Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-01-2009

Las races profundas del terror ejercido por el Estado judo
Israel: Un Estado patolgico?

Silvia Cattori
www.silviacattori.net

Traducido del francs por Beatriz Morales Bastos


La creacin del Estado de Israel en 1948 fue acompaada de la limpieza tnica de ms de 750.000 palestinos (*) esto es, ms de la mitad de la poblacin originaria - expulsados de sus pueblos y ciudades bien por la fuerza, bien por el miedo engendrado por las masacres deliberadas de civiles, como la del pueblo de Deir Yassin.

Desde entonces, en el curso de estos sesenta aos de existencia, desde las masacres de Sabra y Chatila en 1982, a las matanzas de hoy en Gaza, pasando por la destruccin del campo de refugiados de Jenn y la destruccin de las infraestructuras palestinas de Cisjordania en 2002, las masacres en el campo de refugiados de Jabaliah en 2005 y 2006, los bombardeos masivos sobre Lbano en 2006, bajo el pretexto de defenderse Israel no ha dejado de provocar muerte y desolacin a sus vecinos con toda la potencia de ataque de su aviacin, de su marina de guerra y de sus tanques..

En cada ocasin, uno se queda aterrado y escandalizado a la vez por la brutalidad de estos ataques israeles, por la cantidad de vctimas civiles y las dimensiones de la destruccin que provocan, y estupefacto ante la permisividad de la comunidad internacional.

En cada ocasin, se ve en nuestras pantallas, con la complicidad de periodistas parciales, a portavoces y embajadores israeles venir a justificar por medio de mentiras descaradas los crmenes cometidos al tiempo que muestran su desprecio hacia aquellos a quienes ocupan militarmente y ejecutan sumariamente, con una arrogancia y desprecio que de forma irresistible hace pensar en la que mostraban en su momento los dignatarios nazis.

La furia destructiva de este Estado no es nueva para los ocupados que la padecen cotidianamente. Pero el aplastamiento del ghetto de Gaza, este bao de sangre insoportable que se est desarrollando ante nuestros ojos, la ha hecho ms evidente a los ojos del mundo.

Y hoy se plantea con mayor insistencia todava la pregunta de saber por qu y cmo es posible semejante brutalidad.

Esta es la pregunta crucial a la que muy recientemente dos conocedores de Israel han tratado de dar una respuesta: el historiador Ilan Pappe y el profesor de filosofa jurdica y poltica Oren Ben-Dor [1].

El sionismo [2] cuestionado

En su artculo titulado La furia autojusticiera de Israel y sus vctimas en Gaza  [3], Ilan Pappe destaca que la postura de autojustificacin adoptada constantemente por Israel es un tema que vale la pena considerar en detalle, si se quiere comprender la inmunidad internacional para la masacre que arrasa Gaza.

Empieza por insistir en el torrente de propaganda aparecida en los medios de comunicacin israeles, en la hipocresa de las justificaciones presentadas y en la amenaza que representan para los palestinos:

Esta autojustificacin se basa ante todo en puras mentiras () reminiscente de los peores das de la Europa de los aos treinta. No hay fronteras en la hipocresa que produce una furia autojusticiera. El discurso de los generales y de los polticos se mueve errticamente entre la auto-congratulacin por la humanidad que el ejrcito muestra en sus operaciones quirrgicas por una parte y, por la otra, la necesidad de destruir Gaza de una vez por todas, de una manera humana, claro est.

La furia autojusticiera es un fenmeno constante en el desposeimiento israel, y antes de eso, sionista, de Palestina. Cada acto, sea limpieza tnica, ocupacin, masacre o destruccin fue siempre presentado como moralmente justo y como un puro acto de autodefensa perpetrado a regaadientes por Israel en contra de la peor clase de seres humanos. ()

Es crucial que se exploren los orgenes ideolgicos de esa actitud y que se deriven las conclusiones polticas necesarias de su prevalencia. Esta furia autojusticiera blinda a la sociedad y a los polticos en Israel de toda crtica o rechazo externo. Pero mucho peor todava, se traduce siempre en polticas destructivas contra los palestinos. Sin un mecanismo interno de crtica y sin presin externa, cada palestino se convierte en un objetivo potencial para esa furia. En vista del poder de fuego del Estado judo slo llevar a ms matanzas masivas, masacres y limpieza tnica.

Pappe da un mombre a lo que l caracteriza como una ideologa maligna hecha para cubrir atrocidades humanas, a saber, sionismo. Y concluye con la urgencia de denunciarlo y de combartirlo:

Tenemos que tratar de explicar no slo al mundo, sino tambin a los propios israeles, que el sionismo es una ideologa que apoya la limpieza tnica, la ocupacin y ahora matanzas masivas () y tambin dejar de legitimar la ideologa que produjo esa poltica y la justifica moral y polticamente..() Puede que sea ms fcil hacerlo mientras, bajo las ms terribles circunstancias, la atencin del mundo es dirigida una vez ms hacia Palestina. () A pesar de la previsible acusacin de antisemitismo y de lo que sea, es hora de asociar en la mente pblica la ideologa sionista con las caractersticas histricas ya familiares del pas: la limpieza tnica de 1948, la opresin de los palestinos en Israel durante los das del gobierno militar, la brutal ocupacin de Cisjordania y ahora la masacre de Gaza. () Al conectar la ideologa sionista y las polticas de las atrocidades pasadas y presentes, podremos suministrar una explicacin clara y lgica de la campaa de boicot, desinversin y sanciones a Israel.

Una patologia suicida

En su artculo titulado Israel:  La autodefensa del suicidio [4], Oren Ben-Dor empieza insistiendo en la repeticin incesante de las masacres perpetradas por Israel, en la hipocresa de las razones que aduce para desencadenar su guerra en Gaza y en el fracaso previsible de este ltimo intento de sofocar a la resistencia palestina:

Como si fuera un eco del Lbano en 2006, la gente de Gaza es matada salvajemente por pilotos asesinos de un Estado asesino. (). La repeticin () de la violencia en gran escala de Israel es realizada despus de un prolongado proceso provocado cuando Israel evacu unilateralmente sus asentamientos y su presencia en tierra en Gaza slo para crear lo que ha sido descrito como un zoolgico humano a control remoto. () Ms all de lograr un alivio a muy corto plazo de los ataques de cohetes la escala de la violencia de Israel provoca preguntas e invita a la reflexin. () El asesinato de miembros individuales de Hamas, incluso el derrocamiento de la organizacin, la destruccin de sus infraestructuras y edificios, no destruirn la oposicin legtima a la arrogante y farisaica entidad sionista. Ningn ejrcito, por bien equipado y entrenado que est, puede ganar un combate sin aumentar la cantidad de personas a quienes ya no les importa morir.

Y plantea la cuestin de fondo:

Ante el seguro fracaso de los intentos de lograr estabilidad mediante la violencia, la intimidacin, el hambre y la humillacin, qu diantres motiva al Estado israel? Qu se imaginan los israeles que lograrn con esta matanza? Tiene haber algo reprimido en todo esto. Slo puede ser as, para que los israeles, puedan creer que pueden existir y defenderse, mediante la patologa de provocar un estado permanente de violencia en su contra. Qu clase de farisesmo condiciona este deseo autodestructivo de ser odiado?.

Finalmente encuentra la respuesta a esta pregunta en la incapacidad, de los israeles de cuestionar el fundamento de Apartheid de su propio Estado:

Muchos de los palestinos que viven en Gaza son descendientes de los 750.000 refugiados que fueron expulsados en 1948 de lo que es ahora el Estado judo. () Slo mediante una tal limpieza tnica pudo establecerse un Estado con una mayora y carcter judos. Toda realizacin justa del retorno de los refugiados, reconocido por el derecho internacional significara efectivamente el fin del proyecto sionista. () Al retornar, es seguro que presentaran demandas para igualdad ciudadana. Al hacerlo, cuestionaran la premisa discriminatoria fundacional del Estado judo ().Por lo tanto, por el mismo motivo por el que Israel discrimina a sus propios ciudadanos rabes no-judos, impedir el retorno de los refugiados.

Concluye que slo el volver a poner en tela de juicio el apartheid israel, el derecho de Israel a existir en seguridad como Estado judo podra poner fin al ciclo de violencia, sin lo cual la retrica la de la autodefensa se volver a cerrar sobre la escalofriante crnica de suicidio anunciado:

La aceptacin del derecho de Israel a existir en seguridad como Estado judo se ha convertido ahora en el parmetro de la moderacin poltica. Obama ya corea la cancin. () el origen de la violencia en Gaza est ntimamente vinculado a la manera como lleg a ser el Estado israel y a la continua tolerancia de la premisa del Apartheid en su esencia misma. Israel no debe ser "reformado" o "condenado" sino reemplazado por una sola estructura igualitaria en toda Palestina histrica.

Israel necesita un ciclo continuo de violencia. ().La violencia () es un medio necesario para afianzar la pretendida legitimidad de lo segn ellos constituye la nica alternativa a esa violencia. Esa alternativa no es otra cosa que el "sorprendentemente," fracasado "sano", "razonable" y "moderado" "proceso de paz" hacia dos Estados, un proceso que apunta a legitimar de una vez por todas el Estado del Apartheid. El discurso ha sido secuestrado de tal manera que los llamados urgentes a un cese inmediato de la violencia resucitan esa imposibilidad, ese proyecto esencialmente injusto de dos Estados que asegurar la continuacin de la violencia. ()

La patologa israel resultar, oculta y trascendentalmente, en aquello que los israeles temen ms. No existe, indudablemente, "ninguna alternativa" para el proyecto nacionalista de las vctimas eternas fuera de cometer suicidio junto con aquellos que oprimen.. () La autodefensa del suicidio destaca la particularidad del Apartheid israel. Tanto la retrica de la falta de alternativa como la de la autodefensa contienen una escalofriante crnica de suicidio anunciado. A pesar de su podero militar, Israel es un Estado dbil y agonizante que desea autodestruirse. Las naciones ms poderosas del mundo contribuyen a ese proceso suicida y este hecho exige ser urgentemente considerado.

Como se ha visto, para estos dos autores el carcter mismo del Estado israel, el apartheid que pratica y sobre el que est fundado estn en el centro del terror que con regularidad desencadena sobre sus vecinos, y el ciclo de la violencia y las masacres no acabarn mientras que la comunidad internacional contine tolerando esta inaceptable excepcin de la aplicacin del derecho internacional.

Silvia Cattori

(*) Vase La limpieza tnica de Palestina, Ilan Pappe, tica, 2008.

[1] Ilan Papp (nacido en 1954), ciudadano israel, es uno de los nuevos historiadores [israeles] que han reexaminado de forma crtica la historia de Israel y del sionismo. A raz de su apoyo el ao pasado al boicot a las universidades israeles por parte de universidades extranejras, Ilan Pappe, que haba sido amenazado de muerte, se vio obligado a dimitir de su puesto de profesor de ciencias polticas en la Universidad de Haifa y a emigrar a Gran Bretaa.

El Dr. Oren Ben-Dor naci en Haifa y creci en Israel; ensea filosofa jurdica y poltica en la Universidad de Southampton, Reino Unido.

[2] Sionismo: ideologia poltica que predica la creacin de un Estado judo en Plaestina y la vuelta del pueblo judo a su patria histrica, Eretz Israel, por medio de una Aliyah [emigracin] procedente de todos los pases. El movimiento sionista fue fundado en el Congreso de Ble en 1897 por Theodor Herzl, periodista y escritor judo austriaco, autor de Der Judenstaat (El Estado de los judos).

[3] Vase La furia autojusticiera de Israel y sus vctimas en Gaza, por Ilan Pappe, Rebelin, 4 de enero de 2009, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78400 Texto original en ingls: Israels righteous fury and its victims in Gaza, The Electronic Intifada, 2 de enero de 2009, http://electronicintifada.net/v2/article10100.shtml

[4] Vase Israel: La autodefensa del suicidio, por Oren Ben-Dor, Rebelin, 3 de enero de 2009, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78368 Texto original en ingls: The Self-Defense of Suicide, Counterpunch, 1 de enero de 2009, http://www.counterpunch.org/dor01012009.html

Enlace con el original http://www.silviacattori.net/article704.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter