Portada :: Cuba :: 50 aos de Revolucin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2008

Bolivia y Cuba
Tres y cincuenta aos

Antonio Peredo Leigue


1 de enero de 2006. La celebracin tena un carcter especial. Contra todos los vaticinios, encuestas y pronsticos, Evo Morales y el MAS obtuvieron casi el 54% de una eleccin en la que particip ms del 80% de la poblacin habilitada. Junto a la euforia que viva el pueblo, estaba la preocupacin por el manejo de la estructura de gobierno, por las primeras medidas que haba de implementar, por la forma que deba conducirse la economa y por los resguardos necesarios para resistir la embestida de la clase dominante expulsada del poder y de un imperio que no cejara en su propsito de mantener el sometimiento. Los preparativos consuman horas y horas durante das y das. Debamos estar con todas las herramientas listas hasta mediados de ese escurridizo enero que tena apenas 22 das, pues luego comenzara otro tiempo.

1 de enero de 1959. Un tembloroso general, al que Batista le haba dejado el penoso deber de intentar postergar el avance del pueblo que, en Santa Clara, haba derrotado a la dictadura. Como en sueos y leyendo el libreto que le dejaron, aquel militar propuso que, el pueblo en armas, le reconociera como presidente interino, a cambio de lo cual ofreca convocar a elecciones en el menor tiempo posible. Incluso se atrevi a insinuar que haba adelantado conversaciones con Fidel Castro. La respuesta fue contundente y aquel general desapareci, con nombre y todo, mientras el Camilo ocuparon La Habana y se instalaron en La Cabaa. Desde all dirigieron los grandes operativos hasta la llegada de Fidel que avanz desde Santiago de Cuba entre vtores y aclamaciones.

Cuarenta y siete aos separan ambos 1 de enero. Para la vida de un hombre, es tiempo talvez demasiado largo. Para la lucha de los pueblos, es un lapso de maduracin. Lo comprueba el hecho de que, poco antes y poco despus, en varios pases de nuestra Amrica morena se avanz por la senda trazada en aquellos primeros aos de la Revolucin Cubana. No porque se ide un programa, sino porque los principios que se esgrimieron en las Declaraciones de La Habana, expresaban con claridad las expectativas y anhelos, las necesidades y requerimientos los sueos y deseos de millones de latinoamericanos sumidos en la miseria y el atraso, como condicin para sostener el derroche de los pases industrializados.

Salud solidaria

Los bolivianos, no conocamos la salud sino como estructura de poder. La seguridad social era, y an queda todava grandes resabios de esto, un sistema para mantener enfermos a los enfermos y dbiles a los dbiles. Eran sanos y curaban sus enfermedades los que podan pagar una consulta particular y una clnica privada.

Despus del 1 de enero de 2006, antes an de que Evo Morales asumiera la presidencia de Bolivia, cientos de mdicos cubanos llegaron a Bolivia y se distribuyeron a lo largo y ancho del pas. Curaban. Los enfermos se sanaban. Los dbiles aprendan cmo vivir bien. Pero, sobre todo, estamos aprendiendo el valor de la solidaridad.

Al mismo tiempo que llegaban casi 2.000 mdicos, ese mismo ao, Cuba abra su Escuela de Medicina para 5.000 estudiantes bolivianos elegidos entre los buenos alumnos que no tenan posibilidades econmicas. Es la solidaridad de un pueblo que no tiene otra riqueza que su dignidad, su internacionalismo, su hermandad. A cambio no pide ni espera nada.

Educacin enriquecedora

Dos aos y medio han bastado para que, con el sistema cubano reconocido por los organismos internacionales, Bolivia se declare libre analfabetismo. Esto ha ocurrido el pasado 20 de diciembre.

Brigadas de alfabetizadores cubanos, bolivianos, venezolanos y de otros pases, programaron el nmero de personas que deban ensear, los tiempos que requeran, las condiciones que encontraran y los resultados que esperaban. Se consigui paneles solares para aquellos lugares a los que an no llega la electricidad. Se reuni una considerable cantidad de lentes para los mayores que aprendan a leer y escribir.

Con una planificacin cuidadosa, el programa educativo Yo s puedo tuvo efectos fascinantes. Uno a uno, los 327 municipios del pas fueron declarados libres de analfabetismo. El ltimo de ellos, fue la ciudad de Riberalta, en el extremo norte del Beni, vasto departamento donde faltan vas de comunicacin estables. Despus slo qued el emotivo acto en el que Bolivia se declar, y fue reconocido por UNESCO, como el tercer pas americano libre de esta lacra social.

Ahorro energtico

Treinta por ciento de energa se logr ahorrar en 2008, al sustituir ms de 6 millones de luminarias en las viviendas y en el alumbrado pblico por los llamados focos ahorradores. En el comercio, estas unidades se compran a precios entre 24 y 28 bolivianos. Los que entreg Cuba, con el decidido apoyo de Venezuela, se cambiaban sin costo por las ampolletas incandescentes.

Aparte de la reduccin en el gasto que ha tenido cada familia, el ahorro dela energa a nivel nacional, permiti sortear las dificultades derivadas de los bajos niveles en las represas de las hidroelctricas y las dificultades habidas en la explotacin de hidrocarburos.

La solidaridad cubana garantiz que siguiera adelante el programa de cambios iniciado en Bolivia. Sin su apoyo, los obstculos que enfrentamos se hubiesen tornado ms difciles de remontar.

Cuba si!, yanquis, no!

Estamos con Cuba. Desebamos celebrar, junto a sus lderes, este 1 de enero en La Habana. Son muchas las razones que no lo permiten. Desde aqu, sentimos en lo ms ntimo que la Revolucin Cubana es nuestra revolucin.

El presidente Evo Morales Ayma, en la reciente reunin conjunta de UNASUR, el Grupo de Ro, MERCOSUR y CARICOM, en el Brasil, hizo una propuesta que refleja el alto grado de compenetracin que hay entre los procesos que se viven en la isla antillana y esta tierra mediterrnea. Propuso, nuestro presidente, que todos los pases latinoamericanos retiren sus embajadores en Washington, hasta que la Casa Blanca suspenda definitivamente el bloqueo contra Cuba.

El principio de que, las relaciones entre los pases, deben darse en una atmsfera de respeto mutuo, podr cumplirse cuando Estados Unidos reconozca a Cuba el derecho a gobernarse por s misma, con el sistema que considere ms apropiado y la conduccin de quienes elija por su libre voluntad.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter