Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2008

Los pueblos indgenas se alzan en Bolivia y Ecuador

James D. Cockcroft
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Introduccin

Los pueblos indgenas en Amrica Indo-Afro-Latina, especialmente en Bolivia y Ecuador, se estn levantando para tomar el control de sus vidas y actuar en solidaridad con otros pueblos para salvar el planeta. Estn exigiendo prcticas nuevas, aunque ancestrales, de democracia participativa e intercultural. Abogan por un desarrollo ecolgicamente sostenible, por autonomas basadas en las comunidades y por la solidaridad con otros pueblos local, regional e internacionalmente, lo que ellos describen como la "unidad en la diversidad". Sus valores son con frecuencia diferentes de los de Estados Unidos o Europa. Un dirigente indgena afirm: "El dinero que tenemos lo damos no a los bancos para acumular intereses, sino a otros, y su gratitud es el inters que recibimos".

En Amrica Indo-Afro-Latina habitan 55 millones de personas indgenas o 400 pueblos indgenas. La mayora de ellos residen en Mxico, Guatemala, Ecuador, Per y Bolivia. Rechazan el trmino de "indios" impuesto por Europa. Se llaman a s mismos Ios pueblos originarios. Constituyen el 67% de la poblacin de Bolivia. En Ecuador son el 40%, principalmente en la fra Sierra y en los muy calurosos trpicos amaznicos. Con frecuencia se alan con los afro-ecuatorianos que habitan a lo largo de la costa del Pacfico y que suponen el 10% de la poblacin.

Los portavoces de los pueblos indgenas son conscientes de que las diferencia entre sus cosmovisiones y las de Europa y Estados Unidos son parte de los actuales conflictos de clase e ideolgicos que se deben resolver para lograr la paz mundial y el equilibrio ecolgico. Tambin reconocen que deben superar las divisiones en sus propias filas y que sus luchas necesitan la solidaridad con otros pueblos oprimidos de todo el mundo. Estn relacionados internacionalmente, como en el caso de Va Campesina, integrada por 87 naciones de todo el mundo y con un peso tan importante en los Foros Sociales Mundiales de este siglo. Sensibilizados con la crisis ecolgica mundial, los movimientos de los pueblos nativos organizaron en 2008 la Primera Cumbre Interregional del Amazonas, regin conocida como "los pulmones del planeta".

En Bolivia y Ecuador los pueblos indgenas y quienes los apoyan estn refundando el Estado, "democratizando la democracia" e introduciendo el pluralismo jurdico. Estn desempeando un papel fundamental en las campaas populares contra la globalizacin capitalista neoliberal y el intervencionismo estadounidense y europeo. Reconocidos en declaraciones de NNUU y de la OIT sobre derechos indgenas, ellos hacen hincapi en los derechos humanos y planetarios, incluyendo los derechos de la naturaleza (Pachamama o madre naturaleza, literalmente madre universo)1.

La CIA ha calificado con frecuencia a los movimientos sociales de los pueblos originarios de desafo de enorme importancia para la hegemona de Estados Unidos. Los territorios que ocupan los pueblos originarios contienen el 80% de la biodiversidad de Amrica Latina, varios acuferos importantes y recursos tan valiosos como petrleo.

Bolivia y Ecuador, histricamente sacudidos por la pobreza, los golpes militares y las masacres de pueblos originarios, campesinos, estudiantes y trabajadores, son ejemplo de muchos desafos. Ambos pases siguen siendo de los ms pobres del mundo y han padecido recientes epidemias de clera. Los ingresos medios de un campesino boliviano son 50 dlares al ao. sta es una de las razones por las que, siempre que pueden, los campesinos basan sus vidas en el legado indgena del trabajo de irrigacin en terrazas y en el "ayllu" o comuna. Muchos intentan emigrar. Uno de cada cuatro bolivianos trabaja fuera de la nacin. Sus remesas suponen el 10% del PNB de Bolivia.

Los intereses econmicos brasileos suponen el 20% del PNB boliviano. Los rentables sectores de la energa y minero venden gas que alimenta el 70% de la industria de So Paulo, Brasil, la mayor ciudad de Amrica del sur. Brasil controla el 35% de la principal exportacin agrcola de Bolivia, la soja. Algunos hacendados brasileos, junto con un centenar de familias bolivianas, controlan cinco sextas partes de las tierras agrcolas de Bolivia.

Ecuador sigue siendo el mayor productor mundial de pltanos, pero ahora obtiene ms dinero del petrleo, de los productos forestales y de las remesas de sus emigrantes (ms de 3 millones de personas en una poblacin de 14 millones). Ecuador es una fuente importante de petrleo. Tiene abundantes cedros, ceibos y caobas, y varios rboles 250 aos. Es el mayor productor mundial de madera de balsa. En el ao 2003 los intereses forestales de Colombia provocaron el genocidio de los ya reducidos, pequeos y nmadas pueblos originarios de los tagaeri y taromenari.

El presidente de Bolivia Evo Morales, un aymara elegido en 2005 por mayora en la primera vuelta, un hecho sin precedentes en el sistema multipartidista de Bolivia, ha sealado muchas veces que la lucha de nuestro pueblo es una lucha histrica contra el imperio". Los pueblos originarios de todas las Amricas tienden a considerar el imperio como un proceso ininterrumpido de 516 aos de sometimiento genocida en medio de su orgullosa resistencia. Entienden bien la continuidad del colonialismo/imperialismo: el uso rutinario de secuestros, desapariciones, tortura y violencia machista contra la mujer, y la creacin y perpetracin de una impagable deuda externa por el chantaje econmico.

El director de cine boliviano Jorge Sanjins llam una vez a los campesinos indgenas bolivianos "la nacin clandestina" . Ahora ellos y otros pueblos en Amrica Latina y del Caribe estn cambiando la historia. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, un economista que estudi en Estados Unidos, elegido en una segunda vuela en 2006, ha declarado: "Estamos viviendo no en una poca de cambio sino en un cambio de poca".

Bolivia y Ecuador, lo mismo que Venezuela, han celebrado recientemente elecciones democrticas, incluso referndumes populares, y en los casos de Bolivia y Venezuela, revocatorios. Sus presidentes han ganado estas elecciones por unas mayoras impresionantes. En nombre de los oprimidos han implementado polticas contra las prcticas del capitalismo neoliberal del libre mercado, la desregulacin y la privatizacin. En varios sentidos han defendido un nuevo socialismo para el siglo XXI. Evo Morales evoca un socialismo comunitario basado en la reciprocidad y la solidaridad de tipo aymara.

En una comparecencia ante la ONU en septiembre de 2008 Evo, como se le conoce popularmente, propuso Diez Mandamientos para salvar el planeta, la vida y la humanidad:


Evo seal que el recin elaborado proyecto de constitucin de Bolivia es para apoyar un nuevo pacto con toda la humanidad y con Pachamama, desde el corazn de los Andes, desde el sur, para todo el mundo.

Procesos revolucionarios arraigados en los movimientos indgenas y sociales

Los procesos revolucionarios en Bolivia y Ecuador estn arraigados en los movimientos sociales de los pueblos originarios y de otros. En Bolivia las movilizaciones masivas en contra de la privatizacin del agua en 2000 y 2004 triunfaron contra la poderosa empresa transnacional estadounidense Bechtel. En 2003 movilizaciones similares por la nacionalizacin del gas hicieron caer al gobierno del presidente Gonzalo Snchez de Lozada, conocido como el gringo debido a que hablaba mejor ingls que castellano. El rgimen de Snchez de Lozada fue responsible de la masacre de ms de 60 ciudadanos en El Alto, una nueva ciudad andina de ms de un milln de personas pobres situada sobre La Paz, la capital ms alta del mundo.

Uno de las primeras cosas que hizo el presidente Evo Morales tras llegar al poder en 2006 fue nacionalizar el petrleo y la produccin de gas. Con lo recaudado en las nacionalizaciones cre una pensin de dignidad para las personas mayores de 60 aos y un suplemento de ingreso familiar para ayudar a que los nios permanecieran en el colegio. Extendi un crdito a un cero por ciento de inters a los productores de maz, trigo, arroz y otros productos bsicos. Bajo Morales Bolivia ha eliminado su deuda fiscal, ha pagado la mitad de su deuda exterior y cuadruplicado el empleo en los sectores mineros y metalrgico. Su PNB se ha casi duplicado en tres aos mientras que sus reservas de divisa extranjera se han casi quintuplicado hasta llegar a ms de 8.000 millones de dlares. Equipos cubanos de maestros y de personal mdico han ayudado a reducir el analfabetismo en un 80% y a proporcionar atencin sanitaria gratuita a la mitad de la poblacin. La misin milagro cubana ha operado gratuitamente de los ojos a casi 300.000 bolivianos para devolverles la vista.

El vice-presidente boliviano lvaro Garca Linares tranquiliza con frecuencia a los capitalista extranjeros y afirma que la economa de Bolivia ser capitalismo andino/amaznico que proporciona un fuerte apoyo a las pequeas y medianas empresas, incluyendo las cooperativas y a los artesanos. A pesar de estas palabras tranquilizadoras, el gobierno estadounidense ha tratado de minar la democracia boliviana igual que hizo tantas otras veces. Ha levantado las restricciones al uso por parte de la CIA del asesinato de dirigentes extranjeros. Tanto Evo Morales como el ecuatoriano Correa han denunciado planes para asesinarlos.

Tras asumir la presidencia Evo orden la salida del palacio presidencial de la oficina de la CIA. Ms tarde, ante las presiones estadounidenses en favor de Bechtel y de otras empresas transnacionales, sac a Bolivia del Tribunal de Resolucin de Conflictos del Banco Mundial. A lo largo de 2008 altos cargos bolivianos a nivel gubernamental expulsaron a varios miembros del personal estadounidense de la Agencia Estadounidense para Desarrollo Internacional (USAID), que haba establecido una Oficina de Iniciativas de Transicin para dar fondos a la administracin de derecha. Evo descubri que el embajador estadounidense Philip Goldberg estaba promoviendo y financiando a dirigentes de extrema derecha en los departamentos secesionistas del este ricos en gas que en nombre de la autonoma de los departamentos (separatismo en la prctica) estaban ordenando masacres de indgenas y ocupando oficinas federales. Esto fue un apenas velado intento de un golpe de Estado civil, un golpe en busca de apoyo militar.

El embajador Golberg haba servido antes en pases que haban sufrido violentas desintegraciones, como la antigua Yugoslavia. Fue embajador en Kosovo, donde Estados Unidos toler o apoy las masacres por parte de paramilitares de serbios y de otras minoras tnicas. Su superior es John Negroponte, vice-secretario de Estado y director del departamento de Estado para Amrica Latina. Negroponte fue el embajador en Honduras durante los ochenta y supervis la guerra de los contra en contra del gobierno sandinista elegido democrticamente. l y el personal de la embajada perteneciente al departamento de Estado ayudan a coordinar los intentos por parte de Estados Unidos de minar o de derrocar los movimientos sociales y gobiernos actuales de orientacin socialista como los de Venezuela, Bolivia y Ecuador.

La embajada de Goldberg empez reclutando voluntarios de los Peace Corps y becarios Fulbright para espiar a cubanos y venezolanos en Bolivia. Tambin trabaj con una unidad especial de inteligencia de la polica boliviana. Goldberg fue fotografiado reunindose con dirigentes de la trama golpista y con una conocida figura paramilitar colombiana. En septiembre de 2008 Evo expuls a Goldberg en el punto lgido de intento de golpe civil. Estados Unidos respondi enviando a casa al embajador boliviano.

En una reunin celebrada en Chile en septiembre la recin creada Unin de Naciones Sudamericanas (UNASUR) conden unnimemente el entonces en curso intento de golpe de Estado y sus masacres. UNASUR apoyo incondicionalmente al gobierno democrtico de Evo y envi observadores a unas negociaciones propuestas por el gobierno en las que finalmente la oposicin accedi a participar. Cuando ms tarde las negociaciones fracasaron debido a la intransigencia de la derecha a pesar de las importantes concesiones de Evo, los observadores de UNASUR volvieron a condenar vez a la derecha por su conducta anti-democrtica y criminal.

Mientras, un equipo investigador de expertos de UNASUR confirm los detalles de una masacre ocurrida el 11 de septiembre de 2008 en la que murieron personas que protestaban pacficamente, la mayora de ellas indgenas, en el departamento de Pando: 18 personas murieron por disparos, 60 resultaron heridas y ms de 100 desaparecieron. El gobernador de derecha al que se considera responsable de la masacre, Leopoldo Fernndez, un aliado del dictador de los setenta Hugo Banzer, huy a Brasil pero fue capturado por el ejrcito y encarcelado.

El 1 de noviembre de 2008 el gobierno de Bolivia suspendi definitivamente las operaciones de la Agencia estadounidense contra la Droga (DEA) que financiaba a las fuerzas fascistas de oposicin que estaban detrs del intento de golpe y de los grupos criminales que planeaban matar a autoridades del gobierno. El presidente Evo Morales ofreci pruebas de estos y de otros crmenes de la DEA, como su implicacin en el narcotrfico y las rdenes de investigar en 2003 a dirigentes de izquierda, incluyendo al propio Evo. ste afirm que Bolivia seguira protegiendo a los pequeos productores de coca para mantener el uso cultural de sta por parte de los pueblos indgenas y que desempeara un papel clave en un nuevo esfuerzo unificado de Amrica del sur, respaldado con fondos regionales, contra el narcotrfico. Washington respondi suspendiendo las tradicionales preferencias comerciales con Bolivia.

En Ecuador las ocupaciones de edificios del gobierno y las huelgas generales se convirtieron en un acontecimiento anual en los noventa. Los movimientos de masas de las clases marginadas, de estudiantes, obreros e indgenas empezaron a conectar entre s. Los indgenas emprendieron cinco levantamientos. De 1995 a 2005 los movimientos populares derrocaron a siete presidentes. En enero de 2000 los indgenas tomaron el parlamento de Ecuador y gobernaron de hecho la nacin durante 24 horas!. Empez a tambalearse el viejo Estado, dirigido por una burguesa compradora en la regin costera de Guayaquil, terratenientes de ah y de la Sierra, oficiales militares y paramilitares, y una ultra-reaccionaria Iglesia catlica.

En un principio el presidente de Ecuador Rafael Correa trat de tranquilizar a Washington. Mantuvo el dlar estadounidense como moneda de la nacin. Al mismo tiempo desafo al gobierno estadounidense al declarar que caba la posibilidad de que no reconociera la legalidad de la deuda exterior de Ecuador. Expuls al representante permanente del Banco Mundial y afirm que en 2009 no renovara el contrato de arrendamiento de la base militar estadounidense en Manta.

Entonces, el 1 de marzo de 2008, utilizando la base de Manta, Estados Unidos y Colombia organizaron un bombardeo militar y una invasin Ecuador, y mataron al menos a 24 personas, incluyendo a Ral Reyes, un comandante de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), que en aquel momento celebraban un encuentro con alumnos de la Universidad de Mxico en el norte de la selva ecuatoriana. Correa denunci despus el control por parte de Estados Unidos de oficiales de alto rango de las fuerzas de seguridad y de inteligencia de Ecuador, y destituy a dirigentes de las Fuerzas Armadas, de la Polica y de su propio ministerio de Defensa. La Organizacin de Estados Americanos (OAS) demostr su independencia del tradicional control estadounidense al votar a favor de denunciar el ataque militar a Ecuador.

En noviembre de 2008 el presidente Correa, contrario a los planes de integracin econmica ya en marcha en Amrica del sur, secund el llamamiento de la Unin Europea a unas negociaciones comerciales bilaterales. El gobierno ecuatoriano anunci tambin una privatizacin parcial del ro Nappo. Plane permitir el desarrollo estatal de las minas en el parque Yasuni, declarado reserva de la biosfera por la UNESCO en 1989. Pero al mismo tiempo Correa acept el informe de una comisin internacional independiente de investigacin de la deuda externa de Ecuador desde 1976 a 2006. El informe constat que muchos de los contratos de prstamo implicaban corrupcin, ilegalidades y saqueos, violaban la seguridad nacional, contribuan a aumentar la pobreza y las desigualdades, y eran detestables por haber sido contratados muchas veces durante los aos de dictaduras militares. Correa anunci que probablemente no se pagara la deuda ilegtima, corrupta e ilegal.

Mientras, los movimientos sociales e indgenas de Amrica Latina exigan el reconocimiento de la deuda histrica, social y medioambiental en la que la mayora de las naciones acreedoras han incurrido durante cinco siglos de colonizacin de Abya Yala (Abya Yala significa continente de vida en la lengua de los pueblos kuna de Panam y Colombia).



Refundar el Estado, nuevas constituciones

Por toda Amrica Indo-Afro-Latina han arraigado vigorosos movimientos para democratizar la democracia. Los movimientos sociales que pusieron fin al peor periodo de las guerras sucias apoyadas por Estados Unidos y derrocaron a las dictaduras militares del periodo comprendido entre 1964 y1984 no se conformaron con las limitadas democracias que las haban sustituido. La gente haba luchado por derechos humanos y no por las amnistas que se concedieron a los dictadores y a sus secuaces como condicin para permitir las nuevas democracias. El ir por la calle y encontrarse de pronto a la persona que lo haba torturado a uno era otra forma de tortura. Adems, las recin introducidas democracias representativas servan tpicamente a los intereses del gran capital y al neoliberalismo econmico en vez de a los intereses de la poblacin en general.

Mientras se extenda la pobreza, los movimientos desencadenados por los pueblos indgenas y otros grupos, especialmente las mujeres y los jvenes, se movilizaron contra el FMI y sus defensores en los recin elegidos parlamentos y presidencias. Democratizar la democracia significaba para muchos introducir democracia econmica y no slo una limitada democracia poltica. La gente empez a exigir asambleas constituyentes. Las elecciones de Morales y de Correa prepararon el camino para una refundacin del Estado y un rechazo oficial del neoliberalismo.

El nico requisito en las elecciones para la asamblea constituyente de Bolivia era que el 30% de los delegados fueran mujeres. Los candidatos del MAS (Movimiento Al Socialismo) de Evo Morales obtuvieron 137 de los 255 escaos; 64 de los delegados del MAS eran mujeres. Los delgados acabaron de redactar la nueva constitucin de 411 artculos en diciembre de 2007, slo despus de haberse visto obligados a cambiar la localizacin de las reuniones de la asamblea debido a la violencia de la derecha y a su sabotaje del proceso. Esta violencia formaba parte del intento de golpe civil que, en realidad, empez el mismo da que Evo fue elegido presidente.

Los votantes de Ecuador eligieron su asamblea constituyente en septiembre de 2007. sta inclua a 80 miembros del Congreso procedentes de la heterognea colacin poltica de Correa Alianza Pas, 40 de la oposicin conservadora, 10 de pequeos partidos de izquierda y 5 de la  CONAIE (Confederacin de Nacionalidades Indgenas de Ecuador, fundada en 1986). Otras organizaciones, como la CONFENIAE (Confederacin de Nacionalidades del Amazonas Ecuatoriano) y la FENOCIN (Federacin Nacional de Organizaciones Campesinas e Indgenas) presionaron a la asamblea para que hicieran cambios institucionales en defensa de sus intereses. El 28 de septiembre de 2008 los votantes aprobaron con un 65% de votos a favor la Constitucin formada por 444 artculos. El presidente Correa concluy: El neoliberalismo ha sido aplastado y arrojado al basurero de la historia.

Las nuevas constituciones de ambas naciones diferencian entre la vieja democracia representativa y una nueva democracia participativa y comunitaria. Exigen una nacin plural, un interculturalismo genuino (en vez de un multiculturalismo superficial), el reconocimiento de las diferencias entre las culturas y la unidad en la diversidad. A consecuencia de ello las comunidades de pueblos indgenas tienen derecho constitucional a un autogobierno local y a sus propios procedimientos judiciales basados en costumbres y tradiciones indgenas. La Constitucin de Bolivia exige el pluralismo jurdico dentro de un propuesto Tribunal de Justicia Plurinacional Constitucional.

Slo cuando hay una nacin plural puede haber interculturalismo real. Una nacin plural implica refundar el Estado. A los ojos de los pueblos indgenas el viejo Estado era uno colonial, formado por individuos selectos. Defenda las libertades individuales slo para las elites. En modo alguno representaba a las sociedades colectivas como las de los quechuas, aymaras, guaranes, shuar, siona y otros pueblos indgenas. El nuevo Estado tambin tiene que ser uno independiente, unitario, plurinacional que celebra la diversidad humana y la verdadera democracia. En trminos indgenas, hacer salir al colonialismo y hacer entrar a toda la humanidad.

La nueva constitucin que propone Bolivia contiene la siguientes disposiciones, que presentamos aqu de forma sintetizada y sin orden particular:

  1. Un Estado unitario, plurinacional, comunitario y democrtico,
  2. Cada uno de los 36 pueblos tienen derecho y autonomas regionales iguales, esto es, una descentralizacin democrtica de poder,
  3. Nacionalizacin de los recursos naturales y control por parte del Estado de los bosque y de la biodiversidad,
  4. Tres formas de propiedad econmica: pblica, privada y comunitaria -- en la practica, una economa mixta compatible con la visin del vice-presidente de un capitalismo andino/amaznico,
  5. Implicacin del Estado en los sectores estratgicos de la economa e inversin privada extranjera que se subordinar a los planes de desarrollo nacional,
  6. Reforma agraria con expropiacin de propiedades inmensas de tierra (latifundios),
  7. Re-eleccin y cese de cualquier alto cargo elegido por mandato popular implementado ya el 10 de agosto de 2008, cuando se accedi a la demanda de la oposicin de un referendum y el 67% de los votos fueron a favor de mantener a Evo Morales como presidente; los partidarios de Evo obtuvieron tambin varios gobernadores mientras que aumentaba su porcentaje de votos en los pocos departamentos en los que haba ganado la oposicin de derecha,
  8. Elecciones en la judicatura; reconocimiento de las formas comunitarias y ancestrales de resolucin de conflictos,
  9. Un Parlamento plurinacional con una sola cmara (en la prctica, la eliminacin del estructuralmente elitista Senado),
  10. Sanidad y educacin gratuitas e iguales; acabar con el analfabetismo,
  11. Sustitucin de La Paz como capital por Sucre (una concesin a la oposicin de derecha),
  12. Prohibicin de la discriminacin basada en el sexo, el color, la edad, la orientacin sexual,la identidad de gnero, la cultura, nacionalidad, religin, ideologa, minusvala, embarazo,
  13. Prohibicin de las bases militares extranjeras,
  14. El agua potable como un derecho humano,

La mayora de los observadores esperan que los votantes bolivianos aprueben la constitucin en un referendum programado para el 25 de enero de 2009. Al mismo tiempo se sometern a votacin por separado los artculos sobre la propiedad de la tierra.

La Constitucin de Ecuador contiene las siguientes disposiciones, que tambin presentamos de forma sintetizada y sin un orden particular:

  1. El Estado har ms estricto el control de las industrias estratgicas, como el petrleo, la minera y telecomunicaciones, y proteger la biodiversidad,
  2. El Estado reducir los monopolios,
  3. Parte de la deuda exterior ser declarada ilegtima,
  4. Reforma agraria; acabar con los latifundios; prohibicin de las semillas modificadas genticamente,
  5. Asistencia sanitaria gratuita; educacin gratuita para todos por medio de los institutos; programas de vivienda asistidos por el Estado,
  6. Un Estado laico; matrimonio civil para parejas gay (medidas a las que se oponen una de las Iglesias catlicas ms reaccionarias del continente),
  7. Derechos de la mujer, incluido la valoracin de trabajo en casa,
  8. Libre responsabilidad sobre la propia sexualidad y vida; reconocimiento de los diferentes tipos de familia; sin embargo, derecho a la vida desde el momento de la concepcin (las activista feministas dieron en general la bienvenida a sus logros y afirmaron que la clusula sobre la vida en el momento de la concepcin se podra eliminar por medio de futuras movilizaciones populares),
  9. Derechos iguales para los discapacitados,
  10. Seguridad social universal; pensiones para las madres que se queden en casa y para trabajadores del sector informal,
  11. Control presidencial del Banco Central; menos autonoma para las Fuerzas Armadas,
  12. Consagracin de los derechos colectivos de la Naturaleza,
  13. El agua potable como un derecho humano; prohibicin de la privatizacin del agua,
  14. Soberana alimentaria y derecho a tener unas fuentes alimenticias seguras,
  15. Derecho a tener acceso a los medios de comunicacin de masas y a establecer unos medios de comunicacin comunitarios,
  16. Prohibicin de las bases militares extranjeras,
  17. Un sistema econmico sostenible y basado en la solidaridad; una economa privada, social y solidaria, en la prctica una economa mixta,
  18. Integracin en el resto de Amrica Latina, especialmente va UNASUR,
  19. Prohibicin de que el Estado asuma deudas privadas, en la prctica que no haya rescates de bancos privados,
  20. Forma de vida equilibrada (sumak kawsay),

Est claro que en las nuevas constituciones de ambas naciones hay ambigedades y contradicciones. La de Ecuador, por ejemplo, incluye lagunas legales para el gran capital y los latifundistas, como el Artculo 323, una prohibicin de todas las formas de confiscacin. En Bolivia, algunos han criticado un nfasis excesivo en las autonomas locales indgenas y que se d una atencin inadecuada al 70% de la poblacin que es urbana o al importante papel que desempean las mujeres en la creacin y defensa de las economas informales claves para la supervivencia y el progreso humanos.

Tambin es motivo de gran preocupacin para los pueblos indgenas de Ecuador la clusula que llama a su consulta previa informada sobre minera, petrleo y otros derechos econmicos reconocidos a personas de fuera en los territorios en los que residen estos pueblos indgenas. La consulta a los pueblos indgenas no significa su consentimiento. Ya se han producido asesinatos y represin de quienes protestaban contra las empresas petroleras extranjeras. El presidente Correa ha llegado a calificar de terroristas a algunas de esta personas que protestaban. Las declaraciones de la ONU y de la OIT sobre los derechos de los pueblos indgenas se interpretan generalmente como llamamientos al consentimiento previo. El petrleo es la sangre de la tierra afirma un dicho del pueblo uwa que resiste a los intereses petrolferos extranjeros en Colombia, si succionas la sangre nos matas.

Est claro que las nuevas leyes no se traducen necesariamente en nuevas realidades. Los movimientos que dieron nacimiento a las nuevas constituciones de Bolivia y Ecuador tendrn que mantenerse y que fortalecerse para que se cumplan y se amplen en la prctica los artculos sobre medio ambiente, plurinacionalismo y derechos sociales.


La oposicin de derecha en el contexto histrico

Hace mucho tiempo un maya dijo:

En 1781 fue capturado y torturado Tupak Katari, el dirigente de una revuelta generalizada y casi triunfante de pueblos originarios de Amrica del sur contra el colonialismo espaol. Destrozaron su cuerpo, lo descuartizaron literalmente. Antes de morir, anunci orgullosamente a quienes lo haban capturado: Volver y ser millones.

Evo Morales, un firme defensor de la paz mundial y de la no violencia, ha afirmado que la oposicin de derecha est tratando de descuartizar Bolivia, pero que no lo lograr. En cierto modo, Tupak Katari ha vuelto y es millones. La derecha boliviana, relativamente fuerte en cuatro departamentos ricos en comercio, narcotrfico, agricultura, gas y otros recursos naturales, pero incapaz de ganar elecciones nacionales trata de crear un Estado secesionista centrado en la econmicamente poderosa ciudad de Santa Cruz. Esto dejara al centro de Bolivia en la pobreza.

Lo mismo que en Bolivia, en Ecuador y Venezuela hay una derecha anti-democrtica vinculada a agencias gubernamentales estadounidenses y elementos paramilitares en Colombia. Tambin ella trata de derrocar a los nuevos gobiernos revolucionarios elegidos democrticamente escindiendo las zonas ms ricas en nuevos Estados separados: la regin industrial, petrolfera, agrcola y comercial de Guayaquil en el sudoeste de Ecuador y la rica en petrleo regin de Zulia en el noreste de Venezuela.

Los bolivianos tienen una larga historia de resistencia popular frente a los elementos de derecha que han gobernado la nacin en nombre de elites internas y extranjeras. Han aprendido de sus luchas anteriores. En 1952 lograron la primera revolucin del continente desde la Revolucin Mexicana de 1917. Introdujeron por corto tiempo una reforma agraria y la nacionalizacin de las minas de estao, la principal industria de la poca. Muchos mineros eran marxistas. En 1946 el Congreso de Mineros aprob las Tesis Pulacayo, un programa que se haca eco del pensador revolucionario bolchevique y comandante militar Leon Trotsky. Este programa exiga el control por parte de los trabajadores de los medios de produccin, una democracia genuina y la internacionalizacin de la lucha revolucionaria. Mineros armados cambiaron el curso de los acontecimientos en 1952 en el momento en que pareca que el ejrcito de la derecha poda aplastar a las fuerzas democrticas en un bao de sangre.

Sin embargo, Estados Unidos fue invirtiendo gradualmente la Revolucin de Bolivia de 1952 adiestrando a las fuerzas armadas y enviando asesores econmicos favorables al capitalismo de libre mercado y al capital extranjero. Para 1964 no slo se haba invertido la Revolucin sino que haba sido sustituida por una serie de dictaduras militares y gobiernos civiles ocasionales que llevaron a cabo varias masacres de trabajadores, de campesinos y estudiantes en una guerra sucia. El criminal de guerra nazi Klaus Barbie, posteriormente extraditado a Francia y declarado culpable de asesinatos masivos en 1987, ayud a crear campos de concentracin bolivianos. La pobreza aument. Debido a la silicosis, el exceso de trabajo y al declive del sector minero, la esperanza de vida media de un minero es hoy de 35 aos.

Una lucha de guerrilla dirigida por Ernesto Che Guevara en el sudoeste de Bolivia fracas cuando las fuerzas armadas bolivianas adiestradas por Estados Unidos capturaron al Che el 8 de octubre de 1967 y, siguiendo rdenes estadounidenses, lo mataron al da siguiente. En varias localidades rurales empezaron a aparecer cruces con el nombre de San Che.

En 1971 una Asamblea de los Pueblos respaldada por el gobierno militar del general Juan Jos Torres aprob una alianza de campesinos y trabajadores, y un programa para el socialismo. Torres fue derrocado por el general Banzer, lo que llev a una salvaje ola de represin que dur siete aos y que se conoce como el banzerato, un periodo prspero para las elites de Bolivia y para el capital extranjero. La floreciente ciudad de Santa Cruz empez a concentrar la mayora de la riqueza de la nacin.

Continuaron las protestas populares de la mayora pobre y de una pequea clase media econmicamente dbil. Para el ao 1980 las huelgas, revueltas y masacres llegaron a otra fase. El denominado Golpe de la cocana de aquel ao estableci una dictadura particularmente brutal y corrupta que dur ms de dos aos. En 1985 el economista educado en Harvard Jeffrey Sachs introdujo una terapia de choque de tratamiento neoliberal de la economa que dej en la calle a miles de mineros que tuvieron que emigrar con sus familias al campo o a las ciudades para tratar de encontrar un trabajo con el que sobrevivir. A principios de los noventa Sachs introdujo este mismo programa econmico en la antigua Unin Sovitica. En ambos casos los resultados fueron desastrosos para la mayora de las personas.

Durante y despus la terapia de choque de Sachs los movimientos de resistencia de Bolivia alcanzaron nuevos niveles de organizacin basada en la comunidad. Se perfeccionaron los bloqueos de carreteras y otros actos de desobediencia civil. Los comits de mujeres, una institucin tradicional entre los mineros, empezaron a dirigir las barriadas urbanas. Un sindicato de vendedores callejeros iba creciendo cada ao hasta llegar a sus actuales 800.000 miembros. Los ciudadanos bolivianos hicieron enormes manifestaciones bajo las consignas de Por la vida y la paz, Por la vida y el pan y El pueblo antes que los beneficios.

Los pueblos indgenas acabaron una marcha histrica de 33 das, Marcha por el territorio y la dignidad (1990). Gan fuerza un movimiento de productores de coca dirigido por Evo Morales y que se llam Movimiento Al Socialismo. Trabajadores, vendedores callejeros, ex-mineros, campesinos desesperados y cabezas de familia en El Alto y otras barriadas urbanas organizaron comits de defensa y lucha de los barrios. Las mujeres y los jvenes desempearon papeles fundamentales. La mayor parte del tiempo Bolivia estaba bajo estado de sitio, con toda la oposicin reprimida. Sin embargo, los movimientos sociales siguieron reapareciendo y ganando fuerza, siguieron derrocando gobierno tras gobierno hasta la eleccin de Evo en 2005.

El prefecto Rubn Costas en Santa Cruz y varios ex-nazis y grandes terratenientes empezaron a organizar su golpe civil. Utilizaron trminos racistas para referirse a Evo, afirmaron que ningn dinero indio podra gobernar la nacin y enviaron bandas de matones fascista para atacar, pegar y matar a los indgenas. Tomaron oficinas nacionales, incluyendo aeropuertos, con lo que impidieron que el presidente de la nacin pudiera volar a zonas clave.

Varios de los dirigentes fascistas de derecha del movimiento de oposicin son fanticos anti-comunistas cuyas familias pro-nazis fueron a Bolivia desde la Europa del este tras la Segunda Guerra Mundial, a menudo protegidos o animados por el gobierno estadounidense, como en el caso de Klaus Barbie. Comnmente se cree que uno de los actuales dirigentes, Branco Marinkovic, un croata-boliviano, est a sueldo del hombre en el gobierno de el gringo que orden la masacre de El Alto de 2003, y que despus huy a Estados Unidos con el gringo y otros muy altos cargos del gobierno.

Con los aos los dirigentes fascistas de los cuatros departamentos secesionistas han contratado de forma rutinaria a pistoleros brasileos, algunos de los cuales se unieron a los pistoleros bolivianos y peruanos en la masacre de Pando del 11 de setiembre de 2008. Pando es el departamento que dio refugio a los asesinos de Chico Mendes, el mundialmente conocido sindicalista y dirigente del movimiento medioambiental de los recolectores de caucho brasileos asesinado en 1988. Desde entonces sus asesinos y sus secuaces han estado operando en nombre de las elites de Pando para ayudar a mantener la disciplina laboral y la lealtad poltica, pero cada vez con menor xito.

Aunque momentneamente hayan fracasado en su intento de derrocar la democracia boliviana, los derechistas de todo tipo no han dejado de presionar a Evo. Los movimientos sociales y los pueblos indgenas siguen movilizndose en defensa del gobierno de Evo.

A mediados de octubre de 2008, entre 50.000 y 200.000 personas hicieron una marcha de 8 das y 150 kilmetros a la que se uni el propio Evo el ltimo da. Los manifestantes rodearon el Congreso nacional en La Paz en demanda de la aprobacin de un futuro referendum sobre la nueva constitucin. Consiguieron obtener la mayora de votos por dos tercios que se requera y despus lo celebraron en las calles.

Sin embargo, antes de esta votacin los partidos de centro y de derecha en el Congreso ya haban modificado ms de cien artculos. Los detalles de los cambios son bastante complejos, pero est claro que se concede a los departamentos secesionista una mayor, aunque no completa, autonoma. Adems, Evo no podr volver a ser elegido tras las elecciones presidenciales y al Congreso del 6 de diciembre de 2009. Por consiguiente, podra permanecer en la presidencia hasta 2014.

Tanto en Bolivia y Ecuador como en Venezuela la oposicin de derecha est cada vez ms dividida. Por ejemplo, el partido PODEMOS (Poder Democrtico Social) de Bolivia, el mayor grupo de oposicin, tiene ahora al menos cuatro facciones enfrentadas.

Pero la oposicin no es solo de derechas. Aunque en general la izquierda apoya a Evo y a Correa, aun cuando sea a veces de forma crtica, hay unos pocos que creen que los presidentes de ambas naciones estn yendo demasiado despacio y con demasiados compromisos. Algunos incluso ven la emergencia de un nuevo neoliberalismo con rostro humano. Adems, dentro de los gobiernos de ambas naciones hay personas que actan como camarillas que tienden a minar los procesos democrticos y a servir as a las afirmaciones de la oposicin de derecha de que estos presidentes son unos dictadores.

Est habiendo cooptacin y clientelismo, ms en Ecuador que en Bolivia, pero los movimientos sociales siguen exigiendo una genuina democracia y un nuevo tipo de socialismo que satisfagan todas las necesidades humanas en armona con Pachamama. Las posibilidades de un golpe militar o civil parecen menores cada da, pero nunca se pueden descartar. Las fuerzas armadas de ambas naciones han jurado respetar y defender los procesos constitucionales en marcha. Los pueblos boliviano y ecuatoriano estn en alerta contra posibles oficiales o soldados traidores.


Declive de la hegemona estadounidense

Los acontecimientos en Bolivia y Ecuador reflejan un desafo cada vez mayor al gran hermano del norte. Las naciones de Amrica Latina se estn integrando en una gran patria ms amplia e independiente de Estados Unidos, una idea defendida originalmente por el Liberator Simn Bolvar en las guerras de independencia contra Espaa cuando trat de unificar la regin contra la futura hegemona estadounidense. Bolvar no lo consigui, en parte debido a la oposicin de Estados Unidos. En 1829 concluy: Estados Unidos parece estar destinado por la Providencia a asediar Amrica con miseria en nombre de la libertad.

Adems de UNASUR se han creado varias instituciones nuevas en este reciente proceso de integracin. Entre ellas, destacamos las siguientes:


Tambin hay planes de crear una moneda nica, que posiblemente se llamar pacha, y un Fondo Monetario del Sur como alternativa al dlar estadounidense y al Fondo Monetario Internacional. Se habla tambin de un Fondo de Estabilizacin Econmica.

En el pasado el gobierno estadounidense y las oligarquas de Amrica Latina no habran tolerado todo esto ni un segundo. Habran organizado sangrientos golpes militares y nuevas dictaduras en nombre de la defensa de la democracia. Pero hace tiempo que se fueron esos das de la hegemona estadounidense. Los capitalistas espaoles tienen ahora ms inversiones en la regin que sus homlogos estadounidenses. Durante mucho tiempo Estados Unidos y la OAS han estado ausentes de todas las decisiones principales sobre conflictos; nuevas coaliciones como UNASUR y el Grupo de Ro toman esas decisiones sin, por el momento, un solo voto disidente. Incluso el influyente polticamente Consejo sobre Relaciones Exteriores (CFR, en sus siglas en ingls) estadounidense afirmaba en su informe de mayo de 2008 que la Doctrina Monroe est muerta y no se debe resucitar. De manera significativa, Washington ha aceptado el Consejo de Seguridad Sudamericano formado por 12 naciones.

Los fracasos militares y diplomticos de Estados Unidos en Iraq, Afganistn y Pakistan, unido a la crisis financiera global desencadenada por las bancarrotas de los bancos estadounidenses en 2007-2008, han extendido la prdida por parte de Estados Unidos de hegemona mundial. Desde hace tiempo el euro y otras monedas han debilitado el dominio del dlar estadounidense. La gigantesca economa estadounidense se ha vuelto dependiente de inversiones y prstamos de China, Japn, la Unin Europea y varias petromonarquas. Segn unos reportajes de CNN, el plan de rescate por valor de dos billones de dlares puede costar a cada ciudadano estadounidense 40.000 dlares para 2010. El reinado econmico durante tres dcadas del neoliberalismo se est sumiendo vertiginosamente en el abismo del sufrimiento humano que l mismo ha ayudado a generar. Unos Polos de Poder mltiples y el ascenso de nuevas alianzas econmicas y geopolticas estn sustituyendo al dominio durante 18 de un nico Super Poder.


Conclusin

Es evidente que Bolivia y Ecuador, al igual muchos pases de Amrica Latina, estn experimentando cambios histricos en la correlacin de fuerzas sociales y de clase, y en las relaciones con Estados Unidos. Slo la derecha y el gobierno de Estados Unidos se opone a estas dos nuevas y vigorosas democracias. Otros estn tratando de aprender de ellas.

En julio de 2008 lleg a Washington, D.C la marcha de 8.000 millas La Marcha ms Larga 2 Toda Vida es Sagrada Salvemos la Madre Tierra. Uno de sus dirigentes, Dennis Banks, co-fundador del Movimiento Indio Americano (AIM, en sus siglas en ingls), resumi sus objetivos en los de la proteccin del medio ambiente, acabar con el calentamiento global, proteccin de la supervivencia cultural indgena y empoderamiento de la juventud nativa. La mayora de los manifestantes expresaron su solidaridad con Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Sin embargo, en 2008 la poltica estadounidenses respecto a Amrica Latina continu por la senda antidemocrtica. El Pentgono envi la modernizada Cuarta Flota a patrullar los ocanos y canales de la regin. Se construirn ms bases militares en Colombia, en las fronteras con Ecuador y Venezuela. Ha aumentado el apoyo estadounidense al mega-proyecto Integracin de la Infraestructura Regional Suramericana, IIRSA. Se trata de un multimillonario plan transcontinental de desarrollo de transporte y comercial que violar varios territorios indgenas. A pesar de las inmensas bancarrotas bancarias y de los altsimos ndices de paro tanto internos como externo, los programas de ayuda estadounidenses continan desestimando el satisfacer las necesidades humanas y, en vez de ello, contribuyen a la represin militar de los movimientos sociales e indgenas o renuevan los intentos de golpes civil.

El mundo se enfrenta a una profunda crisis ecolgica. El hambre en el mundo est aumentando rpidamente. En relativamente poco tiempo no habr suficiente agua potable, comida o petrleo para mantener el actual nivel de vida, ni siquiera en las naciones ms industrializadas. El capitalismo neoliberal se enfrenta tanto a una profunda crisis econmica como a una prdida de credibilidad a escala mundial. Por otro lado, los movimientos indgenas y populares en Bolivia y Ecuador han logrado significativos avances y tienen ahora una oportunidad de progresar hacia logros an mayores refundando de sus Estados e introduciendo nuevos programas en defensa del medio ambiente y de los pueblos del mundo.

En noviembre de 2008 unos 400 acadmicos de la prestigiosa Asociacin de Estudios Latinoamericanos envi una carta al presidente electo Barack Obama en la que expresaban su esperanza de que su presidencia convirtiera a Estados Unidos en un aliado en vez de un adversario de los positivos cambios que estn teniendo lugar en el hemisferio. Est por ver si Obama va a mantener las antiguas polticas; si har ms cambios superficiales o crear nuevas polticas en inters de todos los pueblos de Amrica Latina y de Estados Unidos.

Enlace con el original: http://www.counterpunch.org/cockcroft11282008.html
y Monthly Review, http://mrzine.monthlyreview.org/cockcroft301108.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter