Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2009

Sahara Occidental, ao 34

Mohamed Mahamud Embarec
Rebelin


El ao 2009 es el ao 34 de uno de los conflictos mas viejos del mundo, el del Sahara Occidental. Como es habitual en ciertas partes del mundo, la entrada del ao nuevo supone intercambiar regalos y formular esperanzas con el deseo de verlas realizadas lo antes posible.

Para el pueblo saharaui, este nuevo ao se asemeja tristemente a los otros. El ejrcito marroqui sigue ocupando el Shara, violacin diaria de los derechos humanos en los territorios ocupados, indiferencia de la comunidad internacional, las condiciones de vida cada vez ms duras en los campamentos de refugiados y los eminentes riesgos de una reanudacin de las hostilidades.

El ao 2008 quedara como uno de los aos clave en la historia del conflicto. Empezo por la tercera ronda de negociaciones en Manhasset y termin con la publicacin del informe de Human Rights Watch y su espectacular peticin de extender las competencias de la MINURSO para supervisar el respeto de los derechos humanos en la regin. Una MINURSO que se encuentra en estado de stand-by a causa del abandono progresivo del referendum como solucin y de la falta de voluntad por parte de los ms potentes.

La pregunta de oro es: conseguirn las Naciones Unidas en 2009 concretizar este referendum y reforzar ala MINURSO para llegar a un arreglo pacfico y justo a este conflicto? Sera imperdonable que 18 aos de plan de paz y un bilin de dolares gastados hasta ahora fueran echados por la ventana de la noche a la maana y correr el riesgo de convertir la regin en un brasero.

El Consejo de Seguridad, por ensima vez, ha prolongado el mandato de la MINURSO despus de ms de 70 resoluciones sobre el Shara Occidental, en aras de ofrecer una ltima oportunidad a Christopher Ross de llegar a un acuerdo entre Marruecos y el Frente Polisario sobre la base del principio de autodeterminacin y no sobre la base de la autonoma. Esta ltima constituye una clara violacin del principio de "solucin mutuamente aceptable" ya que es rechazada categricamente por el pueblo saharaui y es una clara tentativa de desviacin del conflicto de su verdadera naturaleza, que es la de un problema de descolonizacin como lo recuerdan constantemente las resoluciones de la IV Comisin de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

De inmediato, Christopher Ross debera asegurar un retorno inmediato a la legalidad internacional, es decir, aceptar que permitir al pueblo saharaui de decidir libremente su destino es la nica va pacfica posible.

Los saharauis nunca han estado tan cerca de la vuelta a las armas. Si Ban Ki-moon y Christopher Ross no hacen nada en los prximos meses, si la ONU no se involucra ms, si las potencias occidentales siguen su pattica estrategia con Marruecos, la esperanza de los saharauis se disipara y la paciencia se agotara. Una paciencia que dura ya 33 aos y que esta al lmite como se refleja en las continuas manifestaciones de protesta contra la ocupacin. Sin embargo, viendo las continuas resoluciones del Consejo de Seguridad sobre los mltiples focos de tensin en Afghanistn, R D del Congo, Georgia, Somalia, Oriente Medio, Chipre, Liberia, Ruanda, Costa de Marfil, Sierra Leona, Irak, Chad, etcel escepticismo es inevitable y el sabor a amargura invade la conciencia.

El caso del Shara Occidental refleja de maravilla la inquietante agona del derecho internacional frente a la realpolitik, o cmo los estados hacen pasar sus intereses por encima del respeto a la legalidad internacional e incluso de los principios elementales de la justicia. La comunidad internacional debe dejar de dar la espalda al derecho de los pueblos a la autodeterminacin y a un conflcito que se eterniza y que amenaza la regin en su conjunto. Trs dcadas son ms que suficientes para ver que el pueblo saharaui no se dejara impresionar por la arrogancia marroqui y el apoyo incondicional de sus aliados.

En longevidad, el martirio saharaui se asemeja al palestino, slo que los saharauis ahora estn ms unidos que nunca y decididos a arrebatar sus derechos. Por ello, el ao 2009 sera tambin el ao de todos los riesgos para el Shara Occidental. La vuelta a las armas supondra una "palestinizacin" del conflicto que no interesa a nadie sobre todo en esta zona gris situada en el Sahel, susceptible de ser el espacio de repliegue de Al-Qaida.

Mohamed Mahamud Embarec, Bruselas


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter