Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2008

Neuqun
El ao en la mirada del peridico (8300)

Prensa de Frente


Quienes hacen el peridico neuquino (8300) realizaron un balance del ao que se nos va en la provincia. La situacin de Jorge Sobisch; el juicio por Fuentealba; la expropiacin de Zann; las luchas feministas en la provincia figuran entre otros apartados, algunos de los cuales transcribimos a continuacin.

Sobisch: quiere resucitar

Jorge Sobisch ya no puede caminar libre ni tranquilamente por las calles. Ni siquiera las de la ciudad que gobern en los albores de su carrera poltica en 1983. Sin embargo, su ambicin por el poder lo hicieron resurgir de su cripta de muerto poltico para buscar reinsertarse en la sociedad. El crimen del docente Carlos Fuentealba y el papeln electoral del 1,5 por ciento de los votos para presidente, no lograron amedrentar su mente afiebrada por el poder ni sus maas de jugador empedernido. Casi desde las sombras, Jorge Sobisch planea da a da su regreso a la poltica provincial con pequeos actos en escuelas y centros barriales, algunos cobran dimensin slo por el tamao de su billetera. Pero tambin avanza apoyando y azuzando a grupos gremiales y polticos como el Sitramune que buscan descabezar la gestin comunal con actos violentos que poco tienen que ver con su plan de Ms Paz para los Neuquinos. Por ahora, el ex hombre fuerte de la provincia logr cumplir con uno de sus sueos ms preciados: no tener que deambular por los pasillos de tribunales. Las nicas amenazas lejanas son la famosa causa de la cmara oculta que lo salpica en un supuesto intento de soborno al ex diputado Jorge Taylor (que est en la Corte y estar por un largo tiempo mas) y la causa Fuentealba II, en donde la querella que representa a Sandra Rodrguez y sus hijas intenta demostrar que hubo una orden directa del ex mandatario que llev al crimen de su marido. Pero hay que decirlo- esa causa tambin est lejos. Lo que para gran parte de la sociedad fueron escndalos de corrupcin (Temux, Damovo, la compra directa de helicpteros, entre otros), avanzan tan lentamente que se encaminan a la muerte por prescripcin. Salvo -claro- que el poder poltico o la nueva cpula del poder Judicial decidan hacer lo que se debe hacer: investigar las responsabilidades polticas.

Caso Fuentealba: primera condena

El primer juicio por el asesinato del maestro Carlos Fuentealba dej muchas cosas claras. Por un lado, que hubo un plan de represin feroz que se pens la noche anterior al trgico 4 de abril del 2007. Una investigacin de (8300) permiti demostrar que se debati sobre el mejor escarmiento para los docentes entre perniles y copas de champagne, y pensando en la proyeccin nacional del entonces candidato a presidente. Tambin qued claro que las autoridades tuvieron plena conciencia de la magnitud de la represin. De hecho estuvieron en el lugar los jefes policiales y el subsecretario de Seguridad de Sobisch, Ral Pascuarelli. Fue desmedida la cantidad de grupos especiales, efectivos y armamentos movilizados. Hubo una orden de parar el auto y un polica violento con condena para ejecutarla. Tambin qued claro que, salvo honrosas excepciones, los testigos policas mantuvieron un pacto de silencio. La condena de prisin perpetua del martes 8 de julio sobre Jos Daro Poblete por asesinar al maestro neuquino, dej otras cosas claras: que no slo no deben dispararse armas de disuasin social sobre la gente, si no que no deben usarse ms pistolas lanzagases. Adems qued duramente cuestionada la permanencia de los grupos especiales en la estructura del Estado. Y quiz lo ms importante que dej este primer juicio es que, sin el protagonismo de la compaera de Carlos, Sandra Rodrguez y sin el acompaamiento de su gremio Aten, de las organizaciones, militantes y del pueblo movilizado, la condena hubiera sido imposible. Para el segundo juicio que viene se intentara determinar las responsabilidades directas operacionales y polticas del hecho represivo en su conjunto. La querella trabajar en demostrar que ese hecho represivo que se investiga no fue un hecho aislado sino que fue un modo de actuar del ex gobernador Sobisch. El entonces gobernador resolvi del mismo modo otros conflictos y hasta fue capaz de hacer liberar la zona del acceso de la destilera de Plaza Huincul cortada por maestras para que sus punteros desalojaran la ruta a palos y golpes.

Organizaciones feministas: El escrache como arma

() en este ao los escarches y las intervenciones callejeras se multiplicaron por toda la sociedad neuquina. Otros grupos como las Sin Cautivas, Fugitivas del Desierto, Juana Azurduy, Pan y Rosas, Newen Koi o Las del Encuentro, se sumaron ( a la colectiva feminista La Revuelta) en Neuqun a esta lucha por la igualdad y el respeto de los derechos. Por tierra (en la casa de gobierno, en las casas de los abusadores o sus abogados), agua (como cuando rodearon la Residencia de la Costa sobichista desde el ro Limay para gritarle asesino al ex gobernador) o aire (vistiendo al monumento a San Martn de luto o sangre), fueron instalando debates que la sociedad prefiere ignorar o silenciar: la libertad de las mujeres a elegir, el aborto legal, seguro y gratuito, la denuncia pblica de abusadores y violadores, la identidad de grupos excluidos como los de gays, lesbianas, transexuales, la trata de mujeres, entre otras causas o la defensa de nios y nias vctimas de abusos y violaciones.

Prrroga Petrolera: Otra vez las joyas de la abuela

A falta de plata bien viene una renegociacin de contratos petroleros. Las preguntas que en este ao no tuvieron respuesta oficial fueron: Qu pas con los 150 millones que debi haber dejado en caja Sobisch?,qu pas con los 100 millones que tericamente estaban en el BPN? Sapag declar repetidamente que las cuentas estaban en rojo y con la administracin empobrecida, ech un manotazo de ahogado a los contratos petroleros. Para ello, esgrimi el argumento que da forma la nueva Constitucin Provincial, pero slo en la parte que reafirma la jurisdiccin y el dominio de los recursos del subsuelo y no al artculo 96 que dice:No podr otorgarse ninguna clase de concesin. Salvo a una entidad autrquica nacional. Para contrarrestar la omisin, el gobierno argument que se negociaban contratos de concesiones nacionales y que por lo tanto no entraban en el marco de lo que establece la constitucin de Neuqun. A pesar de la oposicin de organizaciones de defensa de los recursos naturales y partidos y gremios que proponen la nacionalizacin de los hidrocarburos, el proyecto se mand a la Legislatura quien lo aprob sin ms con la oposicin de slo ------- diputados. El negocio no fue bueno: segn los clculos de la CTA, en los 10 aos de prrroga, las petroleras se van a llevar 183 mil millones de pesos y a Neuqun le van a quedar 5 mil millones.

Zann: La expropiacin ya no se discute


Los 7 aos de sacrificada lucha de las obreras y obreros de la ex Zanon tuvo un ao 2008 de incertidumbre. La estrategia del gobierno provincial siempre pareci ser la del desgaste, hasta que lleg la fecha del vencimiento del permiso que la justicia le dio a Fasinpat. Ciertamente, con esta gestin de gobierno se pudo dialogar, porque durante la de Sobisch no slo no se logr una audiencia, sino que por el contrario se recibieron gases lacrimgenos y balas de goma. Las ideas del gobierno de Sapag fueron variando desde otorgar un crdito blando a la gestin obrera para que compren la fbrica con deudas a pagar; hasta la compra de la fbrica por parte del gobierno y pagando tambin a los deudores. Finalmente prim lo que sensatamente buscaban los trabajadores y trabajadoras: la expropiacin de la fbrica. El gobierno acepta la idea, pero pagando a los acreedores ms importantes. La gestin obrera dice que la expropiacin debe ser sin pago, porque la deuda la debe saldar quien la contrajo: el empresario Luigi Zanon. Incluso, en trminos polticos, la Legislatura podra decidir no pagar a los acreedores si se tiene en cuenta, el vaciamiento empresario comprobado por la justicia; que el terreno fue donado a Zanon por la provincia y que como las mquinas ya estn prendadas por el IADEP, ya son parte del Estado provincial. Existe una gran certeza de los obreros y obreras de Zanon: nunca el gobierno podra haber aceptado una expropiacin si no fuera por el masivo acompaamiento de los habitantes de la zona. Los multitudinarios recitales a fbrica llena, las marchas y las firmas que acompaaron el proyecto de expropiacin el la Legislatura as lo demuestran.

Juicio histrico


El juicio contra ocho represores que actuaron en la regin durante los primeros aos del gobierno militar de 1976 en el centro clandestino La Escuelita, constituye un hecho histrico que devuelve en parte, la credibilidad de la sociedad en la justicia. Despus de ms de 30 aos de ocurridos los secuestros, torturas, crcel y hasta la desaparicin de personas por parte de un rgimen criminal, algunos de los autores debieron enfrentarse a lo que ellos jams le permitieron a sus vctimas: un proceso legal transparente y equilibrado, como el que garantiz el Tribunal Oral Federal de Neuqun. Por otra parte, estos juicios representan el corolario de una labor intensa y valiente llevada a cabo por las Madres de Plaza de Mayo, los organismos de Derechos Humanos como la APDH y otros de la regin, y otros hombres y mujeres que sumaron su accin en busca de verdad y justicia. Resta, sin embargo, una enorme tarea por delante. Estos ocho militares son apenas las punta de un iceberg que esconde bajo la superficie a una cantidad de policas federales, provinciales, agentes parapoliciales, integrantes de otras fuerzas de seguridad y hasta civiles que actuaron en forma tan activa como complaciente con el poder militar de turno. La instruccin llevada a cabo por el ahora vocal del TSJ Guillermo Labate, no tuvo el alcance que se esperaba para esta primera etapa y ser cuestin de aos para que el crculo se cierre sobre los represores. Lo cierto es que a partir de la derogacin de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final- se inici un proceso que parece que finalmente culminar con todos los responsables juzgados y condenados.

- Leer el informe completo en (8300)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter