Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2008

Diario de un pacifista bajo las bombas

Vittorio Arrigoni
Il Manifesto

Traducido por Gorka Larrabeiti


Hay en el aire un olor acre de azufre, en el cielo se alternan resplendores con el fragor de las explosiones. Mis odos ya no oyen las explosiones y mis ojos estn ridos de lgrimas ante los cadveres. Me encuentro delante del principal hospital de Gaza, Al Shifa, y acaba de conocerse la terrible amenaza de que Israel ha decidido bombardear el nuevo pabelln en construccin, lo que no sera una novedad. Ayer bombardearon el hospital Weam, adems de un almacn de medicinas en Rafah, la universidad islmica (destruida) y varias mezquitas por toda la Franja; adems de decenas de instalaciones CIVILES. Segn parece, como no encuentran ms objetivos "sensibles", la aviacin y la marina militar se entretienen atacando lugares sagrados, escuelas y hospitales.

Hora tras hora, minuto tras minuto, se vive un 11 de setiembre. El maana siempre es una nueva jornada de luto, siempre igual. Se oyen helicpteros y aviones continuamente. Cuando ves el resplandor, ya ests vendido: es demasiado tarde para ponerse a salvo. No hay refugios antiareos en toda la Franja: ningn lugar es seguro. No consigo contactar con muchos amigos en Rafah, ni siquiera con los que viven al norte de Gaza City, y confo en que sea porque las lneas estn saturadas. As lo espero. Hace ms de 60 horas que no pego ojo, y como yo, todos los habitantes de Gaza. Ayer, tres compaeros del ISM y yo pasamos toda la noche en el hospital Al Awda del campo de refugiados de Yabaliya. Nos dirigimos all porque temamos ese anunciado ataque terrestre, que luego resulta que no se llev a cabo.

De todos modos, los tanques israeles ocupan posiciones a lo largo de la toda la frontera de la Franja. Sus orugas mecnicas hambrientas de cuerpos parece que se pondrn en fnebre marcha esta noche. Hacia las 23:30 una bomba cay a unos 800 metros del hospital; la onda expansiva hizo aicos varios cristales de las ventanas. Se produjeron varios heridos. Una ambulancia acudi al lugar. Arrasaron una mezquita, por suerte vaca a esa hora. Por desgracia no por mala suerte sino con voluntad criminal y terrorista de cometer una matanza de civiles- la bomba israel destruy tambin el edificio adyacente a la mezquita. Vimos sacar de los escombros los cuerpecitos de seis hermanitas. 5 murieron, la otra est gravsima. Dispusieron los cuerpos de las nias en el asfalto carbonizado y parecan muequitas rotas, desechadas por intiles. No fue un error, sino horror cnico y voluntario. Llevamos ya 320 muertos, ms de mil heridos; segn un doctor de Shifa el 60% tiene pronstico de muerte en las prximas horas o en los prximos das, tras largas agonas. Hay decenas de desaparecidos; en los hospitales mujeres desesperadas buscan a sus maridos o a sus hijos desde hace dos das, a menudo en vano. En el depsito de cadveres, el espectculo es macabro. Un enfermero me ha dicho que una mujer despus de buscar y rebuscar durante horas entre los cadveres reconoci a su marido por su mano amputada. Todo lo que le ha quedado de su marido es el anillo de matrimonio. De una casa en la que vivan dos familias han quedado pocos restos. A los familiares les ensearon medio busto y tres piernas. Justo ahora uno de nuestros barcos del movimiento Free Gaza acaba de zarpar del puerto de Larnaca en Chipre. He hablado con mis amigos a bordo. Heroicos han amontonado medicinas por todos los rincones de la embarcacin. Debera arribar al puerto de Gaza maana a eso de las 8:00 a.m. Eso contando con que an exista el puerto despus de otra noche de bombardeos constantes. Me mantendr en contacto continuamente durante esta noche.

Que alguien detenga esta pesadilla. Seguir en silencio significa respaldar el genocidio en marcha. Gritad vuestra indignacin en todas las capitales del mundo "civil", en cada ciudad, en cada plaza. Haced llegar nuestros gritos de dolor y terror. Hay una parte de la humanidad que est muriendo, penosa la escucha.

Fuente:

http://www.ilmanifesto.it/archivi/fuoripagina/anno/2008/mese/12/articolo/151/?tx_ttnews%5BbackPid%5D=16&cHash=c9cbd9e6b0



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter