Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2009

El ltimo reto de Israel puede convertirse en un bumern
El objetivo es Irn

Muriel Mirak-Weissbach
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


La guerra area contra Gaza lanzada por Israel justo antes de Navidad, y la ofensiva por tierra con la que salud el Ao Nuevo, fueron horrendas en su brutalidad, pero no debieran sorprender a nadie, si son consideradas desde el punto de vista de los objetivos estratgicos israeles a largo plazo. Los israeles han argumentado que la ofensiva fue lanzada como reaccin a ocho aos de inclementes ataques de cohetes de Hamas contra Israel. Pero uno se pregunta: por qu ahora? Por qu iban a esperar ocho aos?

Posiblemente la masiva embestida militar, que ha matado a ms de 800 palestinos y herido a miles, no tenga nada que ver con los cohetes Qassam. Posiblemente no sea una operacin militar tctica de Israel, sino una decisin estratgica de los patrocinadores anglo-estadounidenses de Israel, cuyo objetivo en ltima instancia es la guerra contra Irn. Tal vez los clculos militares en Tel Aviv son que el continuo bombardeo de Gaza por aire y en combates casa por casa, producir bajas tan espantosas en la poblacin civil palestina, que Irn, pregonado como respaldo de Hamas, se vea obligado a intervenir en el conflicto. Tal vez sea precisamente la reaccin deseada por Israel, a fin de justificar el lanzamiento de su guerra contra la Repblica Islmica, una guerra que ha sido planificada por los israeles y sus apadrinadores neoconservadores durante muchos aos.

Si ese es el nombre del juego, puede suceder que se vuelva enteramente en su contra. No slo Irn no caer en su trampa, sino la continua campaa genocida contra los palestinos puede desacreditar del todo a Israel desde el punto de vista poltico y moral, y contribuir a un cambio en actitudes incluso en Europa, y lo que es ms importante, en EE.UU. Eso, por su parte, puede allanar el camino a una redefinicin del conflicto y a abrir posibilidades para soluciones reales.

La doctrina de la ruptura total

Lo que hemos presenciado en Gaza desde el 27 de diciembre es la implementacin de una parte crucial de una doctrina estratgica anglo-estadounidense para una modificacin del mapa de Oriente Prximo (en un contexto ms amplio), conocida como Ruptura Total. Esa doctrina fue imaginada por la fuerza de tareas neoconservadora de Dick Cheney en 1996 y servida sobre una bandeja de plata al candidato a primer ministro de aquel entonces, Benjamin Netanyahu. La poltica haba sido modelada por Richard Perle, Douglas Feith, David Wurmser y su mujer Meyrav, entre otros, bajo los auspicios del Instituto para Estudios Estratgicos y Polticos Avanzados en Jerusaln. El documento, uno de una serie de documentos de poltica estratgica desde 1992 que bosquejaron cmo los anglo-estadounidenses podan establecer la hegemona mundial en el mundo posterior a la Guerra Fra, deriv su nombre de la idea de que Israel debe hacer una ruptura total con los histricos Acuerdos de Oslo de 1993 entre ese pas y la Autoridad Palestina, y volver a un proceso y estrategia de paz basados en un (nuevo fundamento intelectual) que restituya la iniciativa estratgica y d a la nacin el espacio para emplear toda la energa posible en la reconstruccin del sionismo, el punto de partida de lo cual debe ser la reforma econmica.

(http://www.iasps.org/strat1.htm).

Ese nuevo enfoque involucraba iniciativas israeles para asegurar sus fronteras del Norte: Siria desafa a Israel en suelo libans. Un enfoque efectivo, con el cual EE.UU. puede simpatizar, sera si Israel tomara la iniciativa estratgica a lo largo de sus fronteras septentrionales enfrentando a Hezbol, Siria, e Irn, como los principales agentes en Lbano Esto no exclua ataques por fuerzas actuando por encargo israel contra Siria desde el Lbano, atacando instalaciones sirias en el Lbano, as como en la propia Siria.

La doctrina pasaba a desarrollar la idea de que Israel, en cooperacin con Turqua y Jordania podra conformar el entorno estratgico debilitando, conteniendo e incluso haciendo retroceder a Siria. Este esfuerzo puede concentrarse en la remocin del poder de Sadam Husein en Iraq, especificaba el documento. En cuanto a la cuestin palestina, Ruptura Total era igualmente explcito: Israel tiene la posibilidad de forjar una nueva relacin con los palestinos. Ante todo, los esfuerzos de Israel por asegurar sus calles pueden requerir una persecucin directa a reas controladas por los palestinos, una prctica justificable con la que pueden simpatizar los estadounidenses

Ese documento de poltica de 1996 fue apoyado con entusiasmo por Benjamin Netanyahu, quien present das despus sus tesis bsicas en un discurso ante una sesin conjunta del Congreso de EE.UU., como su poltica. Sin embargo, antes de que pudiera actuar correspondientemente, Israel tendra que esperar hasta que el establishment neoconservador que haba preparado la doctrina, recuperara el poder en Washington. Eso ocurri rpidamente, despus de los dudosos resultados de las elecciones presidenciales de 2000 en EE.UU., y los eventos del 11 de septiembre de 2001. El 11-S fue lo que posibilit que la doctrina estratgica Ruptura Total se convirtiera en poltica militar de EE.UU.

Despus que los neoconservadores lograron con xito derrocar a Sadam Husein en su guerra de 2003, continuaron con un cambio de rgimen por otros medios en el Lbano (con el asesinato de Hariri por el que se culp a Damasco). El bombardeo israel en 2008 de un sitio en Siria del que se afirm que se trataba de una instalacin nuclear, fue la mxima humillacin para Damasco. Lo que quedaba en la agenda de la Ruptura Total eran Irn y esas fuerzas rabes islamistas militantes de las que se deca que eran aliadas de Tehern, a saber, Hamas, y Hezbol en el Lbano. En la prensa y en el campo poltico se reconoci ampliamente que si la faccin de Cheney apoyaba una propuesta israel de atacar a Irn sea mediante bombardeos de sus presuntas instalaciones nucleares, y/o fomentando procesos subversivos dentro del pas, - los elementos que podran emprender una reaccin asimtrica efectiva contra fuerzas aliadas con los agresores, deban ser eliminados previamente. Esa fue la justificacin racional para la guerra israel de 2006 contra Hezbol en el Lbano, una guerra que, sin embargo, no result como lo prevea el guin de Tel Aviv. Hezbol prevaleci desde el punto de vista militar y poltico, para gran mortificacin de los cheneyacos en EE.UU., el Reino Unido e Israel.

El objetivo es Irn

Durante todo 2007 y 2008, perdur el debate entre partes preocupadas, incluyendo el sitio en Internet

www.globalresearch.ca, sobre si el partido de la guerra iba a, o poda, montar un ataque militar contra Irn, utilizando el pretexto de que seguan abiertas dudas sobre su programa nuclear, etc. Declaraciones atribuidas al presidente iran Mahmud Ahmadineyad amenazando la existencia de Israel, fueron exageradas, para justificar un ataque preventivo contra Tehern. Pero hubo que considerar ciertas realidades militares, por lo menos por los que saban algo sobre guerras.

La preocupacin presentada por profesionales militares competentes, incluidos los de dentro de EE.UU., era que, si Irn era atacado (por EE.UU. y / o Israel), la reaccin asimtrica por parte de factores pro-iranes en la regin desatara un conflicto regional con un potencial inmediato de convertirse en global. Era ese modo de ver las cosas lo que llev a responsables de EE.UU. a decir sin rodeos a Israel que no apoyaran un ataque militar contra Irn. Ahora, como confirmacin ulterior de este informe, el New York Times acaba de publicar un oportuno artculo detallando la propuesta de Israel y el rechazo por Washington del permiso para bombardear la planta de Irn en Natanz.

(http://www.nytimes.com/2009/01/11/washington/11iran.html?_r=1&th=&emc=th&pagew)

 

En el artculo de David E. Sanger, se informa que despus del Clculo Nacional de Inteligencia de fines de 2007, que dijo que Irn no tena un programa de armas nucleares, Israel pidi a EE.UU. bombas revienta bnkeres, permiso para volar sobre espacio areo iraqu, y equipo de reabastecimiento de combustible. Segn el artculo, el presidente Bush fue convencido por altos responsables del gobierno, dirigidos por el Secretario de Defensa Robert M. Gates, que cualquier ataque abierto contra Irn sera probablemente inefectivo, llevara a la expulsin de inspectores internacionales y ocultara an ms a la vista el esfuerzo nuclear de Irn. Bush y otros, segn las informaciones, tambin discutieron la posibilidad de que un ataque areo podra poner en marcha una amplia guerra en Oriente Prximo que atraera fuerzas de EE.UU. en Iraq. El artculo adems cita a un portavoz de Gates, diciendo que el Secretario de Defensa declar una semana antes que crea que un ataque potencial contra instalaciones iranes no es algo que nosotros o cualquier otro debiramos estar considerando en este momento.

Entre los factores catalogados como pro-iranes, que podran ser activados en caso de un ataque contra Irn, estaban las comunidades chies, as como milicias armadas en Bahrein, Arabia Saud, Kuwait, etc., y por cierto Iraq. Hezbol segua siendo el principal peligro en el Lbano. Adems el movimiento palestino Hamas, aunque no es chi, era considerado una seria amenaza. Por lo tanto, si se iba a considerar alguna accin seria de Israel contra Irn, haba que ver primero como encarar a Hamas; no porque sea una fuerza militar tan poderosa, comparable digamos, con Hezbol, sino porque su papel autoconcebido como principal oposicin a las intenciones beligerantes de Israel asegurara su inmediata movilizacin en caso de una accin israel, una movilizacin que no sera genricamente poltica, sino intencionadamente militar, y que apuntara a cualesquiera vulnerabilidades israeles.

De ah la accin contra Hamas. Contrariamente a la propaganda israel y otra, el ataque contra Hamas a fines de 2008 no tuvo (nada) que ver con la supuesta violacin del cese al fuego por la faccin palestina, ya que lo que lo violaba era la continuacin del bloqueo de Gaza por Israel. Ms bien, el ataque militar israel constituy una repeticin de la estrategia tratada en 2006 contra Hezbol: eliminar una molestia potencial, mientras se proceda a apuntar a Irn. Los militares del gobierno saliente de EE.UU. haban indicado su rechazo de una nueva guerra contra Irn, pero obviamente no objetaran a la agresin israel contra Hamas, si era presentada como un hecho aislado.

La faccin neoconservadora, dirigida por el vicepresidente saliente Cheney, ve la guerra de Gaza como preparativo para la agresin contra Irn, y la chispa que provoca un conflicto regional. John Bolton, ex embajador de EE.UU. ante la ONU, y uno de los ms extrovertidos en el partido de la guerra neoconservador, anunci el 31 de diciembre, que la guerra de Gaza era el primer paso hacia un ataque contra Irn, que l consideraba necesario. No pienso que haya nada en este momento que separe a Irn de las armas nucleares fuera de la posibilidad del uso de fuerza militar posiblemente por EE.UU., posiblemente por Israel, fue citado por Fox News. As que aunque obviamente nuestro enfoque actual es Gaza, continu, podra resultar en un conflicto mucho mayor. Estamos frente, potencialmente, a una guerra en mltiples frentes. Y, como resumi Daniel Luban, en un artculo del 10 de enero para http://www.antiwar.com, el consenso general entre los neoconservadores era que la guerra de Gaza es una guerra por encargo contra Irn.

Israel escogi la oportunidad de su guerra de Gaza con extremo cuidado, con las siguientes consideraciones en mente: se poda contar con el presidente incapaz, de cerebro quemado, de EE.UU. para que afirmara pblicamente que Israel tena todo derecho a defenderse contra los letales ataques de los cohetes de Hamas. El presidente electo Barack Obama no se atrevera a censurar la poltica del gobierno de Bush mientras ste continuara oficialmente en el poder. Cualesquiera iniciativas lanzadas por la Unin Europea seran rechazadas por Israel. La Ministra de Exteriores israel y el primer ministro Olmert, en los hechos, ignoraron todos y cada uno de los llamados por un cese al fuego por el motivo de que slo Israel decidira si y cuando un semejante cese al fuego poda ser organizado. Las demandas de Israel han sido que la comunidad internacional (en la forma que sea tropas de mantenimiento de la paz de la ONU o lo que sea) tendra una y slo una tarea: asegurar que Hamas ya no disparara cohetes hacia Israel, y que ningunas armas seran entregadas a Gaza a travs de la frontera egipcia. El poder del establishment israel para chantajear a cualquier intento europeo u otro de mediacin por motivos del todo tcitos, totalmente implcitos, pero universalmente comprendidos, de que cualquiera crtica de la poltica israel podra ser malinterpretada como antisemita ha sido demostrado. El intento de la troika de la UE de pedir un cese al fuego, como tambin las acciones de los rusos, no han surtido efecto.

Israel podra estar cometiendo un serio error de clculo respecto a toda la situacin. Hay que plantear que los israeles pensaban y tal vez sigan pensando que, si continan con su inhumana agresin en Gaza, matando a mujeres y nios y aniquilando todo lo que tiene que ver con la vida civil en Gaza, el otro lado se rendir. Eso no ocurrir. Todo el que sabe cmo piensan los dirigentes de Hamas, sabe que su resistencia, incluso con sus misiles relativamente modestos, seguir siendo lanzada hasta el ltimo hombre. Para miembros militantes de Hamas, no existe el temor de morir en la lucha; al contrario, un combatiente cado en la batalla por la liberacin es un mrtir.

De la misma manera, si los israeles creen que su escalada de la guerra provocar a Hezbol, pero an ms importante, a Irn, a entrar en escena, pueden cometer un error igual de grave. El lder de Hezbol Hassan Nasrallah hizo un importante discurso el 30 de diciembre, denunciando la agresin israel y llamando a defender a los palestinos. Significativamente, compar explcitamente la guerra de Gaza con la guerra israel contra Hezbol (en el Lbano) en 2006. Lo que sucede hoy en Gaza no es similar sino idntico con lo que pas en julio de 2006. (http://www.presstv.ir/pop/print.aspx?id=79953). Acus que las mismas fuerzas internacionales, y ciertos Estados rabes, estn pidiendo a Israel que elimine a Hamas, la Yihad Islmica y al resto de las facciones de la resistencia Las instrucciones que pronunci Nasrallah (no) fueron que otros se sumaran a la lucha armada. En su lugar, llam a los rabes a salir a las calles de por miles, por decenas y cientos de miles, y exigir que esos gobiernos [rabes] acten responsablemente. Esto inclua enfticamente la exigencia de que Egipto abra la frontera en Rafah hacia Gaza, pero, agreg: No estoy llamando a hacer un golpe en Egipto Das despus, el 7 de enero, Nasrallah advirti a Israel contra la expansin de las hostilidades al Lbano, pero eso fue todo. El cohete que dicen fue disparado desde el sur del Lbano hacia Israel, no fue obra de Hezbol, declar el grupo.

En cuanto a Irn, la reaccin de la dirigencia ha sido extremadamente cautelosa. Inmediatamente despus de la agresin, hubo manifestaciones sin obstculos en Irn, pero la dirigencia advirti explcitamente a los manifestantes que no atacaran u ocuparan misiones diplomticas de naciones extranjeras, por ejemplo, la embajada britnica, a la que apuntaban algunos manifestantes. Cuando, el 5 de enero, se inform que 70.000 estudiantes iranes haban declarado su disposicin de ir a Israel como atacantes suicidas, el rgimen respondi inequvocamente que esa (no) era la respuesta. Citaron al Supremo Lder de la Revolucin, Ayatol Ali Jamenei el 10 de enero, como diciendo: Agradezco a la juventud piadosa y devota que ha pedido ir a Gaza, pero hay que sealar que nuestras manos estn atadas en esa arena. Irn critic la inaccin de gobiernos rabes, pero eso fue todo. El presidente del parlamento iran, Ali Larijani, se haba reunido en Damasco con el lder de Hamas, Khaled Meshaal y el presidente sirio Bashar al-Assad el 7 de enero para discutir la crisis.

Aunque algunos comentaristas han tratado de presentar esos eventos en Irn como parte de una lucha poltica interna de facciones entre Ahmadineyad, visto como el militante, y Jamenei, visto como el estadista experimentado, el tema trasciende cualquiera controversia interna semejante. El tema es estratgico, y los iranes lo saben.

En breve, parece que tanto Hezbol como la dirigencia iran han comprendido el tipo de trampa que les estaban tendiendo, y que se han abstenido sabiamente de tomar cualquier paso irracional que pudiera atraparlos. Cabe esperar que seguirn guardando un perfil bajo, y que esperarn el momento oportuno, a la espera de que los palestinos puedan resistir hasta que se complete el cambio de rgimen en Washington.

El cambio en Washington

El poder poltico dirigente que podra efectuar un giro importante en la crisis, obligar a Israel a retirarse de su guerra genocida, e imponer serias negociaciones orientadas a un fin del derramamiento de sangre y a una paz justa, es EE.UU. La historia ha mostrado, desde la intervencin de Eisenhower en la crisis de Suez, a posteriores acciones de EE.UU. por la paz en Oriente Prximo, por Jimmy Carter, Bill Clinton, y otros. Que, si se aplica el poder de la presidencia de EE.UU. al problema, algo puede ser logrado. La esperanza es que el presidente entrante Barack Obama cumpla con sus promesas de la campaa de introducir un cambio fundamental en la poltica exterior de EE.UU., emprender el dilogo con supuestos adversarios (Hamas, Hezbol, Irn, Siria) a la busca de soluciones viables a las crisis regionales involucradas.

Aunque nada ser seguro hasta que Obama haga su discurso inaugural el 20 de enero, hay seales de que cumplir sus promesas electorales. Primer, ha anunciado una serie de nombramientos promisores. Que haya nombrado a Leon Panetta como jefe de la CIA fue un paso valeroso; aunque Panetta no tiene experiencia en los servicios de inteligencia, se ha pronunciado como opuesto por principio a toda clase de tortura, y se puede esperar que ayude a implementar la promesa de Obama de clausurar la infame prisin de Guantnamo, y de revertir la poltica y las prcticas anticonstitucionales del gobierno de Bush. El vicepresidente de Obama, Joe Biden ha sido una voz relativamente racional en el Comit de Relaciones Exteriores en el Senado. Varias otras personas designadas, desde el equipo de poltica econmica, a los del rea de la justicia, como Dawn Johnsen, Elena Kagan y Tom Perelli, provienen del gobierno de Bill Clinton.

En cuanto a su equipo de poltica exterior involucrado directamente en Oriente Prximo, Hillary Clinton como Secretaria de Estado es obviamente central. Muchos en la regin recordarn que la seora Clinton hizo una desgraciada conversin inversa en camino a Damasco, hace algunos aos. Aunque haba llegado a los titulares, y haba hecho amigos, despus de haberse comprometido poltica y personalmente con Suha Arafat, la esposa del presidente de la Autoridad Palestina, Yasir Arafat, en 1999, poco despus dio media vuelta, durante su primera campaa por un escao en el Senado del Estado de Nueva York, donde el voto pro-sionista es importante. Habindolo dicho, la seora Clinton es esposa del ex presidente Bill Clinton, quien se esforz por forjar una paz justa entre Israel y los palestinos, en Camp David, hasta que su intento fue saboteado por Ehud Barak. Durante la campaa presidencial, la seora Clinton expres declaraciones formuladas a la ligera sobre Irn que rectific posteriormente y desde luego estuvo junto a Israel y su derecho a la autodefensa, etc., como era de esperar de cualquier personaje poltico de EE.UU. Es de esperar que lo que ella represente en su nuevo puesto, depender ms de cul sea la poltica general de la presidencia Obama, que de sus puntos de vista personales.

En cuanto a Obama, afirm repetidamente en la campaa que se reunira con supuestos adversarios, incluyendo a las dirigencias de Irn, Hamas, Hezbol, etc., sobre la base de que se puede llegar a un progreso diplomtico con enemigos, no slo con amigos. Recientemente lo repiti, diciendo que pensaba que Irn constitua una amenaza, pero que deba ser encarada mediante la diplomacia. Desde el estallido de la guerra de Gaza, se han filtrado informes, que luego fueron desmentidos a la ligera, de que el equipo de Obama estara dispuesto a establecer contactos con Hamas. El Guardian de Londres inform el 9 de enero que tres personas cercanas al campo de Obama dijeron, confidencialmente, que Obama estara abierto a contactos a bajo nivel con Hamas. (http://.www.guardian.co.uk/world/2009/jan/08/barack-obama-gaza-hamas).

Aunque esto fue desmentido, suena plausible.

Se ha prestado considerable atencin a la orientacin poltica de varios de los asesores de Obama y a otras personas nombradas. Se ha planteado que Richard Haas ser un importante enviado en Oriente Prximo. Haas fue coautor de un reciente estudio del Consejo de Relaciones Exteriores [CFR] Restaurando el equilibrio, (http://www.cfr.org/publication/17791/), con otros individuos que podran ser asesores de Obama, el que argumenta que se requiere una nueva estrategia de EE.UU. en Oriente Prximo, que una iniciativa diplomtica de gran amplitud hacia Irn est en el orden del da, que la paz rabe-israel necesita convertirse en prioridad, etc. Otros miembros del equipo de Obama han estado involucrados en el Grupo de Estudio Iraq, que pidi conversaciones con vecinos de Iraq, incluyendo a Irn, para resolver el lo de Iraq. Entre ellos est el Secretario de Defensa Gates, quien permanecer en su cargo.

La intervencin del ex presidente Jimmy Carter tambin ha sido muy til. Carter, quien supervis los acuerdos de paz de Camp David entre Israel y Egipto, es autor de un libro revelador Peace not Apartheid. [Paz no Apartheid]. En el contexto de la furiosa guerra de Gaza, Carter present una opinin editorial en el

Washington Post del 8 de enero, con el ttulo Una guerra innecesaria, en la que argument, desde el punto de vista de su experiencia en la regin, que la devastadora invasin de Gaza por Israel podra haber sido fcilmente evitada.

El bumern

Mientras tanto la guerra contina e Israel amenaza con una mayor escalada del conflicto, se multiplican los informes sobre atrocidades, y la reaccin de la opinin pblica mundial es afectada. Hasta ahora, se ha informado que fue bombardeada una escuela de la ONU, declarada como refugio para civiles; que atacaron un convoy de ayuda humanitaria de la ONU, matando a un conductor e hiriendo a otros; que una casa en la que los militares israeles haban dicho a 110 palestinos que se refugiaran, fue poco despus bombardeada, y 30 asesinados; que bombardearon un edificio de la ONU instalado para refugiados.

Aunque los israeles han negado sistemticamente los hechos o alegado ignorancia, hay suficientes testigos, especialmente en la Cruz Roja y el personal de la ONU, como para dejar las cosas en claro. Lo que emerge del cuadro general, es que los israeles estn haciendo en Gaza lo que los anglo-estadounidenses hicieron en Iraq, slo en un margen de tiempo mucho ms breve y con consecuencias ms devastadoras. Si se comparan los eventos de Gaza con el drama de Iraq: entre 1990, despus de la invasin de Kuwait, y 2003, cuando EE.UU. declar su victoria en su guerra contra Sadam Husein, Iraq haba sido sometido a un embargo genocida, que priv a 18 millones de ciudadanos de alimentos, medicinas y otros bienes vitales. El embargo continu incluso despus que Tormenta del Desierto haba destruido totalmente la infraestructura del pas (energa, agua, transporte, salud, etc.), y en el perodo interino, las fuerzas areas de EE.UU. y el Reino Unido bombardearon sistemticamente las defensas antiareas de Iraq, bajo la rbrica de las zonas de no vuelo.

Lo que los israeles han hecho en Gaza es notablemente similar: mediante su cierre de Gaza, el sellado de las fronteras con Israel y Egipto, colocaron al pueblo palestinos en la situacin de un campo de concentracin, como declar recientemente el cardenal Renato Raffaele Martino de Justitia et Pax del Vaticano. La poblacin ha sido privada de importaciones normales de alimentos, medicina y energa, y luego sometida a bombardeos areos y ataques de artillera por una fuerza vastamente superior. El nico resultado puede ser genocida.

Despus de la guerra israel contra Hezbol en el verano de 2006, el analista snior israel doctor Martin van Krefeld dijo a un seminario en Alemania, que en ese evento, la reaccin de los israeles haba sido la de un perro rabioso. Describi la reaccin terriblemente desproporcionada de Israel como demostracin de que los israeles son perros rabiosos. Ciertamente, su caracterizacin se aplicara hoy sin lugar a dudas a la guerra de Gaza. Pero en lugar de producir pavor, una semejante violencia de perro rabioso provoca una indignacin justificada.

Declaraciones de dirigentes israeles, publicadas en informes noticiosos en Europa, han contribuido a la indignacin. La ministra de exteriores Livni, por ejemplo, declar temprano en la guerra, que la gran disparidad en vctimas entre palestinos e israeles, careca de importancia. Si cientos de palestinos fueron muertos por los bombardeos, en comparacin con menos de diez israeles por los cohetes lanzados por Hamas, no importa; no importan las cifras, sino el hecho de que Hamas disparaba contra civiles. El presidente israel Shimon Peres hizo una declaracin an ms ofensiva. Cuando se le pregunt sobre la gran cantidad de nios palestinos muertos, dijo que, s, es verdad, hay muchos nios palestinos y muy pocas vctimas entre nios israeles, pero eso es porque nosotros cuidamos a nuestros nios.

El control psicolgico ejercido sobre grandes partes de la poblacin en los pases occidentales, en Europa y en EE.UU., como resultado de los horrendos crmenes perpetrados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial contra los judos, ha sido masivo. Pero ahora, a la luz de las atrocidades cometidas contra civiles palestinos en Gaza, ese control se est rompiendo. Decenas de miles de alemanes han salido a las calles desde el Ao Nuevo, para protestar contra la guerra en Gaza, personalidades polticas se han pronunciado, y cartas a los editores de los principales peridicos alemanes han documentado el hecho de que el chantaje psicolgico ya no funciona.

La respuesta ms elocuente en Alemania a la continua catstrofe en Gaza fue suministrada por el msico y director Daniel Barenboim, quien, al impedir las hostilidades que se presentara como estaba programado en Qatar, reorganiz rpidamente su programa de conciertos, para llevar a su histrica orquesta rabe-israel a Berln el 12 de enero y de all a Mosc, Miln y Viena. El compromiso de Barenboim ha sido definir un nivel completamente nuevo, ms elevado, desde el cual se pueda superar este insano conflicto, manipulado durante decenios por fuerzas geopolticas. El hecho de que las entradas para su concierto en Berln se hayan agotado en 24 horas, y que se haya tenido que agregar un segundo concierto para corresponder a la demanda, es un testimonio del deseo entre muchos alemanes, de buscar soluciones a travs del medio de las ideas universales de la gran msica.

------------

Muriel Mirak-Weissbach es una escritora independiente basada en Alemania y frecuente colaboradora de Global Research. Ha escrito extensivamente sobre los planes de guerra de EE.UU. en Oriente Prximo, concentrndose en las continuas amenazas de Washington contra Irn.

Durante los aos noventa, fue coordinadora del Comit para Salvar a los Nios de Iraq, una coalicin multipartidaria, que organiz la ayuda humanitaria para nios iraques, incluyendo su atencin en hospitales alemanes y estadounidenses, con la que no podan contar en Iraq debido a las sanciones.

Ha visitado Irn muchas veces desde 1997, y ha realizado entrevistas con destacadas personalidades polticas. Tambin es una conocida especialista en la cultura y literatura persa y rabe.

Para contactos con la autora, escriba a: [email protected]

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=11747



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter