Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2008

Bolivia: Ao tres de la descolonizacin

Idn Moiss Chivi Vargas
Rebelin


1.- En Bolivia la suerte esta echada...

Que duda queda, seguimos viendo nios en la calle limpiando zapatos, mujeres indgenas pidiendo limosna con la prole incluida. Seguimos siendo testigos de adolescentes atrapados en las drogas baratas y expulsados de la escuela, jvenes con pocas esperanzas de profesionalizacin, adultos con laburos cuya renumeracin apenas da para mantener el mes y en casos ni siquiera da para eso.

No se puede negar el alza en el costo de la vida, precios duplicados, triplicados, los productos de primera necesidad fluctan peligrosamente en la mirada de las vendedoras y los compradores, pero no pasa nada.

Ciertamente hay escasez de gas, gasolina y diesel, eso tampoco se puede negar, sera como tapar el sol con un alfiler ya ni siquiera con un dedo, en escenarios de este tipo hasta los transportistas ya estaran con tambores de guerra y no sucede.

Si las cosas andan tan mal, porque el pueblo de mayoritarios y mayoritarias no sale a las calles a protestar, bloquear, marchar y hacer huelgas? Si en eso estamos entrenados desde hacen casi cinco siglos...

Porque en Bolivia se esta viviendo una hora revolucionaria, quienes no entienden ese hecho, ese dato en elcampo polticode la Bolivia en el 2008, no han comprendido la historia Boliviana y el desplazamiento poltico de lo social, lo nacional, lo popular y lo indgena a lo largo de la vida republicana, desde 1825 hasta el 2005. No han comprendido la experiencia social de cmo la historia le prohbe al pueblo cometer los errores de Simn Bolvar o Vctor Paz Estensoro, el primero por cambiar letreros en los portones coloniales sin cambiar el orden de la casa y el lugar de sus estantes, el segundo por haber traicionado la revolucin con medidas gatopardistas, cambiar para que nada cambie.

Esta experiencia acumulada en el seno de la masa popular e indgena en Bolivia, es riqusima en la toma de decisiones, ello explica porque los chillidos de una derecha, los gatillazos que dio en Pando, no mueven la decisin del pueblo, por el contrario la convencen cada da mas que el proceso de cambio, es en realidad una revolucin, pero una de esas raras revoluciones que se hacen con el voto democrtico, con las urnas.

Esa misma experiencia, hace que lo nacional popular e indgena se exprese como construcciones normativas con presin social, no con presin de la billetera tal como suceda en tiempos neoliberales donde el voto se ofertaba en decenas de miles de dlares.

Esa misma experiencia, hace que los mayoritarios y mayoritarias de esta tierra participen en procesos decisorios sustentados en el voto, no en las armas, sostenidos por su calidad de ciudadanos y no de pongos o esclavos del neoliberalismo.

Esa misma experiencia, ha sido la que en los terribles sucesos de Pando, exijan al Presidente el cumplimiento de la Ley.

Quienes no quieren ver la realidad o atentan impunemente contra ella, se equivocan en lo ms elemental: no se puede mentir a un pueblo organizado polticamente.

Y es que Bolivia y sus mayoritarios, han logrado tal grado de organizacin que ser muy difcil su desplazamiento por supuestas clases medias, que no son ni clase ni son media, pero adase a esos mayoritarios la fuerza moral que los empuja: sociedad de iguales, donde ni el color de la piel, ni el grosor de la billetera, ni la antigedad del apellido sean motivo ni de ascenso ni de descenso social, esa es la fuerza moral que sostiene la revolucin.

As que la suerte esta echada para el referndum aprobatorio de la Nueva Constitucin Poltica del Estado,ser un referndum dignificatorio e igualitario...

2.- Lecciones aprendidas...

Bolivia, a no dudarlo, ha logrado superar las trabas mentales que atrapaban a sus intelectuales en un tutelaje anglo-eurocntrico.

Hoy sabemos que la gnesis del Estado y Derecho contemporneos, ha sido el genocidio iniciado entre los siglos XV y XVI la primera empresa mercantil de largo aliento y origen del capitalismo-, que nos legaron una pieza arqueolgica que conocemos como la Recopilacin de las Leyes de los Reynos de Indias (1680) matriz fundante de los procesos de codificacin europeos iniciados por Francia, propuestos y defendidos por los ilustrados de esa poca.

La continuidad de esa historia se vino entonces en envase de Constituciones y Cdigos, se inicio as el genocidio segundo, aquel que se dio con discurso liberal, saberes y prcticas hipcritas ante la historia, la pregonada igualdad es imposible de cumplirse porque la matriz del capitalismo no es precisamente la igualdad, sino la acumulacin.

El tercer periodo del genocidio que estamos viviendo esta matizado con lenguaje de Derechos Humanos Universales, hipcritas del mismo modo que los liberales, aunque con un enorme potencial instrumental en procesos emancipatorios locales, pero tambin ineficientes en casos como los de Palestina muy recientemente, Irak o Afganistn.

Estas lecciones de historia, nos han dejado como experiencia que los diversos constitucionalismos fueron las mascaras del colonialismo, del genocidio, aqu en Bolivia, en el frica o la India.

Pero tambin aprendimos que subvertido el lenguaje constitucional, este adquiere un potencial emancipatorio que va ms all de la democracia representativa sino que abre las compuertas para una democracia igualitaria, que cumpla las promesas del liberalismo efectiva y materialmente, no solo declarativamente tal como sucede hasta ahora.

En consecuencia, la constitucin es un cuchillo, no el carnicero, depende de quien lo maneje y con que objetivos programticos, la ley no cambia por si sola la realidad, pero ayuda poderosamente a hacerlo.

Con todo este andiamaje reflexivo poco conocido, se llega a una conclusin si el racismo es el sostn del colonialismo y este colonialismo tiene su mayor expresin en la institucionalidad estatal, lo lgico es:Descolonizar el Estado desde el Estado.

Esta es una de las mayores lecciones aprendidas, lo dems, los logros del gobierno pueden verse en:www.repac.org.boo enwww.planificacin.gov.boah encontraran suficiente evidencia de los logros econmicos y fundamentalmente sociales y el cmo se hace aquello en pases que salen de la larga noche colonial travestida neoliberal.

3.- Los temas pendientes...

No sera sincero quedar ah, como todo proceso revolucionario, este tiene sus propias limitaciones. Vayamos enumerando una por una estas limitaciones

a) i) Poca selectividad de cuadros para la construccin del nuevo Estado: sin duda, ha sido una buena seal que el gobierno no haya realizado masacres blancas tal como era usual en el manejo neoliberal y patrimonial del Estado, pero esto mismo es ya, a estas alturas, un problema poltico, pues quienes se quedaron, se sienten impunes e inmunes, su ideologa de base neoliberal reproduce los esquemas subjetivos de la burocracia abusiva e insensible, tpicos en sociedad coloniales dondeel papeleo reemplaza a la realidad y los nmeros a los resultados efectivos.

b) ii) Escaso conocimiento del debate constituyente por parte de legisladores y operadores del Ejecutivo: Existe una enorme distancia de los debates constituyentes y los mensajes programticos de la Nueva Constitucin Poltica del Estado con la interpretacin de los legisladores y operadores del poder ejecutivo, por lo que el Desarrollo Normativo puede convertirse en una zona de folclorismos discursivos antes que en una sincera bsqueda de la sociedad de iguales queplanteantanto el Presidente como el Vicepresidente (www.vicepresidencia.gob.bo)

c) iii) Debilidad poltica en la estructura del MAS IPSP: La representacin nacional, como las representaciones departamentales del MAS se encuentra enorme y preocupantemente debilitadas, como lo ha sealado el Presidente de la Republica, la pega se quiere tragar al proceso y no como debiera ser: el proceso debiera devorar los resultados de la pega y convertir las ideas en fuerza material que dinamice el proceso de cambio.

d) iv) Movimientos socialesoenegizados: No hay duda, los movimientos sociales han llegado a un cenit poltico, aqu es donde se ve con mayor claridad el termidoroenegero,gran parte de la cooperacin internacional, las agencias de cooperacin solidaria tienen buenos intereses, pero ocurre que estos intereses no son siempre los que el proceso de cambio requiere, como dijo no hace mucho una hermana indgena del Per, la cooperacin nos maltrata porque nos hace hacer lo que quiere, no lo que necesitamos, y eso esta sucediendo de modo preocupante pero representativo en el CONAMAQ que es parte del Pacto de Unidad.

e) v) Precaria formacin poltica: No existe un proceso serio de formacin de cuadros, es ms los cuadros mismos no estn interesados en formarse, ello debilita la idea de la construccin del Hombre Nuevo, la urgencia de contar con un nuevo aparato administrativo, ideolgicamente comprometidos con la revolucin, no con los salarios.

f) vi) Inexperiencia Tcnica: donde mas se sufre el no haber sido entrenados en la administracin del Estado es en la parte tcnica y es aqu precisamente donde los expertos de la economa, la hacienda, los hidrocarburos y las finanzas herederos de la ideologa neoliberal hacen sentir su accinboicoteadora, nos ponen diques de contencin que traban la gestin publica revolucionaria escudndose en manuales de funciones, trabas administrativas absurdas y un esqueleto normativo, que de todos modos representa a los espritus del pasado. Es aqu donde la militancia de la revolucin tiene sus mayores desafos, las direcciones departamentales tienen sus desafos.

g) Vii) Falta de control social sobre nuestros propios cuadros: cmo puede darse la corrupcin en nuestros propios cuadros? Esto solo es explicable a que hemos debilitado una practica interna constante en nuestras organizaciones, el control y la fiscalizacin social, Nuestras direcciones polticas no han encontrado an los mecanismos que permitan fiscalizar las acciones de los cuadros que han sido destinados a la gestin pblica, ello ha debilita nuestra propia propuesta constitucional de control social a todas las instancias del Estado, legislativo, ejecutivo y judicial, este es un dato para pensar.

Conclusiones : En Bolivia se esta viviendo los grmenes de la construccin de una sociedad de iguales, democracia igualitaria, se esta viviendo materialmente una revolucin democrtica, sustentada por la fuerza moral de su pueblo y del voto que emana de l.Se esta viviendo la descolonizacin en sus inicios. Pero como en todo proceso revolucionario eltermidor,la traicin no siempre esta al frente de la acera sino que tambin puede estar adentro de nosotros mismos, eso debe preocuparnos, pero debe preocuparnos mucho mas an que nuestros propios cuadros traten de reproducir las hipocresas liberales con clichs indigenistas, eso le hace y le hara mucho mal an, al proceso de desarrollo normativo de la Nueva Constitucin Poltica del Estado, la estancara, la traicionara...

Por ello es hora de vivir cotidianamente la revolucin, vivir cotidianamente la construccin del hombre nuevo, asumir polticamente que somos una esperanza latinoamericana no solo un partido ms en la historia de Bolivia. Somos en el momento presente la sntesis latinoamericana, un ejemplo de conviccin revolucionaria con toda la humanidad, tal como lo hizo notar Evo Morales Aima en las Naciones Unidas muy recientemente, sealando que hay que salvar a la humanidad del capitalismo.

Esa tarea histrica se hace a mano y sin permiso.

Bolivia esta viviendo el ao tres de la descolonizacin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter