Portada :: Ecologa social :: Transgnicos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2008

En riesgo una historica decisin de la Asamblea Constituyente
Ecuador, pais libre de transgenicos?

Alberto Acosta
Rebelin


La nueva Constitucin prohibi los cultivos transgnicos. En su artculo 401,
Se declara al Ecuador libre de cultivos y semillas transgnicas. Excepcionalmente, y slo en caso de inters nacional debidamente fundamentado por el Presidente de la Repblica y aprobado por la Asamblea Nacional, se podrn introducir semillas y cultivos genticamente modificados. El Estado regular bajo estrictas normas de bioseguridad, el uso y el desarrollo de la biotecnologa moderna y sus productos, as como su experimentacin, uso y comercializacin. Se prohbe la aplicacin de biotecnologas riesgosas o experimentales.
Este artculo de la Constitucin prohbe claramente los cultivos y las semillas transgnicas. Sin embargo, en una acto de responsable previsin ante posibles avances tecnolgicos, la Asamblea Constituyente estableci una excepcin. Adicionalmente regula -bajo normas de bioseguridad- el desarrollo de biotecnologa moderna, su experimentacin, uso y comercializacin.

Estos son los puntos bsicos de un acuerdo logrado a travs de amplias y no menos difciles discusiones. Dentro de la Asamblea Constituyente este tema encendi varios debates. La discusin fue acalorada en el bloque mayoritario de asamblestas de Acuerdo Pas, en la que tambin intervino el bur poltico de este movimiento poltico. Los artculos correspondientes a esta cuestin -como sucedi con la gran mayora de artculos de la Constitucin de Montecristi- fueron redactados cuidadosamente, palabra por palabra. Se comprenda a plenitud las consecuencias que tena una decisin de este tipo.

Sin embargo, ahora, cuando se discuten los primeros borradores de la Ley de Soberana Alimentaria parecera que hay personas interesadas en enredar el principio constitucional. Como que se quiere introducir normas de bioseguridad para aconsejar al Presidente en todos los casos. Con esta aparentemente inocua interpretacin, se pretendera dejar alguna puerta para legalizar la introduccin de transgnicos. Se ignora la excepcin establecida en el mencionado artculo 401. En la Constitucin se establece que el Presidente tiene la facultad de presentar al poder legislativo -Asamblea Nacional- una solicitud para introducir transgnicos para el cultivo en el pas, slo excepcionalmente en casos de inters nacional. Es, entonces, la Asamblea Nacional la entidad encargada de aprobar dicha solicitud, que debe estar slidamente fundamentada por el ejecutivo.

Con esta decisin constituyente se estableci un rango de proteccin mxima a la introduccin de transgnicos, por considerarlos de alto riesgo para la salud y la biodiversidad. Adicionalmente exista clara conciencia de que los cultivos transgnicos representan un enorme riesgo para la soberana alimentaria, otro enfoque fundamental en la nueva Constitucin.

Igualmente se estara pensando en un mecanismo que establezca una Comisin Nacional de Bioseguridad, encargada de establecer la evaluacin del riesgo como la metodologa para aceptar o denegar los transgnicos en cada caso. Este es el mismo patrn establecido en varios pases de Amrica Latina, en donde no se han prohibido los cultivos transgnicos. Lo preocupante es que se trata de un patrn promovido por la industria biotecnolgica, para facilitar y homologar -en la prctica- los trmites de ingreso de transgnicos. De una u otra manera, si esta iniciativa llegara a prosperar se estara transgrediendo la excepcionalidad establecida en la Constitucin.

Con esta metodologa, como se ha visto en otros pases, se evala solamente el valor nutricional del transgnico y no los impactos que la modificacin gentica pueda tener en la salud humana, los ecosistemas o los cultivos tradicionales.

De hecho se dejara una decisin tan importante para el futuro y presente del pas, en manos de una metodologa preestablecida. Se burocratizara un trmite que debe ser analizado individualmente para cada caso, al ms alto nivel poltico del Estado. Esto implica que habr que elaborar una ley que garantice la adecuada discusin y tratamiento por parte de la Asamblea Nacional de cada una de las solicitudes del ejecutivo. Aqu no hay espacio alguno para aplicar el silencio administrativo positivo. Eso a ms de ser inconstitucional, sera retornar a las prcticas jurdicas ms aberrantes del neoliberalismo.

Como que hay quienes creen que las leyes previstas en las transitorias de la nueva Constitucin pueden soslayar el texto constitucional Sera reprochable que se vuelva a las perversas andanzas de pocas anteriores, sobre todo durante la larga noche neoliberal, en las que con leyes se atropellaba la Constitucin, las instituciones democrticas y la democracia misma; y, en las que con reglamentos se liquidaba a las leyes.

Con los transgnicos debemos actuar con redoblado responsabilidad con el presente y el futuro de nuestra sociedad. Argentina nos da algunas seales de las que deberamos aprender. All, al momento, se destinan ms de 22 millones de hectreas para cultivos transgnicos (entre soya, maz y algodn), los mismos que una vez que pasan la evaluacin de riesgo -como nico requisito- son des-regulados. El resultado es preocupante, lo reconoci la Secretara de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, en marzo del 2008. Dicha Secretara afirm categricamente:
la soja transgnica es ambientalmente mucho ms perjudicial que otros cultivos porque adems de los efectos directos derivados de los mtodos de produccin, principalmente del copioso uso de herbicidas y la contaminacin gentica, requiere proyectos de infraestructura y transporte masivo (hidrovas, autopistas, ferrovas y puertos) que impactan sobre los ecosistemas y facilitan la apertura de enormes extensiones de territorios a prcticas econmicas degradantes y actividades extractivistas. 
Por cierto estas prcticas depredadoras no se refieren exclusivamente a los cultivos transgnicos, sino que sus impactos son propios de los monocultivos intensivos.

Tambin vale la pena preguntarse sobre los alcances de incorporar en la Ley de soberana alimentaria un captulo entero sobre biotecnologa, es decir sobre transgnicos. Hay acaso algn velado inters por no respetar la prohibicin constitucional para los cultivos transgnicos? Cul es la relacin entre los transgnicos y la soberana alimentaria? El principal consumidor de los granos genticamente modificados (bsicamente soya y maz) es la industria de alimentos animales. Es decir, todo el captulo de transgnicos est normando alimentacin para animales producidos industrialmente, que es un modelo bastante ineficiente, si se considera que se requeriran, en algunos casos, 700 caloras de granos para producir 100 caloras de carne. Un tema preocupante en un pas con un enorme potencial en biodiversidad, que debera ser la base de su soberana alimentaria. Un pas en donde lo que hay que proteger es la agricultura campesina, que involucra a millones de personas y es determinante para el consumo nacional.

Recordemos que los transgnicos son organismos a los que, con tcnicas de ingeniera gentica, se introduce informacin gentica de otros organismos que no estn relacionados. Se introducen, por ejemplo, genes de animales o de virus, en plantas; inclusive se ha hecho la combinacin de plantas con clulas de seres humanos, todo esto dependiendo de la caracterstica que se quiera incorporar en los diversos seres vivos. Estos procedimientos no se ajustan a las leyes de la Naturaleza

Por otro lado, hay que tener presente que con los transgnicos hay diferentes impactos, dependiendo incluso de done se cultivan. Por un lado hay varios cultivos distintos involucrados (por ejemplo soja, maz); por otro lado, la propiedad adicional que se introduce tambin es diversa (por ejemplo resistencia a herbicidas). Los impactos ambientales de cada una de las posibles combinaciones son muy distintos; es riesgoso generalizar. En el caso andino est claro, y es clave, que si se usan variedades originarias de los pases andinos (por ejemplo papa o tomate), el riesgo es enorme. Es probable que la variedad modificada genticamente se cruce con variedades silvestres, y entonces pierdan el stock de variedades salvajes originarias. Esto es contaminacin gentica.

Sin querer (ni poder generalizar) sus potenciales consecuencias, aqu podemos anotar las ms preocupantes: efectos nocivos en la salud, alto consumo de plaguicidas y concentracin de la tierra, pues se requieren grandes y complejas inversiones que desplazan a los pequeos y medianos agricultores.

Adicionalmente, y ste es un problema que impacta en todas las regiones, incluso en aquellas con pobre biodiversidad, hay que anotar el aumento de la dependencia externa, debido al control monoplico de las semillas transgnicas y todo el paquete tecnolgico que ellas conllevan, que reducen la autonoma en el comercio internacional e incluso en la toma de decisiones sobre polticas agropecuarias nacionales.

Hay otro problema que preocupa. Dada la creciente crtica al consumo de transgnicos para la alimentacin, los alimentos transgnicos comenzaron a perder espacio en el mercado de los alimentos para seres humanos. Esto alent el uso de los transgnicos para alimentar animales -cerdos o pollos-, as como para la produccin de agrocombustibles. En la actualidad se sabe que esto es uno de los factores de la crisis mundial de alimentos.

En este punto, vale la pena recordar que cuando se discutan estos temas en la Asamblea Constituyente, el 15 de febrero, se recibi en Montecristi la visita de Helmuth Markov, presidente de la Comisin de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, quien estaba muy entusiasmado con la propuesta ecuatoriana de prohibir los cultivos transgnicos. Una decisin que, segn l, no slo est en lnea con los Derechos de la Naturaleza, sino que, segn percepcin y su experiencia, tal como lo manifest posteriormente en comunicacin enviada al presidente de la Asamblea Constituyente, el 5 de junio del 2008 (Da Mundial del Ambiente), si el Ecuador
se vuelve un productor y exportador de productos genticamente modificados, podra perder una de sus grandes posibilidades de exportar productos de calidad, con valor agregado importante, a Europa. Estos son los productos que ms dinero y ms empleos pueden promover () Sera una lstima que el Ecuador, optando por productos genticamente modificados vea la imagen de marca de sus productos de exportacin alterada, lo cual afectara fuertemente sus posibilidades de presencia futura en los mercados europeos. Optar por productos genticamente modificados sera enfrascarse en la produccin de productos agroindustriales que tienen un valor agregado menor o nulo y, que se producen con un dao mayor al medio ambiente y al clima. 
Este es otro argumento, desde el punto de vista econmico, para no jugar irresponsablemente con los transgnicos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter