Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2009

La justicia internacional juzgar a los criminales
Los dirigentes israeles van a pagar por el bao de sangre en Gaza

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por LB


Cuando los caones finalmente callen habr llegado el tiempo de las preguntas y las investigaciones. El hongo producido por las nubes de humo y polvo se disipar en el cielo negro como la pez, el fervor, la desensibilizacin y el salto colectivo al vagn del tren [de la ofensiva militar israel] quedarn enterrados en el olvido para siempre y tal vez dispondremos entonces de una imagen precisa de Gaza en todo su horror. Luego veremos el alcance de las matanzas y la destruccin, los cementerios rebosantes y los hospitales desbordados, los miles de heridos y discapacitados fsicos y las casas destruidas que quedarn como legado de esta guerra.

Las preguntas que ser necesario hacer, de la forma ms cauta posible, sern quin es culpable y quin responsable. La exagerada predisposicin del mundo a perdonar a Israel puede que no funcione esta vez. Los pilotos y artilleros, los tanquistas y los soldados de infantera, los generales y las miles de personas que se embarcaron en esta guerra con su correspondiente cuota de celo conocern entonces las dimensiones del mal inflingido y la naturaleza indiscriminada de sus ataques militares. Es posible que no paguen ningn precio. Ellos fueron a la batalla, pero otros los enviaron.

El test pblico, moral y judicial se aplicar a los tres dirigentes israeles que enviaron al ejrcito israel a una guerra contra una poblacin indefensa que ni siquiera dispona de un lugar donde refugiarse, en lo que ha sido tal vez la nica guerra de la historia contra una franja de la tierra cercada por un muro. Ehud Olmert, Ehud Barak y Tzipi Livni estarn en el podium de los culpables. Dos de ellos son candidatos a primer ministro, el tercero es candidato a la acusacin penal.

Es inconcebible que no se les pida cuentas por el derramamiento de sangre. Olmert es el nico primer ministro israel que ha enviado a su ejrcito a dos guerras opcionales y que lo ha hecho adems durante uno de los mandatos ms breves de la historia poltica israel. El hombre que hizo una serie de valientes declaraciones sobre la paz a finales de su mandato ha orquestado nada menos que dos guerras. Hablando de paz y haciendo la guerra, nuestro "moderado" y "progresista" primer ministro se ha revelado como uno de nuestros mayores jaleadores de la guerra. As es como lo recordar la historia. En comparacin a eso, los delitos de los sobres con dinero en metlico y las infracciones de los "Rishon Tours" lo hacen aparecer como una persona tan pura como la nieve.

Barak, el lder del partido de la izquierda, deber asumir el coste de las fechoras del ejrcito israel bajo su tutela. Su cuenta quedar lastrada por el bombardeo de los centros de poblacin, por los cientos de mujeres y nios muertos y heridos, por los numerosos ataques de su ejrcito contra personal mdico, por el lanzamiento de proyectiles de fsforo en zonas civiles, por el bombardeo de una escuela dirigida por las Naciones Unidas que serva de refugio a civiles que tras el ataque permanecieron das enteros desangrndose porque el ejrcito israel disparaba y bombardeaba a quienes trataron de evacuarlos. Incluso nuestro asedio de Gaza durante un ao y medio, cuyas consecuencias se estn haciendo visibles de forma aterradora merced a esta guerra, se volver contra l. Golpe a golpe, todas esas cosas cuentan en el cmputo de los crmenes de guerra.

Livni, la ministra de Asuntos Exteriores y lder del partido centrista, ser recordada como la persona que azuz, legitim y observ en silencio el desarrollo de todos estos acontecimientos. La mujer que prometi "un tipo diferente de poltica" result ser cmplice a tiempo completo. Esto no debe olvidarse.

Contrariamente a lo que se est diciendo, tenemos todo el derecho a pensar que estos tres dirigentes no se embarcaron en la guerra por consideraciones electorales. En Israel cualquier momento es bueno para hacer la guerra. La ltima guerra la iniciamos tres meses despus de las elecciones, no dos meses antes. Israel los juzgar con dureza a la luz de las imgenes que emanan de Gaza? Muy dudoso. En estos momentos los ndices de aceptacin electoral de Barak y Livni estn subiendo, no bajando. La prueba que espera a estas personas no tendr carcter domstico. Es cierto que algunos estadistas internacionales han aplaudido cnicamente los golpes que ha asestado Israel. Es cierto que los USA han callado, Europa ha balbuceado y Egipto ha apoyado, pero otras voces se elevarn en el fragor del combate.

Los primeros ecos de esas voces ya se estn oyendo. El pasado fin de semana las Naciones Unidas y la Comisin de Derechos Humanos en Ginebra han exigido una investigacin sobre los crmenes de guerra presuntamente perpetrados por Israel. En un mundo en el que los dirigentes bosnios y sus homlogos de Rwanda ya han sido llevados a juicio, es probable que la misma exigencia emerja para enjuiciar a los azuzadores israeles de esta guerra. Los jugadores de baloncesto de Israel no sern los nicos que tendrn que refugiarse vergonzosamente en los estadios, y los altos funcionarios israeles que emprendieron esta guerra no sern los nicos que tendrn que esconderse en los aviones de El Al para evitar ser detenidos. Esta vez nuestros ms dirigentes ms prominentes, los miembros del gabinete de guerra, son susceptibles de pagar un precio personal y nacional por sus actos.

No escribo estas palabras con alegra, sino con profunda tristeza y vergenza. A pesar de toda la manga ancha que el mundo nos ha dado desde que podemos recordar, a pesar de la indulgencia que siempre ha mostrado con Israel, esta vez la actitud del mundo puede ser diferente. Si seguimos as, es posible que algn da veamos constituirse otro tribunal especial en La Haya.

Fuente: http://www.haaretz.com/hasen/spages/1054578.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter