Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2004

Entrevista a Henri Alleg, periodista poltico torturado en Argelia y autor del clebre libro "La question"
Los torturadores norteamericanos de Irak son alumnos de los franceses en Argelia

Nstor Kohan y Rmy Herrera
Rebelin


Desde 1950, Henri Alleg [Francia, 1921] trabaja como director del mtico peridico Alger Rpublicain, una de las principales voces de prensa que en Argelia apoyaban la lucha del pueblo por su independencia de Francia. Este peridico llega a ser el de mayor circulacin en todo el norte de frica (venda hasta 1965 entre 80.000 y 100.000 ejemplares, mientras el peridico del Frente de Liberacin Nacional (FLN) Ech Chaab [El Pueblo] slo llegaba a 15.000).

En septiembre de 1955 Alger Rpublicain es clausurado por las autoridades coloniales. En noviembre de 1956 Henri Alleg, militante del Partido Comunista Argelino, pasa a la clandestinidad. Haba sido dictada una orden de arresto contra l. El 12 de junio de 1957 es capturado por los paracaidistas franceses del general Massu, temible cuerpo militar de los colonialistas. Es salvajemente torturado en El Biar, campo de tortura en las afueras de Argel. Henri resiste a los mtodos ms salvajes, incluso a la tortura cientfica del pentotal. Luego es trasladado al campo de concentracin de Lodi. Desde este campo, Henri Alleg hace llegar a Francia sus denuncias sobre las torturas a las que fue sometido. Lo escribe a fines de 1957 y, casi hoja por hoja, las va sacando clandestinamente desde la crcel hasta que se publica en Pars en marzo de 1958.

Su alegato, apoyado por Jean-Paul Sartre y Gabriel Marcel entre otros importantes intelectuales que firman un manifiesto de repercusin mundial, conmueve a la sociedad francesa. Se conoce con el ttulo de La question. Jean-Paul Sartre le escribe el prlogo, donde el filsofo traza un paralelo de la tortura francesa en Argelia con las torturas nazis de la GESTAPO.

La question era el nombre que le daban a la tortura los paracaidistas franceses, magistralmente retratados en la pelcula La batalla de Argel del director Pontecorvo. Entre los mtodos que ellos utilizaron tambin estaban el arrojar prisioneros vivos (con los pies en cemento) desde los helicpteros y la desaparicin de personas. Lo mismo que se utiliz aos despus en Vietnam y en la mayor parte de Amrica Latina.

El libro La question [publicado en Argentina con el ttulo La tortura. Buenos Aires, Editorial El Yunque, agosto de 1974], ha sido traducido a numerosos idiomas. Ha dado origen incluso a pelculas documentales y de ficcin. Entre otros films, el director Jean-Pierre Lledo ha filmado en Le rve algrien [El sueo argelino, 2003, Francia, Blgica y Argelia] el regreso de Henri Alleg a Argelia, el encuentro con sus antiguos compaeros de militancia, de periodismo y de prisin, y la visita al lugar donde fue torturado.

Breve, pero contundente, La question constituye sin duda uno de los libros ms importantes de la literatura poltica mundial. Puede compararse con Reportaje al pie de la horca de Julius Fucik, ese otro gran revolucionario torturado que combati contra el nazismo. En ambos casos, como en muchsimos testimonios de sobrevivientes a la tortura militar en Argentina, Chile, Brasil, Per, Guatemala, Vietnam, Palestina o Irak, el relato est exento de ribetes melodramticos. Simplemente se ponen palabras y se narra aquello innombrable: la bestialidad inaudita a la que puede llegar el ser humano cuando forma parte del engranaje represor del capitalismo, el colonialismo y el imperialismo. No slo en el bando nazi, como muestran las pelculas de Hollywood... sino tambin en lo que durante demasiado tiempo se conoci como Mundo libre u Occidente cristiano. Entre los torturadores nazis de la GESTAPO, los torturadores franceses en Argelia, los torturadores norteamericanos en Vietnam e Irak y los torturadores argentinos de la ESMA [Escuela Superior de Mecnica de la Armada] no hay diferencia alguna. Una misma degradacin humana producto del capitalismo y su dominacin social, compartida por maestros europeos y alumnos americanos, los envuelve a todos en la misma mugre e inmundicia.

Durante los ltimos tiempos, en notable coincidencia con las torturas norteamericanas en las prisiones de Irak, Francia sufre una nueva conmocin. El general Paul Aussaresses, el coronel Bernard y otros genocidas franceses de la guerra colonial salieron a la luz pblica a reivindicar los mtodos de la tortura en Argelia. La justicia burguesa les inicia causas judiciales. Pero no por lo que hicieron sino por la apologa verbal de la violencia!. Su crimen no es, a los ojos de la burguesa francesa, haber torturado y asesinado a cientos de miles de argelinos... sino decirlo en pblico. Henri Alleg sali a contestarles. Su voz expresa el punto de vista de las vctimas, de todos los torturados y torturadas que a pesar de la barbarie que padecieron han mantenido en alto los mejores valores de la especie humana. Especialmente la dignidad, aquella que jams tuvieron sus torturadores.

Cuando en La question se toma noticia de las tremendas torturas a las que fue sometido Henri Alleg y cmo l logr resistir y sobrevivir, los lectores se imaginan que el autor debe ser un hombre altsimo y con cuerpo de atleta olmpico. No obstante, al conocerlo, sucede algo anlogo a lo que le ocurri a Gramsci. Sus compaeros de prisin cuentan que cuando Gramsci lleg a la crcel fascista, nadie le crea. Le preguntaron su nombre. l respondi: Soy Antonio Gramsci. Ellos le contestaron: Usted no puede ser Gramsci. Es demasiado pequeo. Antonio Gramsci tiene que ser un gigante. Casi las mismas palabras pueden repetirse para el caso de Henri Alleg.

Al conversar con l aflora al primer plano la nobleza, la coherencia y el humanismo de aquello que el Che Guevara sintetiz con palabras inequvocas como los sueos honestos de los comunistas del mundo. Del comunismo entendido, no slo como un proyecto poltico de revolucin mundial, sino tambin como una nueva tica y una nueva manera de vivir segn los principios. Exactamente lo contrario de la doble moral, el doble discurso y el cinismo de aquellos seores, jerrquicos, elitistas y alejados del pueblo, que durante tanto tiempo mancharon la bandera roja de la revolucin con el triste gris de la burocracia, la geopoltica y la mediocridad, mientras hoy se adaptan al capitalismo sin pena ni gloria.

Henri Alleg es hoy una de las grandes figuras, ya legendarias, de la lucha revolucionaria mundial. Su obra periodstica y ensaystica es prolfica. Adems de La question, escribi: Prisioneros de Guerra (1961); Cuba victoriosa (1963), toile Rouge et Croissant Vert: LOrient Sovitique (1983); S.O.S. Amrica (1985); La URSS y los judos (1989); Requiem por el To Sam (1991); El siglo del Dragn (1994); Le Grand Bond en Arrire (1997) y Retour sur La Question (2001). Adems, fue coautor de La gran aventura de Argel Rpublicain (1987) y dirigi la redaccin de la obra en tres volmenes sobre La guerra de Argelia (1981).

Con 83 aos y ms de medio siglo de militancia en la espalda, Henri Alleg sigue desparramando optimismo y esperanza. A pesar de lo que sufri y de los siete aos de su vida que pas en prisin (entre Argelia y Francia), se re con ganas, cuenta ancdotas y hasta hace chistes mientras relata las cosas ms horrendas que hicieron los militares colonialistas en Argelia. Aunque constituye una personalidad histrica, este experimentado escritor y periodista poltico no abandona nunca la sencillez. Sigue siendo, despus de tantos aos y tantas peripecias, un humilde militante de nuestra causa, la revolucin socialista mundial.

(En esta entrevista tambin particip el compaero Luciano lzaga, a quien mucho le agradecemos)

P: Las fotografas de las torturas realizadas por los norteamericanos en Abu Ghraib a los prisioneros de Irak recorrieron el mundo. No es la primera vez. Otro escndalo similar ocurre en la base estadounidense de Guantnamo. Los torturadores franceses de Argelia fueron maestros de los torturadores norteamericanos?

Henri Alleg: Los colonialistas franceses han sido verdaderamente profesores de tortura tanto en Amrica Latina como en frica del sur. All fueron reclutados con el acuerdo de las autoridades francesas para servir de maestros en la represin, particularmente en los interrogatorios de tortura. Efectivamente, lo que sucede en Irak es una versin de lo que haba sucedido en Argelia y en otros pases, no slo en aquellos donde se desarrollaba una guerra sino tambin en todos los que estaban bajo dominacin colonial. Evidentemente, durante las guerras coloniales, tanto en Vietnam como en Argelia, los torturadores franceses han sido los profesores de interrogatorios y tortura de los oficiales norteamericanos. Esta enseanza la realizaron en los mismos Estados Unidos, particularmente en Fort Bragg, as como tambin en Amrica Latina. Recientemente, en el peridico francs Le Monde, se ha hablado de la participacin de oficiales franceses en el Plan Cndor implementado por las dictaduras militares del cono sur latinoamericano. Estos antiguos oficiales franceses haban actuado en la guerra de Argelia. Participaron del Plan Cndor con la bendicin y autorizacin, naturalmente, del gobierno francs.

P: Tanto en las torturas de los oficiales franceses como en las de los norteamericanos se repite el caso de la violacin y las humillaciones sexuales...

Henri Alleg: Exacto. Un caso particular y peculiar de la tortura tiene que ver con las humillaciones de carcter sexual. Durante la guerra de Argelia nunca uno ha hablado de eso. A tal punto que ni yo ni mis compaeros habamos hablado de las violaciones sexuales. Los oficiales franceses, los militares colonialistas, nunca haban hablado de eso. Del lado argelino tambin haba un silencio total a partir de la cultura de tradicin islmica. Por eso los argelinos se mantuvieron en silencio en relacin con esto. En la tradicin argelina, y rabe ms en general, se piensa que una mujer violada est humillada y ensuciada. No solamente ella, como persona individual, sino que se piensa que toda la familia est humillada. Una de estas mujeres argelinas, amiga ma, fue violada. Tiene ahora 72 aos. Me ha dicho que cuando ella cay en prisin tena entonces 17 aos y le cont a su madre que tambin estaba en prisin el hecho de la violacin, su propia madre le replic que no le cuente a nadie ms que haba sido violada. Ni al padre, ni a los hermanos ni a nadie. Nadie de la familia ni de fuera de la familia. Qu poda pasar? Pues que la nia fuera echada de la familia y as podra perder absolutamente todo. Ese fue el caso de todas o casi todas las prisioneras argelinas en poder de los colonialistas franceses.

Muy recientemente, hubo mujeres de ms de 70 aos con un coraje magnfico que han revelado que ellas fueron violadas. Un oficial colonialista del ejrcito francs ha revelado en el peridico Le Monde que todas las mujeres capturadas y hecho prisioneras por los militares franceses, a escala de un 90% (noventa por ciento), fueron sistemticamente violadas.

P: En la retrica imperialista de George W.Bush y en los grandes monopolios de la comunicacin que lo defienden suele repetirse hasta el cansancio la palabra terrorista para designar a cualquier disidente radical. Ni siquiera en la campaa presidencial de EEUU por la reeleccin dej de pronunciarse ese trmino. En su opinin quines son hoy en da los terroristas?

Henri Alleg: Sobre este tema yo pienso que hay que hacer una diferenciacin clara al interior del conjunto de personas que utilizan la accin violenta. Los que se levantan para luchar por la liberacin de un pas con los medios pobres y las pocas armas que cuentan no son lo mismo que los que tienen todo el poder militar del mundo. Ya en tiempos de los alemanes, durante la segunda guerra mundial, los nazis caracterizaron invariablemente a sus opositores como terroristas. Pero todos aquellos que combaten a los nazis no son terroristas, son combatientes por la libertad.

Un ejemplo interesante sobre este problema es el siguiente. En Argelia exista un dirigente nacionalista argelino que es un hroe de la guerra anticolonialista. l fue asesinado por los militares en su celda de la prisin. Como tantas otras veces, su asesinato fue hecho pasar por suicidio. Se trata de Ben M'hidi. El oficial francs que dirigi su ejecucin le haba dicho a este hroe de la resistencia: Usted es un terrorista. Usted pone bombas a travs de las canastas que llevan las mujeres de Argelia. l le respondi al oficial francs: Si ustedes me dan sus aviones bombarderos y el NAPALM yo les doy mis canastas....

Entonces, lo que ellos los poderosos denominan terrorismo es frecuentemente el ltimo medio de un pueblo para resistir. Los autnticos terroristas son ellos, los militares colonialistas!

Ahora bien, ciertas acciones que algunas veces no son controladas pueden no ser positivas, como por ejemplo hacer explotar bombas en cualquier lugar. Cuando mueren civiles en estas acciones no pensadas, la accin es claramente negativa. Los dirigentes polticos de una accin de resistencia no pueden promover ni admitir estas acciones. Esa fue, precisamente, la posicin de los comunistas argelinos, quienes rechazaban estas acciones.

P: El general Acdel Vilas, uno de los genocidas argentinos que en la provincia de Tucumn estuvo a cargo del Operativo Independencia dirigido a aniquilar el frente rural del Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejrcito Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), escribi un libro de campaa que en su momento no fue publicado. Vilas dice en ese texto que sus maestros en contra-insurgencia fueron militares franceses. Cita expresamente el libro Subversin y revolucin del coronel Roger Trinquier. [Acdel Edgardo Vilas: Diario de campaa. Tucumn: De enero a diciembre 1975. S/editorial, s/fecha]. La misma informacin que brinda Vilas es formulada por otro conocido genocida argentino, el general Osiris Villegas [Temas para leer y meditar. Bs.As., Theora, 1993]. Ms recientemente, vuelve a aparecer esa confirmacin, ahora por boca del general Alcides Lpez Aufranc, en un documental de la periodista francesa Marie-Monique Robin titulado Escuadrones de la muerte. La escuela francesa [Les escadrons de la mort: Lcole francaise, 2003], estrenado hace muy poco tiempo en Argentina. Dado que usted opina que la decisin de exportar esta doctrina, sus mtodos de tortura y sus especialistas en interrogatorios, fue una decisin de Estado, quines fueron concretamente los responsables en Francia?

Henri Alleg: Quisiera hacer una aclaracin previa. Yo creo que la tortura no comienza con la guerra. Siempre, antes de la guerra, en nuestro peridico Alger Rpublicain [Argel republicana] mucha gente que fue arrestada por la polica, ya sean nacionalistas o comunistas, todos fueron torturados. En Vietnam pas lo mismo. Cuando en Argelia hablamos de eso, de la tortura, nuestro peridico fue intervenido y cerrado. El compaero que en nuestro peridico escribi sobre la tortura fue arrestado y condenado a prisin. Su nombre es Khalfa Woualem. Por denunciar y escribir sobre la tortura fue condenado a dos aos de prisin.

Entonces, la tortura es un arma del colonialismo an antes de que comience la insurreccin. Hasta que comienza la guerra, en el tiempo previo, la tortura tiene una dimensin artesanal. Durante la guerra colonial o contrarrevolucionaria la tortura adquiere una dimensin industrial.

Esta situacin de no respeto de los derechos humanos, antes y durante la guerra, que fue promovida a escala industrial durante la guerra, ha sido el hecho comn de todos los gobiernos de Francia. Tanto del gobierno socialista de Guy Mollet, como los gobiernos de derecha que sucedieron a los socialistas, as como tambin el gobierno del general De Gaulle. Incluso un gobierno que se ha llamado de izquierda ha cubierto y ha mantenido el silencio, ha dado su aprobacin a todas estas acciones de tortura y a su exportacin a Amrica Latina. No se puede hacer una diferencia muy clara entre los que han dirigido la guerra de Argelia, sean de izquierda o de derecha. Sin ninguna duda, todos fueron responsables!

P: En el relato de La question usted describe el mtodo represivo de la desaparicin de los prisioneros argelinos a manos de los militares franceses. Ms tarde, ese mtodo se export y aplic masivamente en Argentina. Tambin en Chile, en Guatemala, en Per y otros pases de Amrica Latina. Cundo es la primera vez que se aplica la tcnica represiva de la desaparicin? Es en Argelia? Quizs en Indochina?

Henri Alleg: Yo no creo que en Indochina la desaparicin haya sido muy nombrada ni que haya habido muchos casos de desapariciones. Pero en Argelia s ya son decenas de miles las personas que han desaparecido. Por ejemplo, una cosa muy interesante es la siguiente. En Argel, la capital de Argelia, se encontraba el secretario general de la Polica que se llama Paul Teitgen. Este funcionario, antes de ir a Argelia, haba sido un militante de la resistencia en la poca de la guerra contra Alemania. l haba sido arrestado y torturado por los nazis. Haba sido deportado al campo de concentracin de Buchenwald. Aos ms tarde, fue enviado a Argelia. Cuando llega, l no conoce nada de ese pas. Yo lo conozco a l personalmente. l era un hombre, como quien dice, no poltico. Su tarea no era hacer poltica. Era un patriota francs, un antifascista. Cuando l llega a Argelia su rol consista en aplicar el reglamento en lo que concierne a los arrestos. Es decir que cuando una persona era arrestada por la polica o por los paracaidistas exista el deber de sealar, de informar los nombres, las condiciones del arresto, etc. Antes de que transcurriera un mes, exista la obligacin de informar lo que haba sucedido con el prisionero. O la persona haba sido liberada algo muy raro, por cierto, o haba sido deportada a un campo o haba permanecido en la crcel. Despus de tres meses, o dos meses y medio, solamente por la ciudad de Argel, Teitgen corrobor que dentro del grupo de personas hechas prisioneras... faltaban 3.026 nombres!. Entonces l pregunt: Pues bien, qu pas? Me dan una explicacin. No hubo explicacin... Teitgen comprendi que estos desaparecidos haban sido ejecutados. Muchos fueron abatidos, ejecutados y fusilados, bajo el pretexto de una tentativa de fuga. Dentro de esta cifra existan tales tentativas de fuga, pero esos casos fueron contabilizados como muertos. Los 3.026 desaparecidos corresponden, no a toda la guerra de Argelia ni a todo el pas, sino tan slo al perodo de dos meses y medio y slo a la ciudad de Argel. Teitgen entreg su renuncia y dijo, muy valientemente, lo siguiente: Yo no puedo admitir la tortura, no puedo admitir lo mismo que nos hicieron a m y a nuestro pueblo los torturadores de la GESTAPO nazi. l renunci.

P: En la guerra de Argelia fueron asesinados casi un milln de argelinos. Existan campos de concentracin como en Argentina o a los prisioneros los mataban directamente?

Henri Alleg: Existan campos de concentracin. En ellos estuvieron prisioneras en total alrededor de 30.000 personas. Haba varios tipos de campos de concentracin. Haba algunos, por ejemplo, campos muy duros, destinados a quienes fueron hecho prisioneros con armas en la mano. Eran los campos PAM (prisioneros con armas en la mano). All haba muertos, torturados, desaparecidos. Pero tambin haba otros tipos de campos, un segundo ejemplo, donde la tortura tambin se practic. Exista tambin un tercer tipo de campos. Aquellos que funcionaban como vitrinas, preparados para recibir las comisiones, para mostrar que los prisioneros comen y duermen bien, no gritan, etc. Yo estuve en El Biar, uno de los sitios duros de represin y tortura, y luego estuve un mes en el campo Lodi, un campo vitrina, porque en mi caso existi una presin internacional tremenda. Pero incluso en los campos vitrina los paracaidistas fueron autorizados a ingresar y a tomar cualquier tipo de prisioneros, torturarlos, si su nombre haba aparecido en algn lugar. No existieron muchos campos vitrina.

P: Existieron pueblos y aldeas que hayan funcionado como campos?

Henri Alleg: Hubo pueblos enteros cerrados, exactamente como en Vietnam, porque se consider que el pueblo entero participaba de la lucha. No era exactamente un campo porque haba desplazamiento de poblacin. A los habitantes de estos pueblos, quienes en su totalidad eran hecho prisioneros, los desplazaban hacia otros pueblos. En esos pueblos exista la prohibicin para todo el mundo de salir del lugar donde estaban prisioneros. En algunos casos existieron regiones enteras consideradas como zonas prohibidas. En el norte de Argelia una tercera parte del territorio fue considerado zona prohibida. Los militares franceses han tenido el derecho de ingresar al pueblo y disparar contra cualquier persona que se mueva sin dar ninguna explicacin. Hubo un general que declar que estas zonas prohibidas fueron muy buenas, excelentes, porque todo lo que se mueve all adentro es malo.

P: Cul era el objetivo de la tortura? Qu perseguan los militares colonialistas, los paracaidistas franceses, con el mtodo de la tortura y la desaparicin?

Henri Alleg: Durante aquellos aos, en Argelia se desarrolla una guerra popular. Esto quiere decir que no hay muchas unidades combatientes con uniforme. El enemigo, para los paracaidistas franceses, son los patriotas. El enemigo, en consecuencia, es todo el mundo. Por eso ellos, los militares franceses, han tenido muy poca informacin en el sentido policial del trmino informacin sobre el enemigo, es decir, sobre los patriotas. Qu hacen entonces los militares? Pues van de noche a un barrio donde hay patriotas, en el caso de Argelia ese barrio es rabe, y entonces toman prisioneros al azar. Capturan 100 150 personas, tanto hombres como mujeres. Lo hacen de noche. La gente est semidesnuda. Y llevan a todos a una casa de tortura que tiene varios pisos. All empiezan a golpear a cada persona. Dan golpes, golpes y ms golpes. Inmediatamente despus de la tortura a un prisionero traen a otro. Uno detrs del otro. Entonces, en este caso, los militares torturan sin saber nada. No es como torturar a un militante. Los militares llegaron a una buena conclusin: la inmensa mayora de la poblacin haba sido conquistada por las ideas de la insurreccin, por el proyecto revolucionario de los patriotas. Cmo hacer si ellos, los militares, no saben nada y todo el mundo apoya la insurreccin?. Entonces empiezan diciendo al prisionero o prisionera: T no haces nada. Pero seguro que t aportas dinero. Golpes, golpes y ms golpes. Y continan: A quin le das la plata? Dinos quien est encima tuyo. El objetivo de la tortura es reconstruir el organigrama de los revolucionarios. Entonces, luego de la tortura, ellos toman al prisionero o la prisionera y encapuchados los llevan al barrio. All le dicen: Denuncia a la persona a quien t le entregas el dinero. Una vez que logran capturar a la persona que recolecta el dinero, lo llevan y lo torturan. Le dicen: T eres alguien sin importancia. T haces pocas cosas. Entonces lo golpean y lo vuelven a golpear. Luego le preguntan: A quin entregas t el dinero que recolectas?. As van reconstruyendo hasta llegar al recolector ms importante del barrio. Entonces lo torturan hasta dar directamente con el Frente de Liberacin Nacional, el FLN, es decir, con la organizacin de la lucha armada. As fue el proceso. El primer objetivo, entonces, de la tortura era obtener informacin para reconstruir el organigrama, subiendo la cadena hasta alcanzar a los mandos guerrilleros. El segundo objetivo era implantar el terror. Repito: los autnticos terroristas son ellos, los militares! En las pocas de guerra popular todo el mundo sabe que si caes prisionero seguro que te torturan. Y si te torturan t puedes morir. Eso lo saba todo el mundo. Realmente el terror estaba implementado para ser disuasivo.

P: Esa tortura generalizada no provoc, en el caso de Argelia, el efecto contrario?

Henri Alleg: Exactamente, se logr lo contrario. Aquel que estaba indeciso, que no estaba convencido de ingresar en la lucha armada, cuando los militares colonialistas asesinan a su hermano o a su padre, entonces s toma la decisin y entra, ingresa en la organizacin y asume la lucha armada. Por los mismos mtodos militares de represin y tortura se termin alimentando y fortalecido a las fuerzas de liberacin.

P: Qu rol jugaron los marxistas en la lucha anticolonialista de Argelia? Ese papel fue la continuidad de la resistencia antinazi?

Henri Alleg: En primer lugar hay que aclarar que la resistencia antinazi en Argelia no tuvo la fuerza que haba tenido en Francia. Porque all no haba fuerzas de ocupacin alemanas o italianas en el propio territorio argelino. Solamente haba comisiones alemanas o italianas al servicio del gobierno fantoche de Vichy. En Argelia hubo comunistas de origen europeo y fueron cazados. Cuando yo era joven, ya militaba en la juventud comunista. En aquellos aos haba tratado de hacer propaganda. Pero nunca existi el grado de resistencia como en Francia. Por ejemplo, no hubo nunca ataques contra trenes o contra soldados alemanes.

En cuanto a los nacionalistas que ingresaron en la lucha por la independencia de Argelia, el movimiento nacional fue muy vacilante. Hubo gente buena, bienintencionada y honesta contra el colonialismo francs. Pero esta gente no entendi, realmente, que la lucha contra el nazismo y a favor de la resistencia francesa fue tambin su propia lucha. Es decir que muchos pensaron que los enemigos son los franceses y los alemanes son los enemigos de los franceses. Tuvieron la idea de que los alemanes no son nuestros amigos pero tampoco nuestros enemigos. Hubo otros nacionalistas como Ahmed Messali Hadj quien rechaz caminar con los alemanes y con el gobierno de Vichy. Este tipo de nacionalista expres: No quiero que se diga que soy un fascista.

En segundo lugar, en cuanto al papel de los comunistas en Argelia, conviene recordar que su poblacin era muy variada, muy heterognea, bastante plural. Haba musulmanes, europeos, judos, etc. La orientacin del Partido Comunista era que no importa el origen tnico o la religin de la que se proviene, lo importante es que todos y todas pueden contribuir a hacer una Argelia pluralista, donde cada uno pueda vivir bien y sin problemas, independientemente de su origen. Los comunistas afirmbamos que slo con una Argelia libre, independiente del colonialismo, era posible que ese sueo se pudiera concretar. Todas las restricciones coloniales eran terribles en Argelia. No solamente la tortura, tambin el analfabetismo, el desempleo, fueron liquidados junto con el colonialismo. La idea era que ese cambio tena que conducir a una Argelia libre y no convertir ese pas en una provincia francesa.

P: Los marxistas participaron de la lucha armada en Argelia?

Henri Alleg: Los marxistas, los comunistas, entraron y formaron parte de la lucha armada desde que tuvieron la oportunidad y la posibilidad porque la situacin fue muy diferente de un lugar al otro. Por ejemplo, en el Este de Argelia, donde el Partido Comunista ha tenido fuerza, la lucha de liberacin armada empez muy temprano. Los comunistas estuvieron en esa lucha desde el primer da. Pero hubo muchos otros lugares donde hubo un retardo en comenzar. En consecuencia la lucha en estos lugares ha adoptado una forma ms pacfica. Pero los colonialistas franceses liquidaron rpidamente estas diferencias regionales. Despus de dos aos y medio todo el pas de Argelia pas a estar igual y a participar igualmente en la lucha armada.

P: Cmo era la relacin entre los dirigentes nacionalistas de Argelia y los comunistas?

Henri Alleg: Una de las cosas que durante mucho tiempo no se habl y que recin han comenzado a discutirse en los ltimos tiempos es la actitud de algunos dirigentes nacionalistas del FLN no todos que eran anticomunistas y muy sectarios con respecto a los compaeros comunistas. Por ejemplo, haba algunos compaeros miembros del comit central del PC, uno de ellos fue un formidable y magnfico combatiente, muy famoso, que se haba formado en las Brigadas Internacionales en Espaa y tena muchas acciones de guerra en su haber, y cuando l y otro compaero arribaron al maqui, en las montaas de Argelia, fueron ejecutados. Los dos fueron ejecutados por los dirigentes nacionalistas del FLN porque no quisieron firmar un papel diciendo que los comunistas son traidores, los comunistas no son verdaderos argelinos. Los nacionalistas quisieron obligarlos dicindoles: O firman o los matamos. Ellos dos respondieron que no queran firmar eso contra el Partido Comunista y entonces fueron degollados por los nacionalistas. Les cortaron la garganta. Estos dirigentes nacionalistas del FLN, muy sectarios, tenan polticamente miedo del desarrollo de la influencia del Partido Comunista durante la lucha.

P: Usted conoci personalmente al Che Guevara. Cmo fueron esos encuentros y en qu circunstancias se produjeron?

Henri Alleg: El Che Guevara haba viajado a Argel. All lo conoc. Si no me acuerdo mal fue en 1963. l se qued bastante tiempo, varias semanas. Argel, en esos das, se convirti en una especie de punto de encuentro de todos los pases y representantes de movimientos africanos que combatan por la independencia. Por eso era un lugar de pasaje, donde se buscaba informaciones. Era lgico que Ernesto Guevara se quedara un tiempo all. Al Che le debe haber interesado esto porque estaba pensando y buscando en qu parte de frica se poda crear un buen maqui antiimperialista, es decir, un buen lugar donde comenzar la lucha armada. En esta poca mucha gente visit Argelia. Por ejemplo, Carlos Bellibello, un famoso economista y analista poltico de Angola, cuando nos encontramos hace un par de das nos dimos un gran abrazo y l me dijo, despus de tantos aos: Henri, nosotros nos habamos visto en Argelia.... Efectivamente, l haba estado en nuestro peridico. Lo mismo sucedi con Agostinho Neto y tambin con compaeros de frica del sur. Todos los que resistan pasaban por Argel. Es en este contexto en que yo lo encontr al Che Guevara. Nos vimos varias veces. La primera vez lo vi junto con un periodista argelino en el hotel. Otra vez lo encontr en la embajada de Cuba en Argel. Lo vi una tercera vez, pero no me acuerdo ahora donde fue, y la cuarta vez el Che vino a la redaccin de nuestro peridico. Yo tengo varias fotografas con l en la redaccin del peridico Argel Republicana. Recuerdo que cuando nos encontramos y conversamos con el Che, nosotros hablamos con l con mucha simpata. Lo mismo le sucedi a muchos jvenes que trabajaban conmigo en el consejo de redaccin del peridico. Ellos y yo tenamos una gran simpata personal por el Che Guevara.

P: Cmo vea el Che Guevara lo que suceda entonces en Argelia?

Henri Alleg: Este era un perodo muy complicado para los compaeros extranjeros que estaban en Argelia porque ellos estaban realmente sorprendidos ante la actitud de los dirigentes del FLN, quienes expresaban que: Cuba es magnfica!. El Che, obviamente, vea esto con gran simpata. No es casual que l pronunciara su famoso discurso de Argel en aquel lugar. Pero el Che Guevara no dejaba de tener sus propias opiniones. Algunas aseveraciones y puntos de vista ideolgicos de los dirigentes del FLN estaban en contradiccin con el pensamiento marxista del Che. Algunos de ellos, por ejemplo Ahmed Ben Bella quien era nacionalista, decan a propsito de los campesinos que La nica clase revolucionaria en Argelia est constituida por el campesinado. En cambio, no opinaba lo mismo de los obreros y trabajadores. Ben Bella deca que haba que poner atencin para no caer en el peligro del obrerismo. Estas eran ideas de Frantz Fanon, quien haba sugerido que la clase obrera del norte era enfant chrie du colonialisme (nio querido del colonialismo), es decir, que eran funcionales al colonialismo. Evidentemente esto no concordaba con lo que pensaba el Che Guevara, quien comparta y haba formulado una vieja concepcin leninista segn la cual el campesino no ve ms lejos que el acto de posesin de un pedacito de tierra.

P: Cul fue el papel de la mujer en la lucha anticolonialista en Argelia?

Henri Alleg: La situacin de las mujeres en Argelia haca que la idea de que las mujeres tomaran las armas y entraran en la lucha armada pareca imposible. Nadie poda pensar algo as. Pero en la tradicin de la lucha anticolonialista de Argelia, durante el siglo XIX, existieron mujeres que empuaron los fusiles contra los colonialistas franceses. Ms tarde, en el siglo XX, durante la guerra de liberacin anticolonial, estos tabes ancestrales que pesaban contra las mujeres cayeron. Por ejemplo, se necesitaban enfermeras. Adems, hubo pocas pero existieron mujeres con una educacin que fueron a la escuela e incluso entraron en accin en los combates. Ellas jugaron un rol activo en el combate contra los colonialistas. Mujeres que desempearon un importante papel en las acciones armadas en la ciudad. Yo las he conocido. Hubo necesidad de acciones dentro de las ciudades, acciones de inteligencia. Adems fue necesario cargar las bombas en las canastas de las mujeres. Para comprender la accin de las mujeres este aspecto es quizs es ms espectacular, pero no es el fundamental. Hay otros ms importantes. Los hombres fueron arrestados y encerrados en campos de concentracin y en prisiones. Estaban bajo un control mucho ms duro que las mujeres. Entonces, en varios casos, las mujeres tuvieron que tomar el lugar de los hombres: en el trabajo, con los nios, para salir de la casa, etc. Muchos hombres no queran que las mujeres salieran. Ellos hubieran preferido que las mujeres se quedaran en la casa... Pero si el hombre no est, s o s es la mujer la que tiene que salir! Por ejemplo, me acuerdo de una ancdota. Una vez yo estaba en la misma celda en la crcel con un compaero comunista, un lder sindical muy conocido, muy amado, pero que tena costumbres musulmanas. Un da hubo una visita para l en la crcel. Luego de ir a la visita este compaero regresa a la celda y yo le digo: T has visto un fantasma. Qu te sucede?. Estaba blanco. Entonces l me dice: Fue mi mujer. Para l era algo increble que su mujer haya ido sola... a la administracin colonial!..., al comisario de polica!..., para pedir... a los franceses!... el permiso para encontrar a su esposo. Para l fue una sorpresa. No slo ella se haba hecho cargo de la casa sino que adems hizo todo lo necesario en la administracin colonial francesa para encontrarlo y verlo a l, para encontrar a su esposo prisionero. Ese fue el caso para muchos otros. Esto se repiti, sin duda, durante la lucha anticolonialista.

P: Qu sucedi despus de la independencia de Argelia con la situacin de las mujeres?

Henri Alleg: Una vez que se logra la independencia del dominio colonial se crey que todo lo que se haba conquistado durante la guerra de liberacin respecto de la emancipacin de la mujer se podra conservar. Pero inmediatamente despus se retom el control por parte de las fuerzas reaccionarias. Una ancdota al respecto es la siguiente. El edificio de nuestro peridico, Argel Republicana, tena un balconcito. Justo enfrente del nuestro haba otro balconcito que perteneca al ministerio de la agricultura. El 8 de marzo de 1963 en Argel hubo una manifestacin inmensa de mujeres reclamando por sus propios derechos, as como tambin por la independencia, la lucha de liberacin del pueblo argelino, etc. Era una manifestacin de mujeres con velo y de mujeres sin velo. Todas mezcladas. Tambin con los tradicionales gritos rabes. Yo estaba en el balcn del peridico junto con otros compaeros comunistas, jovencitos, mirando esta manifestacin de mujeres. Los compaeros vean movilizarse a sus mujeres, a sus madres, a sus hermanas, etc. Estos compaeros jvenes, comunistas, estaban con mucho entusiasmo. Tenan una alegra tremenda. Pero enfrente nuestro, en el otro balconcito donde estaban los funcionarios del ministerio de agricultura, ellos tenan un rostro absolutamente descontento. Miraban todo eso como algo feo, como algo malo. Ellas haban ido tres kilmetros adelante de sus maridos y esposos! Tres das despus me encontr con una amiga, ella no era comunista, pero haba participado de esta manifestacin. Pues bien, resulta que ella haba sido convocada a la comisara de polica y all le dijeron: Te hemos visto gritando los maridos a la cocina!. Lo que hicieron estos policas era algo estpido, pero expresa algo...

P: Qu es lo que expresa?

Henri Alleg: Yo creo que los hombres reaccionarios, despus de la independencia, pararon el movimiento. Sobre todo existe un cdigo de la familia que ha mantenido las cosas como antes, incluso las cosas ms estpidas. En particular, por ejemplo, aquello de que las mujeres que quieren un pasaporte no pueden obtenerlo sin el acuerdo del marido, del padre o del hermano varn. Si ella se quiere separar y divorciarse del esposo, sucede lo mismo. Para la herencia econmica ocurre algo anlogo: si existe un hijo varn tiene el derecho, si hay una hija mujer no tiene el derecho. Eso fue muy criticado. En Argelia hay muchas mujeres progresistas, por supuesto, hay mujeres diputadas, hay mujeres ministras, pero el fondo reaccionario no cambi, no fue liquidado por la independencia. Contina la autoridad masculina, incluso peor que en las sociedad de Tnez o Marruecos. Las mujeres se vieron muy frustradas porque se produjo este movimiento hacia adelante y luego hubo un retroceso, una reaccin.

P: Qu sucede con la relacin de los argelinos religiosos con los no religiosos, en particular con los marxistas?

Henri Alleg: Pienso que eso no era contradictorio. Por un lado exista la voluntad de los dirigentes del FLN, de aquellos ms sectarios que han llevado el movimiento hacia la reaccin, y por otro lado, pero al mismo tiempo, se encontraban las ideas de las masas populares que han tenido varias ideas preconcebidas (entre otras el machismo). Pero de manera general, si se toma colmo referencia la orientacin general del movimiento nucleado en torno al FLN, all nunca se han tenido ideas islmicas cerradas e intolerantes, que llamaran a matar a los no musulmanes. Nunca pas eso. Al contrario. Los ms sencillos y humildes de la poblacin han tenido una grandsima tolerancia religiosa. De manera ms general, eso ha predominado en la tradicin de Argelia. Sin idealizacin. Nunca hubo en Argelia progroms contra los judos. Por ejemplo, el gran lder Abd el-Kader, el gran lder contra la colonizacin francesa, ha tenido un ministro de relaciones exteriores judo. Fue en 1830!. En Europa, por esa misma poca, no suceda eso...

P: Dado que usted es marxista, cmo vivi el tema de la religin?

Henri Alleg: A pesar de lo que sucedi despus en Argelia con las masacres islmicas, intolerantes y completamente reaccionarias, hay algunas ancdotas que lo ejemplifican bien claro. Por ejemplo, recuerdo una que sucedi en otra prisin distinta a la que mencion antes. En esta crcel haba 100 120 campesinos, todos encerrados en el mismo pabelln carcelario. Dentro de ellos haba unos 10 europeos. Los diez eran comunistas. Los prisioneros rabes argelinos estaban muy sorprendidos de ver europeos en el grupo de prisioneros. Se sorprendieron porque eran campesinos. En las ciudades era un poquito diferente, haba una mezcla de rabes con europeos, pero en el campo no. En las ciudades, aunque los argelinos tuvieran ideas un poquito racistas, saban perfectamente que los europeos podan luchar junto con ellos. Pero los campesinos no lo saban. Entonces en la crcel los campesinos argelinos preguntaron: Pero quines son ellos? Quines son estos europeos?. Estaban totalmente sofocados al ver a europeos que, como ellos, tambin sufran la prisin. No lo podan creer!. Entonces un da, uno de los viejos campesinos argelinos que estaba en esta prisin, pidi un traductor entre los presos para traducir en perfecto rabe y en perfecto francs lo que l quera expresar. Y qu comunic este campesino argelino? Pues les dijo a los comunistas que, a pesar de ser europeos, estaban prisioneros como l, lo siguiente: Ustedes, crean o no crean en Dios, lo quieran o no, van a ir al Paraso y van a ir adelante nuestro! S, ustedes van a ir al Paraso antes que nosotros!. [grandes risas de Henri Alleg]. Esto fue una clara muestra de tolerancia y de simpata con la lucha de sus compaeros, los comunistas.

P: Cmo fue que aquella tolerancia dio paso al fanatismo religioso?

Henri Alleg: S, realmente hay una diferencia dramtica entre aquella poca y lo que sucedi muchos aos despus, cuando en Argelia aument la intolerancia, se produjeron masacres, y hubo matanzas de monjes religiosos. Antes nadie los haba tocado, pero en la guerra reciente terminaron degollados, con la garganta cortada. Esto fue un golpe tremendo para los propios argelinos. Ellos mismos, los argelinos, dijeron: Estos asesinos estn ensuciando nuestra cultura y nuestras tradiciones.

P: Tanto en la actual guerra de Irak como antes en la de Argelia, las potencias colonialistas utilizan como pretexto el fantasma del Islam como sinnimo de fundamentalismo. Cundo surge el fundamentalismo en Argelia?

Henri Alleg: El fundamentalismo musulmn apareci en Argelia en 1992, hace poco ms de una dcada. No tiene entonces nada que ver con el desarrollo del proceso durante treinta aos despus de la independencia de Argelia como algunos han querido hacer creer. Cmo explicar esta ola actual del fundamentalismo y sobre todo esta integracin de jvenes que han dado su vida por el fundamentalismo? La primera, la ms importante razn, es la situacin econmica y poltica del pas que ha creado las condiciones para el desarrollo del fundamentalismo islmico. La lucha por la independencia provoc un entusiasmo general, una esperanza tremenda. En Argelia la cuestin de las clases sociales fue una cuestin sencilla. Existan los muy pero muy ricos, que eran todos europeos con algunos feudales aliados de los europeos, y del otro lado, la inmensa mayora de los argelinos con diferencias de clase que eran mnimas entre ellos. La aspiracin a la liberacin nacional signific tambin la aspiracin a la emancipacin social. Se quera cambiar las cosas, crear una Argelia nueva: una Argelia socialista!. La palabra socialista apareci de una manera espontnea en la boca de todo el mundo en esos aos. El proyecto era de una Argelia socialista!. Todo el mundo hablaba de una Argelia socialista. Pero el movimiento fue dirigido por una pequea burguesa que poco a poco se fue enriqueciendo hasta llegar a ser millonarios. Todo eso provoc una decepcin inmensa de los ms pobres, sobre todo de los jvenes. Los que ms sufrieron fueron ellos, los jvenes. Actualmente, y desde los aos 90, el desempleo alcanza una cifra que oscila entre el 30 y el 40 % de los jvenes. En el interior de Argelia, en el campo, el desempleo alcanza el 60%. Existe una voluntad de fugarse y salir de esta situacin. Adems, existe un hecho social en Argelia. Si a un jovencito le gusta una chica, no pueden vivir juntos. Eso no existe en esta sociedad. Porque tiene que dar plata al padre, buscar una vivienda y todo eso. Como estas condiciones no existen, los jvenes tienen un stress muy fuerte. Incluso los jvenes no pueden tener mujeres. Eso genera un gran malestar. En octubre de 1988 hubo una manifestacin en Argel, la capital de Argelia, en una fecha de cambio. Era el tiempo del dirigente Chadli Bendjedid quien ha dado la orden de tirar sobre la manifestacin. Hubo en ese momento esto est confirmado al menos 500 muertos en Argel. La mayora fueron jvenes. La manifestacin no tena grandes objetivos polticos, ni reivindicaciones muy delimitadas. Queran pan, queran trabajo y hubo una masacre. Eso tuvo una repercusin tremenda en Argel y en todo el pas. Precisamente a partir de este hecho los islamistas han empezado a prosperar y desarrollarse con una lgica de argumentacin muy sencilla: El socialismo ha sido quebrado, es una porquera. Luego, si la opcin no es el socialismo, tiene que ser el liberalismo. Qu nos ha dado el liberalismo? Pues nada. Ahora lo tienes enfrente de ti. Han matado a los jvenes, los han fusilado. Entonces el problema viene de la gente que dirige Argelia, que imita el Occidente y lo adopta como modelo. Nos hacen olvidar que somos musulmanes. La nica solucin es abandonar todas estas ideas y concentrarse sobre el regreso al Islam.... Esa es la lgica que permite comprender lo que est pasando en Argelia.

P: Los fundamentalistas islmicos se han desarrollado en forma aislada o cuentan con apoyo externo?

Henri Alleg: Existi este terreno de frustracin, de reprobacin, de disgusto con respecto al poder poltico, y toda esta situacin ha facilitado el trabajo de los islamistas y el desarrollo del islamismo. Pero al mismo tiempo los islamistas han contado con apoyos, especialmente fuera de Argelia. Algo interesante a destacar es que en Argelia hubo muchos extranjeros, representantes de empresas o cooperantes y hubo franceses, italianos y yugoslavos asesinados. Gente de muchas nacionalidades. Lo sorprendente es que nunca hubo un solo norteamericano asesinado... En Inglaterra los ingleses han dado, paulatinamente, la autorizacin a los islmicos (por ejemplo para abrir oficinas), quienes anteriormente estaban prohibidos en ese pas, as como tambin haban estado prohibidos en Argelia. Uno de estos grupos ha sido el Frente Islmico de Salvacin (FIS). Incluso, hasta en los mismos Estados Unidos hubo una oficina legalizada de los islmicos. El Departamento de Estado norteamericano ha tenido una posicin bastante proclive respecto a ellos. No fue un apoyo sistemtico en todos los lugares pero s los han apoyado en funcin de sus propios intereses. Por ejemplo, el rey de Marruecos ha combatido a los islmicos mientras Estados Unidos los apoyaba. Al principio, en Turqua, el gobierno turco combati a los islmicos y los EEUU los han apoyado. En el caso de Argelia ha habido un apoyo de los norteamericanos a los islmicos porque el gobierno de EEUU no tena confianza en la estabilidad y la fiabilidad del poder poltico argelino. Hay muchos indicios de que el Departamento de Estado ha apoyado a los islmicos!. Dentro de los primeros que cometieron atentados del FIS (Frente Islmico de Salvacin), por ejemplo horribles masacres de mujeres embarazadas que estaban con nios y otras cosas horrendas del mismo estilo, se encuentran individuos que provenan de Afganistn, donde antes haban trabajado al servicio de quienes los haban reclutado: los norteamericanos. La CIA los haba reclutado en la lucha contra los soviticos. Luego de la lucha con los soviticos, fueron exportados por la CIA desde Afganistn a Argelia. En Argelia la gente los llamaba simplemente los afganos.

P: A partir de la experiencia poltica que usted aprendi a lo largo de tantos aos de lucha por la revolucin, qu le gustara decirle a los jvenes que hoy comienzan a participar en la resistencia contra el capitalismo y el imperialismo?

Henri Alleg: Pienso y creo que de toda esta experiencia se podran extraer al menos dos lecciones, por llamarlas de algn modo. Para los jvenes pero tambin para lo no tan jvenes. En primer lugar, no creer que todo lo que fue ganado se gan para siempre. Esa es una gran leccin, de alcance muy general. Desde el principio de mi militancia, desde el momento en que empec a luchar contra el fascismo, para m fue algo obvio que el fascismo sera derrotado. Era evidente que los pases que en ese momento fueron ocupados por los alemanes, por el nazismo, seran liberados. Para m era algo obvio que la Unin Sovitica saldra victoriosa, que nuevas fuerzas se agruparan junto a ella, que el comunismo ganara terreno. Y eso sucedi, efectivamente, un poco despus. En Francia, al momento de la liberacin, una tercera parte del Parlamento lleg a ser comunista. Haba ministros comunistas en el gobierno. El espritu de esta poca indicaba que no pasaran muchos aos para que Francia se volviera un pas socialista. A propsito de esto, recuerdo una ancdota. Una discusin con E. F., secretario del PCF, miembro de la direccin del peridico L'Humanit. l tenia 10 aos mas que yo. Era un hombre muy simptico. Al final de una sesin de la Escuela del Partido, le pregunt: Cunto tiempo tendremos que esperar para que Francia sea un pas socialista?. l me contest: Escucha, eres joven, eres impaciente, no creo que eso vaya a ocurrir muy rpidamente. No creo que Francia sea socialista antes de 10 aos.... Eso fue hace 40 aos! La segunda leccin es que jams hay que desanimarse ni descorazonarse. La vida es corta, pero todo impulsa a los seres humanos a combatir por su liberacin, a luchar por un futuro mejor. Yo creo en nuestra victoria. La mayora de los pueblos del mundo se convencer de que no hay otra va para lograr esta liberacin y este futuro mejor que la del socialismo. Eso es lo que quisiera decir a los jvenes, pero tambin a los no tan jvenes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter