Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2009

Partidarios, apologistas y suministradores de armas

James Petras
Rebelin

Traducido para Rebelin por S. Segu


Introduccin

Debido al incondicional apoyo de toda la clase poltica estadounidense, de la Casa Blanca al Congreso en ambos partidos, entre los cargos elegidos entrantes y los salientes, y en todos los principales medios de comunicacin impresa y electrnica, el gobierno de Israel no siente pudor alguno en proclamar pblicamente un relato detallado y grfico de su poltica de exterminacin masiva de la poblacin de Gaza.

La sostenida e intensa campaa de bombardeos que desarrolla Israel contra todas las instancias de la gobernanza, las instituciones cvicas y la sociedad palestinas est dirigida a destruir la vida civilizada en Gaza. La totalitaria visin que mantiene Israel se alimenta de la prctica de una purga permanente de la Palestina rabe basada en el sionismo, una ideologa etno-racista promulgada por el Estado judo y justificada, potenciada y proseguida por sus organizados partidarios en Estados Unidos.

Los datos del exterminio israel se conocen ya: en los primeros seis das de bombardeos terroristas ininterrumpidos de los centros de poblacin, grandes y pequeos, el Estado judo ha asesinado y herido gravemente a ms de 2.500 personas, la mayora de ellos desmembrada y quemada en los hornos abiertos del fuego de misiles. Gran cantidad de nios y mujeres han sido masacrados, as como civiles y funcionarios indefensos.

Los atacantes han sellado todos los accesos a Gaza y han declarado este territorio zona militar de fuego a discrecin, a la vez que ampliaban su objetivo hasta incluir a toda la poblacin de milln y medio de prisioneros medio muertos de hambre. Segn el diario Boston Globe (30.12.2008), funcionarios israeles afirmaron que sus listas de objetivos se han ampliado hasta incluir la amplia red de apoyo de la que el movimiento islamista depende para mantenerse en el poder: estamos atacando todo el espectro, porque todo est interrelacionado y todo apoya el terrorismo contra Israel. (subrayados del autor). Un alto cargo israel de la polica secreta ha afirmado: La infraestructura civil de Hams es un blanco muy sensible. (Ibid.) Lo que los polticos y los planificadores militares judos designan como Hams es toda la red de servicios sociales, toda la estructura de gobierno y la gran mayora de las actividades econmicas, lo que alcanza a casi toda la poblacin de 1.500.000 residentes prisioneros de Gaza.

La lista de objetivos militares de Israel incluye por consiguiente a toda la poblacin, mediante el uso de todo su arsenal no nuclear durante un periodo de tiempo ilimitado (hasta el amargo final, por citar al primer ministro de Israel). El portavoz del ministerio de Defensa israel ha reiterado repetidamente que el concepto totalitario de guerra que maneja el Estado israel hace hincapi en los civiles como objetivo: Hams ha utilizado abiertamente operativos civiles como cobertura de sus actividades militares. Cualquier cosa relacionada con Hams es un objetivo legtimo.

Como todos los totalitarios del pasado, el Estado judo hace alarde de una planificacin previa sistemtica de la campaa de exterminio con meses de antelacin hasta el punto de hacer coincidir con precisin el da y la hora del bombardeo con el momento en que el nmero de vctimas pueda ser mayor: los cohetes y las bombas caen a la hora de la salida de las escuelas, en el momento en que los cadetes de la polica estn recibiendo sus diplomas, y cuando las madres salen corriendo despavoridas de sus hogares para buscar a sus hijos e hijas.

La campaa militar de exterminio masivo ha sido la continuacin del bloqueo econmico incesante y total y de la campaa continua de asesinatos selectivos desarrollados los dos ltimos aos. Ambas medidas han tenido por objeto purgar a Palestina de su poblacin rabe, en un primer momento mediante el hambre, la enfermedad, la humillacin y la intimidacin violenta, as como la toma del poder de los quislings de la Organizacin para la Liberacin de Palestina del ttere sionista Mahmud Abbas. Cuando ha descubierto que con la hambruna y los asesinatos selectivos slo conseguan reforzar el vnculo entre la poblacin y su gobierno democrticamente elegido, as como la determinacin del gobierno de Hams de resistir a Israel, el gobierno de este pas ha lanzado todo su arsenal armamentstico, incluyendo algunos regalos estadounidenses recientes, como las bombas anti bnker de 500 kilos y los misiles de alta precisin con los que incinerar a gran nmero de seres humanos en su radio de accin y as arrasar la civilizacin palestina.

Pasando directamente de su visin totalitaria a sus planes militares de destruccin de los centros de poblacin palestina, el Estado judo ha destruido la principal universidad palestina, que acoge a ms de 18.000 estudiantes, mujeres en su mayor parte; mezquitas; farmacias; tendido elctrico e hdrico; plantas elctricas; poblados de pescadores; buques de pesca; y el pequeo puerto pesquero que proporcionaba una escasa cantidad de pescado a la poblacin hambrienta. Ha destruido carreteras, instalaciones de transporte, almacenes de alimentos, centros de investigacin, pequeas fbricas, comercios y apartamentos. Ha destruido un dormitorio colectivo femenino de la Universidad. Repitiendo aqu las ya citadas palabras de un lder israel ...porque todo est interrelacionado es preciso destruir todas las facetas de la vida, todo lo que permite a los seres humanos existir con dignidad e independencia.

Los totalitarios lderes israeles tenan la total confianza de que podan actuar y asesinar impunemente, tanto sobre el terreno como en todo el mundo, por la influencia que tiene la Configuracin de Poder Sionista en Estados Unidos, la Casa Blanca y el Congreso de Estados Unidos. Saban que tenan el apoyo total de los principales partidos polticos israeles (de izquierda, centro y derecha), los sindicatos, los medios de comunicacin y, en particular, la opinin pblica. El Estado terrorista israel cuenta con el respaldo del 81% de la poblacin juda israel, segn una encuesta realizada por el Canal 10 de televisin de Israel (Cf. Financial Times, 30.12.2008.) La violencia totalitaria israel y el exterminio de los palestinos son temas muy populares entre el electorado judo, y han potenciado el apoyo al candidato del Partido Laborista y actual ministro de Defensa, Ehud Barak. Saban que venceran con muy pocas bajas propias porque han bombardeado, abrasado y desmembrado a una poblacin indefensa que no dispona en absoluto de medios para defenderse de los bombarderos F16, los helicpteros artillados y los ataques con misiles. La vil depravacin del ataque a la poblacin indefensa slo tiene parangn en la total cobarda del mando militar israel y sus animadores sedientos de sangre cmodamente acomodados tras su monopolio areo. No hubo siquiera amenaza de represalias areas, no hubo pilotos heridos o muertos, tampoco artilleros de helicpteros, cuando oleada tras oleada de ellos atacaron a la indefensa y cautiva poblacin del asediado y superpoblado gueto.

Cientos de tanques y vehculos blindados de transporte de tropas estn preparados para invadir, tan pronto como las ciudades y los pueblos hayan sido arrasados, tan pronto como la poblacin est demasiado debilitada para resistir, tan pronto como los lderes y los combatientes hayan sido asesinados y se hayan reducido a escombros las instituciones palestinas que permiten el gobierno, con lo que se desbrozar el camino para los corruptos matones colaboracionistas de la llamada Autoridad Palestina. Entonces y slo entonces el estado mayor israel se atrever a en juego el pellejo de un solo precioso soldado judo y se arriesgar a la ansiedad y la preocupacin de los de su especie en Israel y Estados Unidos.

Aliados exteriores: los presidentes de las principales organizaciones judas estadounidenses

Desde el momento en que el gobierno israel decidi destruir el nuevo gobierno elegido de Hams y condenar al democrtico electorado de Gaza a la inanicin y la muerte, la configuracin de poder sionista estadounidense (CPS), y en ella los presidentes de las principales organizaciones judas estadounidenses (PPOJ), tocaron todas las teclas para llevar a cabo la poltica israel. El grupo de presidentes incluye los de las 52 organizaciones judas que cuentan con ms miembros, ms poder financiero y ms poderosos apoyos. El lobby ms destacado representado en los PPOJ es el Comit de Asuntos Pblicos Estados Unidos-Israel (AIPAC), que cuenta con ms de 100.000 miembros y 150 operadores a tiempo completo en Washington dedicados a presionar al Congreso de Estados Unidos, a la Casa Blanca y a todos los organismos administrativos cuyas polticas puedan estar relacionadas con los intereses del Estado de Israel. No obstante, la influencia poltica israel se extiende mucho ms all de sus organizaciones no gubernamentales. Ms de cuarenta diputados del Congreso y ms de una docena de senadores de la Cmara Alta son sionistas comprometidos que apoyan automticamente todas las polticas de Israel y hacen presin para que Estados Unidos facilite fondos y armamento destinados a la maquinaria de guerra israel. Otros funcionarios de alto nivel que apoyan reiteradamente y sin reservas las polticas del Estado de Israel ocupan cargos administrativas clave en el departamento del Tesoro, el departamento de Comercio, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) y el Pentgono, junto a asesores de alto nivel en materia de asuntos de Oriente Prximo, tambin sionistas fanticamente comprometidos.

Igualmente importante es el hecho de que la mayora de los medios de comunicacin en prensa, televisin y medios electrnicos son propiedad de grandes magnates judio-sionistas o estn fuertemente influenciados por stos, y por ello practican la manipulacin de las noticias en favor de Israel. La composicin e influencia de la CPS es un elemento clave para comprender tres caractersticas fundamentales del poder de Israel: 1) Israel puede cometer con total impunidad lo que tanto las Naciones Unidas como los especialistas internacionales de Derechos Humanos definen como crmenes contra la humanidad; 2) Israel obtiene un suministro ilimitado de las ms avanzadas y destructivas armas, y las utiliza sin lmite contra la poblacin civil, violando con ello tambin las restricciones del propio Congreso de Estados Unidos; y 3) el representante de Estados Unidos ante las Naciones Unidas ha vetado siempre, hasta hoy, docenas de condenas casi unnimes contra la construccin de barreras genocidas que crean el apartheid de la poblacin palestina, as como contra el bloqueo que condena al hambre a la poblacin, y ha vetado tambin la actual campaa de exterminio en Gaza.

Muchos crticos del genocidio israel en Gaza condenan tambin lo que califican de complicidad de Washington o de Estados Unidos sin identificar claramente las fuerzas sociopolticas reales que influyen en los responsables de las polticas, o las lealtades o identidades duales de los polticos estadounidenses defensores a ultranza y vinculados inseparablemente con Israel. Por consiguiente, la mayor parte de los crticos no consigue contrarrestar, protestar o siquiera identificar la ideologa y las polticas de la CPS que dan forma a la complicidad estadounidense con Israel, que intimidan a crticos potenciales, que escriben y vocean los editoriales pro israeles en los medios de comunicacin, y que los filtran de modo que no haya ningn tipo de crtica, ninguna verdad, ni siquiera cuando Israel se permite realizar sangrientas campaas duraderas.

La CPS y la guerra de exterminio en Gaza

La CPS ha tenido un papel destacado en todas las etapas de la campaa israel de exterminio en Gaza, en particular en el sostenido esfuerzo propagandstico. La CPS ha orquestado con xito una masiva campaa a travs de la amplia red de medios de comunicacin estadounidenses que controla e influencia, y ha creado una imagen del gobierno de Hams en Gaza como organizacin terrorista que supuestamente accedi al poder mediante la violencia, que desfigura totalmente el hecho de que Hams lleg al poder en unas elecciones democrticas supervisadas internacionalmente, y el hecho de que defendiera su mandato electoral contra el intento de usurpacin por la fuerza llevado a cabo por la OPL con ayuda de Israel. La lite sionista juda dio su apoyo a las ocupaciones de tierra palestina por parte de Israel, la construccin del muro en torno al gueto palestino, los centenares de controles de carretera, la violencia de los colonos en su ocupacin de hogares palestinos en Cisjordania y Jerusaln Este, y el criminal y genocida bloqueo econmico impuesto a Gaza con objeto de someter sistemticamente a los palestinos al hambre, y con ello a la sumisin.

En los dos aos que dura ya la campaa de exterminio israel en Gaza, los sionistas estadounidenses hay tenido un papel destacado en conseguir que el servil gobierno de Estados Unidos apoye, en este pas y el extranjero, cualquier tipo de medida totalitaria: la mayor parte de las sinagogas se han convertido en plpitos del odio en defensa de la condena al hambre y la degradacin de 1.500.000 palestinos refugiados en Gaza, aprisionados por todas partes por una fuerza mortfera, y tambin en defensa del desmembramiento en cantones econmica y socialmente devastadores de los 4.5 millones de palestinos que forman la poblacin de Cisjordania sujeta a ocupacin extranjera. Con ausencia total de pudor, el Congreso de Estados Unidos ha seguido el liderazgo sionista y ha respaldado todas y cada una de las medidas criminales adoptadas por el Estado de Israel, habiendo aprobado docenas de resoluciones, en muchos de los casos escritas totalmente por los activistas del AIPAC en calidad de agentes no declarados del gobierno de Israel (lo que viola un estatuto federal estadounidense que exige que los agentes y los lobbistas estn registrados como tales.) Las exigencias de Israel de disponer de los aviones de guerra ms modernos entre otros los F16, helicpteros artillados Apache y bombas de 500 kilogramos se vieron cumplidas gracias a los buenos oficios de los lobbistas del AIPAC y sus clientes miembros del Congreso de Estados Unidos. En otras palabras, la CPS estadounidense ha creado la cobertura ideolgica y los instrumentos militares que han permitido a Israel librar su guerra total contra la indefensa poblacin palestina. Asimismo importante, importantes lderes sionistas del Congreso y miembros del establishment de las relaciones exteriores bloquearon o vetaron cualquier crtica internacional de Israel, permitiendo as su impunidad y su inmunidad respecto a las sanciones que el Congreso aplica generalmente contra Estados delincuentes. En otras palabras, los estrategas polticos israeles han operado con el convencimiento de que no habra repercusiones econmicas, diplomticas o militares negativas a su campaa de exterminio en Gaza, porque saban, de antemano, que su gente controla totalmente la poltica de Oriente Prximo hasta el punto de repetir palabra por palabra todas y cada una de las mentiras propagandsticas en defensa de la guerra total de Israel contra la poblacin de Gaza.

  En defensa de la guerra de exterminio que practica Israel

Los medios de prensa estadounidenses controlados por los sionistas, en particular el New York Times y el Washington Post, elaboraron sistemticamente un relato que se ajustaba perfectamente a la lnea oficial utilizada por Israel para defender su asalto masivo a Gaza: omitiendo cualquier resumen histrico de los centenares de incursiones armadas de Israel y de sus asesinatos selectivos de lderes y cuadros palestinos (perpetrados incluso en sus hogares) que han violado sistemticamente el acuerdo de alto el fuego aceptado por Hams, y que han provocado la respuesta de esta organizacin en defensa de su pueblo; omitiendo los aos que dura ya un bloqueo israel de alimentos y productos esenciales que ha condenado al hambre y pone en peligro las vidas de 1.5 millones de palestinos y que hizo que la direccin elegida de Hams llevara a cabo esfuerzos desesperados para conseguir suministros de supervivencia a travs de los tneles que cruzan la frontera egipcia y mediante ataques a Israel con cohetes, con el fin de obligar al estado judo a negociar y poner fin al criminal bloqueo.

La Conferencia de presidentes de las principales organizaciones judas estadounidenses (PPOJ) y la gran mayora de grupos comunitarios y congregaciones judas dieron un apoyo entusiasta y unnime a la guerra total desencadenada por Israel, a su campaa de exterminio contra la poblacin palestina cautiva en Gaza. Incluso cuando las imgenes y las informaciones sobre la destruccin masiva y las muertes y heridas de ms de 2.500 palestinos indefensos se filtraron a los medios de comunicacin, ni siquiera una de las principales organizaciones judas rompi filas, y las protestas vinieron de personas individuales y pequeos grupos. Todas las grandes insistieron en su poltica de la Gran Mentira: la destruccin de hospitales, mezquitas, universidades, carreteras, apartamentos, farmacias y puertos de pesca fue etiquetada de objetivos pertenecientes a Hams. Los ataques sistemticos con los helicpteros artillados contra 1.500.000 civiles fueron borrados gracias a tendenciosos relatos de los misiles artesanales de Hams que caan cerca de ciudades israeles con escasos daos.

Una lectura atenta del principal rgano de propaganda de las principales organizaciones judas estadounidenses (PPOJ), The Daily Alert durante los primeros cinco das del ataque israel revela la va propagandstica adoptada por la dirigencia de la CPS. El citado medio hizo todo lo posible, sistemticamente, para conseguir lo siguiente:

Las principales organizaciones judas de Estados Unidos han bombardeado el Congreso, influenciando, intimidando y comprando a los cobardes autodenominados representantes del pueblo estadounidense, los medios de comunicacin y las celebridades pblicas con sus mentiras en defensa de la guerra total desencadenada por Israel para exterminar a todo un pueblo. Su descarada complicidad pblica con el genocidio puede considerarse un crimen contra la Humanidad, en concepto de promocin deliberada de acciones por parte de un Estado para destruir todo un pueblo.

Y sin embargo, estos cmplices conscientes, estos ejecutores voluntarios de los asesinatos masivos a manos del Estado no reciben rplica alguna de la clase poltica estadounidense. Uno de los principales voceros del prximo gobierno de Barack Obama, el asesor presidencial David Axelrod, se permite incluso citar un discurso de campaa de Obama en justificacin de los ataques de Israel sobre el pueblo de Gaza.

Israel repudia con total arrogancia todas las llamadas a poner fin a esta campaa asesina, porque sabe que su gente sigue al mando del timn de la poltica estadounidense para Oriente Prximo, y que su gente utilizar la fuerza de que dispone en el gobierno del nuevo presidente para bloquear cualquier condena de este crimen.

Hasta hoy, todo el movimiento pro derechos humanos y contra la guerra no ha mencionado, y menos an cuestionado, a las ms poderosas organizaciones polticas y propagandistas, que influencian la poltica de EE UU y manipulan los medios de comunicacin en favor de la campaa de exterminio que lleva a cabo Israel. Este pas no va a poner fin a sus polticas totalitarias mientras sus principales apoyos en Estados Unidos se sigan sintiendo libres de mentir, manipular y defender cada uno de sus crmenes.

Hay pocas esperanzas de que el Congreso de Estados Unidos adopte una poltica independiente si tenemos en cuenta que la guerra de exterminio de Gaza est siendo defendida por el diputado, presidente del Comit de Asuntos Exteriores de la Cmara de Representantes y destacado zelote Howard Berman con las siguientes palabras: Israel tiene el derecho, incluso el deber, de defenderse en respuesta a los centenares de cohetes y proyectiles de mortero lanzados desde Gaza durante la pasada semana. Ningn gobierno del mundo se cruzara de brazos y permitira que sus ciudadanos sufriesen este tipo de bombardeo indiscriminado. La prdida de vidas inocentes es una terrible tragedia y la culpa de esta tragedia es de Hams. As, el congresista Berman olvida cnicamente los dos aos del bloqueo de Israel a Gaza, los diarios asesinatos selectivos de palestinos, los selectivos ataques con misiles contra civiles, el bloqueo por tierra, mar y aire, y la flagrante destruccin selectiva de la infraestructura de Gaza. Ningn gobierno, y menos un gobierno islamista democrticamente elegido, puede quedarse inmvil mientras su pueblo est sometido al hambre y a la sumisin por medio del asesinato. Pero segn los respetables congresistas como Berman que hay en el mundo, slo las vidas de los judos tienen valor, no los crecientes miles de ciudadanos asesinados y mutilados de Gaza, stos no cuentan como personas!

  Qu hacer

Los crmenes israeles contra la Humanidad exigen una respuesta pblica: una accin social que obligue a cesar y abandonar la campaa de exterminio del pueblo de Gaza. Dado que el Estado judo ha atacado una amplia serie de instituciones sociales palestinas, que tienen su contraparte en nuestra sociedad, podemos y debemos movilizar a estas contrapartes para que condenen y boicoteen a sus homnimas israeles:

Hasta tanto no neutralicemos el poder dominante de la Configuracin de Poder Sionista, en todas sus manifestaciones, en la vida civil y pblica de Estados Unidos, y su profunda penetracin en el poder legislativo y las instancias ejecutivas no conseguiremos impedir que Israel reciba las armas, la financiacin y el sostn poltico que le permiten mantener sus guerras de exterminio tnico.

Podemos imaginarnos, fcilmente, que cuando se les transmite a los lderes de Israel el profundo asco y cansancio de la gran mayora de los pueblos del mundo por el asesinato masivo del pueblo de Gaza, aqullos respondan, parafraseando a Stalin: Cuntos bombarderos, misiles, cazabombarderos y lobbies poderosos tienen ellos?

James Petras es especialista de la poltica sionista estadounidense y analista de la prensa juda israel y estadounidense. Es tambin autor de Zionism, Militarism and the Decline of US Power, Clarity Press 2008

S. Segu pertenece a los colectivos de Rebelin y Cubadebate. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar el nombre del autor y el del traductor, y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter