Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2008

El argumento que ya nunca podrn utilizar

Editorial de Gara
Gara


No existe, a da de hoy, forma humana de reflejar en su justa medida la situacin que vive el pueblo palestino. No slo tras el ltimo ataque del Ejercito israel contra Gaza, pero muy especialmente despus del mismo. Cualquier nmero de pginas que se le dedique ser insuficiente para describir esa situacin, los artculos se quedan cortos y los testimonios que recogen apenas duran en los corazones algo ms de lo que tardan en leerlos los ojos; las fotos no trasmiten el olor a miedo, y las imgenes de televisin no recogen el tenso silencio y la oscuridad de la noche. Ni el cine, ni la literatura, ni las artes plsticas son capaces a da de hoy de expresar el sufrimiento de todo un pueblo que, adems, se ha convertido en el smbolo no ya de quienes comparten con ellos religin o proyecto poltico, sino de todos aquellos pueblos y personas que luchan por un mundo ms justo y ms libre.

Como se ha dicho, no es posible reflejar el drama palestino en su verdadera dimensin, pero resulta especialmente grave intentar ocultarlo. La falsa equidistancia que reflejan las declaraciones oficiales no son ajenas a las posturas ideolgicas, polticas o intelectuales sostenidas por las lites occidentales durante todos los aos que dura la ocupacin de Palestina. Posicin que cuenta en su catlogo con miles de libros, millones de artculos, cientos de pelculas e innumerables declaraciones oficiales que hablan de una historia ocurrida hace setenta aos pero que oculta sistemticamente los siguientes sesenta. Al igual que es imposible condensar en soporte alguno el sufrimiento rabe, ni siquiera ese esfuerzo por rememorar el holocausto europeo puede acercarnos a aquel infierno.

Pero ese argumento -somos los judos, el pueblo ms perseguido de la historia-, al que al final se repliegan todos aquellos que quieren mantener la equidistancia, es falaz y malvado. Ya lo intentaron, con el mismo grado de razn, los boer en Sudfrica. Ese argument expir hace ahora sesenta aos, y cada da de existencia del Estado de Israel en los trminos actuales lo desacredita an ms.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter