Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2009

Por extrao que parezca, Israel corre hacia su propia perdicin
Viviendo con los das contados en tierra robada

Gilad Atzmon
Palestine Think Tank

Traducido por Manuel Talens


La comunicacin con los israeles puede dejarlo a uno estupefacto. Incluso ahora, cuando sus fuerzas areas estn asesinando a plena luz del da a cientos de civiles, ancianos, mujeres y nios, se las arreglan para convencerse a s mismos de que son las autnticas vctimas de esta saga violenta.

Quienes estn familiarizados con los israeles saben que viven completamente desinformados sobre las races del conflicto que controla sus vidas. Son capaces de utilizar argumentos rocambolescos que slo tienen sentido dentro del discurso israel, pero ninguno en absoluto fuera de las calles judas. Argumentos de este tipo son: Por qu insistirn estos palestinos en vivir en nuestra tierra (Israel), por qu no se van a Egipto, Siria, Lbano o cualquier otro pas? Otra perla de sabidura hebraica suena ms o menos as: Qu pasa con estos palestinos? Les damos agua, electricidad, educacin y lo nico que quieren es tirarnos al mar.

Por muy extrao que parezca, incluso los israeles de la denominada izquierda e incluso la izquierda culta no saben quines son los palestinos, de dnde vienen y qu defienden. No logran entender que, para los palestinos, Palestina es su hogar. Parece un milagro, pero los israeles no logran entender que Israel fue erigido a expensas del pueblo palestino, en territorio palestino, en aldeas palestinas, en pueblos, campos y huertos palestinos. No se dan cuenta de que los palestinos que viven en Gaza y en los campos de refugiados de la regin son gente desposeda de Ber Shive, Yafo, Tel Kabir, Shekh Munis, Lod, Haifa, Jerusaln y de otros muchos pueblos y aldeas. Si uno se pregunta cmo es que los israeles no conocen su propia historia, la respuesta es bastante simple: nunca se la han enseado. Las circunstancias que llevaron al conflicto israelo-palestino permanecen ocultas para ellos. Las huellas de la civilizacin palestina anterior a 1948 en este territorio han sido borradas. No solamente la Nakba, es decir, la limpieza tnica de los palestinos autctonos, no forma parte de la memoria colectiva israel, sino que ni siquiera se menciona o se discute en ningn foro acadmico u oficial de Israel.

En el centro de casi todas las ciudades israeles suele haber un memorial con una estatua formada por extraos tubos casi abstractos. Se trata de la Davidka, un mortero israel de 1948. Vale la pena sealar que fue un arma extremadamente ineficaz. Su metralla no alcanzaba ms de 300 metros y causaba un dao muy limitado. A pesar de que era casi inofensiva, produca mucho ruido. Segn el discurso histrico oficial israel, los rabes (es decir, los palestinos) simplemente huan de sus hogares cuando escuchaban la Davidka en la lejana. Segn el discurso israel, los judos (es decir, los nuevos israeles) tiraban unos cuantos fuegos artificiales y los cobardes palestinos corran como idiotas. En el discurso oficial israel no se menciona ninguna de las muchas masacres orquestadas que llev a cabo el recin creado ejrcito sionista y las unidades paramilitares que lo precedieron. Tampoco se mencionan las leyes racistas que impiden el regreso de los palestinos a sus hogares y sus tierras [1].

La razn es muy sencilla: los israeles desconocen la causa palestina. Por eso, slo pueden interpretar la lucha de los palestinos como una demencia asesina e irracional. En el autista universo judeocntrico sionista, el israel es una vctima inocente y el palestino un asesino salvaje. Esta grave situacin, que deja al israel en tinieblas con respecto a su pasado, destruye cualquier posibilidad de futura reconciliacin. Dado que el israel carece de la menor comprensin del conflicto no puede imaginar ninguna solucin posible, salvo la exterminacin del enemigo. Al israel nicamente se le permite conocer los diversos discursos fantasmticos del sufrimiento judo. El dolor palestino le es completamente ajeno. El Derecho al Retorno de los palestinos le suena a chiste divertido. Incluso los humanistas israeles ms progresistas no estn dispuestos a compartir el territorio con sus habitantes autctonos. A los palestinos esto no les deja muchas opciones, salvo la de liberarse a s mismos contra todo pronstico. En el lado israel no existe interlocutor alguno dispuesto a hablar de paz.

La pasada semana hemos sabido un poco ms sobre la capacidad balstica de Hams. Est claro que Hams se ha contenido bastante con Israel durante largo tiempo. Se abstuvo de extender el conflicto a todo el sur de Israel. Se me ocurre que los lanzamientos de Qassams que han llovido espordicamente sobre Sderot y Ashkelon no eran ms que un mensaje de los palestinos sitiados. En primer lugar era un mensaje a la tierra que les robaron, a sus huertos: Amada tierra nuestra, no te hemos olvidado, seguimos luchando por ti. Ms pronto que tarde regresaremos y empezaremos de nuevo donde lo dejamos. Pero tambin era un claro mensaje a los israeles: Vosotros que estis ah, en Sderot, Beer Sheva, Ashkelon, Ashdod, Tel Aviv y Haifa, seis conscientes o no, estis viviendo en nuestra tierra. Ya podis empezar a desalojar, porque tenis los das contados; se acab nuestra paciencia y nosotros, el pueblo palestino, ya no tenemos nada que perder.

Seamos claros, la situacin en Israel es bastante grave. Hace dos aos los misiles de Hezbol estallaban en el norte de Israel. Esta semana Hams ha demostrado que es capaz de servir un cctel de venganza balstica tambin en el sur. Tanto en el caso de Hezbol como en el de Hams, Israel se qued sin respuesta militar. Sin duda puede matar civiles, pero no consigue detener los lanzamientos de misiles. El ejrcito israel carece de los medios necesarios para proteger a Israel, a menos que cubrirlo con un slido techo de cemento armado sea una solucin viable. En ltima instancia, puede que estn pensando en hacerlo.

Pero esto no es el fin de la historia: en realidad es slo el comienzo. Cualquier experto en Oriente Prximo sabe que Hams puede tomar el control de Cisjordania en cuestin de horas. De hecho, la Autoridad Palestina y Fath se mantienen gracias al ejrcito israel. Y cuando caiga Cisjordania, la numerosa poblacin israel del centro quedar a merced de Hams. Para quienes no sean capaces de entenderlo, esto sera el fin del Israel judo. Puede que suceda hoy, en tres meses o en cinco aos, la nica incgnita que falta por saber es cundo suceder y, cuando lo haga, todo Israel estar a tiro de Hams y Hezbol. La sociedad israel se colapsar y su economa se derrumbar. El precio de una vivienda unifamiliar en el norte de Tel Aviv ser equivalente a un refugio en Kiryat Shmone o Sderot. El da en que un solo misil alcance Tel Aviv, el sueo sionista se habr terminado.

El terrorismo israel

El terrorismo israel

Los generales israeles lo saben, los dirigentes tambin. sta es la razn por la que han convertido la guerra contra los palestinos en un proceso de exterminacin. No est en sus planes invadir Gaza, lo que quieren es completar la Nakba. Lanzan bombas sobre los palestinos para aniquilarlos. Quieren que desaparezcan de la regin. Est claro que no va a funcionar, los palestinos permanecern y el da del retorno a su tierra se acerca cada vez ms conforme Israel pone en marcha sus tcticas ms mortferas.

Aqu es exactamente donde entra en juego el escapismo israel. Israel ha sobrepasado el punto sin retorno. Su aciago destino est profundamente grabado en cada bomba que lanza sobre civiles palestinos. Israel no puede hacer nada para salvarse. No tiene estrategia de salida. No puede negociarla porque ni los israeles ni sus lderes comprenden las coordenadas bsicas del conflicto. Israel carece de poder militar para terminar la batalla. Puede matar a los dirigentes palestinos, lo lleva haciendo durante aos, pero la resistencia y la persistencia palestinas son cada vez ms encarnizadas en vez de ms dbiles. Un general de la inteligencia militar israel ya lo predijo en tiempos de la primera Intifada: Para vencer, los palestinos tienen que sobrevivir. Han sobrevivido y estn venciendo.

Los dirigentes israeles lo saben. Israel lo ha intentado todo: retirada unilateral, bloqueo con privacin de alimentos y, ahora el exterminio. Crey poder evitar el peligro demogrfico comprimindose en un pequeo y familiar gueto judo. No funcion. Es la persistencia palestina en forma de poltica de Hams lo que define el futuro de la regin.

Lo nico que les queda a los israeles es aferrarse a su ceguera y a su escapismo para ignorar su infausto destino, que ya es algo inmanente. En su cada, los israeles entonarn sus conocidos himnos victimistas. Como estn imbuidos de una realidad supremacista y egocntrica, se vern finalmente inmersos en su propio dolor y seguirn completamente ciegos al dolor que infligen a los dems. Cuando lanzan bombas, los israeles son el nico grupo social que funciona como un solo hombre, pero basta con que se les haga el menor dao para que todos ellos se conviertan en mnadas de vulnerable inocencia. Es esta discrepancia entre la imagen que tienen de s mismos y la manera en que los vemos desde fuera lo que convierte al israel en un monstruo exterminador. Es esta discrepancia lo que los incapacita para conocer su propia historia, lo que los imposibilita para entender por qu alguien querra destruir su Estado, lo que no los deja descifrar el significado del Holocausto para evitar el siguiente, lo que les impide formar parte de la Humanidad.

Una vez ms, los judos volvern a errar hacia un destino desconocido. En cierto modo, hace tiempo que yo inici mi propio viaje.

Nota

[1] Ley del Retorno slo para judos: Law of Return 5710-1950. Vase tambin: Israel's "Right of Return" for Jews only but no Right of Return for Palestinians

Fuente: Living on Borrowed Time in a Stolen Land

Gilad Atzmon es msico, escritor y activista. Nacido y criado en Israel, se considera a s mismo como un palestino de lengua hebrea y desde el exilio londinense lucha con su arte a favor de la liberacin del pueblo palestino.

El escritor y traductor Manuel Talens es miembro de los colectivos de Cubadebate, Rebelin y Tlaxcala.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter