Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2009

Acerca de la utilizacin e impacto de los plaguicidas en la agricultura argentina
Es solo el glifosato?

Javier Souza Casadinho


Algunas preguntas y respuestas bsicas

Red de Accin en plaguicidas y sus alternativas de Amrica Latina RAPAL. Pesticide Action Network PAN

Recientemente en la Argentina el fallo del juez Carlos Mateu de la provincia de Crdoba puso las cosas en su lugar, aplicando la ley determin que la aplicacin de plaguicidas en la ciudad de ituzaing se realice a ms de 1.500 metros de las viviendas de la comunidad. El fallo hace justicia y se relaciona con una lucha que desde hace aos llevan adelante las madres de ituzaing y pone sobre el tapete el impacto de las fumigaciones areas y su relacin con el deterioro en la salud. Pero a su vez da pi a un debate que se debe dar en torno a la utilizacin de los agrotxicos y los problemas agromdicos que de esta utilizacin se derivan.

En torno a ello se dan algunas preguntas que debe inspirar profundas reflexiones: el problema se origina solo en el cultivo de soja? Qu sucede en otras actividades agrcolas? Es solo un problema del herbicida glifosato? Se utilizan ms o menos productos qumicos que aos atrs? Se dan solamente en las fumigaciones areas? Es un problema de administrar la ley o la legislacin es insuficiente? Existe investigacin cientfica sobre el impacto de los plaguicidas en la salud? Puede existir una aplicacin correcta? Es un problema en la etapa de aplicacin o se vincula con todas las etapas del uso de plaguicidas? Es posible producir alimentos en cantidad suficiente, de alta calidad intrnseca y en forma rentable sin utilizar plaguicidas?

Vamos por partes.

  1. Es un problema restringido al cultivo de soja?

No. La utilizacin desaprensiva y sin atender a criterios ecolgicos y a veces econmicos, se da en todas las actividades agrcolas y tiene que ver con el modo de produccin vigente1. El modelo productivo imperante basado en la produccin de monocultivos relacionado con la utilizacin de semillas mejoradas - a veces transgnicas- los fertilizantes y obviamente los plaguicidas trasciende a la produccin de granos. El paquete tecnolgico es inherente al modelo, los monocultivos son ecolgicamente imposibles de llevar a la prctica si no se sostienen a partir del suministro de abonos qumicos y plaguicidas. En este caso los procesos nutricin de suelos llevado a cabo por las rotaciones y suministro de materia orgnica intenta ser reemplazado por la utilizacin de fertilizantes solubles de la misma manera que el control de las ocasionales plagas, que en la naturaleza es llevado a cabo por predatores y parsitos, es reemplazado por la utilizacin de plaguicidas . Intento de substitucin a todas luces vano e incompleto dado que no solamente no cumplen su cometido sino que a su vez posee un notable impacto ambiental.

El problema del uso de plaguicidas se reproduce en la regin de produccin de hortalizas del rea metropolitana de Buenos Aires2, el Alto valle de Ro Negro en la produccin de manzanas y peras y en la produccin de tabaco3. En todos estos casos se reproduce un mismo modo de produccin, excluyente y altamente demandante de capital que determina una creciente expulsin de productores, una pauperizacin en las condiciones de vida y trabajo de la mano de obra y contaminacin ambiental seres humanos incluidos como parte indisoluble del medio4 -.

2-El problema es solo del herbicida glifosato?

No. El problema del glifosato es grave por las cantidades que se utilizan, por el modo de aplicacin y por su impacto en la salud, pero no es el nico. En la actualidad se utilizan una serie de plaguicidas extremadamente txicos con capacidad de producir daos en la salud tanto de nivel agudo a corto plazo como crnico enfermedades que aparecen luego de aos del contacto con el plaguicida-. Es el caso de los insecticidas Endosulfn, Carbofuran, Bromuro de metilo, de los herbicidas 2, 4 D y Paraquat aunque poseen una clasificacin toxicolgica menor, fungicidas como el zineb.

En el caso del insecticida Endosulfan se trata de un producto organoclorado que reviste la categora de contaminante txico persistente, que se degrada muy lentamente permaneciendo aos en el medio, se acumula en las cadenas trficas y an se traslada a grandes distancias arrastrado por las corrientes de aire y de agua, con lo cual pueda alcanzar a zonas muy alejadas de aquellas donde se aplica. En la actualidad se utilizan cerca de 4 millones de litros de este producto en las actividades agrcolas desarrolladas en la Argentina5.

Por su parte el carbofurn es un insecticida utilizado en la horticultura principalmente en el cultivo de tomate. La particularidad de este producto es que aplicado en el suelo sobre el cultivo de tomate posee un tiempo de carencia6 de 60 das hasta la cosecha

Respecto a el herbicida 2, 4 D se amplan ao tras ao las cantidades de utilizadas debido no solo a la expansin del cultivo de soja sino por la paricin de tolerancia y resistencias en las plantas silvestres a las dosis normales del herbicida glifosato7.

  1. Se ha reducido la utilizacin de plaguicidas en la Argentina?

No. Si se toma como base el ao 1996, donde se utilizaban cerca de 30 millones de litros de agrotxicos se llega al ao 2007 donde se aplicaron cerca de 270 millones de litros, se evidencia un claro incremento ligado a varios factores; a-la expansin de la superficie agrcola ya sea por deforestacin como por el reemplazo de actividades - , b- la expansin de los cultivos transgnicos. c- La aparicin de resistencias en insectos e hierbas silvestres. Este es el tema que debe preocuparnos; los monocultivos y la aplicacin de continua de las mismas formulaciones de plaguicidas lleva a que estos generen resistencias en los organismos que pretenden controlar. En este caso las dosis normales de productos qumicos no poseen efecto sobe ellos. Como esta generacin de resistencias se transmite de generacin en generacin en unos pocos aos toda la poblacin de insectos , hongos o hierbas silvestres - es resistente. De esta manera los productores, en ausencia de un plan estratgico, suelen incrementar tanto la cantidad como las dosis de aplicacin. Un caso documentado es el de glifosato donde de una sola aplicacin de 3 litros por Ha, llevada a cabo a fines de los aos 90, se pasa a mediados de la dcada del 2000 a ms de 3 aplicaciones por ms de 12 litros por Ha y por ao8.

Una situacin similar se da con las aplicaciones de insecticidas donde la aplicacin continua sin atender los umbrales de dao econmico determina un recambio permanente de productos menos txicos y persistentes por otros de amplio espectro, altamente txico y con gran impacto ambiental, como el caso del Endosulfan.

  1. el problema del impacto se da solo con las fumigaciones areas?

No. Como ya se manifest el problema aparece en todas las producciones y bajo diferentes modalidades de aplicacin de plaguicidas. En este caso es importante no solo tener en cuenta las toxicidad especifica del plaguicida su capacidad txica sino tambin es necesario considerar las caractersticas fsico -qumicas del plaguicida dado que determina su comportamiento en el ambiente luego de la aplicacin. Entre las propiedades ms importantes a tener en cuenta estn la solubilidad, su adhesin a las partculas del suelo, la capacidad de evaporarse, su vida media en el ambiente y su acumulacin en las cadenas trficas. En el caso de las aplicaciones areas las partculas impactan sobe las personas y comunidades que habitan o trabajan cerca de las zonas de utilizacin. Aunque las legislaciones provinciales prohben las aplicaciones a distancias menores que los 500 a 1500 metros de distancia de donde habitan las comunidades el problema es ms amplio. En principio porque nada se dice de las viviendas aisladas que persisten en las reas rurales y que pueden ser alcanzadas por el plaguicida. De la misma manera el viento puede arrastrar las partculas txicas mucho ms all de donde son aplicadas.

Las partculas de los plaguicidas pueden alcanzar las fuentes de agua ya por las aplicaciones directas sobre las mismas como por la percolacin entre las partculas del suelo llegando a las napas de agua. De la misa manera los plaguicidas pueden quedar adheridos al suelo durante muchos aos antes de ser removidos9.

Por ltimo un problema gravsimo se da en la fumigacin de las hortalizas para consumo en fresco donde la combinacin de la utilizacin de plaguicidas extremadamente txicos, las dosis de aplicacin elevadas y fundamentalmente el no respeto del tiempo de carencia determinan que una elevada proporcin de las hortalizas comercializadas en los alrededores del rea metropolitana de Buenos Aires llegan al consumidor con un tenor de plaguicidas ms elevado que lo admitido por las disposiciones vigentes.10

  1. Es un problema solo de aplicar la legislacin o controlar las aplicaciones?

No. El problema es ms complejo. La legislacin Argentina relativa al registro, comercializacin, aplicacin de plaguicidas es incompleta, permisiva y obsoleta. Por un lado existen serias deficiencias en el registro, por ejemplo no existe participacin del Ministerio de salud en la aprobacin de los plaguicidas de uso agrcola. Tambin se da el caso de plaguicidas prohibidos o restringidos en los pases de origen y que en Argentina su uso est permitido el caso del Fipronil retirado del mercado en Alemania por su probado efecto contra la supervivencia de las abejas-.

En el caso de la comercializacin las restricciones son menores. Los plaguicidas se expenden en ferreteras, forrajeras, sumilleras, casa de venta de artculos de limpieza, etc. Se pueden comprar sin receta y la aplicacin segura queda librada al productor o usuario. Las normativas establecen restricciones acerca de los cultivos a aplicar, las dosis, las condiciones atmosfricas de uso, etc. Como no existen supervisiones quedar al buen tino, conocimiento y compromiso del aplicador acatar las normativas.

En el caso del herbicida 2, 4 D, la utilizacin de las formulaciones como ster isobutlico se hallan prohibidas o restringidas en las provincias de Santiago del Estero debido a que por su volatilidad pueden derivarse trazas del producto hacia cultivos susceptibles y comunidades aledaas a los predios tratados. El hallazgo de envases de estos productos en la provincia revela que las disposiciones son vulneradas.

Se da por ejemplo el caso de, plaguicidas solo permitidos para utilizar en plantas ornamentales o en cultivos forestales que pueden ser utilizados en otros cultivos Quin controla el acatamiento de las normativas? Al decir de los trabajadores y productores hortcolas, nadie controla nada

  1. Existe una aplicacin correcta o segura?

No. Aunque como en la aplicacin de cualquier tecnologa, se puede reducir el riesgo durante la aplicacin, son tantas las variables que se deben tener en cuenta que el uso seguro es muy poco probable de llevar a la prctica. En los plaguicidas se da el caso de investigaciones sobre efectividad, seguridad de uso y aprobacin en situaciones ideales el laboratorio - para luego ser aplicados en situaciones reales , en las cuales las condiciones econmicas - la presin del mercado- , las condiciones climticas, el acceso a la informacin suelen influir en las verdaderas condiciones de uso.

Los plaguicidas se aplican sin un conocimiento adecuado de su peligrosidad, de apuro, con personas realizando tareas en las inmediaciones. La venta de productos fraccionados, la escasa informacin existente en los marbetes, la inexistencia de equipos de proteccin, la inexistencia de capacitacin efectiva de quienes los aplican, resultan a las claras la mejor evidencia de que las condiciones de uso recomendadas no son llevadas a la prctica.

  1. Es solo la etapa de aplicacin la ms problemtica?

No. Si bien es la que aparece como la ms compleja y engorrosa, comparte la situacin con otras como el almacenaje, la dosificacin y el desecho de envases.

El almacenaje de los productos luego de la compra puede realizarse desde el acopio en galpones hasta al aire libre, claro est que en este ltimo caso el producto puede alcanzar a las personas que se hallan en las inmediaciones mxime a los nios -. En el caso de la dosificacin es el momento en que el plaguicida se halla ms cerca de quien realiza la aplicacin; derrames salpicaduras son accidentes cotidianos. Las tareas se hacen rpido a fin de no perder tiempo y ganar productividad. Las consecuencias son evidentes en el cuerpo de quien realiza las tareas; llagas en la piel, temblores, etc.

Por ltimo el desecho de envases es una etapa severamente crtica. Aunque los organismos oficiales y las empresas proveedoras de insumos recomiendan el triple lavado y el desecho eficaz, por lo general los envase son arrojados en lugares inespecficos, en cualquier lugar tanto dentro como fuera de la explotacin. De sta manera es muy comn encontrar basurales a cielo abierto en la mayora de las zonas agrcolas de Argentina. En estos sitios los envases se degradan lentamente, contaminando los suelos y el agua. Tambin se registran casos de envases que son reciclados para uso domestico acarreo de agua- cuando no acopiados por recicladores con las consecuencia que esto posee en su salud11 .

  1. Es posible relacionar directamente el impacto de los plaguicidas con el deterioro en la salud de la poblacin expuesta?

Si. En este caso la investigacin epidemiolgica brinda las herramientas a fin de vincular a los plaguicidas con la aparicin de enfermedades. Si bien en algunos casos es difcil separar el impacto que pueden tener estos txicos de aquellos relacionados con la alimentacin, el contacto con otras sustancias qumicas, los transformadores con PCB, etc., investigaciones realizadas en laboratorios, estudios retrospectivos y los registros de casos de intoxicacin dan cuenta de una vinculacin real entre la aparicin de enfermedades agudas y crnicas y el manejo de plaguicidas12.

  1. Existe informacin sobre el impacto de los plaguicidas en la salud?

Si. Estudios epidemiolgicos comunitarios, estudios prospectivos y retrospectivos, investigaciones realizadas con animales en laboratorios y la estadstica hospitalaria dan cuenta de la existencia de una vinculacin entre los plaguicidas alcance de las partculas y la aparicin de determinadas enfermedades.

Respecto al Glifosato en las intoxicaciones agudas pueden aparecer los siguientes sntomas; irritacin de los ojos y de la piel, daos en el sistemas respiratorio y a nivel pulmonar, mareos, descenso de la presin sangunea, dolor abdominal, destruccin de glbulos rojos y fallas renales13 Pero lo que es ms importante es la aparicin de enfermedades de tipo crnico; desarrollo neurolgico anormal14 , incremento en la incidencia del linfoma no hodking15, afeccin en la placenta humana con probable incidencia en el desarrollo de abortos16 . Tambin puede actuar en la divisin celular con una posible incidencia en la aparicin cnceres.17

Para el caso del Endosulfn las investigaciones y las denuncias de investigacin dan cuenta de la aparicin de diarreas, mareos, dolor de cabeza, nauseas, llagas, dolor de garganta y cuadros de asma18.

La revisin de la literatura cientfica sobe impacto del endosulfn revela evidencias de los efectos txicos crnicos en el sistema nervioso, el sistema inmunolgico, su accin disruptora endcrina y evidencias no concluyentes de su accin mutagnica y genotxica, as como la de provocar cncer en animales de laboratorio y las poblaciones humanas expuestas19. En el caso de su efecto disruptor endcrino se han observado alteracin en el desarrollo de especies animales, atrofia testicular y reduccin de la produccin de esperma en mamferos, tambin interfiere a las hormonas sexuales masculinas causando depresin crnica de la testosterona20. Por ltimo el endosulfan se halla relacionado con efectos neurolgicos a largo plazo como la epilepsia y el incremento el riesgo de la enfermedad de Parkinson21.

Por ltimo, si tomamos al herbicida 2, 4 D los sntomas de exposicin aguda incluyen dolor de pecho y de abdomen, dolor de cabeza, irritacin de la garganta, nuseas, vmitos, mareos, fatiga, diarrea, prdida temporal de la visin, irritacin del tracto respiratorio, confusin, contracciones musculares, parlisis flcidas, sangrado, baja presin sangunea, irritacin de la piel y ojos y membranas mucosas, dermatitis y prdida de apetito22. Por su parte la exposicin oral crnica posee efectos sobre el sistema nervioso central, la sangre, el hgado y los riones. Se ha observado una disminucin en la hemoglobina y de las clulas rojas de la sangre. El 2, 4 D se ha mostrado mutagnico en investigaciones realizadas en humanos y animales23. Se han producido incrementos significativos de dao de los cromosomas de clulas humanas cultivadas sometidas a bajos niveles de exposicin. Respecto a los efectos sobre el sistema reproductivo el 2, 4 - D causa un incremento de espermatozoides anormales en agricultores expuestos. En los lugares donde haba un elevado uso de 2, 4 -D se observaron tasas elevadas de defectos congnitos, mientras que en animales de laboratorio el herbicida produjo efectos teratognicos24.

  1. si se restringe el uso de plaguicidas habr hambre en el mundo?

No. Por una parte en la actualidad y con la cantidad de plaguicidas que se utilizan en el mundo el problema del hambre es una realidad tangible y comprobable. El problema del hambre tiene races polticas y no se resuelve solo con aplicar tecnologas. Un caso interesante es el de Argentina, con sus 270 millones de plaguicidas utilizados ao tras ao y su produccin agrcola cercana a las 90 millones de toneladas, posee cerca de un 30% de su poblacin bajo la lnea de pobreza. Esto es porque se producen alimentos para animales y mquinas los agrocombustibles y no alimentos para seres humanos25.

Por otra parte es posible producir alimentos para la poblacin mundial a partir de la planificacin estratgica de los predios agrcolas y la puesta en prctica de sistemas productivos agroecolgicos basados en la nutricin adecuada de los suelos, la diversidad biolgica y el manejo natural de plagas

Conclusiones

Como se puede vislumbrar de los conceptos vertidos hasta aqu, la problemtica relacionada con el uso de los plaguicidas es compleja y dinmica incluyendo a varios actores en una complicada trama de relaciones. No por esto debe ser dejada de lado. Existe evidencia cientfica que vincula la utilizacin y exposicin de plaguicidas con la aparicin de sntomas de intoxicacin agudos y el desarrollo de enfermedades de tipo crnico. Adems no se trata de unos problemas solo vinculados con el glifosato sino con ms de 500 formulaciones de plaguicidas que se utilizan solos o en mezclas.

Se trata de de redactar leyes efectivas, adaptadas a la realidad y no viceversa. Es imposible adaptar la realidad a la ley. Se requiere sensibilidad, atencin y valenta para prohibir los productos ms txicos, restringir el uso de los que posen menos impacto y controlar todas las etapas desde la fabricacin pasando por la comercializacin, el uso hasta el desecho de envases de stos txicos.

Por ltimo aunque parezca utpico es posible producir alimentos sanos y en cantidad suficiente para nutrir a todos los seres humanos sin utilizar agrotxicos. En este caso las decisiones son polticas a fin de generar iniciativas tendientes al desarrollo investigacin en agroecologa junto a la puesta en prctica medidas que faciliten la transicin hacia sistemas productivos sustentables. Es posible promover el desarrollo e implementacin de sistemas agroecolgicos a partir de iniciativas e instrumentos de poltica que faciliten por ejemplo la adopcin de tecnologas y el acceso a los mercados.

Marcos paz, enero de 2009

Ing. Agr. Ms. Sc. Javier Souza Casadinho (Docente de la Facultad de Agronoma de la Universidad de Buenos Aires).

[email protected]


Notas

1 Ministerio de salud Organizacin Panamericana de la salud. 2007. La problemtica de los agroqumicos y sus envases, su incidencia en la salud de los trabajadores, la poblacin expuesta y el ambiente. Estudio colaborativo multicentrico. Bs. As. Argentina

2 Souza Casadinho, Javier 2007.Adquisicin y condiciones de utilizacin de plaguicidas en el rea hortcola de buenos aires III Jornadas de la Asociacin Argentino Uruguaya de Economa Ecolgica. San miguel de Tucumn.

3 Ministerio de salud Organizacin Panamericana de la salud. 2007. La problemtica de los agroqumicos y sus envases, su incidencia en la salud de los trabajadores, la poblacin expuesta y el ambiente. Estudio colaborativo multicentrico. Bs. As. Argentina

4 Souza Casadinho Javier - Mariana Moya 2007 Problematizacin y reflexin sobre los riesgos derivados del uso de plaguicidas en la actividad hortcola. Propuestas de cambio hacia el establecimiento de agroecosistemas. XXX Congreso de la Asociacin Argentina de Horticultura ASAHO. La Plata. Argentina

5 Souza Casadinho Javier. 2008. Alternativas al uso del Endosulfn en la soja; el caso de la Argentina. En El Endosulfan y sus Alternativas . IPEN RAPAL. Santiago de Chile.

6 Tiempo que debe mediar entre la ltima aplicacin y la cosecha del producto para la comercialziacin

7 Arias, S. , Moya M. y Souza Casadinho J. 2006. Estructura Agraria y cultivos. Pp 10 - 15 Revista Enlace. N 73. Santiago de Chile.

8 Arias, S. 2005. Transformaciones en la estructura agraria de la regin pampeana causadas por el proceso de agriculturizacin de la dcada del 90. Tesis de grado . Facultad de Agronoma . UBA

9 Davies, J.1990. Enfoque agromdico sobre manejo de plaguicidas Organizacin Mundial de la salud. Washington. U.S.A.

10 Benencia, R. y J. Souza Casadinho. 1993. Alimentos y salud: Uso y abuso de pesticidas en la horticultura bonaerense Realidad Econmica 114- 115 : I.A.D.E. Buenos Aires. Argentina


11 Souza Casadinho, J. 2006. El desecho de envases de plaguicidas en el cinturn hortcola bonaerense. V jornadas de Extensin del MERCOSUR. XIII Jornadas Nacionales de Extensin Rural. Asociacin Argentina de Extensin Rural - Facultad de Ciencias Agrarias. de 2006

12 Breilh, J. sin ao. De la vigilancia convencional al monitoreo participativo. Centro de Estudios y Asesora en salud. CEAS. Quito. Ecuador

13 Revista Enlace. 2008. Plaguicidas con prontuario, el Glifosato. Revista de la Red de Accin en plaguicidas y sus alternativas para Amrica Latina N 80. Santiago de Chile. Chile

14 Gary, V. y otros 2002 Birth defects , season of conception, and sex of children born to pesticide applicators living in the red River valley of Minnesota. Environmental health perspectives N 110 Supplement 3. USA

15 De Ross A. y otros. 2003. Integrative assessment e of multiple pesticide and risk factors for non Hodgkins lymphoma among men. Occupational and Environmental Medicine. USA.

16 Yoke Heong, Chee. 2005. Nuevas pruebas del peligro del herbicida Round Up. Revista bioseguridad N 160

17 Revista Enlace. 2008. Plaguicidas con prontuario, el Glifosato. Revista de la Red de Accin en plaguicidas y sus alternativas para Amrica Latina N 80. Santiago de Chile. chile

18 Bejarano, Fernando y otros 2008. El Endosulfan y sus Alternativas . IPEN RAPAL. Santiago de Chile.Chile

19 Watts Meriel. 2008. Endosulfan. Monographic for the consideration of the endosulfan provisions of information to the Stockholm convention secretarial for the use by the POPs review committee. Pesticide Action Network Asia - Pacific.

20 Watts Meriel.2007. Pesticides and Breast cancer. A Wake up call. Pesticide Action Network Asia - Pcifico. Pennag. Malaysia

21 Misra, J. 2007. Developmental exposure to pesticide s zineb and/or endosulfan renders the nigrostriatal dopamine levels as well as system more susceptible to these environmental chemicals later in life. Neirotoxicology N 28 citado por Watts en Monographic for the consideration of the endosulfan provisions of information to the Stockholm convention secretarial for the use by the POPs review committee. Pesticide Action Network Asia - Pacific.


22 Bejarano y otros. 2007. 2, 4 - D Razones para su prohibicin. IPEN - RAPAL. Mxico

23 Anon.2005. Environmental Protection agency (EPA) Consumer Factsheet on ; 2, 4 D; Ground Water and drinking Water. http// www. Epa.gov/safewater/ contaminants/dw-contamfs/ 24-d.html

24 Bejarano y otros. 2007. 2, 4 - D Razones para su prohibicin. IPEN - RAPAL. Mxico

25 Souza Casadinho, J. Agrocombustibles; ms problemas que soluciones.. Revista Enlace. N 76. Santiago de Chile.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter