Portada :: Cuba :: 50 aos de Revolucin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2009

Palabras pronunciadas en la Casa de Amrica con motivo de la celebracin del 50 aniversario de la Revolucin Cubana
El arte de lo imposible

Carlo Frabetti
Rebelin


La celebracin de un aniversario es, por definicin, un homenaje al pasado. Pero los homenajes al pasado solo tienen sentido con los pies en el suelo del presente y la mirada puesta en el futuro. La tan cacareada memoria histrica, reducida a mera evocacin o nostalgia, es un ejercicio estril. La memoria no es nada sin las otras dos potencias de la mente: la inteligencia que comprende lo recordado y la voluntad que emprende a partir de lo comprendido.

Por eso la celebracin del quincuagsimo aniversario de la Revolucin Cubana es tambin, y sobre todo, la celebracin de su futuro irrenunciable, de su infalible maana.

La Revolucin Cubana ha triunfado al menos tres veces. Su primera victoria fue, obviamente, el derrocamiento de Batista en 1959, uno de los grandes hitos de la historia del siglo XX. La segunda, la superacin, a principios de los noventa, del denominado perodo especial; una segunda victoria que fue tambin la ratificacin de la primera, pues solo un pueblo slidamente cohesionado por la fraternidad revolucionaria poda afrontar las dursimas condiciones impuestas por el bloqueo estadounidense. Y la tercera victoria es la superacin de ese bloqueo genocida, la ruptura, todava incipiente pero ya irreversible, del cerco imperialista. Y esta tercera victoria de la Revolucin Cubana a la que estamos asistiendo bien puede considerarse definitiva (es decir, inaugural), puesto que viene acompaada de ese xito reproductivo que garantiza la continuidad de los organismos vivientes.

La generosa semilla revolucionaria que Cuba ha esparcido por toda Latinoamrica empieza a fructificar con fuerza en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Honduras..., en un proceso lleno de riesgos y dificultades, pero imparable, como imparable es el propio proceso revolucionario en el interior de Cuba.

Se suele decir que la poltica es el arte de lo posible, y en el caso de la poltica burguesa no es una mala definicin, puesto que se trata de una prctica mezquina que intenta convencernos de que el orden establecido es inevitable y de que todo cambio tiene que producirse necesariamente dentro de sus frreos lmites. Pero la poltica revolucionaria es exactamente lo contrario: es el arte de lo imposible, es el arte de hacer posible aquello que los explotadores llaman quimrico y quieren impedir a toda costa: una sociedad justa y solidaria, un mundo libre, igualitario y fraterno.

Gracias, compaeras y compaeros de Cuba, por ensearnos el arte de lo imposible.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter