Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2008

Los 10 campeones estadounidenses de la codicia en el ao 2008

Sam Pizzigati
Sin Permiso


Esta poca del ao siempre parece traer consigo un chaparrn de listas de "top ten": que si las diez mejores pelculas del ao, los diez mejores libros del ao, las diez noticias del ao, etctera. En Too Much hemos decidido unirnos a la gresca con nuestra propia lista de los diez ms codiciosos de Amrica. No podramos haber cogido mejor ao que el 2008 para "honrar" a nuestros ms codiciosos. El impresionante desplome econmico ha atrado la atencin de toda nuestra nacin -y de todo el mundo- hacia las travesuras de quienes anhelaban ms de lo que cabalmente necesitaban.

Pero este ao presenta tambin enormes desafos para quienquiera que se atreva a intentar clasificar a los ms codiciosos. Con tanta codicia ah fuera, cmo podramos limitar nuestra lista simplemente a diez? La ltima explosin de codicia en alcanzar los titulares -el esquema Ponzi de 50 mil millones de dlares de Bernie Madoff- ilustra lo difcil que puede ser clasificar la codicia.

A quin de todo este escndalo deberamos dar la mxima puntuacin? Al propio Bernie Madoff, quien, a sus 70 aos de edad, enga a sus acaudalados amigos y a organizaciones de caridad gracias a su fama de "genio" de las inversiones de Wall Street, y mantener, de paso, un pisito de 6 millones de dlares en Manhattan, una mansin en primera lnea de mar en Palm Bech y una residencia para los fines de semana en Long Island?

O deberamos otorgar esos puntos a los sofisticados "intermediarios" de los hedge fund como Walter Noel, que construy una fortuna propia de un cardenal llevando clientes a Madoff y cargndoles en cuenta decenas de millones en concepto de comisin?

O quiz deberan ir directamente a los mismos inversores en la pirmide de Madoff, los caballeretes que pagaron hasta 250.000 dlares al ao por el privilegio de pertenecer a un country club de lo ms pijo?

Hay tantas opciones! Y qu me decs de James Cayne, el director ejecutivo de Bear Sterns que entr a lomos de activos txicos en el club de los milmillonarios? Y Angelo Mozilo, que hizo la misma carrera en Countrywide Financial, sembrando por el camino el sufrimiento a miles de familias afectadas por las hipotecas subprime?

Al fin nos dimos cuenta de que el tamao de la fortuna conseguida no determina el nivel de codicia. Es la intencin lo que cuenta. En este espritu navideo, esperamos que nuestra lista de los diez ms codiciosos les resulte de algn inters -e inspiracin para acabar con ella.

10: Dwight Schar

Cualquier lista de los ms codiciosos del 2008 tiene que empezar, por descontado, con quienes investidos por el poder, hincharon la burbuja inmobiliaria -de la que tantos beneficios han obtenido- que ahora estalla. En noviembre, periodistas de investigacin del Wall Street Journal escudriaron los libros de cuentas de empresas hipotecarias y de la construccin y encontraron a 15 ejecutivos que se haban embolsado, "en compensaciones y procesos de venta de acciones" al menos 100 millones de dlares durante los ltimos cinco aos.

Entre los quince afortunados figuraba Dwight Schar, presidente del gigante de la construccin NVR Inc. Schar, de 66 aos, se ha sacado 625 millones de dlares desde el 2002. En el 2004 se gast un buen mordisco de todo aquello comprando una mansin con vistas al ocano en Palm Beach, Florida, por 70 millones de dlares, el importe ms alto pagado entonces por una residencia en los EE.UU. La vivienda, de siete dormitorios, inclua una habitacin completa como humidificador de habanos.

La residencia legal de Schar, una finca vallada al norte de Washington D.C., ocupa diez acres dominando el valle del Potomac. El valor de NVR ha cado ms de un 60% desde que la burbuja inmobiliaria alcanzase su punto ms alto, pero ninguna de las residencias de Schar figuran en las listas de desahucio en el futuro inmediato.

9: Patrick Soon-Shiong

Por qu la atencin sanitaria es tan cara en los Estados Unidos? Quiz alguien debera preguntrselo a Patrick Soon-Shiong, empresario farmacutico de Los Angeles que ha visto como este septiembre su fortuna personal -3 mil millones de dlares- se disparaba ms del doble.

Soon-Shiong salud el 2008 como presidente ejecutivo de la farmacutica APP. Volvi a ser ejecutivo directivo en primavera, pero el antiguo cirujano an retuvo el 83% de las acciones de la compaa. En julio, accedi vender APP a una empresa alemana. La venta finaliz dos meses despus por un importe inicial total de 3'7 mil millones de dlares.

Qu haca a la APP tan atractiva? La compaa es una mquina de hacer dinero. En el 2007, segn hace notar Los Angeles Business Journal, APP alcanz los 253 millones de dlares en ingresos netos sobre un total de tan slo 647 millones de dlares en ventas. La empresa comenz el ao con una veta igualmente provechosa, cuando la amenaza del aire contaminado en China dej a la APP como la nica fuente norteamericana de vasodilatadores. Ipso facto, se duplic el precio del medicamento.

8: Richard Baker

No ha sido ste un gran ao para la industria de los hedge fund. Los fondos -vehculos para inversiones sin regulacin alguna, abiertos exclusivamente a inversores de bolsillos amplios- estn sufriendo el peor ao de toda su historia, cayendo a un ritmo del 19% desde noviembre. Pero la industria ha sido sin duda una perita en dulce para al menos un to afortunado, el ex congresista de Louisiana Richard Baker.

El pasado mes de febrero Baker abandon su escao en el parlamento -y su salario de 169.300 dlares- para convertirse en presidente y director ejecutivo de Managed Funds Association, la asociacin comercial de la industria de los hedge fund.

Qu es lo que hizo que Baker, de 60 aos, abogado desde los 23, abandonase su carrera como funcionario pblico? Quiz fuese el beneficio privado.Como presidente del grupo comercial de las hedge fund, segn inform el Times-Picayune de Nueva Orleans a principios de este ao, Baker se llevara a casa 1 milln de dlares de salario annual y un paquete de beneficios.

Qu haca a Baker tan atractivo a ojos de los milmillonarios estadounidenses de los hedge funds? Como miembro del Subcomit de Servicios Financieros del Parlamento para el Mercado de Capitales (House Financial Services Subcommittee on Capital Markets), segn seala el Centro para una Poltica Responsable (Center for Responsible Politics), Baker ha estado supervisando a la misma industria que, como primera espada de las hedge fund, representa.

7: James Mulva

La pasada primavera, cuando los motoristas se volvan rojos de rabia cada vez que tenan que llenar el depsito, este director ejecutivo, rey del petrleo, intent convencer a los americanos de que comparta su dolor. As habl el ConocoPhillips CEO Mulva: "El elevado precio del petrleo no han sido nuestro amigo", porque, como explic despus a los periodistas, los altos precios por el barril de crudo equivalen a los pases ricos en recursos petrolferos exigiendo un mayor control sobre su petrleo.

Por otra parte, la subida de los precios del crudo durante los ltimos aos no es que haya roto exactamente los corazones de los reyes del petrleo. Los beneficios de la industria, segn ha observado este otoo la Federacin de Consumidores de Amrica, ha crecido vertiginosamente un 600% desde el 2002.

Pocos han disfrutado de ms recompensas por este xito que Mulva, de 62 aos de edad. Ha cosechado 50'5 millones de dlares en beneficios personales, segn las cifras registradas por la Comisin Federal de Valores y Cambios. Cuando se retire, cobrar una pensin anual de 2'6 millones de dlares.

6: Ralph Roberts

El 1 de enero del 2008, el imperio de la televisin por cable Comcast puso en marcha lo ltimo en planes de incentivos para los ejecutivos: un new deal que garantizaba al fundador de la compaa y miembro del comit ejecutivo, Ralph Roberts, 1'85 millones de dlares de salario bsico anual durante cinco aos despus de su muerte, yendo la paga post-mortem a quienquiera que Roberts nombre beneficiario.

En el 2007, Roberts, que ahora tiene 88 aos, se embols 24'7 millones de dlares como remuneracin. Su hijo, Brian Roberts, tambin director ejecutivo en Comcast, recogi 20'8 millones de dlares.

Algunos accionistas, a principios del 2008, empezaron a sentirse un poquito ofendidos por esta generosidad. Algunos incluso empezaron a pedir la dimisin de Brian. En febrero, bajo el intenso fuego de artillera de las crticas, el clan de los Roberts cedi. Aceptaron recortar los beneficios tras la muerte de Ralph y rebajar su salario 1 milln de dlares cada ao. Pero Comcast continuar pagando a Ralph otros tantos privilegios, incluyendo su seguro de vida. En el 2006, las primas iban a 10'5 millones de dlares.

Mientras tanto, en noviembre, los medios de comunicacin revelaron que los reguladores estatales y federales de la televisin por cable temen que Comcast, aprovechando la confusin entre los consumidores por la transicin hacia la televisin digital terrestre, cargue a los afiliados a la televisin por cable con paquetes mensuales de canales ms caros.

5: Steve Jobs

En el 2008, un ao ms, el ejecutivo ms distinguido en el club de los CEO de un milln de dlares al ao es Steve Jobs, el director ejecutivo de Apple Computer. Jobs ha estado cobrando slo 1 milln de dlares al ao de salario desde 1997. Pero, claro, tiene que haber estado recibiendo otras recompensas. Salud el 2008 con cerca de 5'5 millones de las acciones de Apple y un paracadas, no demasiado lejos por aquello de lo que pueda pasar, de 6 mil millones de dlares.

El pasado mes de marzo, para avanzarse a cualquier recompensa futura que pueda aparecer en su camino como director ejecutivo, los accionistas de Apple aprobaron una resolucin que les da un voto consultivo ante cualquier compensacin a los ejecutivos ("Say on Pay"). Brome Jobs en respuesta: "Espero que "Say on Pay" me ayude con mi salario anual de 1 milln de dlares al ao."

Pero los directores corporativos de Apple no estn esperando precisamente la ayuda del accionista. En el anuncio de objetivos de 2008 de la compaa sealaron que ya estaban "considerando acuerdos de compensacin adicionales" para Jobs, dada su importancia "crucial" y su "contnuo liderazgo" en la empresa.

El propio Jobs explic a los accionistas en la reunin anual de Apple que est "seguro" de que cualquiera de los restantes ejecutivos "podra ocupar su lugar." Es ms, probablemente est impaciente por ver qu tipo de "compensacin adicional" tiene la imaginativa junta directiva de Apple en mente. En 1999, la junta regal a Jobs un jet Gulfstream V valorado en 90 millones de dlares, y acord pagar a Jobs los costes de su funcionamiento. En el 2007, ese coste alcanz los 776.000 dlares.

4: Robert Stevens

Paz en la tierra y buenos deseos para todo el mundo. Pero no tan deprisa. se podra ser el lema de estas vacaciones de Lockheed Martin, el mayor contratista militar del mundo. Bajo la direccin de Robert Stevens, el margen de beneficios de la compaa prcticamente se ha duplicado, gracias, en no poca medida, al incremento del 72% de la inversin militar estadounidense, tras la inflacin, desde el ao 2000.

Y el futuro parece igualmente brillante, incluso con el apaciguamiento de la guerra en Irak. Lockheed Martin, segn apunt Stevens, de 57 aos, el mes pasado, no ve ms que una "expansin continua" en sus ventas de equipamiento militar a ultramar. Estas ventas, segn creen los analistas industriales, pueden proporcionar dividendos astronmicos, porque los contribuyentes estadounidenses ya han pagado la factura para la investigacin y desarrollo de este equipamiento.

Pero Stevens no ha puesto todos sus huevos en un solo cesto. Lockheed Martin, segn declar la semana pasada, est completamente "liberada" de los grilletes de la crisis econmica y ahora est plantendose efectuar adquisiciones corporativas en otros campos, como la sanidad.

La salud financiera personal del director ejecutivo en jefe est fuerte como un roble. Stevens se sac 26 millones de dlares el ao pasado. El general ms condecorado del ejrcito los EE.UU. tendra que trabajar ms de 130 aos para conseguir esa misma cantidad.

3: Larry Ellison

Ningn otro estado de Norteamrica est sufriendo tanto por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria como California, y ningn otro californiano se est beneficiando de l tanto como el milmillonario Larry Ellison, el director ejecutivo de la empresa de software Oracle, que ahora ocupa el tercer lugar en la ltima lista Forbes de los 400 hombres ms ricos de Amrica.

Ellison emple 9 aos y 200 millones de dlares construyndose una suntuosa residencia al norte de California con la esttica extravagante de un emperador japons del siglo XVI. En el 2005, funcionarios del condado de San Mateo valoraron esta propiedad de 23 acres en 166'3 millones de dlares. Para el disgusto de Ellison. Una valoracin ms exacta, de acuerdo con sus abogados, la tasara por unos 100 millones de dlares menos.

A principios de esta primavera, la corte de apelaciones de San Mateo se puso finalmente del lado de los abogados de Ellison. La decisin benefici a Ellison con una devolucin fiscal de 3 millones de dlares. Las escuelas pblicas del condado tienen ahora que soportar la carga que esa devolucin ha generado. En los prximos aos, el descuento fiscal de Ellis costar a las escuelas de Portola Valley ms o menos unos 250.000 dlares anuales, que es lo que costara contratar a tres profesores.

Ellison, como ejecutivo en jefe de Oracle, abona en su cuenta corriente esa cifra cada hora. Este mes de agosto, antes de que abriesen las escuelas, las nminas de Oracle revelaban que Ellison cobr 84'6 millones de dlares en el 2008 por su trabajo como director ejecutivo. Tambin gan otros 544 millones de dlares a travs de sus acciones en Oracle.

2: John Thain

En los cenculos de las altas finanzas lo llamaban John Thain, "Mr. Arreglalotodo". En el 2004 la Bolsa de Nueva York contrat a Thain, una prometedora estrella en Goldman Sachs, para arreglar el fiasco despus de que Dick Grasso, director ejecutivo de la Bolsa de Nueva York, se marchase con un escandaloso "paracadas de oro" para su retiro de 140 millones de dlares. En octubre del 2007, Merryll Lynch le pidi a Thain que recogiera los cristales rotos despus de que la junta directiva de Merill defenestrase al director ejecutivo Stanley O'Neal, que se llev con su despedida unos 160 millones de dlares.

Merrill Lynch se vaci los bolsillos para hacerse con los servicios de Thain. El Sr. Arreglalotodo se subi al carro de la compaa con una clusula de 15 millones de dlares y un puado de incentivos, a cada cual ms exagerado y suntuoso, que "hubieran sido considerados excesivos para la industria en cualquier sitio", declar Graef Crystal, experto en salarios de los CEO,"menos en esa pequea parte de Manhattan que se llama Wall Street."

Cuando los gigantes financieros, asustados por la crisis de la subprime, empezaron a derrumbarse a su alrededor, Thain se puso manos a la obra con toda suerte de tejemanejes, asegurando a quienes all estaban que todo ira bien. En julio dijo a los inversores que "se senta cmodo con los niveles de liquidez de Merill." En agosto declar que su empresa estaba "en una buena posicin en los aos por venir."

Bueno, quiz no era tan buena la posicin. En septiembre, como inform ms tarde Reuters, Merrill vivi momentos de "pnico absoluto", para ser resctada una hora antes de que Lehman Brothers se declarase en bancarrota, cuando el Bank of Amrica decidi tragarse el sapo de Merrill.

Merrill Lynch, segn al parecer crea Thain, haba sido reparada, y, a principios de diciembre, dej caer que esperaba un nuevo extra por sus esfuerzos de 10 millones de dlares, a pesar de la prdida de 12 mil millones de dlares en el 2008 y el despido pendiente de una quinta parte de la fuerza de trabajo de la empresa. Y por encima de toda esta situacin, el nuevo padrino de Merrill, Bank of America, coga 25 mil millones al contribuyente para rescatar empresas y bancos.

La exigencia de Thain se convirti rpidamente en una tacha en su historial de relaciones pblicas. A mediados de diciembre, Merrill y Thain, bajo creciente presin, cesaron sus peticiones. Cules eran las buenas noticias para Mr. Arreglalotodo? Que, con todo, an se llevara de 5'2 millones de dlares en concepto de "pago por cambio de control" por vender Merrill -y pese a todo, conservar su trabajo.

A diferencia de las familias que todo lo perdieron cuando se desplomaron las hipotecas subprime de Merrill, Thain an posee una casa, una verdaderamente hermosa, un palacete de 14 dormitorios al norte de Manhattan con pistas de tenis, piscinas y un lago lleno de peces para su uso privado.

1: Richard Gilman

El director ejecutivo de una pequea empresa del norte de Chicago, para los estndares de Fortune 500, punta bajo. Pero ste en particular, Richard Gilman, ha cosechado titulares y hecho historia en el 2008. Si alguien merece el primer puesto en el top ten de los ms codiciosos de este ao es l. Gilman empez dirigiendo Republic Windows and Doors, una fbrica modesta, de cuatro dcadas de antigedad, en el 2006. Pronto llegaron los despidos, y, en un momento, slo 240 obreros permanecan sindicados, cuando en su da haban llegado a ser 500.

Estos trabajadores, a principios de otoo se dieron cuenta de que algo ms ominoso les acechaba. Las mquinas de la planta de Chicago empezaron a desaparecer. Lo que los obreros no saban es que, para "desempatar" la situacin, la compaa haba creado una nueva firma y comprado una nueva fbrica en Iowa en la que los sindicatos no tenan presencia.

A dos das para empezar diciembre, la Republic dio a los trabajadores la mala noticia. La empresa cerrara dentro de tres das. Los trabajadores perderan las vacaciones que haban ganado esforzadamente y su seguro mdico, y tampoco veran la indemnizacin que legalmente les corresponde.

Otro tpico asalto a los derechos de los trabajadores con un pie tmidamente puesto en la clase media. O eso pareca. Porque los trabajadores hiceron algo extraordinario. Reviviendo las historias de las huelgas y ocupaciones durante la Gran Depresin, tomaron la fbrica -y capturaron la atencin de Norteamrica.

La ocupacin forz a Gilman y a su hucha particular, Bank of America, a sentarse en la mesa de negociacin, donde pronto un acuerdo tom forma. Pero de pronto Gilman lanz un palo a las ruedas y se gan el premio gordo, por mritos propios, en el top ten de los ms codiciosos. Gilman exigi que "cualquier prstamo bancario para ayudar a los trabajadores tambin cubriese" el uso de su Mercedes y de su BMW y ocho semanas de su salario de 225.000 dlares.

Pero los trabajadores no tragaron. Gilman retir su demanda. El prstamo del banco llegara. Los obreros haban ganado. La codicia haba perdido.

Y eso no es algo que haya ocurrido mucho estas ltimas tres dcadas. Quiz la codicia haya ido demasiado lejos. Puede que hayamos llegado al fin de una era. La vieja estirpe de los barones del robo (1) podra dejar de existir para siempre.

NOTA DEL TRADUCTOR: (1)

Sam Pizzigati

es el editor general de Toomuch.org
'Great Greed Grab' en el original. Juego de palabras intraducible; literalmente "el gran atraco de la codicia".


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter