Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2008

Ecoeficiencia y responsabilidad empresarial...

Boris Ros B.
Rebelin


El movimiento mundial contra las privatizaciones y la defensa del medio ambiente, con algunos hitos, como el de la Guerra del Agua del 2000 en Cochabamba, ha desafiado a los proyectos capitalistas y les opuso resistencia hasta que limit considerablemte sus mrgenes de accin. De esta manera, la privatizacin del agua se convirti para ellos en un constante y peligroso camino que siempre gener oposicin social, impidindoles imponer ajustes en el rea de manera homognea en todos los pases, sobre todo aquellos pertenecientes a la lnea de la pobreza.

Por ello, tanto las transnacionales como los pases que se enriquecen con la explotacin mundial han ido modificando sus formas de intervencin, justamente para evitarse prdidas cuantiosas frente al movimiento mundial que los denuncia y los resiste y que los hace desistir de juicios internacionales. Valga decir que este es el caso de Bechtel contra Bolivia 1. No es extrao entonces que los organismos financieros internacionales y de "cooperacin" hayan bajado el nivel de exigencias que iban casados con cada prstamo y/o donacin a los pases o a otros actores que los solicitaban 2.

A ste mtodo, que se choca con la mala reputacin y rechazo a nivel mundial que construyeron estos organismos, sobre todo en los pases pobres, se suma el de la intervencin directa en la sociedad civil bajo las formas de organismos no gubernamentales (ong) y fundaciones que promueven programas afines a estos organismos en temas sensibles. Este es el caso de la Fundacin Nueva Cultura del Agua, que bajo los principios de ecoeficiencia empresarial impulsa a nivel mundial la inclusin del sector privado en la gestin pblica del agua. Esta propuesta es una salida a los conflictos del agua fruto del remordimiento de las transnacionales y de los grandes capitalistas que las manejan? Indaguemos un poco en el caso de la nueva cultura del agua.

La Fundacin Avina, la madre de la nueva cultura del agua

La Fundacin Avina, que promueve la alianza entre sociedad civil, empresas privadas y sector pblico, fue creada por Stephan Schmidheiny, un multimillonario empresario suizo que busca conjuncionar filantropa con ecoeficiencia empresarial, para lo cual ha promovido la creacin de una gran red de lderes socios, que son miembros de la comunidad previamente identificados por Avina como "lderes de la sociedad civil y del empresariado" para pasar a ser socios de la institucin y apoyar sus "proyectos". Sus empresas en Amrica Latina principalmente producen en relacin al agua y a la explotacin forestal.

Esta fundacin [Avina] maneja y gestiona fondos que surgen de la actividad empresarial de Schmidheiny, cuya traccin econmica es el Grupo Nueva, que nuclea en Amrica Latina empresas de dos rubros principales: forestales-Masisa Terranova-, y de tuberas para transporte de fluidos, AMANCO 3.

La gran red de Avina contempla entre sus "lderes socios" al espaol Pedro Arrojo, fundador de la Fundacin Nueva Cultura del Agua, que ha logrado incluir su "propuesta" en varios pases del mundo a travs de seminarios, encuentros, como el de 2005 en Brasil, denominado "Encuentro por un Nueva Cultura del Agua en Amrica Latina", o conferencias como la de Montevideo de 2007, bautizada como "El reto tico de la nueva cultura del agua", por citar algunos ejemplos, aunque otras formas en las que incluyen sus propuesta es a travs de financiar eventos relacionados a la temtica del agua por medio de redes nacionales ligadas a la nueva cultura del agua 4.

La propuesta de la nueva cultura del agua se encuentra en el marco del desarrollo sostenible, donde el tema de la privatizacin no es claro. As por ejemplo, entre sus declaraciones sobre sus frentes de trabajo indican lo siguiente:
"Desarrollar redes y medios de comunicacin y debate cientfico-tcnico de carcter interdisciplinar en materia de gestin de aguas, con especial atencin a dinamizar la relacin entre los mbitos universitarios, empresariales y de la Administracin."

Para esto, la nueva cultura del agua, desde la lgica aristotlica, parte de la necesidad de desarrollar la economa, entendida como la ciencia de administrar eficientemente los recursos, para conseguir el desarrollo sostenible, de ah la necesidad de una empresa privada ecolgica y responsable

Dicha propuesta, muy cercana a la del Banco Mundial (BM) en cuanto relacionar al sector pblico con el privado como nico camino para mejorar las gestiones del saneamiento bsico, se ve ms clara en la perspectiva de la Fundacin Avina que declara como su misin:

Contribuir al desarrollo sostenible de Amrica Latina fomentando la construccin de vnculos de confianza y alianzas fructferas entre lderes sociales y empresariales, y articulando agendas de accin consensuadas.

El BM no juega un rol imparcial dentro del sector de los servicios bsicos (ni en ninguna de sus reas de intervencin), un caso concreto es el de Bolivia, en donde sus polticas de imposicin a travs de sus prstamos fueron las directas responsables del conflicto que se vivi en Cochabamba el ao 2000. Por ello, el punto de coincidencia de participacin del sector privado en la gestin del agua no debe verse como un incidente aislado, tampoco el hecho de que los eventos mundiales sobre el agua son financiados por la Coca Cola y/o indirectamente por el propio Banco Mundial 5. Ahora bien, son stas propuestas innovadoras?

Propuestas privatizadoras no tan nuevas

La tesis de que la empresa privada pueda promover el mejoramiento de los servicios, sobre todo relacionados al saneamiento bsico, es vieja, por lo que sus consecuencias nefastas son verificables objetivamente 6. Lo que resulta "novedoso" es la propuesta empresa privada-sector pblico-sociedad civil, que en todo caso emula lo pblico-privado, que tambin ya ha demostrado representar otra forma de privatizacin, como lo denunciaron en Ecuador ya desde el ao 2003, cuando la empresa pblica de Quito se converta en mixta (pblico-privada).

Es inobjetable que la empresa privada est erigida sobre la base de la bsqueda de lucro, ninguna empresa privada existe si no es por los mrgenes de ganancia que busca siempre ampliar, es decir, rangos ms altos de rentabilidad. La propuesta que se promueve desde la Fundacin Avina, la Fundacin Nueva Cultura del Agua y las instituciones ligadas, de negocios inclusivos y de responsabilidad empresarial, no son ms que la cara amable de negocios, sobre todo en el caso de los bienes comunes, que afectan a muchas personas y por lo que ellos requieren "mejores relaciones" con las comunidades locales para llevarlos adelante.

En Bolivia, por ejemplo, en la lnea descrita anteriormente, no es extrao que los socios lderes de Avina impulsen actividades con el Banco Mundial o USAID, quienes han promovido directamente la privatizacin de los servicios bsicos. Buscan sus propuestas solucionar el conflicto del agua, pese a que buscan lucrar con ella?

La "gestin comunitaria" de la empresa privada

Las luchas mundiales contra las privatizaciones, como sealamos anteriormente, han obligado a los voceros de la privatizacin a bajar el tono de sus propuestas. No es extrao entonces que ahora aquellos que promovan las privatizaciones tilden de demagogia el rechazo a la privatizacin, as como el argumento de la irrefutable perspectiva del lucro del sector privado, y que traten de seducir una y otra vez a la gente a sumarse a sus propuestas bajo el argumento de la eficiencia y la eficacia que el sector privado es capaz de cumplir 7. Incluso, no es en vano el hecho de que los nuevos privatizadores se declaren apolticos, como en el caso de la nueva cultura del agua.

Lo que realmente asombra son todos los esfuerzos por parte de las transnacionales, los organismos financieros internacionales, sus ong y fundaciones, y sus funcionarios en todos los pases, logrando desplegar grandes banderas en defensa de la ecologa y de los recursos naturales a travs de foros mundiales, de exposiciones del agua, de proyectos de educacin, de apoyos para infraestructuras, de crditos y otras artimaas.

As, podemos afirmar con Daniel Versseazzi:

Las amenazas para nuestras aguas en el futuro, no son nuestros despilfarros y vicios; tampoco el caminar a travs de la imposicin cultural del derroche que a cada segundo promueve el consumismo o la lgica instalada; copia embriagada de fastuosidades ajenas que, por otro lado, deberemos modificar y rpidamente. La amenaza mayor es el ndice de crecimiento industrial que saludamos y festejamos; son los rcords de cosechas sojeras, anunciadas con entusiasmo (causantes de la desaparicin de millones de hectreas de bosques, selvas y montes) son las escalas de produccin industrial y agro industrial que se instalan.

Las resistencias y los retos

La resistencia global ha permitido que los instrumentos de las grandes potencias econmicas se sientan obligados a cambiar sus polticas que buscan convertir todo en mercanca, polticas para imponer la lgica del capital como rectora de la vida. De esta manera, la resistencia tambin tiene que cambiar, profundizando sus victorias y mantenindose alerta frente a las nuevas formas de privatizacin.

No existe una receta, o por lo menos no una aplicable exactamente de manera universal, lo que existe es un mismo enemigo, este es el capital, la cultura de la muerte y destruccin del mundo, de todos los mundos.

El reto de muchos pases de la regin sudamericana es el poder hacer de la gestin pblica y comunitaria del agua un instrumento efectivo para superar definitivamente a la privatizacin.

______________________
NOTAS

1. El ao 2006 el movimiento mundial contra la privatizacin del agua consigui que la transnacional Bechtel retire el proceso legal en contra de Bolivia, interpuesto en el CIADI por 25 millones de dlares, tras varios aos de protestas callejeras, acciones de protesta, recoleccin de firmas para cartas de apoyo a Bolivia y boicots pacficos.
2. No en vano sus esfuerzos por mostrar una cara ms agradable en la regin se dan incluso con mentiras. Al respecto se puede revisar el artculo El Banco Mundial es bueno: cuando el mundo est al revs
3. Ver: Verzeassi, Sergio Daniel, Amanco, Avina y el Agua en Amrica Latina. "Cuando la limosna es grande"
4. En el caso boliviano existe una llamada red tejedores
5. Como fue el caso de la Expo Zaragoza
6. La empresa privada que ha gestionado sistemas de agua ha demostrado elevar las tarifas e invertir capitales mnimos, entre la ampulosa gama de trabajos al respecto se puede revisar de Jos Esteban Castro, La privatizacin de los servicios de agua y saneamiento en Amrica Latina.
7. Entre los cientos de documentos y artculos de los defensores de la privatizacin citamos uno del Banco Mundial como ejemplo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter