Portada :: Europa :: Revuelta en Grecia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2009

La rebelin en Grecia y los migrantes

Matteo Dean
La Jornada


Entre tanta rabia desahogada en las ciudades griegas en las ltimas semanas, todos nos hemos concentrado en mirar y en ocasiones, admirar a estos jvenes que no se rinden y no aceptan la negacin del futuro que el moribundo sistema neoliberal en Grecia y en otros lugares de este mundo trata de imponerles. Jvenes estudiantes, pero tambin jvenes precarios, trabajadores atpicos, subcontratados y muchas ms definiciones para tratar de ubicar a estas rebeliones que pusieron en jaque mate al gobierno de Atenas y quitaron el sueo a los gobiernos italiano y francs por no mencionar a los dems, que tuvieron el miedo de un contagio continental.

Y sin embargo pocos observamos la presencia de una componente migrante en el interior de la protesta helnica. El Foro griego de las Migraciones, en un comunicado de prensa que emiti hace algunas semanas, trat de poner nfasis en la conexin entre la brutalidad policiaca y la migracin. En efecto, si la revuelta griega se desata por el homicidio de un joven estudiante afirma la organizacin helnica, hay que recordar que los migrantes esa misma violencia la sufren a diario: slo dos semanas antes del estallido griego, un ciudadano paquistan que estaba esperando respuesta a su peticin de refugio obviamente efectuaba la espera como "husped" de un centro de identificacin y expulsin fue asesinado por un polica a golpes. Es por eso que la red migrante que se encuentra reunida en el mencionado foro se ha dedicado a llevar a cabo manifestaciones antirracistas de manera coordinada con la protesta juvenil. Y poco importa si los medios de comunicacin oficialistas hicieron de toda demostracin la misma sopa: en las calles de Atenas, las demostraciones eran en contra de la brutalidad de la polica, mas tambin en contra de su naturaleza racista y discriminante.

Por el otro lado, sera una limitacin pensar la participacin migrante solamente a travs de la va institucionalizada del foro migrante griego, pues en las calles de Atenas numerosos colectivos atestiguan la presencia espontnea de grupos migrantes que de forma natural se juntaron a los jvenes helnicos: son los hijos de migrantes, los llamados "migrantes de segunda generacin", que antes que muchos otros ciudadanos griegos sufren las razones de la protesta: precariedad laboral, cerrazn frente al sistema educativo nacional, represin y discriminacin, ausencia de perspectivas futuras, "boletinaje" social. De tal manera que las rebeliones en Grecia estn hoy representando la complejidad de las relaciones del nuevo y hasta hace poco invisible mestizaje social. A travs de la mezcla espontnea de estos dos y muchos ms en realidad rastros de la protesta, el juvenil y el migrante, los migrantes bajan a la calle en ocasiones compactos, mas en muchos ms casos mezclados y dispersos en el interior de la revuelta generalizada. Una muestra ms de que las diferencias puede que residan en los orgenes individuales, y quizs de grupo de pertenencia, pero desaparecen inmediatamente frente al comn destino pensado por los de arriba: el racismo es parte integrante del contexto de disciplina de la educacin y de la precariedad laboral, borrando cualquier distincin entre ciudadanos y extranjeros.

La muerte del joven Alexis Grigoropoulos, estudiante de clase media, de una escuela privada, que viva en uno de los barrios ms acomodados de la capital griega, deja de ser un episodio aislado. Al contrario, los nuevos rebeldes griegos la asimilan y le asignan el mismo valor que la muerte del migrante paquistan que peleaba por que se le reconociera el estatus de refugiado, y de todos los migrantes que a diario mueren en las difciles fronteras helnicas.

Este aspecto queda claro al leer el comunicado emitido por la organizacin de migrantes albaneses. En l se lee claramente la reivindicacin de esa segunda generacin de migrantes que, a diferencia de sus padres, que "llegaron con la cabeza agachada a pedir un espacio en la sociedad griega", hoy se sienten parte de esa sociedad y en ella reivindican igualdad de derechos. Se asimilan a la sociedad griega y manejan el horizonte comn de los migrantes de segunda generacin que en aos recientes se rebelaron en las calles de Pars. Pero al mismo tiempo, con gran agudeza, miran hacia atrs los que acaban de llegar desde "afuera" del pas. No quieren ser integrados, sino que quieren existir ellos junto a los jvenes griegos y junto a los que piden una oportunidad nueva que en su pas de origen no tuvieron. Dicen: "Igualdad de derechos, en las calles, en los sueos, para todos". Y terminan su comunicado: "Estos das son tambin nuestros". Explican que estos das son tambin para todos aquellos asesinados en las fronteras griegas y europeas, en los centros de identificacin y expulsin y en los centros de trabajo. Estos das, dicen, son tambin para Gramos Palusi, Luan Bertelina, Edison Yahai, Tony Onuoha, Abdurahim Edriz, Modaser Mohamed Ashtraf y muchos ms que han sido olvidados. Son das que se deben dedicar a la violencia diaria de la polica, misma que no ha recibido castigo o respuesta alguna.

La reivindicacin que la componente migrante hace de estas protestas no deja de sorprender y regresa la esperanza a quienes desde hace aos auspician el protagonismo migrante como solucin no nica ni mejor, pero s necesaria, para que esta sociedad en la que vivimos deje de ser multitnica y se convierta definitivamente en una sociedad mestiza.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter