Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2008

Notas para un debate sobre poder popular, socialismo y Estado Vasco
Movimiento popular contra la crisis capitalista

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


 

  1. ORGENES DEL MOVIMIENTO POPULAR

  2. PUEBLO TRABAJADOR Y MOVIMIENTO POPULAR

  3. LOS EFECTOS DEL CONTRAATAQUE DEL ESTADO

  4. MOVIMIENTO POPULAR Y CONSTRUCCIN NACIONAL

  5. BAJO EL SEGUNDO ATAQUE DEL ESTADO

  6. MOVIMIENTOS POPULARES Y SOCIALISMO

  7. MOVIMIENTOS POPULARES Y CRISIS CAPITALISTA

  8. PERSPECTIVAS DE FUTURO

  1. Hablar de independencia y unificacin nacional, socialismo, reuskaldunizacin y sociedad no patriarcal en Euskal Herria sin tener en cuenta el papel crucial de los movimientos populares, es, adems de una negacin de la historia, tambin un retroceso poltico a la ideologa burocrtica de la democracia burguesa. De la misma forma en que el capitalismo puede aceptarlo todo con tal de sobrevivir, excepto la extincin de la propiedad privada de las fuerzas productivas; del mismo modo, la democracia burguesa puede aguantarlo todo excepto los embriones de democracia socialista que laten en los movimientos populares y en los embriones del consejismo y del sovietismo que palpitan en cualquier lucha obrera no constreida ni desvirtuada por el reformismo sindical y poltico.

  2. Para saber qu son los movimientos populares tenemos que comprender primero las conexiones entre clase obrera, clase trabajadora, pueblo trabajador y lucha de liberacin nacional, conceptos que van de menor a mayor, de exclusin a inclusin, y que han sido empleados por las fuerzas revolucionarias desde el siglo XIX, pero especialmente desde que los estudios sobre el imperialismo y las tesis bolcheviques sobre el derecho de autodeterminacin y la liberacin de los pueblos, actualizaron y ampliaron el uso del concepto de pueblo trabajador. Desde la V Asamblea la izquierda abertzale asumi este concepto como decisivo para entender la estructura social vasca, su lucha de clases e independentista en el capitalismo de la poca. Sin embargo, las corrientes entonces denominadas liquidacionistas y espaolistas fueron abandonndolo.

  3. La historia reciente de Euskal Herria nos muestra una prctica colectiva que podemos definir como movimientos populares en ciernes, embrionarios, empezando por los iniciales grupos de ayuda a los prisioneros del franquismo, prcticamente desde 1937 en adelante, siguiendo con los grupos complejos y poco estudiados que se formaron desde 1945 y que junto a restos de los sindicatos y partidos ilegalizados por el franquismo, pudieron impulsar una oleada de protestas populares, obreras y sociales, con huelgas, cierres, boicots, manifas, etc., hasta finales de los 40 e incluso comienzos de los 50 especialmente en Nafarroa. En aquellas condiciones de represin aplastante, la dinmica que conduce de la autoorganizacin clandestina a la autodefensa frente a la dictadura, pasando por la autogestin del grupo y su permanente autodeterminacin sobre qu hacer, deba superar diariamente toda serie de obstculos, pero funcion durante un tiempo.

    1. Sin embargo, tras el salvavidas que obtuvo la dictadura franquista con la decisin de los EEUU, Gran Bretaa, etc., de hacer del Estado espaol una de las bases decisivas de retaguardia estratgica frente a la URSS, tras esta decisin imperialista que fue un mazazo terrible, se produjo un parn en la tendencia a la recuperacin de las luchas, y un retroceso casi absoluto en su mayora. Especial impacto negativo tuvo el abandono prctico del derecho de resistencia, de autodefensa, por parte de la mayora de las fuerzas que haban resistido violentamente al franquismo y al nazismo en Euskal Herria y que disponan de fuerzas armadas en el sur del Estado francs y en el norte de Euskal Herria. Por un lado, el triunfalismo franquista tras salvarse gracias al imperialismo, por otro el abandono de la lucha en su forma decisiva por los partidos ilegalizados, y ambos golpes cayeron adems en una dcada, la de los 50, en la que autarqua socioeconmica del rgimen resultaba un rotundo fracaso que multiplicaba la indefensin del pueblo trabajador.

    2. Pero esta situacin empez a cambiar por varios motivos que slo podemos enunciar aqu como fueron, uno, los efectos sociales y polticos de las reformas econmicas introducidas a finales de los 50, especialmente la recomposicin de la clase trabajadora y de la clase obrera industrial; dos, el alto componente de represaliados por el franquismo existente en las primeras levas de emigrantes de varias naciones, culturas y regiones hispanas que empezaron a llegar a Hego Euskal Herria desde comienzos de los 60 y que, mal que bien, se fueron integrando en la recomposicin trabajadora y obrera ya en ciernes; tres, el desencanto manifiesto de bases carlistas que, como se vio en Nafarroa, se alejaron como base de masas de la dictadura franquista en Hego Euskal Herria, aumentando la debilidad del rgimen; y cuatro, la llegada a la edad juvenil y adulta de una generacin que haba vivido pasivamente la guerra de invasin franquista de 1936, o que justo haba nacido en esos aos, y que no haban padecido en carne propia, directa y vitalmente, el terror de la dictadura, aunque s en su familia y entorno. Dentro de estos nuevos colectivos juveniles destac el grupo EKIN.

    3. Simultneamente a estos cambios, e internamente a amplios sectores de Euskal Herria, se fue reactivando la conciencia euskaldun ms all de los estrictos, cerrados y apenas conocidos lmites de la familia euskaldun, que hasta entonces haba mantenido su identidad lingstico-cultural en la intimidad, cuando no haba claudicado a la represin, a la persecucin y a las presiones mltiples permitiendo que sus hijas e hijos no aprendiesen el euskara, que lo redujeran a pocas frases o que lo perdiesen. La inminencia de la prdida definitiva de la lengua vasca y de la desnaturalizacin de la cultura a ella unida vitalmente, este peligro mortal que se senta en la piel y en la conciencia, fue significativamente el origen del primer movimiento popular merecedor de tal nombre: la autoorganizacin de un grupo social para luchar por una necesidad colectiva al margen de toda ayuda oficial y superando todas las trabas legales y represivas.

    4. Una caracterstica del movimiento popular euskaltzale es que se fue plasmando en muchos frentes, desde las gaueskolas e ikastolas infantiles, hasta las propuestas de una Euskal Unibersitatea, pasando por peridicos, revistas, programas de radio, bertsolaris, euskal musika, euskal dantza, grupos como Ez Dok Amairu, pelculas decisivas en su poca como Ama Lur, o textos de impacto como Quousque Tandem, etc., de modo que resulta algo difcil separar analticamente dnde acaba y dnde empieza cada una de las formas de recuperacin del complejo lingstico-cultural euskaldun. Semejante forma de autoorganizacin popular permita llegar a muchos problemas en un contexto represivo en apariencia omnipotente, pero a la vez anunciaba una forma de accin que ms tarde sera presentada como un gran invento como el de la organizacin en red. Y aquella forma de autoorganizacin popular tena sus deficiencias, eran mayores sus ventajas.

    5. Ms adelante, cuando estudiemos las relaciones entre movimiento popular y formas organizativas, movimiento popular y movimiento social, cambios capitalistas y movimiento popular, etc., volveremos a este tema. Ahora nos interesa concluir remarcando el crucial e histrico papel jugado por este movimiento que, adems de ser prcticamente en primero en surgir, hizo que todos los dems que le siguieron no tuvieran otro remedio que posicionarse a favor, indiferentemente o en contra de la identidad vasca en su forma esencial, de su complejo lingstico-cultural como base de un identidad nacional. Un ejemplo ilustrativo de la importancia de esta cuestin lo tenemos en que prcticamente todas las escisiones espaolistas y estatalistas en ETA se caracterizaron, entre otras cosas, por su indiferencia o rechazo implcito de la lucha por la reuskaldunizacin del pas, a excepcin de casos individuales muy meritorios.

2.- PUEBLO TRABAJADOR Y MOVIMIENTO POPULAR

4. En este ambiente, el concepto de pueblo trabajador encontr un suelo muy frtil para arraigar y demostrar su vala prctica par ayudar a la expansin de los movimientos populares desde mediados de los 60 del siglo XX, como formas autoorganizadas de lucha por la recuperacin de aspectos centrales de la existencia de la nacin vasca en las condiciones de opresin y dictadura franquista, con limitaciones tremendas, bajo el dominio absoluto del castellano y del francs, y bajo una situacin socioeconmica y de estructura clasista de la Euskal Herria caracterizada por drsticos cambios impuestos por una expansin industrial descontrolada e irracional en cuanto a la inexistencia de todo plan estratgico, de equilibrio entre las reas en crecimiento con red lgica de comunicaciones y de respeto siquiera mnimo al medioambiente, a la salud colectiva.

5. A partir de aqu empezaron a crearse otros movimientos populares a la vez que el movimiento obrero daba un salto cualitativo con la creacin de las comisiones obreras y, ms tarde, con la aparicin de otros sindicatos, especialmente con los declaradamente sociopolticos. Rpidamente, podemos constatar esta secuencia de movimientos populares hasta mediados de los aos 80 del siglo XX: Amnista; Medios de comunicacin crticos y euskaldunes, como EGIN, EUSKALDUNON EGUNKARIA, y otros muchos ms; Antinuclear y ecologista; Internacionalista; Feminista y de liberacin de sexo-gnero, dotado de una especificidad que no podemos exponer ahora; Antidrogas; Contra el servicio militar espaol y Contra el referndum de la OTAN. Una matizacin hay que hacer con respecto al movimiento vecinal que lleg a tener fuerza en muchas zonas pero en el que, a diferencia de los otros, hubo desde un principio mucha ms presencia de las fuerzas estatalistas y reformistas, implantacin que ms tarde usaran para liquidarlo en buena medida al llegar los ayuntamientos democrticos.

6. Hemos puesto aqu el lmite temporal de mediados de los 80 porque en realidad fue un lmite socioeconmico y poltico determinado por el hecho de que fue en la segunda mitad de los 80 cuando empezaron a surtir efectos los cambios estratgicos introducidos primero por UDC y luego por el PSOE, siempre con el apoyo de PNV y ms tarde de UPN, y que analizaremos ms adelante por su gran importancia. Como veremos, desde finales de los 80 empezaron a cambiar muchas cosas. Pero antes debemos remarcar varias cosas sobre los movimientos populares de la poca por su decisiva influencia para los aos sucesivos:

    1. Desde los aos 30 haba sido apreciable y frecuentemente decisiva la accin de la mujer, accin central en los primeros grupos euskaltzales y que luego ira amplindose a otras facetas de la resistencia popular. La especificidad del movimiento feminista arriba citada consiste en que debe estar y est compuesto exclusivamente por mujeres por razones tan obvias que no merece la pena repetirlas, y es esta especificidad de sexo-gnero la que le garantiza en buena medida su supervivencia, capacidad y movilizacin en un campo de lucha tan duro, violento, egosta y ferozmente irracional. Esto hace del feminismo un movimiento especfico que penetra en toda la realidad, en el movimiento obrero y sindical, en los movimientos populares, en los sociales, en toda serie de grupos, colectivos, organizaciones y partidos. El movimiento feminista requiere de un anlisis ms pormenorizado que el que podemos hacer aqu.

    2. Durante estos primeros aos fue quedando claro para las fuerzas revolucionarias y reformistas que el capitalismo era ms complejo y resistente de lo que haban credo durante la anterior lucha meramente antifranquista. Se fue viendo que la estructura interna de la explotacin econmica, opresin nacional y dominacin de sexo-gnero era muy profunda y totalmente entrelazada con los intereses de la burguesa vasca; tambin se vio casi de inmediato que ni los partidos representantes de esta burguesa, ni la socialdemocracia, ni el eurocomunismo queran avanzar en una verdadera democracia, en una ruptura cualitativa con el poder franquista.

    3. Generalmente de forma inmediata y directa, los movimientos populares que ye existan y los que se fueron creando, sufrieron en su interior las tensiones crecientes entre el bloque reformista que hemos citado, y el bloque revolucionario. All donde el primero tena fuerza, proceda a desmantelarlos o controlarlos para hacer de ellos, previa depuracin, simples peones de sus maniobras tcticas. Desde la instauracin de la democracia, una de las obsesiones de estos partidos fue la de desactivar los movimientos, destrozndolos, e integrar sus restos en la vida parlamentarista y municipalista, empezando por la parte que controlaban del movimiento vecinal que haba sido tan fuerte en muchas zonas del pas, y que casi desapareci en cuanto a movimiento independiente al ser supeditado a la accin municipal burocratizada.

    4. La complejidad inherente al capitalismo se plasmaba ya entonces en una enorme variedad de diferencias externas, tan dispares en su apariencia formal una de otras que, a simple vista, no poda existir una cohesin interna, estructural, que les uniese en su fondo, en el subsuelo de la opresin diaria. Uno de los mritos tericos de la izquierda abertzale radica en haber sabido demostrar en la prctica la unidad esencial que los recorre pese a tanta diversidad superficial. La izquierda abertzale del momento explic la unidad esencial de fondo que cohesionaba a los movimientos, y cmo las reivindicaciones de independencia de toda Euskal Herria, socialismo y reuskaldunizacin iban tomando cuerpo terico al calor de la lucha prctica de las masas, de los debates y escisiones internas y del consiguiente enriquecimiento terico. Uno de los fracasos tericos y estratgicos de las fuerzas revolucionarias tradicionales, marxistas y anarquistas en todas sus corrientes, fue el no poder comprenderlo, pero en rechazarlo en la prctica abandonando los movimientos excepto meritorios casos individuales.

    5. Tales izquierdas desconocieron o rechazaron explcitamente la unidad substantiva que estructuraba todas ellas alrededor de la opresin nacional del pueblo trabajador vasco. Interpretaban la realidad vasca desde la perspectiva de que no exista opresin nacional, de que lo nicamente decisivo era una clase obrera abstractamente definida segn la visin estatalista, sin engarce en la lucha de liberacin. Esta concepcin vea las luchas por el euskara, etc., como luchas meramente tcticas, democraticistas y puntuales, separadas entre s y, sobre todo, sin conexin con la opresin nacional.

  1. Pero llegar a esta conclusin decisiva no vala de nada si no se sustentaba en una forma organizativa adecuada a ella. El modelo de funcionamiento basado en organizaciones especficas compuestas por militantes seleccionados y formados, que actuaban en el interior de los problemas estructurales de Euskal Herria, demostr tanto su efectividad que lleg a convertirse en uno de los objetivos a destrozar por la represin espaola y actualmente por la francesa. Y demostr esa efectividad, con sus errores y limitaciones inevitables, porque uno de sus ejes decisivos giraba alrededor de los movimientos populares, sobre cmo impulsarlos desde dentro sin recurrir a mtodos burocrticos que ms temprano que tarde terminaran ahogndolos.

  2. Ahora bien, este modelo materializado en la segunda mitad de los aos 70, sufra sin embargo de una contradiccin latente que ira agudizndose con los aos: la que exista entre la tesis del partido dirigente, que termina supeditando los movimientos populares a la direccin del partido, y la tesis del movimiento de liberacin compuesto por organizaciones, sindicatos y movimientos populares centralizados alrededor de objetivos comunes, estrategias y tcticas adecuadas a ellos.

  3. Prcticamente hasta finales de los 80, los movimientos populares presentaron determinadas caractersticas comunes que debemos resear. La primera y decisiva era su entronque con la lucha de liberacin nacional, aunque adaptado a las peculiaridades de cada rea de lucha, presentndolo de forma directa y explcita o indirectamente e implcitamente segn los casos.

9.1 La segunda era su capacidad mayor o menor, pero siempre deseada, de integrar a la mayor cantidad de personas, presentando para ello unos perfiles amplios, incluyentes y mucho ms abiertos que el de las organizaciones y partidos.

9.2 La tercera era la importancia crucial dada a la informacin verdica y directa al pueblo en su conjunto, contando con los verdaderos movimientos populares que crearon EGIN, EGUNKARIA y otros medios de prensa pertenecientes a los respectivos movimientos, a las organizaciones, colectivos y grupos. Como indicaban ya entonces todos los estudios sobre el consumo de prensa, la poblacin vasca era una de las ms consumidoras, si no la que ms del todo el Estado, y desde luego la que dispona de ms informacin crtica y contrastable gracias a los movimientos populares y a la izquierda abertzale.

9.3 La cuarta era su preocupacin por la independencia prctica y econmica, y aunque se pidiesen subvenciones siempre era desde el criterio irrenunciable del mantenimiento de la independencia ante los aparatos del Estado y de la burguesa.

9.4 Y la quinta era su muy mayoritario tono defensivo, de lucha contra opresiones e injusticias iniciadas por el Estado, antes que de propuestas ofensivas precisas en pos de un modelo alternativo construido mediante el debate democrtico, aunque cada vez ms e impelidos por las necesidades crecientes de todo tipo, los movimientos populares comenzaron a elaborar alternativas concretas, siguiendo las pautas iniciadas por la creacin de los medios de prensa euskaldun y crtica que hemos citado.

3.- LOS EFECTOS DEL CONTRAATAQUE DEL ESTADO

10. Como hemos dicho, en la segunda mitad de los 80 comenzaron a sentirse los efectos de la poltica neoliberal y represora desencadenada masivamente por el PSOE. Por un lado, la urgencia por ampliar las reformas socioeconmicas y laborales que facilitasen un salvaje aumento de los beneficios empresariales; por otro lado, aplicar la involucin estaturaria, la LOAPA, decidida inmediatamente despus del tejerazo de febrero de 1981; adems, el estrepitoso fracaso de la guerra sucia de los GAL y por ltimo, los resultados del referndum sobre la OTAN en 1986 y los electorales de la izquierda independentista en 1987, as como la crisis anterior del PNV al escindirse EA, estos y otros factores como los datos obtenidos por estudios sobre la evolucin al alza de la identidad vasca y vasquista y el retroceso de la espaola, llevaron al PSOE a un profundo cambio en su estrategia contra Hego Euskal Herria.

    1. Una de las nuevas tcticas introducidas fue la de abrir una fase de conversaciones entre el gobierno del PSOE y ETA en Argel desde finales de 1987 hasta comienzos de 1990, fase en la que no podemos entrar ahora porque desborda los objetivos de este texto excepto en lo que atae al movimiento popular que, en contra de lo deseado y esperado, apenas jug un papel clave en la movilizacin de masas que se necesitaba como fuerza popular decisiva para ese momento y sobre todo para nueva fase que se iniciara de tener xito las negociaciones.

    2. Hay varias razones que explican esta relativa inhibicin prctica, que no poltica y mucho menos democrtica, de la mayora del movimiento popular en esos momentos, destacando entre ellas la que indica que falt o que fue muy dbil una campaa previa de concienciacin sobre la necesidad de las movilizaciones populares como garantes de la vala del proceso negociador. Nos damos cuenta del punto fuerte de este argumento si recordamos la contradiccin arriba citada entre la tesis del partido dirigente que suplantaba la iniciativa de los movimientos populares y la tesis de la forma-movimiento, basada en la iniciativa de esos movimientos. Aunque la tesis del partido dirigente tuvo su fin en 1987, los movimientos populares no tuvieron apenas tiempo para desarrollar todas sus potencialidades de movilizacin y aportacin porque la tregua acab justo a comienzos de 1990.

    3. Otro objetivo del Estado espaol fue el de conocer mucho ms exactamente qu suceda en el interior de la izquierda independentista, especialmente en la juventud vasca, y en otras organizaciones, para, despus, aplicar una represin bifronte: selecta y precisa contra sus direcciones y masiva contra sus bases y reas populares de influencia. Tras las detenciones de 1992 y posterior, hacia 1994 se aceler la espiral represiva, acompaada con el inicio de una nueva fase de movilizaciones de grupos pacifistas desde el Estado y con el apoyo de la burguesa vasca; recordemos las concentraciones del lazo azul que pese a su fracaso ltimo fueron el comienzo de la lnea neofascista que culmin en el espritu de Ermua de 1997 y en la oleada de ilegalizaciones que se mantiene hasta ahora.

    4. En realidad, la actual estrategia de que todo es ETA amparada en la ley de Partidos Polticos de 2002, haba empezado a fraguarse en la prctica en estos aos 90 cuando se inici la campaa creciente de acoso y derribo de la izquierda abertzale estado an el PSOE en el gobierno del Estado. Al calor de una licuacin casi total del pensamiento revolucionario y crtico tras la implosin de la URSS, del mito del fin de la historia de 1992 y del choque de civilizaciones de 1997, del postmodernismo y de la proliferacin de toda serie de nuevos movimientos sociales representantes de la sociedad civil y del giro al centro y a la derecha del grueso de las ONG,s., al calor de esta resaca involucionista el Estado lanz una ofensiva ideolgica e individualista reforzada por la recuperacin econmica iniciada a mediados de los 90.

  1. A la vez de estas innovaciones represivas, desde finales de los 80 salieron a la superficie los efectos de los cambios estructurales producidos en el capitalismo que en lo que concierne a los movimientos populares fueron bsicamente dos: uno, la constatacin de la prdida de peso nmero del obrero fabril clsico, y el ejemplo paradigmtico del cierre de Altos Hornos de Bizkaia en verano de 1996, con el crecimiento del sector de servicios, bancarios y ahorros, etc.; y otro, la altsima precarizacin del trabajo asalariado. Ambos cambios adems de asestar golpes a la capacidad de lucha del movimiento obrero, tambin impactaron en los movimientos populares precisamente por su alto contenido de trabajadores y trabajadoras en su seno. Al aumentar la pobreza relativa, la precariedad y el tiempo de trabajo, se reduce a la fuerza el tiempo disponible para militar en los movimientos populares.

  2. Sin embargo, aunque el panorama general no era el mismo a mediados de los 90 que el existente haca una dcada, a mediados de los 80, el movimiento popular cosech en esos aos varias victorias entre las que reseamos dos por su importancia manifiesta: la primera no tiene fecha exacta de datacin pero consiste en la definitiva toma de conciencia del pueblo vasco de que lo relacionado con la droga y especialmente con la herona, estaba conectado de un modo u otro con los aparatos represivos del Estado, aumentando as su deslegitimacin social que vena del pasado y que se haba incrementado con los descubrimientos sobre los GAL. La segunda victoria poltica fue la de la autova de Irurtzun-Andoain en 1995, y aunque hubo crticas sobre supuestas rebajas por parte del movimiento popular que llev el peso del conflicto, lo cierto es que se trat de una victoria innegable si se la inserta en el contexto represivo que ya padeca el pas.

4.- MOVIMIENTO POPULAR Y CONSTRUCCIN NACIONAL

  1. Teniendo en cuenta el marco de absoluta negativa a cualquier mejora del trazado y de total rechazo y hasta criminalizacin del movimiento anti-autova, las grandes movilizaciones de masas que ste logr, y su legitimidad y prestigio se debieron tanto a la efectividad de su militancia y de los amplios sectores populares por ella concienciados, como al cambio producido en la izquierda abertzale en algo decisivo: pasar de la mentalidad de resistencia a la mentalidad de construccin nacional. Tal cambio ha sido crucial para la continuidad de los movimientos populares cuanto ms arreciaba contra ellos el cerco y la criminalizacin.

13.1 Por mentalidad de resistencia hay que entender, en lo relativo a los movimientos populares, la prctica consistente en priorizar el rechazo de los planes que el Estado y la burguesa quieren imponer, si apenas plantear alternativas propias, modelos que solucionen esos problemas desde y para las necesidades del pueblo. Aunque, como hemos dicho, ya desde sus orgenes, hubo alternativas prcticas en los movimientos populares --formas mejores de ensear y usar el euskara, crear medios alternativos de prensa, avanzar en alternativas a la droga en el debate sobre ilegalizacin o legalizacin, etc.--, en realidad no exista una decisin global de que los movimientos deban y podan abrir debates democrticos para elaborar soluciones progresistas y nacionales vascas a los problemas existentes.

13.2 Por mentalidad de construccin hay que entender precisamente el salto cualitativo que supone pasar a elaborar soluciones propias, democrticas y progresistas dentro de un modelo de vertebracin nacional vasca orientado hacia la independencia y el socialismo, en un marco en el que el euskara llegue a ser la lengua mayoritaria y, sobre todo, la lengua de la produccin y reproduccin social. El salto a la mentalidad de construccin exiga y exige una superior formacin intelectual, cultural, tcnica y legal, as como una superior capacidad de relacionarse con otros grupos e instituciones que pueden aportar nociones, datos tcnicos y dems conocimientos necesarios para elaborar las alternativas populares. La experiencia extrada en la lucha contra la autova Irurtzun-Andoain confirm la fuerza movilizadora de las propuestas progresistas de los movimientos, muy superiores a las oficiales.

14. La importancia de este paso adelante se inscribe adems de en el contexto poltico del momento, tambin en el contexto terico e ideolgico relacionado con el debate sobre los nuevos movimientos sociales, la sociedad civil, las ONGs, al que nos hemos referido antes, y que reflejaba la desintegracin de viejas izquierdas como fuerzas revolucionarias y su cada en picado hacia el reformismo. En las condiciones ideolgicas del momento, caracterizadas por el dominio burgus, el ascenso de la derecha conservadora y la licuacin de la teora sistemtica en base a las tonteras postmodernas, en una situacin as, los tpicos sobre los nuevos movimientos sociales actualizaban debates antiguos sobre la centralidad de la lucha de liberacin nacional o, por el contrario, sobre la pluralidad y autonoma de los mltiples sujetos sociales que luchaban por su cuenta, sin un objetivo histrico vertebrador y por tanto sin una estrategia bsica que les orientase en los recovecos de los conflictos diarios.

14.1 Hemos hablado de tpicos sobre los nuevos movimientos sociales porque hay que distinguir claramente entre los movimientos sociales que siempre han existido en el capitalismo, insertos en el proceso revolucionario cuando ste ascenda, dbiles cuando ste descenda e inexistentes o muy dbiles en las fases de derrota y represin. La teora marxista est repleta de reflexiones sobre los movimientos sociales, sobre cmo vertebrarlos y relacionarlos con los sindicatos, organizaciones y partidos. Tambin el anarquismo y, a otro nivel, la socialdemocracia. Lo que une a estos movimientos es que luchan en sociedades en las que no existe opresin nacional, en la que, a lo sumo, chocan a muerte dos proyectos nacionales antagnicos como son el de la burguesa y el del proletariado. Al no existir opresin nacional ni ocupacin extranjera, el contenido popular queda muy licuado y ms an el contenido nacional, excepto cuando el ascenso de la revolucin plantea el choque entre el modelo nacional burgus y su opuesto, el proletario.

14.2 Los movimientos sociales volvieron a reaparecer desde finales de los 60 y comienzos de los 70 al calor del aumento de las luchas, organizndose en la mayora de los pases al margen del stalinismo y de la socialdemocracia porque estos partidos y organizaciones mantenan un dirigismo burocrtico que les aisl de los movimientos y les enfrent a ellos. Se enfrentaban a problemas a los que estas fuerzas burcratas y dirigistas apenas prestaban atencin y que haban surgido impulsadas por la larga expansin capitalista posterior a 1945. Exceptuando grupos marxistas minoritarios por su antiestalinismo, el grueso del marxismo oficial fracas en comprender qu eran y qu aportaban tales luchas.

14.3 A grandes rasgos, el concepto de nuevos movimientos sociales se populariz ya cuando se produjo el final de aquella oleada a mediados de los 80, y sobre todo despus del hundimiento de la URSS y de la debacle terica de muchos intelectuales formados en la dogmtica stalinista. Esto explica que el grueso de esta casta pasase a sostener que los nuevos movimientos sociales representaban tambin una nueva poltica, no radical ni extremista, que no supeditaba estas luchas a la centralidad obrera porque haban aceptado la tesis anterior sobre la muerte del proletariado. Con el tiempo, muchas de estas izquierdas han abandonado toda militancia en el movimiento obrero en cualquiera de sus formas de expresin para dedicarse exclusivamente a los emigrantes, vagabundos y empobrecidos, etc.

14.4 En Euskal Herria esta corriente fue alejndose de la centralidad de la lucha de liberacin precisamente desde sus orgenes, pero todava ms cuando la represin se multiplicaba y extenda contra los movimientos populares. Desde el movimiento euskaltzale y EGIN hasta el reciente movimiento contra el Tren de Alta Velocidad, pasando por absolutamente todos los dems, esta corriente ha ido desligndose e intentando crear sus nuevos movimientos sociales obteniendo fracasos estrepitosos. La razn no es otra que se limitan a copiar frmulas dogmticas y exteriores a la realidad vasca, sin adaptarlas y mucho menos sin partir de un estudio de la realidad concreta. Dogmatismo libresco y cegato que lea ha llevado a un fracaso estratgico e histrico, sin posibilidad de recuperacin.

14.5 Aunque la aplicacin mecnica y forzada de Stalin, Mao, Trotsky y hasta de interpretaciones simplonas de Lenin, Engels y Marx, por citar a los clsicos, realizada al comienzo, dio paso con los aos a la aplicacin igualmente dogmtica de otras concepciones ms abiertas a las nuevas realidades, para terminar en la derrota actual, aunque fue as a la larga, tambin hay que afirmar que en algunas cuestiones aquellas izquierdas incluso se adelantaron al independentismo en apreciar el valor de ciertas luchas iniciales que una parte del independentismo no capt. Por ejemplo, el rechazo al servicio militar espaol, la aparicin de nuevas formas de protesta y diversin de la juventud vasca, la autoorganizacin en formas de radios libres y fascines, etc.

14.6 Sin embargo, nada de esto anula el valor de los movimientos sociales all donde no existe opresin nacional y considerados segn los parmetros marxistas y anarquistas. Ms an, dentro mismo de Euskal Herria existen movimientos sociales dignos de tal nombre, meritorios y loables, porque centran sus esfuerzos de combatir situaciones injustas menores, pasajeras y puntuales, que por serlo no podrn estabilizarse en movimientos permanentes, de tan larga duracin como la que dure la opresin nacional. Desde esta perspectiva, los movimientos sociales autnticos se caracterizan por sostener reivindicaciones sectoriales, de grupos sociales relativamente pequeos pero dignos de total e incondicional apoyo.

14.7 Pero cuando un movimiento social crece, aumenta su implantacin porque va dndose cuenta que la reivindicacin por la que luchaba transciende los estrechos lmites de lo puntual, entonces tiene inevitablemente a dar el salto a movimiento popular. La razn es muy simple y se comprende con tres ejemplos, uno del pasado y otro actual. El pasado es el del movimiento juvenil contra el servicio militar, que empez como rechazo prctico minoritario pero con un incondicional apoyo masivo y popular porque tocaba el instrumento clave de la opresin nacional. Las limitaciones de una parte de la izquierda abertzale impidieron que sta se lanzara masivamente en la implantacin de esta lucha, pero una vez realizada la autocrtica lo que haba empezado siendo un rechazo parcial y legalista termin siendo un potentsimo movimiento popular juvenil que ha dejado lecciones imperecederas.

14.8 El segundo ejemplo, el actual, trata sobre cmo la reivindicacin de selecciones deportivas nacionales vascas ha pasado de ser una accin minoritaria y localizada en reas muy pequeas, a ser un verdadero movimiento popular consciente de que la simbologa del deporte no industrializado ni comercializado, no violento ni machista, tiene un innegable contenido poltico de construccin nacional, sobre todo cuando tal movimiento se esfuerza por recuperar desde una perspectiva popular, festiva y colectiva antiguos deportes insertos en la cultura vasca a punto de desaparecer, ellos y la cultura a ellos unida. La negativa tajante del poder espaol a reconocer estos derechos no hace sino confirmar el contenido nacional vasco de tal movimiento popular en ascenso.

14.9 El tercer ejemplo es el crecimiento de un conjunto de reivindicaciones obreras y populares que han surgido en los ltimos aos impulsadas por la juventud para revertir su creciente precarizacin laboral, su empobrecimiento, sus extremas dificultades para obtener una vivienda, el deterioro de sus condiciones de estudio, el recrudecimiento del arma de la droga como medio de alienacin en primera instancia y de exterminio despus, etc. La juventud independentista y socialista inici una lucha global en plena fase de expansin capitalista y ahora, cuando se agrava la crisis, esta lucha global va superando el relativo aislamiento que tena antes para presentarse como la nica alternativa de futuro para el resto de la juventud vasca. Al estar esta lucha global dentro de la perspectiva de construccin nacional y de logro de un Estado vasco, tiene todas las bazas para convertirse en un poderoso movimiento popular juvenil que puede trascender su limitacin de edad en la medida en que otros sectores adultos se sumen a l.

5.- BAJO EL SEGUNDO ATAQUE DEL ESTADO

15. La ltima dcada, concretamente desde el cierre de EGIN en 1998 hasta ahora, confirma la fuerza de los movimientos populares en condiciones extremas de represin, cerco y acoso institucional y criminalizacin meditica. La capacidad demostrada por el pueblo trabajador para poner en circulacin no un peridico sino dos tras los cierres de EGIN y EGUNKARIA es impresionante, se mire como se mire. De mismo modo lo es la capacidad para mantener grandes movilizaciones de masas y casi permanentes actos menores durante una dcada de represiones mltiples, sobre todo las que reivindican los derechos de prisioneras y prisioneros vascos, la Amnista, los que denuncian de manera incuestionable las torturas y los malos tratos, y un largo etc.

16. Y qu decir del hecho nico en Europa y probablemente en el mundo, de que desde 2003 hasta ahora la izquierda abertzale haya superado con notas mximas todas las ilegalizaciones y prohibiciones, restricciones y constricciones al elemental derecho humano de elecciones libres y democrticas? Solamente quienes desconozcan la gil y viva interaccin mutua entre la izquierda abertzale y los movimientos populares, quienes interpreten la realidad profunda vasca desde dogmatismos plomizos exteriores o de los odios espaolistas y capitalistas, puede desconocer que la impresionante fuerza movilizadora de la izquierda abertzale no tiene nada que ver con el arraigo de los movimientos populares, adems de con la legitimidad y prestigio tico-poltico de la propia izquierda independentista.

17. No es casualidad que el sumario 18/98 fuera precisamente lanzado contra lo que la represin espaola crea que era el cerebro y el alma de la capacidad de lucha de masas del independentismo. Del mismo modo que UCD pensaba que acabara con ETA rpidamente; que otro tanto crea el PSOE, y que el PNV imaginaba lo mismo a comienzos de los 80 al crease la ERTZAINTZA, y que todas las fuerzas constitucionalistas crean desde comienzos de los 90 al lanzar el lazo azul y ms tarde el espritu de Ermua, etc.; al igual que todo lo anterior, la represin crea que con el 18/98 liquidara para siempre al movimiento popular vasco, y no ha sido as.

18. Es innegable que el movimiento popular ha sufrido derrotas, estancamientos y retrocesos a lo largo de su historia. Pero si nos fijamos stos no se han producido tanto por los mritos del Estado y de la burguesa vasca, aunque s en algunos casos, como por los errores internos y, sobre todo, por la peridicamente inevitable bajada de tensin militante que siempre suele producirse en las largas luchas, tras victorias determinadas y, en especial, al calor de las transformaciones sociales, capitalistas, que se producen al cabo de los aos. Transformaciones que cogen desapercibidos, con el pie cambiado, a los movimientos porque la realidad siempre va por delante de la inteligencia.

18.1 Como hemos dicho, el clima ideolgico individualista y postmoderno creado por la burguesa en los 90 afect primero a la izquierda que no pudo asimilar la desintegracin de la URSS. Despus, a raz de la recuperacin econmica iniciada en la mitad de los 90, en amplios sectores se expandi como un cncer el pasotismo fcil y chabacano reforzado por el muy bajo precio del dinero, la sobreabundancia de prstamos baratos, el relativamente bajo precio del combustible, etc.; a la vez, los mitos de la nueva economa, de la economa de la inteligencia y desmaterializada, se sumaban a unas grandes cifras de crecimiento sin base productiva, aparentemente eterno e inagotable, y aunque la cotidianeidad era infinitamente ms cruda porque, en realidad, aumentaba la pobreza relativa, la precariedad y la sobreexplotacin, aunque era as, empero, la ficcin consumista ocultaba los problemas crecientes de la vida.

18.2 Simultneamente, la mezcla de represin, retroceso ideolgico y auge econmico empez a golpear a sectores militantes y de los movimientos populares. La salida de Aralar de la izquierda abertzale se debe en buena medida a estas y otras presiones. Personas que llevaban aos y hasta dcadas actuando en los movimientos populares fueron paulatinamente deslizndose hacia la normalidad, una forma de vida cada vez ms sujeta a las exigencias consumistas y rutinarias de vida. Se trata de la sorda coercin del capital que, como un agujero negro, engulle en su interior a las personas que debilitan la intensidad crtica d su conciencia poltica y se dejan engullir por la anodina normalidad diaria. Fluctuaciones de estas se producen peridicamente en todos los conflictos prolongados.

18.3 A la vez, la accin deliberada del poder ofreciendo ayudas desinteresadas, subvenciones pblicas, donativos neutrales, etc., a movimientos que lleven decenios sin apenas ayudas de ningn tipo, facilita el giro a la normalidad de dichos sectores. Otras veces, esas personas son tentadas con puestos de trabajo en instituciones y oficinas, etc. Centenares de ex militantes ultrarevolucionarios en su tiempo, que criticaban de pequeo burguesa y reformista a la izquierda abertzale trabajan hoy para la burguesa en sus instituciones, y tambin ex militantes independentistas. Buena parte de los nuevos movimientos sociales creados por la ex izquierda tras salirse de los movimientos populares estn ahora integrados en las instituciones como ecologistas, euskaltzales, consejeros, feministas, etc.

19. Pese al poder de absorcin del sistema, que aqu hemos expuesto muy brevemente, los movimientos populares han resistido mal que bien este decenio pasado. Nos hacemos una idea clara de su vitalidad y especificidad mediante slo dos ejemplos aplastantes: uno, todos los esfuerzos del PNV por crear algo parecido a movimientos populares peneuvistas en reas bsicas como la euskaldunizacin y los medios de prensa, han fracasado en lo decisivo pese a sus recursos inagotables. HABE en la euskaldunizacin y DEIA en la prensa, han sido rotundos desastres, por no hablar de EGI en cuanto movimiento juvenil. El otro ejemplo es algo diferente porque muestra la incapacidad del Estado espaol en Hego Euskal Herria para crear un movimiento ciudadano permanente y fuerte en sus manifestaciones contra el independentismo. Tras la aparente implantacin inicial del lazo azul y del espritu de Ermua, las aguas volvieron a su cauce con bastante rapidez, aunque ello no indique la extincin de una base social reaccionaria y fascista, que est ah, a la espera de ser azuzada por el Estado y lanzada como una jaura contra los derechos humanos elementales.

6.- MOVIMIENTOS POPULARES Y SOCIALISMO

20. El secreto ltimo que explica la pervivencia de los movimientos populares, las extremas dificultades de los nuevos movimientos sociales, y los fracasos del poder para crear y mantener sus propios movimientos, no es otro que el proyecto nacional inserto en los movimientos populares, proyecto que palpita en su interior, que se muestra de forma adaptada a sus necesidades, que vive en sus luchas y que se enriquece en sus debates. Al tener un contenido popular, esos movimientos estn dentro del pueblo trabajador, son parte del pueblo trabajador y muchos de sus participantes, la mayora, pertenecen a la clase trabajadora en general, a la clase obrera en particular y a sus diversas fracciones internas. Tambin los hay de la pequea burguesa vieja y nueva, de eso que llaman clase media, autnomos, profesionales independientes, etc., pero en menor medida.

20.1 Su insercin en el pueblo trabajador hace que estos movimientos vivan en su interior las contradicciones objetivas e inevitables que surgen de la explotacin asalariada, de la dominacin patriarcal y de la opresin nacional, porque es el pueblo trabajador, como sntesis que incluye a la clase trabajadora y a la clase obrera, el que asumen sobre s todas las formas de opresin, dominacin y explotacin. Por tanto, estos movimientos, a la fuerza, estn dentro de una realidad estructural, total e histrica de larga duracin que es inseparable de la evolucin de las contradicciones del modo de produccin capitalista. Dicha realidad envolvente e interna es la realidad capitalista que, en Euskal Herria, es tambin realidad de opresin nacional y, en cuanto sistema patriarco-burgus, es realidad de explotacin global de la mujer.

20.2 La cohesin de estas instancias, o niveles o subsistemas insertos en un sistema superior, en una totalidad que los integra y dota de sentido, dicha cohesin gentica viene impuesta por algo tan obvio como es el hecho de que una minora, la clase dominante, es la poseedora de las fuerzas productivas, mientras que la mayora inmensa de la poblacin, el pueblo trabajador, no tiene otra propiedad que su fuerza de trabajo, habiendo sectores que incluso ni eso: enfermos, jubilados, infancia, personas psicolgica y fsicamente desechas por la explotacin, etc., que deben malvivir de las ridculas limosnas sociales y de las ayudas familiares cuando las tienen.

20.3 Cada movimiento popular refleja y asume su parte correspondiente de esta realidad opresora, y es el movimiento feminista el que ms las sufre porque la triple opresin, de sexo-gnero, nacional y de clase, resume en s misma la esencia histrica del modo de produccin capitalista. Por esto, el movimiento feminista abertzale supone la ms radical negacin del orden material y simblico basado en la propiedad privada, ya que la mujer es histricamente la primera propiedad privada, sobre la que luego se levant la nacional y la clasista. Las tres constituyen la fuerza de trabajo humana a su vez inserta en las fuerzas productivas que son propiedad privada de la burguesa. La mujer, los pueblos oprimidos y las clases trabajadoras han de venderse, o aceptar su dominacin, el hecho de ser propiedad del capital, para poder sobrevivir.

20.4 Semejante realidad determina al resto de movimientos populares pero en sus reas especficas. Por ejemplo, la lucha por la recuperacin del euskara lleva en su interior la ruptura de la dominacin cultural extranjera, y a la vez de su poder socioeconmico porque, en el capitalismo, lo lingstico-cultural es una fuerza productiva, un mercado y una mercanca. Pero no se pueden superar ambas si no se conquista el poder poltico, la independencia como pueblo soberano, con recursos legales que le garanticen que su lengua no est ni bajo los ataques polticos exteriores ni bajo los ataques econmicos del capitalismo. La mundializacin de la ley del valor lleva esta dinmica a sus extremos absolutos ya que, adems de acelerar la desaparicin directa, material, de las lenguas que carecen de poder sociopoltico y econmico, de Estado independiente en suma, entre ellas el euskara, tambin lleva a la desaparicin lenta pero imparable de las lenguas que incluso teniendo esos poderes estn en manos de una clase burguesa mentalmente colonizada, que acepta la dictadura lingstico-cultural, cientfica, tcnica, artstica, etc., aplicada por las potencias imperialistas tambin hegemnicas en la produccin cientfico-cultural y por tanto lingstica. Lo peor de todo resulta cuando la burguesa est colonizada mentalmente y adems de carecer de Estado propio no slo no lucha por conseguirlo sino que apoya al Estado o Estados ocupantes y colabora en la represin del independentismo en su propio pueblo. En estos casos extremos, como es el de Euskal Herria en su conjunto, el movimiento popular por la recuperacin lingstica es una pieza clave para el presente y el futuro como pueblo.

20.5 Podemos seguir analizando cmo el resto de movimientos populares tienen en esencia el mismo contenido crtico e inasimilable por el Estado en su fase actual, aunque en sus reas de lucha. Por ejemplo, la reivindicacin de la Amnista plantea en el fondo el problema crucial de la definicin de democracia: la de las potencias ocupantes o la del pueblo ocupado. Miremos por donde miremos, en situaciones de opresin nacional, la Amnista exige la solucin prctica de la contradiccin inherente a la definicin abstracta, metafsica e idealista de democracia como una vaguedad vaca de contenido concreto, separada totalmente de la opresin objetiva e histrica. Por esto, la Amnista cuestiona radicalmente todo lo emanado de la denominada transicin, incluido el amejoramiento y la autonoma por lo que pone en el centro poltico la urgencia de una autntica solucin democrtica que de la voz al pueblo.

20.6 Movimientos contra el TAV, contra la autova Irurtzun-Andoain, contra el pantano de Itoiz, contra las nucleares y otras alternativas energticas contaminantes, as como el ecologista, por ejemplo, muestran en su conjunto una determinante visin de otra Euskal Herria diferente al modelo desarrollista e hiperconsumista del capitalismo, muestran tambin un modelo nacional endgeno y autocentrado en algo tan decisivo como es su red de transportes. Aunque algunas de estas luchas han concluido, sus lecciones quedan integradas en la experiencia popular, en la teora de otro modelo social y en la mejora de las formas de autoorganizacin y de relaciones con otros colectivos. Otras de estas luchas estn creciendo, como las citadas por una vivienda para la juventud, contra la precarizacin de sus condiciones de trabajo, contra su empobrecimiento, contra las drogas, etc.

20.7 La lucha contra las drogodependencias y lo relacionado con ellas es ms importante es ms importante de lo que se cree habitualmente. Por un lado y de forma inmediata, plantean una forma de vida liberada de la esclavizacin psicofsica de las drogas, lo que en el capitalismo actual es una necesidad imperiosa; por otro lado, muestra las conexiones de los aparatos de Estado con las drogas como arma de exterminio biolgico de las fuerzas revolucionarias y de sectores potencialmente combativos de las clases explotas, adems de su uso como sistema de control policial; y por ltimo, saca a la luz el papel del narcocapitalismo dentro de la economa mundial, como medio de rpido enriquecimiento para una fraccin de la burguesa. Es tal la fusin entre droga, economa, poltica y represin que, probablemente, en esta lucha un descuido, una relajacin en la intensidad, conllevan una rpida recuperacin del consumo en sus peores formas y con todas sus nefastas consecuencias.

20.8 La independizacin de la drogodependencia va unida al inicio de otra forma de vida, y en este sentido hay que analizar la creciente implantacin de formas de diversin, deporte y ocio no mercantilizados, libres de la dependencia de la industria del deporte, y que, como hemos visto arriba, recuperan en las actuales condiciones antiguos deportes, fiestas y tradiciones vascas al borde de ser extinguidas por el capitalismo y la opresin nacional. Se trata de la reivindicacin y de la prctica popular de otra manera de concebir la vida y la fiesta, el ocio, las relaciones vecinales y colectivas, formas libres del poder represor machista y de su violencia jerrquica, libre de los dictados de las empresas mediticas y comercial, de las grandes finanzas, de la televisin y de sus retransmisiones, etc. Quien no vea en esta tendencia al alza, boicoteada descaradamente por un poder, una fuerza popular activa, es que est ciego.

20.9 El movimiento popular internacionalista es consustancial a la izquierda independentista desde su origen. No se trata de que un pequeo y antiguo pueblo necesite la ayuda de otros ms grandes y modernos, nada de esto. Slo el internacionalismo permite comprender la esencia del independentismo socialista en un mundo dominado por el capitalismo, y a la inversa, slo el independentismo permite comprender la mundializacin de las represiones imperialistas y por tanto la urgencia del internacionalismo militante. Por el contrario, el reformismo nunca es internacionalista en su pleno y radical sentido porque no se puede predicar en el exterior lo que se combate en el interior, en el propio pueblo. La experiencia de los colectivos que se dicen internacionalistas y que, de un modo u otro, han surgido tras escindirse de la izquierda abertzale as lo muestra: ms pronto que tarde, en el exterior se termina haciendo lo mismo que en el propio pueblo.

20.10 Por no extendernos, la existencia de una amplia red de medios de concienciacin y de prensa crticos, abertzales y democrticos, con una legitimidad y credibilidad en el seno del pueblo trabajador superiores a la prensa oficial, manipuladora y mentirosa, este logro diario puesto siempre en peligro por los ataques del poder, es un producto de los movimientos populares en su conjunto, adems de otras fuerzas en general. No debemos reducir estos medios a dos o tres diarios, varias radios libres y revistas peridicas, sino a una larga lista de medios de concienciacin democrtica y contrastable que circulan en el seno del pueblos, en sus movimientos populares, organizaciones de todo tipo, etc., lista de medios concienciadores basada en la accin popular sistemtica, en el voluntariado de miles de personas autoorganizadas y que no reciben subvenciones de ningn tipo, si no al contrario, toda clase de obstculos y trabas.

21. Hemos visto la incompatibilidad de los movimientos populares con el capitalismo con lo que su papel en la lucha por el socialismo aparece clara e inequvocamente. Por ellos mismo aparece con absoluta nitidez el contenido democrtico del socialismo, su esencia de intervencin popular bsica en cada uno y en todos los problemas de su vida. Sin la accin directa de los movimientos el socialismo derivara casi al instante en una degeneracin burocrtica, lo mismo que sucedera sin la accin del movimiento obrero autoorganizado no slo en sindicatos sociopolticos sino a la vez en la amplia experiencia de comits, asambleas, consejos y soviets.

22. Cuando usamos aqu la palabra democracia lo hacemos desde y para su contenido revolucionario, es decir, de la democracia de las y los explotados. Una democracia que se ejerce primero y fundamentalmente a nivel de calle, de trabajo, de estudio, de domicilio, de relaciones personales, de afectividad y de placer, etc., y luego a nivel del parlamento burgus, en spera lucha permanente con la democracia burguesa. Para entender esta divisin irreconciliable entre la democracia socialista y la capitalista, hay que partir de la abrumadora experiencia histrica que demuestra la naturalidad con la que las oprimidas y oprimidos se autoorganizan en contrapoder sectorial, en grupos que terminan dando el salto a movimientos populares que, al crecer y fortalecerse, pueden llegar a ser autnticos dobles poderes en sus reivindicaciones. Por ejemplo, el movimiento antinuclear fue un doble poder fctico, no reconocido de jure, pero material, tan material que se impuso al poder material del Estado y de la burguesa. Y podemos seguir con otros muchos ejemplos que muestran la tendencia al alzar de la dinmica que se inicia en el contrapoder y avanza hasta ser un doble poder en lo que concierne a sus reivindicaciones.

23. La democracia socialista existe embrionariamente como tal slo cuando aparece como un contrapoder, el que fuera. La brillante inteligencia de un reaccionario como Bismarck comprendi bien pronto que la socialismo lata embrionariamente en una simple huelga obrera no controlada por el reformismo. Y la democracia socialista palpita en las libres decisiones de una asamblea de vecinos en su lucha contra la especulacin inmobiliaria, por ejemplo; o en las huelgas estudiantiles contra la privatizacin de la enseanza; o en los actos contra la tortura y el terrorismo en cualquiera de sus formas, desde el patriarcal y el empresarial hasta el estatal. La democracia socialista da un salto de lo latente a lo palpable cuando obliga al poder a entrar en negociaciones que antes ste haba rechazado con indignada brutalidad represiva. Por el contrario, la democracia burguesa demuestra su esencia dictatorial cuando decide sin la mnima consulta al pueblo trabajador, despilfarrar centenares de miles de millones de euros, dlares y otras monedas en taponar las brechas de la crisis financiera provocada por el egosmo criminal de una infinitesimal parte de la poblacin: la fraccin financiera de la clase burguesa.

24. En el avance, la democracia socialista debe asumir las luchas y las reivindicaciones de los movimientos populares y debe a la vez, llevarlas a la accin en un nivel preciso, el parlamentario, en cuanto un instrumento ms, pero no el decisivo, del proceso de liberacin. Una izquierda que se diga socialista pero que no representa ni defiende en el parlamento burgus a los movimientos populares, a sus movilizaciones y mtodos, no es izquierda sino reformismo charlatn. De hecho, el llamado programa socialista debe ser tambin la sntesis de los programas elaborados por los movimientos a lo largo de su experiencia, errores y aciertos. Esta y no otra es la experiencia histrica incluso antes de la aparicin del movimiento socialista.

25. La interaccin entre movimientos populares y democracia socialista est siempre inserta en la globalidad de la lucha de clases e independentista, es parte de esa lucha que no cesa nunca, que se muestra de mil modos y maneras. Adems, la lucha de clases especficamente obrera y trabajadora, la que se libra en el obrero y el patrn, que slo es parte de una lucha de clases e independentista mucho ms amplia, se conecta a diario con la democracia socialista embrionaria que practican los movimientos populares. Las formas de conexin son inagotables porque son la vida misma, y crecen en la medida en que los obreros en el sentido tradicional de la palabra, empiezan a integrarse con las luchas de los movimientos y porque los movimientos reivindican derechos vitales para el pueblo trabajador en su conjunto. Un ejemplo de lo dicho lo tenemos en que el sindicalismo reformista y burocrtico, estatalista, rechaza simultneamente cualquier colaboracin con los movimientos populares, acepta incondicionalmente el marco constitucional y se opone a todo avance democrtico.

7.- MOVIMIENTOS POPULARES Y CRISIS CAPITALISTA

26. Los movimientos populares han sufrido los altibajos socioeconmicos de una forma algo diferente a la del movimiento obrero, pero siempre dentro de los grandes impactos positivos o negativos inevitables al conjunto de las clases explotadas. La razn de dicha diferencia no esencial radica en que los movimientos populares tienen unas posibilidades ms reducidas de independencia econmica que las que tiene el movimiento obrero mediante los sindicatos y otros recursos como prestaciones sociales, etc. Al sufrir una mayor indefensin econmica, los movimientos estn ms sujetos a los vaivenes de las fases de expansin y contraccin, de crisis en suma, del capitalismo. No ocurre tanto con la mayora de los nuevos movimientos sociales, de las ONGs, etc., pues al estar integradas en la lgica del sistema, al que no combaten radicalmente, s tienen ms posibilidades de seguir recibiendo subvenciones, muy especialmente cuando son directos y fuertes sus lazos con los partidos del orden, con las instituciones y con el Estado. No se puede comparar, por ejemplo, los sacrificios voluntarios que debe asumir el movimiento a favor de la Amnista y de los derechos de prisioneras y prisioneros, con la abundancia de recursos oficiales que protege a movimientos ciudadanos creados por el poder.

27. Pero tambin estn sujetos los movimientos populares a los vaivenes sociopolticos, a los cambios buenos o malos, o peores, de los derechos democrticos que tienden a la baja, a la restriccin. Tambin hay aqu algunas diferencias formales, por ahora, con respecto al movimiento obrero ya que si bien se estn restringiendo lentamente en la vida laboral, como menos tiempo para realizar asambleas en horas de trabajo, o su total supresin, etc., todava no se ha llegado a la ilegalizacin pura y dura de sindicatos sociopolticos, de liberacin nacional. Los vaivenes ideolgicos inciden tambin de modo diferente en el movimiento obrero y en el popular porque el mundo del trabajo abarca a un tiempo asalariado obligado, mientras que la participacin en los movimientos populares es voluntaria, motivada por razones de conciencia y no por obligatoriedad de supervivencia.

28. Cuando estalla la crisis econmica, tanto el movimiento obrero como el popular sufren los efectos de las congelaciones y reducciones salariales, los efectos de la poltica de austeridad, los recortes en la ayuda pblica y de las prestaciones sociales etc. Pero a estas consecuencias negativas comunes, el movimiento popular debe sumar un ataque aadido: la reduccin de las muy escasas subvenciones pblicas, si es que existan. Por ejemplo, el movimiento euskaltzale en Nafarroa viene sufriendo un sistemtico recorte que las pocas ayudas recibidas que ahora, con la excusa de la crisis, se est endureciendo todava ms.

29. Bsicamente, el capitalismo tiene dos formas para intentar salir de la crisis que l mismo provoca. Una es la denominada keynesiana, pero que se ha aplicado en esencia con antelacin a Keynes y que puede presentar muchas formas diferentes, y que consiste en, por un lado, que el Estado invierta capitales en aquellas industrias que reactivan la produccin, que reinician los pedidos industriales, que exigen puestos de trabajo, etc. Otra es la restriccin de las inversiones pblicas al mximo, excepto para represin interior y defensa exterior, de modo que el sistema se recupere por s mismo a costa de enormes sacrificios. Pero en ambas tcticas, el Estado siempre apoya a la fraccin burguesa ms poderosa, en contra de las ms dbiles, y a toda la clase dominante contra las luchas de las masas explotadas. En las dos el pueblo trabajador paga los efectos de la crisis de forma inevitable, aunque la primera, la keynesiana, quiere aparentar una mayor justicia social mientras que la segunda, la neoliberal, es ms directa en las restricciones de los derechos. Pero el keynesianismo ha sido magnificado por la socialdemocracia, ocultando su realidad de sistema explotador, bastante ms duro en la prctica histrica de lo que dice la propaganda reformista.

30 Existe un denominador comn a estas dos tcticas, y es que, en ltima instancia, los beneficios slo surgen de la venta de mercancas, y stas slo surgen de la fuerza de trabajo, es decir, de la explotacin de la clase trabajadora. Por tanto, al final, para salir de la crisis no hay otro remedio que aumentar esa explotacin. Un ejemplo lo tenemos en la denominada tctica socioliberal que pretende quedarse con lo bueno de ambas rechazando lo malo. No hace falta decir que esta visin mecanicista es totalmente falsa e ilusoria, tramposa, como se ha demostrando en la prctica all donde la socialdemocracia la ha aplicado: siempre, en todas partes, con esta solucin, la clase burguesa ha seguido acaparando ms propiedad privada mientras que el pueblo trabajador ha ido perdiendo salario real y poder adquisitivo, es decir, empobrecindose de forma relativa o absoluta.

31. Ahora bien, las restricciones de derechos, el empeoramiento de las condiciones de vida ms all de un lmite socialmente establecido, el aumento del malestar psicosomtico, etc., tarde o temprano terminan provocando la reaparicin de las protestas si stas haban desaparecido anteriormente, cosa que ocurre tras dictaduras sanguinarias que arrasan con el terrorismo y la tortura casi toda resistencia organizada. En los conflictos sociales no es cierto que el tiempo lo cure todo, sino que el tiempo reaviva las luchas conforme las contradicciones se agudizan y las condiciones sociales empeoran. Por si fuera poco, lo que ahora ocurre es que los previsibles efectos negativos de la crisis se suman a un deterioro paulatino anterior. Por lo general, las consecuencias negativas de las crisis se perciben con bastante rapidez, se dispara el aumento del paro, los cierres de empresas, las cadas salariales, se multiplica el empobrecimiento, etc. Si con anterioridad a la crisis, el pueblo trabajador dispona de una reserva econmica, de unos ahorros, los efectos tardaban ms tiempo en hacerse notar. Ahora, tras una dcada de dinero barato, de prstamos fciles, de consumo desbocado, las deudas son enormes y los ahorros muy pequeos, no habiendo apenas reservas.

32. Los movimientos populares se enfrentan a una situacin doble ya que, por un lado y como hemos dicho, sufrirn los efectos de la poltica burguesa pero, por otro lado, se vern en mejores condiciones para desarrollar su tarea y para ampliar sus reas de accin. En la situacin vasca, el fortalecimiento del Estado espaol mediante la claudicacin de UPN y PNV ante el PSOE slo puede acarrear un corte an ms severo de las ya muy reducidas posibilidades de accin de los movimientos. Tal restriccin coincidir con un progresivo aumento del malestar social, malestar que empezar siendo difuso e impreciso, racionalizado luego en base a argumentos reformistas, autonomistas e interclasistas, pero una parte de ese malestar ir tomando conciencia poltica y nacional vasca. Que este proceso sea mayo y ms rpido depender de varios factores, siendo uno de ellos el de la capacidad de los movimientos populares para extenderlo e intensificarlo.

33. Asumiendo que todava estamos en el comienzo de la crisis, que muy probablemente sta sea de una gravedad y profundidad desconocidas desde hace muchos decenios, que tambin es muy probable que la crisis socioeconmica se agrave al fusionarse con la crisis medioambiental a escala planetaria, que estos y otros factores en los que no podemos extendernos terminen haciendo fracasar las promesas de un neokeynesianismo y propicien un endurecimiento represivo, militarista y belicista, asumiendo con realismo cauto estas tendencias fuertes y movindonos siempre en la realidad vasca, podemos aventurar una de serie de restos y pruebas que pueden presionar muy fuertemente a los movimientos populares desde el inmediato futuro:

33.1 El movimiento feminista, decisivo por su cuanta y especialmente por su centralidad nica que hace que est presente en el interior de absolutamente todas las realidades, est viendo ya cmo empeoran las condiciones de vida y trabajo de las mujeres, cmo se envalentona el sistema patriarco-burgus, cmo aumentan los ndices de desigualdad, cmo disminuye la poca independencia econmica de la mujer que tiene un trabajo asalariado, etc. Pero si este futuro ya presente es muy inquietante, tanto ms empeora cuando vemos cmo le afecta la opresin nacional. En la medida en que los Estados espaol y francs refuerzan su poder imperialista, restringen los derechos de las naciones que oprimen y cargan sobre ellas --y contra ellas-- buena parte de la poltica anticrisis, en esta medida son y sern las mujeres de las naciones oprimidas las que sufran una multiplicacin correspondiente de las cargas y obligaciones aadidas.

33.2 El movimiento euskaltzale est ya padeciendo el aumento de los recortes en Nafarroa y la poltica francesa en Iparralde, pero en todos estos lugares y tambin en el trocito de la CAV prestado por la monarqua espaola a los colaboracionistas vascos, la situacin general se ver presionada por la objetividad de las medidas anticrisis, sobre todo al sumarse el empobrecimiento popular y el recorte an mayor de las ya muy reducidas ayudas pblicas, all en donde siguen recibindose. Adems de esto, otro riesgo probables es la extensin de la creencia de que el euskara no debe tener el mismo valor que otras lenguas ms modernas y eficaces a la hora de buscar trabajo asalariado porque, con la excusa de la crisis, lo fundamental es aumentar la productividad del trabajo, aumentar el rendimiento y las mejoras tecnolgicas, lo que exige, como todo dios sabe el dominio de lenguas cientficas, como el ingls, el alemn y cada vez ms el chino y el ruso, etc. Esta tesis ha existido desde el siglo XIX y ha sido reforzada peridicamente por el nacionalismo francs y espaol, y en la actualidad est reforzada por las cesiones del gobiernillo vascongado en la CAV.

33.3 El movimiento antirrepresivo se encuentra frente a un ataque sin precedentes a las libertades democrticas, ataque que ha llegado ya a la recuperar disciplinas punitivas esclavistas y medievales pero con las tecnologas ms modernas como son los proyectos de poner grilletes electrnicos a las ex prisioneras y ex prisioneros que han cumplido su condena, por citar una parte. Se trata de la vuelta a los grupos segregados de la sociedad, criminalizados y vigilados permanentemente, como en su tiempo eran los esclavos especialmente rebeldes, los leprosos, enfermos, gitanos, agotes, etc. Pero si bien esta nueva escala es grave, lo decisivo es la tendencia general de aumento del control, vigilancia y represin que recorre todo el capitalismo mundial, y que se agudizar ms con la crisis. Sobre esta tendencia objetiva, que sirve como excusa normalizadora, los Estados espaol y francs as como los subpoderes regionalistas y autonomistas amplan sus propias medidas de coercin. El movimiento antirrepresivo, por tanto, est cobrando una importancia mayor como garante de las libertades democrticas bsicas.

33.4 Un conjunto de movimientos que van a adquirir mayor importancia debido a la crisis es el que se lucha por la calidad de vida psicosomtica del pueblo trabajador, contra las drogas en todas sus formas dainas, contra las ludopatas y, en sntesis, contra los efectos negativos inevitables que las crisis profundas generan en las personas angustiadas por su inseguridad vital, por su precarizacin existencial, por sus deudas y empobrecimiento, por su presente y por el futuro de sus familiares y personas queridas, etc. Es innegable que cuanta ms crisis global, se producen ms desgaste psicosomtico, ms dependencias subconscientes e irracionales, ms intentos de encontrar consuelo y paliativos en drogas legales e ilegales, ms reacciones tensas y agresivas, ms violencia cotidiana contra las personas explotadas en la privacidad cotidiana, en la familia, en las relaciones laborales, etc. El empobrecimiento, adems, fuerza a que ests funestas alternativas sean de menor calidad que otras porque se busca por lo general productos ms baratos, como peores alcoholes y drogas ilegales o legalizadas, formas de diversin ms concentradas en el tiempo y en el espacio como los botellones, prostitucin menos controlada sanitariamente, por citar algunos ejemplos.

33.5 Pero otro conjunto de movimientos relativamente nuevos y ya vistos, como son todos los relacionados con formas de vida, ocio y cotidianeidad alternativas a las burguesas, desde el deporte popular hasta otras formas de diversin en barrios, etc., estos movimientos que han crecido facilitados en parte de los aos de bonanza econmica, que ya han concluido, stos s que sufrirn un fortsimo ataque por parte de las instituciones y de los anunciantes privados. Si las primeras ya miraban antes con lupa el contenido de esos actos para encontrar cualquier excusa que impidiera concederles mnimas ayudas, ahora se va ha cerrar ms la soga econmica, del mismo modo que las pocas pequeas y medianas empresas locales que sufragan alguna parte de los gastos populares restringirn o anularn tales apoyos. Tambin aqu, como en todo, la opresin nacional estructura internamente esta realidad compleja como lo estamos sufriendo ahora mismo cuando el gobiernillo vascongado ha retrocedido en algo tan decisivo en la simbologa nacional vasca como es retirar el nombre de Euskal Herria de la seleccin nacional vasca de ftbol imponiendo el de Euzkadi. Lo peor de todo esto es que es en perodos de crisis larga cuando ms necesario es desarrollar polticas populares de fiestas y formas de diversin colectiva que desarrollen conciencias positivas, crticas, creativas y alegres para reforzar la lucha contra los efectos negativos arriba descritos.

33.6 Hace varios meses, nada ms surgir a la prensa la noticia sobre una crisis que, en realidad, vena creciendo desde haca ms de un ao, empezaron a divulgarse propuestas sobre la necesidad de realismo con respecto a los planes de Kyoto, de reducir los gastos en depuracin y anticontaminacin, etc., y sobre todo, incluso con anterioridad, con la escasez energtica, de volver a la energa nuclear pero controlada. El desarrollismo y la incitacin al consumismo compulsivo se van a incrementar aludiendo a la urgencia de la reactivacin econmica. Por ejemplo, la irracionalidad del TAV va a ser todava ms ocultada diciendo que es imprescindible para mantener y aumentar los puestos de trabajo, para activar la industria, para reducir costos energticos, etc. Si esto es en los grandes problemas, en los pequeos y ms difciles de divulgar al pueblo, la avaricia empresarial pretender zafarse de todo control medioambiental por pequeo que sea. Del mismo modo que la burguesa no se preocupa por el nmero de trabajadoras y trabajadores que asesina en sus empresas, menos an se va a preocupar por cumplir las ridculas leyes anticontaminantes que existen.

33.7 La crisis econmica ya mundial porque los ltimos datos indican un deterioro significativo en la economa china, otro retroceso an ms grave en las Amricas, por no hablar de frica. Se est produciendo una toma de conciencia en muchos pueblos del planeta, adems de la ya existente con anterioridad, as como se acelera el acercamiento entre China, Rusia, Brasil, India para hacer frente al imperialismo occidental, al japons y a los monopolios transnacionales. En estas condiciones que van para largo, el movimiento internacionalista vasco tiene restos decisivos ya que, por un lado, el imperialismo espaol y francs va esforzarse lo mximo para saquear a otros continentes; por otro lado, la burguesa vasca va a apoyar decididamente a ambos imperialismos; adems, en la medida en que la lucha contra el racismo tambin es parte de la solidaridad internacionalista, este movimiento ha de enfrentarse al crecimiento del racismo inseparable de toda crisis, y por ltimo, al aumentar las luchas mundiales, este movimiento ha de realizar una tarea bifronte: aprender de las luchas exteriores para acelerar nuestra liberacin, y a la vez, estrechar los lazos con los pueblos para desarrollar la ayuda mutua.

33.8 Por concluir este punto, no podemos dejar sin citar al movimiento de una prensa crtica, libre y concienciadora, movimiento bsico en cualquier sociedad pero ms en donde se sufre opresin nacional. Como al resto de movimientos, la creciente pobreza relativa y la aparicin de la pobreza absoluta en ciertas reas sociales, golpear con mucha fuerza a la prensa libre, que depende prcticamente del voluntariado y hasta del esfuerzo consciente de decenas de miles de personas. Una gran cantidad de pequeos medios concienciadores basados en la accin de grupos y colectivos locales, de movimientos sociales y sobre todo de los movimientos populares, de sindicatos y partidos revolucionarios, esta amplia y muy diversificada red concienciadora, sentir, ya est sintindolo, cmo presiona un poco ms la tenaza formada por el acoso econmico y el acoso poltico.

8.- PERSPECTIVAS DE FUTURO

34. Nos desborda el intento de valorar aqu en su justo alcance la situacin que se abre para los movimientos ya que, por un lado, empeoran las condiciones objetivas pero, por otro lado, aumentan las condiciones para una creciente concienciacin subjetiva precisamente por lo anterior. Nos desborda por dos motivos, el primero y fundamental porque deben ser los propios movimientos los que hagan esa tarea ya que nadie mejor que ellos para realizarlo en base a su propia experiencia; y el segundo porque todava est por llegar lo peor de la crisis y por tanto de sus efectos negativos y, dialcticamente, de las vas concienciadoras que abren. Este segundo punto no significa que haya que esperar a que la crisis est al mximo para realizar el estudio. Al contrario, hay que empezar cuantos antes porque las fuerzas que tengamos en un futuro sern mayores, ms formadas y organizadas, si para entonces disponemos de las herramientas bsicas. Esperar es suicida porque el tiempo nunca es neutral, casi siempre es un instrumento del poder.

35. S debemos acabar esta aportacin intentando ayudar con cinco consideraciones sobre las vas de acumulacin de fuerzas que se abren con la crisis y que recorren a la totalidad de los movimientos populares. La primera consideracin se refiere al arraigo y consistencia que han demostrado los movimientos a pesar de los vaivenes y altibajos inevitables. Este punto es crucial en los perodos de crisis porque la experiencia terica y prctica acumulada, el prestigio popular alcanzado, etc., no son solamente garantas, avales, para el futuro, sino fuerza material y eficacia prctica cuando hay que responder a las nuevas urgencias, a las muchas preguntas e interrogantes que aparecen con la crisis. Un ejemplo de lo que estamos diciendo es, sin ir muy lejos, estas jornadas de reflexin colectiva. No tenemos minimizar los logros organizativos, las victorias conseguidas, las lecciones obtenidas. La autocrtica siempre es necesaria, pero el masoquismo es negativo.

35.1 La segunda consideracin hace referencia a la experiencia global del pueblos trabajador vasco en su conjunto adquirida durante los setenta aos transcurridos desde que empezaron a intuirse los primeros indicios de lo que sera el movimiento popular al cabo de los decenios, con muchos problemas, de forma fugaz y renqueante hasta sumergirse en el subsuelo de la cotidianeidad y de la memoria colectivas, para emerger ms tarde a la accin en pleno franquismo. La memoria popular vasca est hoy viva, con sus lecciones y logros, en varias decenas miles de personas que durante lustros construyeron las bases de los actuales movimientos, aunque ahora no militen en ellos por edad o por otras razones. No tenemos que minimizar la influencia de esta memoria en la capacidad de respuesta a los nuevos retos provocados por la crisis.

35.2 La tercera consideracin hace referencia a la estructura del capitalismo en nuestra tierra, a su naturaleza esencialmente antivasca por cuanto necesita, para sobrevivir, de la proteccin del capitalismo espaol y francs. El capitalismo vasco ha tenido y tiene dos grandes fuerzas impulsoras, que desde una perspectiva histrica de medio y largo plazo han funcionado en estrecha interconexin: por un lado, el impulso endgeno, el desarrollado por la burguesa autctona; por otro lado, el impulso exgeno, fundamentalmente las fuerzas militares, los ejrcitos espaol y francs, sin los cuales el capitalismo vasco hubiera corrido una suerte muy diferente al actual. Pues bien, pese a sus diversos niveles, tanto el movimiento obrero como el feminista y el popular, adems de los movimientos sociales no reformistas, son los enemigos a batir por el capitalismo por cuanto forman el pueblo trabajador en su globalidad, la mayora inmensa de la nacin vasca, mayora que depende directa o indirecta de su fuerza de trabajo para sobrevivir. Por tanto, el movimiento popular no est ni solo ni aislado, al contrario, es parte esencial de una totalidad irreconciliable con el capitalismo y con la opresin nacional unida a este modo de produccin.

35.3 La cuarta consideracin hace referencia a la fuerza de la unin, es decir, del mismo modo en el movimiento popular es una parte del pueblo trabajador, lo que amplia su fuerza, de igual modo, cualquier movimiento particular por pequeo que sea o al margen de una situacin transitoria de debilidad que pueda sufrir, en realidad es parte del movimiento popular en su conjunto. La fuerza de la unin consiste en que, a pesar de sus diferencias formales, los movimientos pueden y deben buscar las formas de apoyarse mutuamente en las campaas, informando de otras luchas, mostrando la unidad de fondo, el hecho innegable de que las medidas capitalistas para salir de la crisis afectan negativamente a la totalidad del movimiento popular vasco por atacan al pueblo, a Euskal Herria. Demostrar en la accin esta unidad subterrnea cohesionadora permite dotar de sentido nacional a las reivindicaciones puntuales de cada movimiento como parte de una totalidad superior.

35.4 La quinta y ltima consideracin es la sntesis de las anteriores expresada en puridad radical: el futuro del movimiento popular vasco de su capacidad de aportar con sus avances democrticos bsicos en el contexto dursimo forzado por la crisis capitalista que se extiende como un cncer destructor, tanto, en un primer momento, a la resolucin del conflicto violento que se libra a consecuencia de la opresin que padece nuestro pueblo, como, en un segundo momento, al avance de la construccin nacional hacia la independencia y el socialismo.

36. Pero nada de todo lo aqu visto tendra sentido si no se inserta en el proceso de creacin de una Repblica Socialista Vasca que sea la forma legal e institucional de un Estado obrero independiente.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter