europea.

Tamames, Ramn. La Unin Europea. Madrid: Alianza Editorial, 1999. Completo tratado sobre la UE con especial atencin a los aspectos econmicos e institucionales.

Vladimirov, S. El Tratado de Varsovia: hechos y slo hechos. Mosc: Progreso, 1979. Algo antiguo y muy ideologizado, pero til como manual tcnico sobre el Pacto de Varsovia en los ltimos aos de la Guerra Fra.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter