Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2009

Gaza es Guernica

Atilio Born
Pgina/12


Sera redundante pretender inventariar una vez ms la interminable cantidad de atrocidades cometidas por Israel en Gaza, juicio este que es avalado inclusive por personas e instituciones que durante dcadas le brindaron su ms irrestricto respaldo. Este mismo peridico ha reproducido la opinin de gran cantidad de testimonios e ilustrado a sus lectores con brillantes anlisis sobre esta verdadera tragedia para la humanidad, desatada con la complicidad de Estados Unidos y la tradicional hipocresa europea. La nota de Juan Gelman (Mentira! Mentira! No tiene perdn!, del 15 de enero) desbarata con una evidencia abrumadora el argumento segn el cual la actual masacre de Gaza (y digo masacre, porque no se trata de una guerra sino de una carnicera) sera una respuesta defensiva ante los ataques, por cierto que tambin inadmisibles, de Hamas.

La barbarie perpetrada por el rgimen de Tel Aviv reconoce pocos antecedentes en los ltimos tiempos: el bombardeo estadounidense con napalm a las aldeas campesinas vietnamitas, la limpieza tnica de Milosevic y algunas pocas aberraciones ms. Es difcil encontrar ejemplos parecidos. A lo que ms se parece es a la infame y cobarde agresin que el rgimen nazi y su aliado fascista en Italia descargaron sobre Guernica. Como en esa pequea ciudad vasca, en Gaza se produce una matanza indiscriminada de mujeres y nios, bajo la falsa acusacin de que eran todos terroristas, desmentida una y mil veces, para eterna condena de sus perpetradores, por las miles de fotografas que circulan por todo el mundo. Se nota que el rgimen israel aprendi muy bien de su patrn estadounidense las malas artes de las mentiras y los engaos. Esas fotografas demuestran los inauditos alcances del genocidio y la saa con que lo practican las fuerzas armadas israeles. Se destruyen escuelas, universidades, hospitales y, apenas ayer, la propia oficina de las Naciones Unidas en Gaza. Se prohbe el ingreso de periodistas practicndose una descarada censura de prensa y se sellan las puertas de esa ciudadela para impedir la llegada de toda ayuda humanitaria privando a la poblacin de Gaza de alimentos y medicamentos esenciales.

Esta salvajada slo podra ser vvidamente retratada por un genio como Pablo Picasso, cuya pintura del horror que padeci Guernica es un testimonio imperecedero que condena inapelablemente y hasta el fin de la historia a sus malditos agresores. Lamentablemente hoy no tenemos un Picasso, pero las imgenes que con valenta se han podido tomar y difundir tienen una conmovedora elocuencia que ya est sacudiendo el espritu de millones en todo el mundo. Y en Israel mismo, son cada vez ms los ciudadanos que aborrecen los crmenes que en su nombre comete un gobierno que junto con su protector, financista y proveedor de armamentos, Estados Unidos, se ha convertido en uno de los mayores terroristas del planeta y una amenaza para la humanidad y, sobre todo, para el pueblo judo. No es exagerado calificar a los indignos y malignos gobernantes de Israel como autnticos herederos de la barbarie nazi, que tambin asesinaban indiscriminadamente para aterrorizar a la poblacin; que tambin buscaban asegurarse su espacio vital para garantizar la impunidad de sus acciones; que tambin masacraban con su superioridad militar a poblaciones indefensas, y que tambin mentan, como recomendaba Goering, porque de tanto hacerlo crean que esas mentiras se convertiran en verdades.

Es doloroso constatar la involucin del Estado israel, tan lejos hoy de los sueos de grandes pensadores judos, como Martn Buber, que lo imaginaron como la realizacin de un original modelo socialista. Un Estado a cuya ilegitimidad de origen se le agrega ahora una ilegitimidad an mayor, emanada de la carnicera practicada sobre una poblacin civil indefensa que obliga a preguntarse cun democrtico puede ser un Estado que perpetra tales crmenes. Ilegitimidad de origen, decamos, no porque el pueblo judo no tenga derecho a tener su Estado, pues ese derecho es indiscutible y Hamas debe reconocerlo sin ms dilaciones. Pero ilegitimidad porque se erigi robando tierras a otro pueblo al que tambin le asiste el mismo derecho. El acuerdo entre el colonialismo britnico y el imperialismo norteamericano que al final de la Segunda Guerra Mundial se tradujo en la creacin del Estado de Israel fue posible porque, ante la debilidad del mundo rabe, pudo apropiarse para Israel de un territorio que no era slo suyo sino que se comparta con los palestinos. Este despojo est en la base del interminable conflicto que desangra a la regin y que slo se agrava con el correr de los aos. Si no ha habido paz durante ms de medio siglo no ha sido por algn problema coyuntural o por la limitacin de algn funcionario o gobernante de Israel o de Palestina. No hay paz, ni podr haberla, mientras no se ponga fin a ese despojo territorial creando, junto al Estado de Israel, un Estado palestino dotado de un territorio propio, geogrficamente contiguo y viable econmicamente. La abrumadora superioridad militar de que hoy dispone Israel es una garanta muy frgil para su supervivencia cuando se la examina desde el prisma de la historia. Por eso, sus cobardes halcones, patticos discpulos de Hitler, son los peores enemigos del pueblo judo. Pero ya hay algunos indicios de que un sector creciente de la ciudadana israel se est percatando de esta aberrante situacin y comienza a protestar contra la agresin a Gaza y a exigir una poltica ms sensata, y acorde con las mejores tradiciones del pueblo judo, para llegar a una solucin definitiva de este sangriento conflicto.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-118324-2009-01-16.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter