Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2009

Zimbawue: Occidente busca intimidar a los que apoyan a Mugabe

Stephen Gowans

Traducido por Mariola y Jess Mara Garca Pedrajas


Los medios de comunicacin corporativos, especialmente en Gran Bretaa, claman continuamente en contra de la prensa propiedad del estado en Zimbabwe, acusando a The Herald y The Sunday Mail de actuar como portavoces del Presidente Robert Mugabe. Pero la cobertura de los asuntos extranjeros en Occidente est casi totalmente dominada por medios que estn controlados por los acaudalados, operando para amplificar los puntos de vista del Council on Foreign Relations y altos funcionarios los cuales son ricos ellos mismos o le deben su posicin al patronazgo de la clase adinerada. En frica del sur, los medios llamados independientes estn de hecho financiados por los gobiernos britnicos y estadounidenses. El estado zimbabuense tiene todo el derecho a defenderse, a travs de los medios.

Los explotados y oprimidos necesitan luchar para crear sus propias plataformas, y preservar las pocas que tienen de la depredacin de explotadores que buscan silenciarlos

En las contiendas polticas el objetivo de cada lado es desacreditar a la oposicin, y cuando esto no puede conseguirse, silenciarla. Esto se hace para impedir que la oposicin persuada a otros para que compartan sus puntos de vista. Si uno de los lados puede persuadir a otros, puede contar con su apoyo y posiblemente ganar ventaja sobre el otro lado.

Mientras que todos los lados buscan silenciar a la oposicin, o al menos, marginalizarla, se presentan frecuentemente a s mismos como campeones de la libertad de expresin, preparados para saltar a la violenta arena del libre mercado de ideas, convencidos de que sus ideas, por su propia fuerza, prevalecern. Si buscan silenciar al otro lado, no es porque se opongan a la libertad de expresin, sino porque estn en contra de la propaganda y de proporcionar una plataforma a monstruos. Por contraste, sus propios propagandistas no deben ser considerados propagandistas. Ni promueven los puntos de vista de monstruos. Al contrario, son neutrales, objetivos y equilibrados.

La cobertura de los asuntos internacionales en Occidente est casi totalmente dominada por medios que estn controlados por los acaudalados, operando para amplificar los puntos de vista del Council on Foreign Relations (CFR) y altos funcionarios los cuales son ricos ellos mismos o le deben su posicin al patronazgo de la clase adinerada y probablemente terminarn en el CFR cuando dejen sus puestos en el gobierno. Excepto por algunas publicaciones oscuras, la cobertura de los asuntos extranjeros est dominada por los intereses de los ricos; es decir, de banqueros, abogados corporativos, los altos ejecutivos de las corporaciones y miembros de familias capitalistas hereditarias. Incluso los que escriben para publicaciones oscuras los cuales profesan tomar un punto de vista alternativo, estn habitualmente tan inmersos en las verdades meditica recibidas que o no pueden escapar de ellas en todos los asuntos, o tienen medio de hacerlo en algunos casos, por miedo a ser tachados de extremistas.

La cobertura de los asuntos internacionales est dominada por los intereses de los ricos; es decir, de banqueros, abogados corporativos, los altos ejecutivos de las corporaciones y miembros de familias capitalistas hereditarias.

En pases que han tomado una fuerte posicin anti-imperialista, el monopolio de los medios occidentales es quebrado con frecuencia. En estos pases, algunos medios, normalmente controlados por el estado, proporcionan un punto de vista que difiere radicalmente del de las clases dirigentes occidentales. Esto le quita a la clase adinerada occidental el monopolio del control de los medios de persuasin. En consecuencia, intentan quebrantar y desorganizar a los medios que cuestionan ese monopolio.

En Zimbabwe, peridicos propiedad del estado, incluyendo The Herald y The Sunday Mail, presentan de forma fidedigna el punto de vista del gobierno de Mugabe. Los medios occidentales critican a estos peridicos como las portavoces de Mugabe, las cuales son en gran medida. Pero mientras que los medios occidentales critican a The Herald y The Sunday Mail por reflejar el punto de vista del gobierno de Zimbabwe, ocultan el hecho de que ellos tambin son portavoces no de gobiernos directamente, sino de los poderosos intereses econmicos que son sus dueos, y indirectamente tambin de los gobiernos occidentales debido a la influencia poco comn que los poderes econmicos ejercen sobre stos. Algunos de los medios competidores en Zimbabwe, de los peridicos comunitarios al SW Radio Africa y Studio 7 de la Voz de Amrica, son portavoces de los gobiernos britnicos y estadounidense que los financian. El rabiosamente anti-Mugabe SW Radio Africa, por ejemplo, se vende a s mismo como la voz independiente de Zimbabwe, pero opera con fondos del gobierno britnico y otros gobiernos occidentales y fundaciones de la clase dirigente occidental. No hay nada independiente en esto.

Organizados en contra del los peridicos de propiedad estatal de Zimbabwe estn seis semanarios anti-Mugabe, tres radicados en Harare, dos de Sudfrica y uno de Reino Unido, y todos ellos distribuidos de forma gratuita en las reas rurales de Zimbabwe. (1) Adems de estos estn Studio 7 del gobierno de Estados Unidos y SW Radio Africa del gobierno britnico, ms los ubicuos y uniformemente anti-Zanu-PF medios occidentales.

A pesar del formidable apoyo de occidente a los medios anti-Mugabe, todava ha considerado necesario ir ms all para contrarrestar los contenidos de The Herald y The Sunday Mail, mediante la intimidacin de sus periodistas. En julio de 2008 la Unin Europea anunci que iba a expandir sus sanciones a Munyaradzi Huni, el editor de temas polticos de The Sunday Mail, y Caesar Zvayi, antiguo editor de temas polticos de The Herald y un frecuente colaborador de esto peridico.

Zvayi no es nada ms que un anti-imperialista comprometido con los esfuerzos del gobierno de Mugabe de investir a la independencia poltica nominal de Zimbabwe de contenido econmico real. Zvayi describe al Movimiento para el Cambio Democrtico (MDC), el partido de la oposicin creado y guiado por Occidente, como un caballo de Troya anti-revolucionario que trabaja con fuerzas forneas para subvertir la conclusin lgica de la revolucin zimbabuense, (2) ms que como la expresin de una oposicin popular como pretenden los propagandistas occidentales. Asocia la plataforma poltica del Zanu-PF con ir ms all de la fachada de una bandera independiente a una verdadera independencia socio-econmica de los histricamente en desventaja africanos, (3) ms que con un programa para enriquecer a Mugabe y sus amigotes, que es la lnea oficial de los medios occidentales. Para Zvayi Zimbabwe supone la ltima frontera en frica para la lucha entre la resistencia nacionalista negra y la penetracin del neo-colonialismo occidental a travs de agentes locales," (4) a diferencia de la acostumbrada visin de los medios occidentales que presentan al pas como un antiguo granero que se ha convertido en un estado fallido debido a las desastrosas polticas de reforma agraria.

"El Instituto de los Medios de Comunicacin para frica del Sur est financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos a travs del USAID."

El Instituto de los Medios de Comunicacin para frica del Sur (Media Institute of Southern Africa, MISA), que dice busca formas de promover el libre flujo de informacin y cooperacin entre trabajadores de los medios de comunicacin, rehus condenar las sanciones con las que la Unin Europea atac a Zvayi y Huni. MISA est financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos a travs del USAID, por el parlamento britnico a travs de la Fundacin Westminster para la Democracia, y por la Unin Europea, el Departamento Britnico para el Desarrollo Internacional, y el Departamento Britnico para Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, a travs de Fahamu. No es ninguna sorpresa que MISA rehusara condenar las sanciones de la Unin Europea a los periodistas. (5) Zvayi, que se incorpor a un trabajo como profesor en la Universidad de Botswana, fue despus despedido y expulsado del pas por su presidente por su asociacin con The Herald. (6) Parece que Botswana pone tan poco esfuerzo en el libre flujo de informacin como lo hace MISA. De forma predecible, MISA no pronunci una sola palabra de protesta sobre las acciones de Botswana.

El Zimbabwe Guardian, tambin conocido como TalkZimbabwe.com, es un peridico online radicado en Gran Bretaa que ofrece una visin de lo que est pasando en Zimbabwe radicalmente distinta a la que se encuentra en los medios occidentales, o en las fuentes de noticias independientes financiadas por los gobiernos occidentales, como Studio 7. Aunque sera ir demasiado lejos decir que el peridico es un portavoz de Mugabe, es llamativa la ausencia en el mismo de la histrica lnea anti-Mugabe que marca SW Radio Africa tambin radicado en Gran Bretaa. Esta renuncia a contribuir a la demonizacin sin lmites de Mugabe ha metido en problemas al peridico online. El 14 de Diciembre el peridico de Reino Unido, The Observer, inform que,

existe preocupacin por el hecho de que una pgina web que pblica artculos escritos por zimbabuenses que viven en Reino Unido est actuando como una maquinaria de propaganda para el rgimen de Mugabe. Talkzimbabwe.com empez como un medio crtico con Mugabe pero en meses recientes se ha posicionado a s mismo fuertemente detrs de Mugabe y en contra de su rival, Morgan Tsvangirai. Sekai Holland, una veterana activista poltica que ha sido el blanco del rgimen de Mugabe, dijo que le preocupaba que el sitio web haya sido infiltrado por defensores del ZANU-PF. Es muy peligroso, dijo Holland. Esta pgina web se est usando para difundir historias en apoyo de Mugabe. (7)

Esto presagi el comienzo de una campaa de intimidacin para desorganizar al Zimbabwe Guardian por negarse a seguir la lnea occidental anti-Mugabe. La campaa tom fuerza cuando Lance Guma invit al fundador de la pgina web, Itayi Garande, al forum de periodistas de SW Radio Africa. Guma le dijo a Garande,

"Mucha gente est afirmando que las sanciones impuestas deberan extenderse a la gente de la que se dice que apoya y ayuda a Mugabe y a su rgimen, usted forma parte de ese grupo, puesto que est apoyando y ayudando al rgimen desde aqu en Reino Unido, y por lo tanto debera ser deportado, Cul es su respuesta?(8)

Usted est apoyando al rgimen desde aqu en Reino Unido y por lo tanto debera ser deportado.

Qued claro por lo que sigui que Guma no estaba particularmente interesado en la respuesta de Garande; en lo que estaba interesado era en crear el clima para la expulsin de Garande del pas y la demonizacin de cualquiera que discuta la propaganda occidental. Esto es muy similar a una campaa anterior de los medios para conseguir que un expatriado de Zimbabwe que escribe artculos de opinin para The Herald fuera despedido de su trabajo como empleado de transportes en Londres por apoyar y ayudar a Mugabe, es decir, por cuestionar la campaa occidental de vilipendio del gobierno de Mugabe.

Curiosamente, la visin de Guma de SW Radio Africa se reduce a esto: si no ests escribiendo propaganda para nosotros (es decir, los patrocinadores de SW Radio Africa, el antiguo amo colonial, Gran Bretaa) ests escribiendo propagando para el otro bando. Guma jams usara la palabra propaganda en conexin con SW Radio Africa, aunque est claro que eso es lo que SW Radio Africa hace: propaga un punto de vista (uno del gusto de los intereses corporativos y financieros de Gran Bretaa.) Garande, tambin, escribe propaganda, como hace todo el que escribe para persuadir a otros. La cuestin relevante es: es el contenido de la comunicacin persuasiva verdadero o falso? y, debera alguien ser despedido de su trabajo, deportado o sancionado por escribir sobre ello? Se puede eludir la cuestin fundamental sealando que tanto si debera ocurrir como si no, ocurre, y ocurre con frecuencia. No hay un ambiente de libre apoyo pblico, ninguna libertad sin lmites para que uno diga lo que le plazca con impunidad, y no lo ha habido nunca. Como seala George Galloway, nadie podra haberse manifestado en las calles de Londres en 1941 pidiendo el apoyo a la Alemana Nazi y escaparse sin ser castigado. Hoy en da, en muchos lugares, nadie puede negar que la Alemania Nazi busc exterminar a los judos de forma sistemtica sin enfrentarse a una sentencia de prisin. Puedes decir que el periodismo es distinto a la comunicacin persuasiva relacionada con los puntos de vista polticos, pero eso acepta la ficcin de que el periodismo es polticamente neutral. Nunca lo es, ya sea el periodismo de The Herald, The Zimbabwean Guardian, Radio SW Africa o el de The New York Times .

"Radio SW Africa propaga un punto de vista del gusto de los intereses corporativos y financieros de Gran Bretaa."

Las batallas polticas pueden librarse tanto a nivel de las ideas como en las calles o en el campo de batalla. Los que se implican en la batalla aceptan que como consecuencia de unirse a la lucha puede que sufran consecuencias adversas, incluyendo la muerte. Aunque los que libran la batalla desde el campo de la comunicacin persuasiva encaran castigos menos severos (aunque de vez en cuando algunos son asesinados) no son ms inmunes a ciertas formas de herida que un miembro de una guerrilla o un insurrecto; pueden ser despedidos, deportados o sancionados.

En cuanto a la cuestin fundamental, la respuesta depende de lo que valores ms: la victoria de tu bando en una batalla poltica, o el derecho de otros a defender una visin opuesta para conseguir apoyo para derrotar a tu bando. Cuando el conflicto representa a la explotacin frente a terminar con ella, la cuestin se convierte en que es primero: entre la proteccin de los nios frente a la explotacin sexual y el derecho de los pedfilos a defender la produccin de pornografa infantil; entre el derecho de los africanos a conseguir independencia real y el derecho de los imperialistas a demonizar movimientos anti-imperialistas para minarlos. Los derechos de defensa pblica de tus puntos de vista no debera ser ms importante que el derecho a estar libre de explotacin y opresin. Si lo son, la libertad de expresin se convierte en ms importante que la libertad de no ser explotado. Lo que es ms, como los explotadores, debido a su poder econmico que es el fruto de la explotacin de otros, es probable que tengan mayor acceso a las plataformas que permiten su libre expresin de ideas que cuentan, la visin de que el derecho a la promocin pblica de tu punto de vista es inviolable est de acuerdo con sus intereses, pero no con los de los explotados. Los explotados y oprimidos necesitan luchar para crear sus propias plataformas, y preservar las pocas que tienen de la depredacin de explotadores que buscan silenciarlos mediante la intimidacin u otros medios; al mismo tiempo, deben estar preparados, donde tengan ellos la ventaja, para subordinar el derecho a la libre expresin al derecho a estar libre de explotacin y opresin.

Stephen Gowans es escritor y activista poltico, se puede contactar con l en  [email protected] This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it  

NOTAS:

1. New African, Mayo 2008.

2. TalkZimbabwe.com, 1 de Agosto, 2008.

3. The Herald (Zimbabwe), 29 de Mayo, 2008.

4. Ibid.

5. The Sunday Mail (Zimbabwe), 26 de Julio, 2008.

6. The Herald (Zimbabwe), 9 de Agosto, 2008.

7. Jamie Doward, "Key Mugabe ally is free to live in London," The Observer (UK), 14 de December, 2008.

8. http://www.swradioafrica.com/audio221208/rf221208.wma

Artculo original

http://www.blackagendareport.com/index.php?option=com_content&task=view&id=954&Itemid=1









Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter