Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2008

Bush y el Pentgono estn contentos con el "Acuerdo" con Iraq

Pepe Escobar
Asia Times

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El parlamento iraqu tiene su cita con el destino este mircoles, despus que docenas de sus 375 miembros casi se enfrentaron a golpes debatiendo el propuesto Acuerdo de Estatus de Fuerzas (SOFA) entre EE.UU. e Iraq. Y eso sin contar un porcentaje an mayor que no est familiarizado con el texto final porque simplemente no tuvieron el tiempo necesario para digerirlo. Es literalmente cosa de tmalo o djalo, de haz o muere; el parlamento entra en receso inmediatamente despus de la votacin.

En la lnea de llegada, todava no est claro como votarn los 56 parlamentarios sunes. Crticos dentro y fuera de Iraq ya estn presentando el pacto como una conspiracin conjunta chi-kurda (la Alianza Unida Iraqu de 83 miembros ms la Alianza Kurdistn de 53 miembros, ambas pro-pacto sobre la base de que es el menor de todos los males porque por lo menos establece un itinerario para la retirada de EE.UU.)

Aunque se les han sumado el partido Fadhila y el Frente del Acuerdo Iraqu, sun fundamentalista, los saderistas todava no tienen suficientes votos para bloquear el pacto; segn el peridico al-Hayat basado en Londres, por el momento hay 106 votos contra el pacto. Necesitan 138.

La Alianza kurda a favor del pacto por lo menos tuvo la decencia de denunciar la extraordinaria falta de transparencia de todo el proceso. Pero en lo que respecta a los kurdos, es un detalle menor; lo que verdaderamente les importa es la independencia kurda. A un nivel paralelo, los kurdos estn preocupados por una nueva estratagema del primer ministro Nuri al-Maliki la creacin de Consejos tribales de Apoyo. Los kurdos los ven como milicias de Maliki. Como si los peshmergas kurdos no estuvieran realizando su propia limpieza tnica a cmara lenta alrededor de la ciudad de Mosul.

Cuando tengas dudas, convirtete en peregrino

Y adems existe el impredecible ngulo del peregrino a La Meca. Parlamentarios de todas las creencias polticas motivados tanto por el deber religioso como por la busca de una ruta conveniente de escape, para no mencionar la elusin de la vieja amenaza de muerte han estado partiendo en peregrinaje a La Meca desde el domingo.

Eso deja la posibilidad de que el pacto sea aprobado por una pequea mayora y / o rechazado abrumadoramente por los sunes un desastre seguro de relaciones pblicas y lejos del consenso nacional que el Gran Ayatol Ali Sistani subraya como esencial para garantizar su apoyo. (A propsito, Sistani arremeti contra todos los parlamentarios en camino a La Meca como poco patriticos.)

Para el siniestro Hadi al-Amiri, lder del Cuerpo Badr entrenado en Irn, el brazo paramilitar del Supremo Consejo Islmico Iraqu, inmensas manifestaciones como la del viernes pasado en Bagdad, organizada por los saderistas, simplemente carecen de importancia. La manifestacin de masas en la Plaza Firdous, donde los marines de EE.UU. escenificaron para las cmaras la decapitacin de la estatua de Sadam Husein en 2003 fue particularmente significativa: una efigie de George W Bush fue quemada en el mismo lugar. Los saderistas y una abrumadora mayora de los sunes ven el pacto esencialmente como un tratado neocolonial al estilo de comienzos del Siglo XX.

El gobierno de Maliki apuesta fuertemente a que el pacto sea aprobado por mayora simple. Hay una feroz disputa al respecto segn la constitucin iraqu, debera ser una mayora de dos tercios (no es sorprendente que el gobierno de Bush ya haya declarado que violara el Artculo II, Seccin 2 de la constitucin de EE.UU., afirmando que no es necesaria la aprobacin del pacto por el Senado. Un Congreso debilitado de EE.UU. ha respondido con un estruendoso silencio).

Por si acaso, un frentico Maliki amenaza continuamente con que en caso de derrota: la extensin de la presencia de las fuerzas internacionales en suelo iraqu no ser nuestra alternativa, Maliki tira a matar; si el pacto no es aprobado, las fuerzas de EE.UU. sern obligadas a una retirada inmediata de Iraq. No es sorprendente que el Departamento de Estado est en la misma longitud de onda, Adems, claro est, el Pentgono que en un giro surrealista ha estado amenazando con evacuar 150.000 soldados de Iraq en un instante en caso de que el pacto sea derrotado; esto, en circunstancias de que el Pentgono ha estado insistiendo sin cese en que la retirada dentro de los 16 meses propuestos por el presidente electo Barack Obama es poco realista.

Si se ha de creer a la ltima versin del pacto, los mercenarios de Blackwater para no hablar de todos los 163.000 contratistas del ejrcito privado contratado por el Pentgono en Iraq sern finalmente sometidos a la ley iraqu. Como una abrumadora mayora de los parlamentarios iraques ni siquiera han ledo la versin final del pacto, muchos no tienen una idea exacta de los trminos definitivos. En cuanto a la jurisdiccin por crmenes cometidos por fuerzas de EE.UU. en Iraq, muchos por ejemplo no saben que si un soldado mata a un civil iraqu mientras no est en servicio, los fiscales tendran que probar su intencin ms all de toda duda razonable. Si el soldado afirmara que fue en defensa propia sera juzgado bajo jurisdiccin de EE.UU.

Puede que los parlamentarios tampoco sepan que EE.UU. seguir controlando los activos de por lo menos 10.000 millones de dlares confiscados de Iraq bajo Sadam, as como los ingresos de la exportacin de petrleo iraqu retenidos en una Cuenta de Propsito Especial por cuenta del Tesoro en la Reserva Federal de Nueva York; es un tercio de todas las reservas de divisas extranjeras y oro de Iraq (un arma hbilmente utilizada por el gobierno de Bush para imponer la aprobacin del pacto).

Otros pueden alarmarse extremadamente de que Abdul Qadir al-Obaidi, el ministro de defensa pro-estadounidense de Irq, haya ms o menos implicado que existe la posibilidad de que algunos estadounidenses podran ser necesarios despus del fin del plazo en 2011 para el fin de la ocupacin. Agujeros obvios permiten de hecho que el Pentgono se quede en Iraq y mantenga sus adoradas bases militares mucho despus del plazo en 2011.

El profesor Michael Schwartz, autor de War without End: The Iraq War in Context, argumenta que el lenguaje del borrador anterior que permita que el gobierno iraqu solicitara que EE.UU. se quede ha sido eliminado. El lenguaje especfico era: sobre la base de la evaluacin iraqu de las condiciones, el gobierno iraqu puede solicitar al gobierno de EE.UU. que mantenga fuerzas especficas con el propsito de entrenar o apoyar a las fuerzas de seguridad iraques. No puedo encontrar un lenguaje que permitira alguna extensin de la presencia de EE.UU., sea como entrenadores o en bases. Evidentemente, EE.UU. no tiene la intencin de cumplir con esa promesa, pero me sorprende que hayan eliminado ese lenguaje.

En cuanto al Artculo 4, seala que la maquinaria militar de EE.UU. debe estar en el pas con el propsito de apoyar a Iraq en sus esfuerzos por mantener la seguridad y la estabilidad en Iraq. Obviamente, los escritores fantasma del gobierno de Bush nunca consideraron el hecho de que la abrumadora mayora de los iraques quieren que los ocupantes se vayan, y que consideran la ocupacin como el vector primordial de la violencia y la matanza en todo el pas.

El pacto tambin declara que Iraq y EE.UU. retienen el derecho de legtima autodefensa dentro de Iraq, como es definida en el derecho internacional aplicable. Tal como el Pentgono interpreta la legtima autodefensa segn la Doctrina Bush, para no mencionar su historial estelar en la dilatacin del significado de derecho internacional, uno puede imaginar las incendiarias consecuencias. Tal vez todo lo que los iraques necesiten saber de este SOFA es que el Pentgono y Bush se sienten muy contentos.


Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Para contactos escriba a: [email protected].

(Copyright 2008 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/JK26Ak02.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter