Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2009

China es el modelo para una potencia mundial latinoamericana

Heinz Dieterich
Rebelin


1. Avance geopoltico chino, estancamiento criollo

Hace tres dcadas, el problema geopoltico de China y Amrica Latina era estructuralmente el mismo: salir del status de una regin subdesarrollada e insertarse como potencia mundial en el orden global. Hoy da, la diferencia entre ambas regiones no podra ser ms dramtica. Mientras China ha resuelto exitosamente ambas tareas, Amrica Latina est en peligro de perder en el 2009 los pocos avances integrativos alcanzados y, de seguir como actor geopoltico cero en el ajedrez mundial.

Las lecciones del exitoso modelo chino son claras. Para salirse de una economa nacional subdesarrollada se requiere un Estado fuerte con una clase poltica capaz de aplicar inteligentemente la estrategia econmica del modelo desarrollista de Friedrich List. Ambos requisitos se cumplieron en China, lo que, aunado al gigantesco poder territorial y demogrfico del pas, lo convirti en treinta aos en la tercera potencia econmica del mundo.

Con una economa competitiva y poderosa China decidi proyectarse como ascendente potencia regional que buscaba insertarse en el orden global de la pax americana, the American Century. Tal decisin significa marcharse a la guerra, como muestra la historia del Siglo XX, cuando las potencias ascendentes Alemania y Japn no lograron reconfigurar polticamente el sistema mundial dominante, terminando sus intentos de insercin en la Primera y Segunda Guerra Mundial; o, como lo revelan las constantes guerras de Israel, cuya clase dominante est plagada de tal idiotez y ceguera que no encuentra su lugar en el tablero del ajedrez mundial.

China, con la sabidura de Sun Tzu, ha evitado (hasta ahora) tales cataclismos, avanzando dialcticamente con firmeza estratgica y flexibilidad tctica en la conquista de posiciones geopolticas, dando todo un ejemplo de poltica exterior expansiva para los gobiernos progresistas latinoamericanos.

2. frica: ejemplo de insercin geopoltica el Consenso de Beijing

La insercin de China en frica en los ltimos ocho aos mediante una magistral estrategia de afianzamiento regional-global, sirve de paradigma. Esa insercin comenz sistemticamente con el Foro para la cooperacin China-frica que reuni en enero del 2000 a 44 altos polticos africanos en Beijing, bajo el lema beneficio mutuo, resultados factibles, multiplicidad de formas y desarrollo conjunto.

Sobre esta plataforma programtica comenz el desarrollo de la interaccin econmica. El volumen comercial de apenas 10 mil millones de dlares se increment hasta el ao 2008, a 108 mil millones de dlares, y las inversiones chinas a ms de cinco mil millones. La construccin de infraestructuras y fbricas de buena calidad y bajo costo; de prestamos blandos; de inversiones energticas; de aranceles cero para 190 mercancas africanas; de decenas de miles de becas para estudiantes y trabajadores, en China; la condonacin de casi 10 mil millones de dlares en deudas bilaterales y el envo de alrededor de 15 mil mdicos, crearon una sistemtica presencia china en todo el continente.

El 12 de enero del 2006, un nuevo documento estratgico chino refin la relacin con el continente africano como un nuevo modelo de asociacin estratgica que abarca no slo la economa, sino tambin la poltica ---un centro de convenciones por valor de 150 millones de dlares, regalado a la Unin Africana en Adis Abeba--- la cultura y mltiples otras reas de cooperacin. En noviembre del 2006, una nueva reunin del Foro reuni en la capital china a 48 jefes de Estado africanos, reforzando el Consenso de Beijing.

3. Proyeccin geopoltica militar

El envo de tres barcos de guerra de China hacia las costas de Somalia en diciembre del 2008, inici la proyeccin militar de la nueva potencia mundial a escena internacional. No fue un acto aislado, sino el inicio de una presencia militar global de China, como corolario de su presencia econmica global, tal como indica el libro blanco militar del Consejo de Estado, dado a conocer por el Ministerio de Defensa el 20 de enero, 2009.

El documento de 105 pginas define como amenazas a la seguridad china a ciertos movimientos independentistas relacionados con Taiwn, Tibet y Xinjiang y a la poltica militar estadounidense (sic). Afirma que encontrndose en una fase de transicin econmica y social, China necesita contrarrestar la presencia militar estadounidense en la regin: Washington ha incrementado su atencin estratgica e insumo en la regin del Pacfico y Asia, consolidando sus alianzas militares, ajustando sus despliegues militares y aumentando sus capacidades militares. La construccin de nuevos tipos de submarinos, destructores, fragatas y aviones de combate, es la respuesta del dragn chino al guila occidental.

4. Proyeccin geopoltica meditica

La cuidadosa proyeccin militar extra muros va acompaado de una nueva proyeccin global del poder meditico chino. Consciente de la importancia de la opinin pblica mundial y de la guerra propagandstica ---en el ascenso como flamante sujeto codecisorio del orden global--- el gobierno chino ha decidido expandir mundialmente sus medios impresos y televisivos. Con un presupuesto de 6.6 mil millones de dlares se tratar de crear una imagen de una nacin nueva y fuerte, para el mundo entero: mediante un canal noticiero de 24 horas de la China Central Televisin (CCTV), modelado segn Al Jazeera; de la apertura de nuevas oficinas de la agencia de noticias Xinhua y de nuevas ediciones del diario Peoples Daily.

5. Orfandad geopoltica criolla

En la poltica latinoamericana no hay nada remotamente cercano a esa concepcin estratgica de insercin en la geopoltica global, sobre los componentes del poder real: el econmico, el poltico-diplomtico, el cultural y el militar. No lo hay en lo estratgico-conceptual, ni en la eficiencia de ejecucin de incipientes proyectos. Es ms, la diplomacia latinoamericanacomo cuerpo doctrinal no existe, como tampoco existen las instituciones (think tanks) que deberan conceptualizar sus componentes estratgicos.

6. Sin geopoltica post-monroeista, en la globalidad multipolar

La poltica exterior de las presidencias y cancilleras latinoamericanas se centra en lo nacional y es, generalmente, de carcter reactivo y ad hoc, exceptundose, en cierto grado a Cuba y Brasil. Sin embargo, la esencia de la diplomacia cubana es defensiva (romper el bloqueo) y la de la brasilea, nacionalista, hecho por el cual no pueden llenar el vaco que deja la ausencia de una visin geopoltica post-monroeista en el nuevo sistema global multipolar.

Esa orfandad geopoltica estratgica criolla es la diferencia fundamental entre la poltica de los gobiernos desarrollistas latinoamericanas y la poltica del modelo chino: no hay software de altura ni centros estratgicos de pensamiento ni una clase poltica criolla con una visin geopoltica viable, a la par de las condiciones objetivas de la Patria Grande. El tablero del gran ajedrez mundial que sera ipso facto un factor decisivo de constitucin e identidad del sujeto latinoamericano de la poltica mundial, no existe para los gobiernos latinoamericanos.

7. La guerra de insercin y el gran Sun Tzu

Y esto significa, como ense el gran Sun Tzu, ir a la guerra (de insercin contra Washington y Bruselas) sin preparacin. La guerra es tema vital para el Estado, es la frontera entre la vida y la muerte, la diferencia entre la sobrevivencia y la aniquilacin. Se debe estudiar, dice el sabio chino y cita a Li Chuan: Las armas traen problemas. Hay que darle su lugar a la guerra y reflexionar antes de lanzarse a ella.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter