Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2008

Qu fue de Luca Morett, la estudiante mexicana herida en el bombardeo colombiano al campamento de las FARC en Ecuador?

Blanche Petrich
Rebelin


Los militares ecuatorianos que interrogaron a la mexicana Luca Morett, la nica connacional que sobrevivi al bombardeo de la Fuerza Area colombiana en Sucumbos la madrugada del 1 de marzo, mientras reciba atencin mdica en la enfermera militar de Lago Agrio, estn sujetos a proceso penal en Quito por haber sometido a la vctima a tratos crueles e inhumanos.

Por otra parte, la Direccin de Informtica de la Fiscala de Ecuador desech recientemente las supuestas pruebas contenidas en las tres computadoras del segundo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ral Reyes, muerto en el citado ataque. Los peritos determinaron que los discos duros y los dispositivos USB incautados por los militares colombianos no tienen valor jurdico ya que, segn sus investigaciones, el material original fue alterado y el gobierno del pas agresor no guard la debida cadena de custodia sobre los materiales decomisados en el campamento.

Los dos datos echan por tierra varias de las principales pruebas contenidas en la demanda penal presentada desde el 25 de marzo por dos particulares, Guillermo Velasco Arzac y Jos Antonio Ortega Snchez, dirigentes de dos organizaciones relacionadas con la ultraderecha (Mejor Sociedad, Mejor Gobierno y el Consejo Ciudadano de Seguridad Pblica y Justicia Penal), quienes acusaron a Luca Morett ante la Procuradura General de la Repblica por delincuencia organizada en su modalidad de terrorismo internacional.

Como se sabe, Morett, de 27 aos, permanece en Managua desde hace siete meses bajo proteccin del gobierno de Nicaragua. En opinin de sus padres Jorge Morett y Mara de Jess lvarez, no puede regresar a Mxico debido a la amenaza que le representa a su libertad esta denuncia. Pese a los meses transcurridos, ninguna autoridad ha iniciado investigacin alguna. No han sido citados a declarar ante un Ministerio Pblico ninguno de los 19 mexicanos involucrados en la acusacin de los demandantes. De estos 13 nombres, entre ellos los cuatro que murieron, son sealados como parte de las FARC y otros seis involucrados, entre ellos la senadora Rosario Ibarra.

El procurador Eduardo Medina Mora ha ignorado las reiteradas solicitudes de los padres de Luca Morett de ser recibidos. En pblico ha dicho que no existe orden de aprehensin contra la mexicana. Pero eso significa que no pueda ser emitida en cuanto nuestra hija pise suelo mexicano? Eso es lo que nos tienen que garantizar, demandan sus padres.

En opinin de los Morett, por el contenido de la denuncia, la PGR simplemente debera ordenar el no ejercicio de la accin penal. Solo as tendrn certeza de que, una vez que su hija haya retornado a Mxico, no se activar la demanda y eventualmente se dicte una orden de aprehensin en su contra.

Por lo pronto, dos de las evidencias estelares contenidas en la denuncia de hechos de Velasco Arzac y Ortega Snchez se han desplomado.

Interrogatorio inprocedente

Una es la evidencia 052 de la denuncia de hechos, contenida en la ampliacin del 15 de mayo. Se trata de un video grabado el 2 de marzo mientras Luca Morett, tendida en una cama de hospital, recibe las primeras curaciones en manos de mdicos militares en una enfermera castrense en Lago Agrio, la localidad ms cercana a Sucumbos. Mientras unos hurgan en la carne viva, otros oficiales, estos de inteligencia del ejrcito ecuatoriano, la interrogan. Segn los acusadores, en este fragmento Luca admite que estuvo en el campamento no desde el 29 de febrero sino desde el 3 del mismo mes y que ella y los mexicanos que murieron en el lugar s se haban entrevistado con el lder de las FARC Ral Reyes. Apoyan su afirmacin en la interpretacin de algunos medios periodsticos La Hora, de Ecuador, entre otrossegn los cuales Luca habra admitido en dicha grabacin haber hablado con Reyes con anterioridad, en contradiccin con otra versin que ha sostenido hasta la fecha, en el sentido de que el grupo de mexicanos, de los cuales cuatro murieron, haban llegado apenas la noche anterior al bombardeo y que no sera sino hasta el da siguiente cuando conoceran oficialmente a los jefes del campamento.

Ni en el audio del video ni en su transcripcin se aprecian textualmente las frases que le atribuyen los acusadores. En cambio, se denota una fuerte desorientacin de la interrogada, que pregunta qu da es y que, adems, se queja de dolor constantemente. En la imagen de aprecia cmo actan paramdicos en uniforme militar, extrayendo esquirlas con las que haba resultado herida durante el bombardeo de la aviacin colombiana.

Luca viste una camiseta y unos pants de talla mayor y ratos rompe a llorar por el dolor fsico. El oficial encargado de la diligencia endurece en esos momentos el interrogatorio.

Los demandantes acusan al presidente de Ecuador Rafael Correa de pretender ocultar la verdad al haber entregado el video editado. Sus padres ponen en contexto la escena. Ella haba sobrevivido un bombardeo en el que murieron 22 personas, entre ellas sus amigos. Presenci ejecuciones de personas rendidas ante los soldados colombianos. Result herida. Fue maniatada por sus captores y maltratada. Fue abandonada en la selva y no haba dormido en tres das a la hora del interrogatorio. Y s, el video est editado porque parte se grab con ella sin ropa. Cmo se le puede llamar a esto, sino tortura?.

Un nuevo hecho que arroja por tierra esta evidencia es el que informa el asesor jurdico de la Asociacin Latinoamericana de Derechos Humanos Juan de Dios Parra, quien inform a La Jornada que los militares que realizaron el interrogatorio estn bajo proceso ante la Fiscala General y en el fuero militar, acusados de proceder con tratamientos crueles e inhumanos en contra de una de las tres vctimas que fueron rescatadas heridas, pero con vida, en el lugar del bombardeo, en Sucumbos.

Es, en opinin de los padres de Luca, la constatacin de lo que ellos sostuvieron desde el momento en que pudieron ver dicho video. Un interrogatorio judicial en esas condiciones debe ser invalidado, sealan. Pero los acusadores Velazco Arzac y Ortega Garca estiman que el video pone en evidencia las mentiras de Morett y argumentan: Qu otro propsito puede tener el mentir si no ocultar que ella y los dems eran parte de las narco-terroristas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia?

Varias de las evidencias de la denuncia de Guillermo Velazco Arzac y Jos Antonio Ortega ante la Procuradura General de la Repblica contra Luca Morett, a quien acusan de terrorista internacional, estn basadas archivos cibernticos videos y correos electrnicos-- extrados presuntamente de alguna de las tres computadoras del jefe guerrillero Ral Reyes que el ejrcito colombiano incaut en el campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia despus del bombardeo que mat a 23 personas.

Pero a pesar de que Ecuador ha desechado estos elementos como pruebas con valor jurdico, la PGR no se ha pronunciado al respecto.

El 2 de octubre la Direccin de Informtica de la Fiscala de Ecuador desech el material que les fue entregado por el gobierno de Colombia, en un disco compacto con una clave de seguridad, que contena supuestas pruebas de ecuatorianos involucrados con las FARC. La polica internacional neg indicios de manipulacin aunque reconoce que trabaj siempre con copias digitales y nunca sobre los discos duros originales.

En la primera entrega de la demanda, Velazco Arzac y Snchez Ortega solamente presentan como pruebas notas periodsticas que, a su vez, solo se apoyan en versiones de fuentes de inteligencia o de alto nivel de los gobiernos de Colombia, Mxico y hasta Estados Unidos.

Pero en la ampliacin, que fue presentada despus de una larga reunin confidencial que los dos acusadores sostuvieron con el presidente lvaro Uribe y su plana mayor en un hotel en Cancn en abril, se presentan audios, videos y correos electrnicos extrados de las famosas computadoras de Reyes.

La evidencia 040-A, por ejemplo, la catalogan como Luca Morett y Vernica Velzquez recibiendo instruccin terrorista. Es un fragmento videograbado, de mala calidad, que muestra una secuencia de imgenes de un grupo de jvenes, unos uniformados y otros no, sentados en unas bancas a modo de gradas. Al fondo se aprecian dos jvenes morenas, robustas, con el cabello recogido en colas de caballo. Las imgenes son difusas y es imposible identificar a los personajes, pero tal y como arm la versin el servicio de inteligencia colombiano, los acusadores mexicanos concluyen que se trata, sin duda, de las dos mexicanas, una herida y otra muerta en el ataque transfronterizo. Los acusadores suponen que la grabacin data del 30 de septiembre de 2007, en un festejo por el cumpleaos de Reyes.

Dara risa, si no fuera tan grave el asunto, acota Jorge Morett. Esas dos jvenes no tienen ningn parecido con Luca y Vernica. Adems, mi hija puede probar que para estas fechas ella estaba en Mxico.

Lo que dijeron algunos peridicos

En la primera denuncia, del 25 de marzo, los demandantes basan su acusacin en recortes de peridicos bsicamente El Universal, Milenio diario y semanario y Exclsiorque en das posteriores a la masacre de Sucumbos se volcaron a reproducir datos filtrados, principalmente por la embajada colombiana en Mxico sobre los supuestos nexos de las vctimas mexicanas con las FARC. As, se dijo que en el campamento de las FARC no solo se encontraban los cinco conocidos cuatro muertos y una sobrevivientesino seis jvenes universitarios ms: Dagoberto Daz, Antonio Pvel Blanco, Arlen Serna o Araceli Cerda, Gabriela o Luz Gabriela Meja, Mariana Lpez, Paulo o Pablo Mendoza. Segn la lista citada, los nombres y el nmero varan. Al primero lo citan como el cerebro financiero. A Soren Ulises Avils, como era experto en informtica, lo consideran el cerebro de las comunicaciones y a Luca, que sobrevivi al bombardeo, como lder del grupo y principal enlace entre las FARC y una hipottica clula guerrillera llamada Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magn.

Sin mayor comprobacin de datos, los diarios afirman que todos llegaron en vuelos diferentes a Ecuador y que a principios de febrero (y no a finales) se trasladaron al campamento de las FARC. Todos ellos seran, segn esta construccin periodstica basada en versiones de fuentes de inteligencia, miembros de una clula de 38 miembros.

Acotan los padres de Luca Morett: Nuestra hija ha declarado que solo fueron ella y sus cuatro compaeros, que fallecieron, los que viajaron a Ecuador. Eso es muy fcil de comprobar: estn los registros de migracin de Mxico y Quito, de las lneas areas y del consulado ecuatoriano, que requiere visa para los mexicanos. No se han presentado pruebas que desmientan su dicho.

Otras evidencias citan como antecedente otro conjunto de notas que en su momento conformaron otra campaa propagandstica originada en la embajada colombiana a mediados de 2003, segn la cual operara en la Facultad de Filosofa y Letras una clula de las FARC. La campaa le cost la expulsin al entonces embajador Luis Ignacio Guzmn.

A diferencia de la primera entrega de evidencias, en la ampliacin los acusadores escalan el nivel de criminalidad de los involucrados.

Es el caso de las columnas firmadas por Jorge Fernndez Menndez, de Exclsior, que reproduce el intercambio de supuestos correos entre Ral Reyes y el mexicano ngel Fermn Garca Luna. Aunque los acusadores no integran en el expediente las copias de los correos, sino solo el material periodstico basado presuntamente en filtraciones del gobierno de Colombia, se permiten concluir que 13 mexicanos entre ellos los cuatro que murieron, Luca Morett, Fermn Garca y su esposapertenecan a una clula llamada Ricardo Flores Magn.

En esta ampliacin incorporan adems el nombre de la hermana de Luca, Sonia Morett, en su denuncia tambin como presunta terrorista internacional y el de Juan Campos Vega, por el hecho de haber firmado cartas de recomendacin para que el consulado ecuatoriano emitiera las visas de los cinco viajeros en papel membretado de la Asociacin Poltica Nacional Nueva Democracia, que dirige Cuauhtmoc Amezcua.

De los supuestos correos intercambiados entre Fermn y Reyes, los denunciantes elucubran otras conjuras. Una, que la principal interlocutora de las FARC en Mxico es la senadora Rosario Ibarra a travs de su secretario particular Edgar Snchez. No aportan ningn dato adicional. Y que la organizacin armada tambin tiene estrecha relacin con el senador Cuauhtmoc Sandoval, Gustavo Iruegas, ex subsecretario de Relaciones Exteriores y actualmente miembro del gabinete legtimo, con el dirigente perredista Mario Saucedo y con el priista Gustavo Carvajal.

En efecto, las relaciones de varios de estos polticos con las FARC pueden rastrearse en el pasado, fuera el marco criminal en el que los implica la acusacin. Por ejemplo, Iruegas entabl enlaces iniciales con las FARC en representacin de la cancillera mexicana, por rdenes de su jefe Jorge Castaeda cuando al ex presidente Vicente Fox le dio por pacificar Colombia. Carvajal fungi siempre con autorizacin oficial-- en las dcadas de los ochenta y noventa como enlace con altos dirigentes de las FARC para la liberacin de varios empresarios mexicanos secuestrados. Saucedo y Sandoval, por su parte, fueron responsables en distintos momentos del rea de relaciones internacionales del PRD en pocas en las que las FARC asistan como observadores e invitados al Foro de Sao Paulo, que rene a diversas fuerzas de izquierda del continente.

Con estos materiales, Velazco Arzac y Ortega Snchez pretenden que los 13 presuntos responsables sean enjuiciados por formar parte de una clula de las FARC, usar fondos de la organizacin, rendir cuentas ante los jefes de las Farc. Agregan un cargo ms: Los integrantes de la clula reciban entrenamiento para cometer atentados terroristas en Mxico. Ms aun, existe una alta probabilidad de que hayan participado en secuestros y otros delitos en Mxico. Los vinculan, metiendo a organizaciones incluso antagnicas en un mismo costal, con el EPR, el EZLN, el Erpi y hasta la APPO.

La prueba de una aseveracin tan grave? Pues otro recorte periodstico, este de un reportaje de The New York Times del 26 de septiembre de 2007 que cita a fuentes del gobierno mexicano que informan que desde 1999 grupos subversivos haban cometido 80 secuestros y obtenido millones de dlares por rescates.

Los dos denunciantes son activos militantes de la ultraderecha mexicana, relacionados con frecuencia con El Yunque. Se sabe que Velazco Arzac us en su juventud el seudnimo Jenofonte como miembro del grupo clandestino Movimiento Universitario de Renovadora Orientacin (MURO). Ambos estn ligados al gobierno de Jalisco, de donde reciben recursos como asesores. Fueron ellos quienes promovieron el sancionado spot que compara a Andrs Manuel Lpez Obrador con Adolfo Hitler. Ortega Snchez es tambin abogado del cardenal Juan Sandoval Iiguez. Ambos se han reunido largamente en dos ocasiones con el presidente colombiano y sus ministros, una vez en Cancn y otra en Bogot.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter