Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-11-2004

Feminismo y Marxismo: ms de 30 aos de controversias

Andrea DAtri
Lucha de clases


Marxismo y feminismo son una sola cosa: marxismo.
Heidi Hartmann y Amy Bridges

Una revolucin no es digna de llamarse tal si con todo el poder y todos los medios de que dispone no es capaz de ayudar a la mujer doble o triplemente esclavizada, como lo fue en el pasado a salir a flote y avanzar por el camino del progreso social e individual.
Len Trotsky

Desde lo que se ha dado en llamar la segunda ola del feminismo, las controversias entre esta corriente y el marxismo estuvieron a la orden del da. Creemos que no hubiera podido ser de otra manera: si el feminismo de la primera ola tuvo como interlocutor privilegiado al movimiento revolucionario de la burguesa discutiendo sus parmetros de ciudadana y derechos del Hombre que no incluan a las mujeres de la clase en ascenso, el de los aos 70 dialog y no siempre en buenos trminos con el marxismo, abordando cuestiones que van desde la relacin entre opresin y explotacin hasta la reproduccin de los valores patriarcales al interior de las organizaciones de izquierda y el fracaso de los llamados socialismos reales.

En este perodo se advierten los esfuerzos tericos de parte del feminismo de unificar clase y gnero en el intento de subsumir los anlisis sobre las mujeres a las categoras marxistas ortodoxas. Algunas feministas mantenan que el gnero era una forma de clase, mientras que otras afirmaban que se poda hablar de las mujeres como clase en virtud de su posicin dentro de la red de relaciones de produccin afectivo-sexuales1.

Este intento se basaba en que la mayora de las tericas feministas radicales provenan de las filas de la izquierda2 y ms especficamente de la izquierda marxista. El feminismo radical se desarrolla como un enfrentamiento con la izquierda ortodoxa. [...]. As apuntan a una serie de problemas en las concepciones marxistas sobre la opresin de la mujer, sustituyndolas por la tesis central de que la mujer constituye una clase social. En respuesta a esta tesis se desarrolla el feminismo socialista que intenta combinar el anlisis marxista de clases con el anlisis sobre la opresin de la mujer. En sentido ms general, lo que se ha dado en llamar la relacin entre la sociedad patriarcal y la sociedad de clases3.

Otras autoras sealan que fue el mismo desencanto ante el socialismo surgido de la revolucin [lo que] ha dado un impulso a la aparicin de la teora feminista4. Incluso, postulando que el anlisis de Kate Millet, en su reconocido libro Sexual Politics, fue lo que permiti al feminismo radical llegar a la conclusin de que era necesaria una revolucin para cambiar el sistema econmico, pero no suficiente para liberar a la mujer5.

Si estas interlocuciones eran ineludibles es porque el feminismo, como movimiento que aspira a la emancipacin de las mujeres de toda opresin, debe necesariamente dialogar con las corrientes tericas y polticas que expresan las tendencias revolucionarias de la poca.

Y en este sentido, que el feminismo haya tenido que ubicar al marxismo como un interlocutor necesario an en el enfrentamiento agudo de posiciones divergentes, es un reconocimiento implcito a que la clase obrera, la lucha de clases y el socialismo son categoras que dan cuenta del modo de produccin en el que vivimos, basado en la explotacin de millones de seres humanos por parte de un puado de capitalistas. Horizonte de la discusin y de las controversias suscitadas entre feminismo y marxismo, mientras no desaparezca la propiedad privada de los medios de produccin.

Adems, histricamente, feminismo y marxismo nacieron en el modo de produccin capitalista, an cuando la opresin de las mujeres y de las clases fueran anteriores a la explotacin del trabajo asalariado. El desarrollo del proletariado y la destruccin de la economa familiar precapitalista se encuentran en el origen de ambas corrientes de pensamiento.

Por eso, quien aspire a acabar con la opresin, y no slo a lograr sesudas elaboraciones tericas abstractas de dudosa capacidad emancipatoria, debe dar cuenta de esto. Y as lo hicieron el feminismo radical, el feminismo socialista, el feminismo materialista, el feminismo de la igualdad, el de la diferencia e incluso el postfeminismo, en un dilogo controversial pero tambin, en algunos aspectos, fructfero, durante los ltimos treinta aos. Cules son los nudos centrales de esa controversia?

Las feministas liberales prestaron poca atencin sobre los orgenes de la desigualdad sexual y ms bien sostuvieron que la sociedad moderna (es decir, capitalista), con sus avances tecnolgicos, sus riquezas y abundancia y con el desarrollo de la democracia como rgimen poltico, es condicin de posibilidad para la lucha por la equidad de gnero, la que alcanzar sus resultados progresiva y gradualmente6.

Las feministas radicales, por el contrario, enfatizaron la existencia de la dominacin masculina (patriarcado) en todas las sociedades existentes. Desde este punto de vista, aunque parecieran compartir con el socialismo la premisa de que en el sistema capitalista es imposible plantearse la liberacin humana; lo cierto es que se muestran escpticas sobre la capacidad del socialismo para crear una verdadera democracia basada en la abolicin de la esclavitud asalariada y sobre la cual pueda asentarse la emancipacin definitiva de las y los oprimidos.

Para el feminismo radical no habr cambio social sin una revolucin cultural que lo preceda. Por ello, cada uno debe empezar por cambiarse a s mismo para cambiar la sociedad.

De all el nfasis en constituir organizaciones no jerarquizadas y espontneas de mujeres, donde el objetivo central es la autoconcienciacin que develara el significado poltico de los sentimientos, las percepciones y las prcticas naturalizadas en la vida cotidiana. Este ejercicio de autoconciencia dara paso a la liberacin sexual y la creatividad que permitiran entonces transformar las relaciones opresivas. Como seala MacKinnon: ... la concienciacin es a la vez expresin de sentido comn y definicin crtica de los conceptos. [...] A travs de la concienciacin, las mujeres comprenden la realidad colectiva de su condicin desde dentro de la perspectiva de esa experiencia, no desde fuera7.

Pero, tanto desde el punto de vista terico como del poltico, hay diferentes sectores dentro del feminismo radical. Desde quienes se ven como parte y en alianza con otros sectores del movimiento socialista, hasta quienes absolutizan la recuperacin de una cultura femenina, con valores propios y, por lo tanto, incluso llegan a plantearse polticas separatistas, intentando crear comunidades en donde se recree otra cultura opuesta a la cultura dominante, a la que consideran masculina (patriarcal). Hay quienes sostienen posiciones tericas acerca del ser mujer que rozan con el esencialismo biologicista, hasta quienes adhieren a posiciones materialistas economicistas que recaen en nuevos idealismos.

Con estas diversas corrientes feministas, que numerosas autoras y en este caso, haremos lo mismo engloban bajo la denominacin de feminismo radical, es que intentaremos debatir, sealando algunos de esos ejes controversiales que se mantuvieron en el dilogo con el marxismo durante los ltimos treinta aos.

I. Capitalismo y patriarcado, un matrimonio bien avenido

(O el por qu de la necesidad de la revolucin socialista)

Tanto las feministas radicales como las feministas socialistas estn de acuerdo en que el patriarcado precede al capitalismo, mientras que los marxistas creen que el patriarcado naci con el capitalismo8. En sencillas palabras, Z. Eisenstein seala una de los malos entendidos ms reiterados en relacin al marxismo, por parte de las feministas. A pesar de que en este artculo, la feminista socialista norteamericana hace un anlisis pormenorizado de los textos de Marx y Engels, culmina con este grueso error de apreciacin.

Si la citamos no es por el valor que tenga en s mismo este pequeo prrafo, sino porque es uno de los sentidos comunes ms divulgados: el de que, para el marxismo, slo existira opresin patriarcal en el sistema capitalista. Por el contrario, Marx y Engels pero sobre todo este ltimo insistieron en la existencia de la opresin de las mujeres en todas las sociedades con Estado y no slo en el capitalismo, vinculando el patriarcado a la existencia de las clases sociales.

Ms an, Engels seala en su conocida obra sobre el origen de la familia y con un tono que podra considerarse ms radical que el de las feministas radicales, teniendo en cuenta el momento de su escritura que la monogamia no aparece de ninguna manera en la historia como un acuerdo entre el hombre y la mujer, y menos an como la forma ms elevada de matrimonio. Por el contrario, entra en escena bajo la forma del esclavizamiento de un sexo por el otro, como la proclamacin de un conflicto entre los sexos, desconocido hasta entonces en la prehistoria. En un viejo manuscrito indito, redactado en 1846 por Marx y por m, encuentro esta frase: la primera divisin del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreacin de hijos. Y hoy puedo aadir: el primer antagonismo de clases que apareci en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la monogamia; y la primera opresin de clases, con la del sexo femenino por el masculino. La monogamia fue un gran progreso histrico9, pero al mismo tiempo inaugura, juntamente con la esclavitud y con las riquezas privadas, la poca que dura hasta nuestros das y en la cual cada progreso es al mismo tiempo un regreso relativo y el bienestar y el desarrollo de unos se verifican a expensas del dolor y de la represin de otros. La monogamia es la forma celular de la sociedad civilizada, en la cual podemos estudiar ya la naturaleza de las contradicciones y de los antagonismos que alcanzan su pleno desarrollo en esta sociedad10 [las negritas son nuestras].

Ahora bien, si el malentendido subsisti y por largo tiempo hay que buscar la razn que lo sustenta. Lo que s es cierto es que, para el marxismo, patriarcado y capitalismo establecen una relacin diferente y superior a la establecida en los anteriores modos de produccin. Como seala Celia Amors: Lo que s es muy cierto, restringindonos ahora al modo de produccin capitalista, es que, como ya seal Rosa Luxemburgo, el capitalismo es un sistema de discriminacin en la explotacin al mismo tiempo que de explotacin sistemtica de toda forma de discriminacin, podramos aadir11.

Como dira la feminista espaola, para las mujeres obreras, la opresin introduce un incremento diferencial en su explotacin. Pero, por el contrario, hay opresiones que, no slo no implican, sino que descartan la combinacin con la explotacin e incluso, convierten a la mujer en integrante de la clase explotadora (por ejemplo, en el caso de una mujer casada con un varn burgus).

Como ya hemos sealado en otras oportunidades, el capitalismo arranc a la mujer del mbito privado. Acab con los designios oscurantistas de la Iglesia que naturalizaban el rol de las mujeres como garantes del fuego del hogar. Consigui el desarrollo mdico y cientfico que permiti que, por primera vez, la separacin entre la reproduccin y el placer pudiera ser efectiva. Permiti el ms amplio conocimiento sobre el aparato reproductor femenino. Con el desarrollo de la tcnica y la maquinaria, desmitific el supuesto de tareas, trabajos y profesiones masculinos o femeninos, basados en las diferencias anatmicas. Y tambin ha convertido en un hecho al alcance de la mano la socializacin de las tareas domsticas12.

Pero, como ha sealado Trotsky en discusin sobre otros trminos, el capitalismo ha sido incapaz de desarrollar una sola de sus tendencias hasta el fin13. Eso significa que mientras empuja a las mujeres al mbito de la produccin, lo hace con salarios menores a los de los varones por la misma tarea, para de ese modo tambin presionar a la baja el salario del conjunto de la clase. Significa que, mientras impulsa la feminizacin de la fuerza de trabajo, lo hace sin quitarle a las mujeres la responsabilidad histrica por el trabajo domstico no remunerado, recargndolas con una doble jornada laboral. Que mientras tira por la borda, con los hechos mismos del desarrollo cientfico y tcnico, los prejuicios ms oscurantistas sostenidos por el clero y los fundamentalismos religiosos, se apoya en la ideologa reaccionaria de la Iglesia para mantener el sometimiento y el dominio terrenal en aras de una futura libertad infinita en el ms all. Que mientras desarrolla los lavaderos automticos, la industrializacin de la elaboracin de alimentos, etc., mantiene la privatizacin de las tareas domsticas para que, de ese modo, el capitalista se vea exento de pagar gran parte del esfuerzo con el cual se garantiza la reproduccin de la fuerza de trabajo.

Muchas veces se habla del progreso de las mujeres en las ltimas dcadas. Inversamente, tambin en el capitalismo, bajo el cual se han desarrollado las mayores riquezas sociales que ha dado la humanidad en toda su historia, existen actualmente 1300 millones de pobres, de los cuales el 70% son mujeres y nias. Las mujeres son las que ms sufren las consecuencias de los planes de hambre que imponen los organismos multilaterales y el imperialismo a travs, incluso, de sus mejores especialistas en gnero y desarrollo.

El capitalismo encierra stas y otras paradojas. Mientras recrea permanentemente su propio sepulturero, tambin crea, para las mujeres, las condiciones de posibilidad de una igualdad de gnero nunca antes alcanzada, pero a la que luego no le permite acceder a millones de mujeres explotadas en el planeta.

De aqu se concluye en otra de las controversias que han recorrido este dilogo entre marxismo y feminismo desde los aos 70: la situacin en la que vivimos bajo el capitalismo pareciera indicar que es necesaria la revolucin social para acabar con tanta injusticia, pero la revolucin proletaria es suficiente para la emancipacin de las mujeres?

El conocido dilogo entre Brbara Ehrenreich y Susan Brownmiller de 1976 se refera a este mismo dilema14. En el dilogo entre las feministas norteamericanas, donde una festejaba la revolucin celebrando las diferencias existentes entre una sociedad en la que el sexismo se expresa en forma de infanticidio femenino y una sociedad en la que el sexismo toma la forma de una representacin desigual en el Comit Central, agregando que esa diferencia es una por la cual vale la pena morir; la otra responda con que un pas que ha hecho desaparecer la mosca tse-ts puede introducir un nmero paritario de mujeres en el Comit Central por decreto15.

Consideramos que ninguna de las dos responde a la complejidad del problema planteado. En primer lugar, porque si bien, en apariencia, el infanticidio femenino resulta de una gravedad diferente a la falta de representacin femenina en un gobierno, la solucin a uno de los problemas no es razn suficiente para dejar de ver el segundo. Pero, suponer que siglos de opresin que pesan sobre el gnero femenino podran eliminarse drstica y mgicamente con decretos revolucionarios es absurdo.

Las feministas que abogan por los cambios culturales en aras de una nueva contracultura no patriarcal, desdean la necesidad de esos cambios cuando adhieren sin cuestionamientos a los regmenes burocrticos que han expropiado la revolucin a las masas, o bien, son impacientes frente a la experiencia del poder obrero que transforma radicalmente la estructura econmica y social y, por primera vez en la historia, permite a las masas lanzarse audazmente a la creacin de nuevos valores y una nueva cultura.

La idea de que un cambio profundo de los valores y de la cultura son necesarios no es un invento de las feministas radicales de los 70. Ya Lenin planteaba, en 1920, que la igualdad ante la ley todava no es igualdad frente a la vida. Nosotros esperamos que la obrera conquiste, no slo la igualdad ante la ley, sino frente a la vida, frente al obrero. Para ello es necesario que las obreras tomen una participacin mayor en la gestin de las empresas pblicas y en la administracin del Estado. [...] El proletariado no podr llegar a emanciparse completamente sin haber conquistado la libertad completa para las mujeres16. Y Trotsky escriba, en 1923, su clebre Problemas de la vida cotidiana, donde incluso discute hasta el uso del lenguaje procaz, el bajo nivel cultural de las masas en la Unin Sovitica y su relacin con la situacin de opresin de las mujeres. No son meros resabios de sensibilidad individual lo que los ha llevado a pronunciarse sobre tales cuestiones. La teora de la revolucin permanente, cuya autora le pertenece a Len Trotsky, esboza entre otras cuestiones el carcter permanente de la revolucin socialista como tal; es decir, como un proceso de duracin indefinida y de una lucha interna constante, [en el que] van transformndose todas las relaciones sociales. [...] Las revoluciones de la economa, de la tcnica, de la ciencia, de la familia, de las costumbres, se desenvuelven en una compleja accin recproca que no permite a la sociedad alcanzar el equilibrio17.

No concluimos que la emancipacin de las mujeres est garantizada automticamente con la revolucin socialista o con algunas leyes y decretos progresivos que pueda promulgar la clase obrera en el poder. Pero afirmamos que lo contrario s es cierto. Por eso, contraponer la necesidad de un cambio cultural a la necesidad de trastocar el sistema capitalista desde su raz, slo puede servir a los fines de desestimar la idea de la revolucin social. Es en los estrechos marcos del sistema capitalista donde la emancipacin de los oprimidos adquiere el carcter de una verdadera utopa.

Creemos que todos los derechos formales que las mujeres hemos arrancado al capitalismo con nuestra lucha se convierten en papel mojado si no se apunta a transformar el corazn de este sistema, basado en la ms abyecta de las jerarquas que es la de que un puado de personas viva a expensas de la explotacin descarnada de millones de seres humanos. Pero a pesar de esto, no consideramos que haya etapas obligadas en la lucha por nuestra emancipacin. Creemos que, mientras luchamos por un sistema donde no existan la explotacin ni la opresin, es nuestro deber irrenunciable impulsar y ser parte de las luchas de las mujeres por las mejores condiciones de vida posibles an en este mismo sistema, por los derechos democrticos ms elementales, incluso en alianza con todos y todas las que luchen por esos derechos an cuando no compartan la idea de que otro sistema de verdadera igualdad y libertad es posible.

Pero hoy, cuando tantas mujeres se incorporan a los parlamentos y los organismos multilaterales de desarrollo, mientras tantas otras mueren por hambre, por abortos clandestinos y por bombas de uranio empobrecido, la reflexin se hace urgente y ms necesaria que nunca.

Porque no se trata de violencia simblica e, incluso, porque la revolucin cultural que reclama la mayora de las feministas no puede limitarse a una simple conversin de las conciencias y de las voluntades, ya que el fundamento de esa opresin no reside en las conciencias engaadas a las que bastara iluminar, sino en lo que Pierre Bourdieu llamara una inclinacin modelada por las estructuras de dominacin que las producen18. Algo que nos obliga a poner en cuestin la necesidad de una transformacin radical de las condiciones sociales de produccin de esas inclinaciones.

Por eso creemos que no plantearse la relacin estrecha entre capitalismo y patriarcado, a esta altura de la historia, adems de miopa terica, es ceguera poltica.

II. Una discusin sobre el sujeto de la emancipacin

(O el por qu de la necesidad de unir las filas obreras en la lucha contra toda explotacin y opresin)

Una de las controversias ms importantes es la que refiere al sujeto de la emancipacin. Son las mujeres mismas o es la clase obrera? En esta dicotoma se sustentan largos debates. En ninguna de estas objeciones se seala el hecho categrico de la tendencia a la feminizacin de la fuerza de trabajo, que constituye a las mujeres en uno de los sectores ms explotados de la clase obrera, no slo porque pesan sobre ellas los apremios de una doble jornada laboral remunerada en la fbrica y no remunerada en el trabajo domstico, sino porque sus condiciones laborales son las de mayor precarizacin y flexibilizacin.

Este hecho, slo para demostrar que el antagonismo entre los trminos parte de una omisin: las mujeres constituyen un grupo interclasista y la clase es una categora que remite a un agrupamiento intergnerico; es decir, no son trminos que se contraponen porque no son categoras del mismo nivel explicativo.

Dicho esto, entonces, la formulacin ms precisa debera ser: quin es el sujeto de la emancipacin de las mujeres? Las mujeres de las distintas clases sociales asociadas en base a su inters de gnero? O bien las mujeres de la clase obrera, asociadas con los varones de su misma clase, y conduciendo una alianza con las mujeres oprimidas de otras clases subalternas que deseen acabar verdaderamente con esta situacin de opresin?

Para las marxistas, si la emancipacin de las mujeres no puede realizarse sin la destruccin del sistema capitalista, por tanto, el sujeto revolucionario ser el proletariado (lo que incluye mujeres y varones). Pero en esta lucha especfica, las mujeres obreras encabezarn el combate por su propia emancipacin y por conseguir que los varones de su propia clase incorporen la lucha contra la opresin en el programa revolucionario de las filas proletarias, como uno de los aspectos integrados a la lucha de clases ms amplia. Todos los ejemplos histricos muestran la relacin existente entre el desarrollo de la conciencia emancipatoria y el logro de conquistas relativas en los derechos de gnero, con situaciones ms generales de la lucha de clases. Y tambin, ejemplos contrarios: cmo las situaciones ms reaccionarias, de retroceso de la lucha de clases, anticiparon y fueron el marco de un retroceso tambin agudo en los derechos conquistados por las mujeres.

Muchas veces las feministas han discutido que en la izquierda prima la idea de que cualquier objecin sobre la opresin de las mujeres, rompera la unidad necesaria de las filas obreras para enfrentar al enemigo de clase.

Es cierto, lamentablemente se trata de un prejuicio populista muy extendido entre las filas de la izquierda. Sin embargo, parafraseando a Marx, sostenemos que no puede liberarse quien oprime a otros. Porque no hay posibilidad de que la clase, que es en s revolucionaria por el lugar que ocupa en la produccin, pueda erigirse en la direccin revolucionaria del conjunto del pueblo oprimido, sin considerar tambin que existe la opresin en sus filas; que millones de mujeres trabajadoras y del pueblo pobre sufren la humillacin, el sometimiento y el desprecio de la mano de los miembros masculinos de su clase.

Porque los revolucionarios consideramos que cada vez que una mujer es abusada, golpeada, humillada, considerada un objeto, discriminada, sometida, la clase dominante se ha perpetuado un poco ms en el poder. Y la clase obrera, en cambio, se ha debilitado. Porque esa mujer perder la confianza en s misma y por lo tanto en sus propias fuerzas. Atemorizada, creer que la realidad no puede cambiarse y que es mejor someterse a la opresin que enfrentarla y poner en riesgo su vida. Y la clase obrera se debilita, tambin, porque ese hombre que golpe a su compaera, que la humill, que la consider su propiedad, est ms lejos que antes de transformarse en un obrero conciente de sus cadenas, est un poco ms lejos de reconocer que, en la lucha por romper sus cadenas, debe proponerse liberar a toda la humanidad de las cadenas y contar a todos los oprimidos como sus aliados.

Por esa razn, el programa del trotskismo plantea lo opuesto a lo que sostienen los populistas: si la unidad de las filas obreras es necesaria, entonces es imperioso erradicar los prejuicios contra los inmigrantes, las barreras que se alzan entre efectivos y contratados, combatir contra la ideologa que impone la represin del adulto sobre el joven y, en este mismo sentido, luchar denodadamente contra la opresin de las mujeres. Ellas debern dejar de ser las proletarias del proletario19, las personas sumisas y consideradas objetos de la propiedad del varn.

Por eso el programa del marxismo revolucionario seala: Las organizaciones oportunistas, por su naturaleza misma, centran principalmente su atencin en las capas superiores de la clase obrera, y por consiguiente, ignoran tanto a la juventud como a la mujer trabajadora. Ahora bien, la declinacin del capitalismo asesta sus golpes ms fuertes a la mujer, como asalariada y como ama de casa20. Y culmina con la consigna Paso a la mujer trabajadora!.

Conclusiones

Revisionismo antifemenino vs. Marxismo revolucionario y emancipatorio

Las controversias seran menos si, en todo caso, las diversas corrientes del feminismo radical reconocieran que, bajo la denominacin de marxismo, no se halla una corriente homognea y monoltica. Por empezar, habra que diferenciar entre reformistas y revolucionarios; algo que no es de menor importancia cuando tratamos la cuestin de la opresin de las mujeres.

Porque no creemos casual que, entre los movimientos de los trabajadores que han adoptado posiciones reformistas, los problemas especficos de la superexplotacin de las mujeres hayan sido resueltos desde una tnica anti-femenina. Sin ir ms lejos, es sabida la historia de la dirigencia tradeunionista britnica, los proudhonianos de la I Internacional o el mismo Lassalle del Partido Obrero Alemn (pre-marxista) que cuestionaban la incorporacin de las mujeres a la produccin y, por lo tanto, se manifestaban contrarios a su organizacin como trabajadoras.

En la II Internacional, el mismo revisionista Bernstein21 del Partido Socialdemcrata Alemn, defendi la igualdad legal para la mujer, pero se opuso con ataques satricos a la organizacin militante de las mujeres trabajadoras que encabezaba Clara Zetkin, la que sin embargo, en ocasin de dividirse el partido por la traicin de sus ms altos dirigentes a los principios de clase, se mantuvo en el ala revolucionaria22.

Por otra parte, nada menos que Augusto Bebel, autor de La mujer y el socialismo, fue quien atac con los ms duros eptetos misginos a Rosa Luxemburgo, una de las ms grandes dirigentes mujeres sino la ms grande del proletariado revolucionario que se neg, pcaramente, a dedicarse a las tareas de organizar la seccin femenina donde el ala derecha quera confinarla para que no interfiriera en el rumbo revisionista y sin embargo, particip en los Congresos Internacionales de Mujeres Socialistas intentando convencer a las mujeres socialdemcratas de su punto de vista sobre la guerra mundial y sus crticas al curso que tomaba la direccin del partido frente a estos acontecimientos. Fueron sus batallas inclaudicables por los principios revolucionarios las que le valieron que Bebel se refiriera a ella con estas palabras: Hay algo raro en las mujeres. Si sus parcialidades o pasiones o vanidades entran en escena y no se les da consideracin o, ya no digamos, son desdeadas, entonces hasta la ms inteligente de ellas se sale del rebao y se vuelve hostil hasta el punto del absurdo. Amor y odio estn uno al lado del otro y no hay una razn reguladora23.

Para el ala reformista que luego claudic ante el imperialismo en la I Guerra Mundial, Rosa Luxemburgo mereca ser tratada de este modo: La perra rabiosa an causar mucho dao, tanto ms teniendo en cuenta que es lista como un mono24 Por eso, no es extrao que Bebel respondiera: Con todos los chorros de veneno de esa condenada mujer, yo no quisiera que no estuviese en el partido25.

Como seala Thonnessen: Hay una conexin ntima entre el antifeminismo proletario y el revisionismo, as como la hay entre el movimiento radical por la emancipacin de la mujer y la teora ortodoxa socialista. El feminismo marxista ha llevado a cabo, caractersticamente, una lucha en contra del reformismo y el obrerismo por una parte, y contra el carcter limitado y elitista del feminismo burgus por otra parte26.

Esa conexin ntima entre antifeminismo y revisionismo volvemos a encontrarla en el perodo de la burocratizacin del estado obrero surgido de la revolucin de 1917.

Bajo el rgimen thermidoriano de la burocracia stalinista, mientras se fusilaba en los juicios de Mosc a todos los bolcheviques de la generacin de Octubre y se persegua a los opositores de izquierda acusndolos de trotskistas, envindolos a los campos de concentracin o al exilio, se volvi a prohibir el aborto en la Unin Sovitica, se conden la prostitucin y se criminaliz la homosexualidad. Todo esto, acompaado con la reproduccin de los estereotipos tradicionales de las mujeres como madres dedicadas al hogar y el entronizamiento de la familia, a travs de la propaganda del Estado.

Fue el trotskismo quien combati la idea stalinista de que con la conquista del poder, la sociedad socialista se consumaba en sus nueve dcimas partes, advirtiendo sobre decenas de problemas econmicos, polticos, sociales y culturales que no se podan resolver mecnicamente y que incluan, entre otros, las relaciones entre varones y mujeres. Particularmente Trotsky fue quien, mucho antes de que las feministas radicales de la segunda ola concluyeran que el socialismo real era antifeminista, denunci la situacin de las mujeres en la Unin Sovitica en su reconocido trabajo titulado La Revolucin Traicionada: La condicin de la madre de familia, comunista respetada que tiene una sirvienta, un telfono para hacer sus pedidos a los almacenes, un auto para transportarse, etc., es poco similar a las de la obrera que recorre las tiendas, hace las comidas, lleva a sus hijos al jardn de infancia. Ninguna etiqueta socialista puede ocultar este contraste social, no menos grande que el que distingue en todo pas de Occidente a la dama burguesa de la mujer proletaria27.

Mientras Stalin declara en 1936: El aborto que destruye la vida es inadmisible en nuestro pas. La mujer sovitica tiene los mismos derechos que el hombre, pero eso no la exime del grande y noble deber que la naturaleza le ha asignado: es madre, da la vida, Trotsky responde: el poder revolucionario ha dado a la mujer el derecho al aborto, uno de sus derechos cvicos, polticos y culturales esenciales mientras duren la miseria y la opresin familiar, digan lo que digan los eunucos y las solteronas de uno y otro sexo28. Y criticando los argumentos reaccionarios que esgrime la burocracia para reinstalar la prohibicin del aborto agrega: Filosofa de cura que dispone, adems, del puo del gendarme29.

Ya en 1926, bajo el rgimen de Stalin, se haba vuelto a instituir el matrimonio civil como nica unin legal. Ms tarde se suprimi la seccin femenina del Comit Central del PCUS y sus equivalentes en los diversos niveles de la organizacin partidaria. Para 1934 no respetar a la familia se convierte en una conducta burguesa o izquierdista a los ojos de la burocracia. En 1944 se aumentan las asignaciones familiares, se crea la orden de la Gloria Maternal para la mujer que tuviera entre siete y nueve hijos y el ttulo de Madre Heroica para la que tuviera ms de diez. Los hijos ilegtimos vuelven a esta condicin, que haba sido abolida en 1917, y el divorcio se convierte en un trmite costoso y pleno de dificultades.

En 1953 nos encontramos con legislacin sobre derechos de la madre y el nio en la Unin Sovitica que seala: Huelga demostrar en detalle que los intereses de la mujer como madre bien sea con hijos o futura madre- estn tanto mejor asegurados cuanto ms slidas y constantes sean las relaciones entre los esposos. Garantiza, ante todo, tal solidez en las relaciones la existencia de la familia. Precisamente la familia asegura las condiciones normales para el nacimiento y la educacin de los hijos, crea las premisas ms favorables para que la mujer cumpla con su noble y alto deber social de madre30.

Nada ms lejos del pensamiento de los revolucionarios que, desde los tiempos de Marx y Engels, propagandizaron los verdaderos orgenes y funciones de la familia, denunciando la opresin que se ejerce sobre las mujeres.

Esa es la tradicin en la que nos inscribimos. Pueden debatirse cada uno de nuestros postulados, pero para hacerlo se debe partir del reconocimiento de que no aceptamos ser arrojados junto al agua sucia del stalinismo, la misma corriente que masacr, encarcel y persigui a miles de trotskistas, entre ellos a valerosas mujeres como Eugenia Bosch, Nadejda Joffe, Tatiana Miagkova, etc.

Hoy, quien decida enfrentar este sistema de dominacin debe, necesariamente, plantearse la pregunta acerca de cul es el sujeto capaz de emprender tamaa empresa. Ese sujeto, que para los marxistas es el proletariado, fue fragmentado y se encontr a la defensiva durante los ltimos treinta aos en que este debate entre marxismo y feminismo ha tenido lugar. Pero esas condiciones empiezan a cambiar relativamente.

Como deca Trotsky, la burguesa no ha hecho ms que transformar al mundo en una sucia prisin. Las luchas de las clases subalternas, los pueblos y grupos oprimidos han arrancado conquistas, an en medio de un sistema putrefacto que hunde cada vez ms a millones de personas en la miseria. Pero la tendencia, en ltima instancia, de este sistema de explotacin, es a la degradacin infinita de los oprimidos y explotados del mundo, mientras un puado de apenas unas pocas familias concentran en sus manos las riquezas que producen los expoliados. Frente a ese cuadro terrible, que es el fin ltimo del capitalismo, las reformas parciales y los remiendos para nada servirn31.

Entre quienes consideramos que estas aseveraciones encierran algo de verdad y aspiramos a la emancipacin de las mujeres y de la humanidad toda, un renovado debate, eximido de malos entendidos pero abierto a honestas controversias, est nuevamente a la orden del da.

En este debate, las marxistas revolucionarias pretendemos exponer nuestras ideas no como si se tratara de un acadmico ejercicio meramente retrico, sino con el objetivo de que las mismas entusiasmen a una nueva generacin de jvenes con avidez por las ideas revolucionarias y que penetren a la clase obrera: a esos millones de mujeres y varones que sufren las cadenas de la explotacin capitalista y las otras cadenas, las menos visibles, de los prejuicios con los que la ideologa dominante inficiona sus conciencias.


(*) Publicado en Revista Lucha de clases N 4, noviembre 2004
Andrea DAtri es responsable de la seccin MUJER del peridico electrnico de informacin alternativa Rebelin <www.rebelion.org> y colaboradora de las revistas de teora poltica y cultura
Estrategia Internacional y Lucha de Clases. Ha dictado numerosos cursos y seminarios sobre Gnero y Clase en universidades nacionales y, recientemente, public Pan y Rosas. Pertenencia de gnero y antagonismo de clase en el capitalismo, Ed. Armas de la Crtica, Bs. As., 2004.

Notas

1 S.Benhabib y D.Cornell, Ms all de la poltica de gnero, en Teora feminista y teora crtica (comp.), Barcelona, Alfons el Magnnim, 1990.

2 Si bien el feminismo radical tiene un origen de clase media, no se le puede asimilar con el feminismo burgus del siglo XIX. En realidad, hay muchas variantes del feminismo radical. Pero la mayora de ellas emerge de mujeres que han militado en los movimientos progresistas e izquierdistas, encontrando en ellos una absoluta subordinacin y una falta de respuesta a sus reivindicaciones. Judith Astelarra: Libres e iguales? Sociedad y poltica desde el feminismo, Santiago de Chile, CEM, 2003.

3 Judith Astelarra, El feminismo como perspectiva terica y como prctica poltica, en Teora Feminista (seleccin de textos), Santo Domingo, CIPAF, 1984.

4 Batya Weinbaum, El curioso noviazgo entre feminismo y socialismo, Madrid, Siglo XXI, 1984. Se refiere al desencanto producido por la burocratizacin de los estados obreros, bajo el rgimen stalinista.

5 dem. En el citado libro de Kate Millet se postula, tomando como ejemplo a la Unin Sovitica bajo el rgimen stalinista, que una revolucin socialista puede dar lugar a una contrarrevolucin feminista. Conclusin superficial que parte de premisas errneas, pero no difcil de entender teniendo en cuenta que bajo el rgimen de Stalin se prohibi el derecho al aborto, se persigui a los homosexuales y se erigi a la familia en clula bsica del Estado, otorgando premios y medallas a las mujeres que tuvieran gran cantidad de hijos.

6 Paradjicamente, los llamados postmarxistas se inclinan a pensar ms en estos trminos.

7 Catharine MacKinnon, Hacia una teora feminista del Estado, Madrid, Ctedra, 1989.

8 Zillah Eisenstein, Hacia el desarrollo de una teora del patriarcado capitalista y el feminismo socialista, en Teora Feminista (seleccin de textos), Santo Domingo, CIPAF, 1984.

9 Como progreso se refiere a que esta forma de relacin entre los sexos para la reproduccin estuvo asociada al desarrollo de las fuerzas productivas y nuevas relaciones sociales de produccin en la historia de la humanidad. No hay aqu una valoracin ideolgica de la mogogamia, como puede advertirse por los prrafos que suceden y por los numerosos textos en que tanto Marx como Engels criticaron el matrimonio y la familia, como instituciones burguesas (ver Manifiesto Comunista, etc.).

10 Federico Engels, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, Mxico, Premi Ed., 1989.

11 Celia Amors, Hacia una crtica de la razn patriarcal, Barcelona, Anthropos, 1991.

12 Presentacin del libro de Andrea DAtri, Pan y Rosas. Pertenencia de gnero y antagonismo de clases en el capitalismo, Santiago de Chile, Universidad ARCIS, octubre 2004.

13 Len Trotsky, El marxismo y nuestra poca, en Naturaleza y dinmica del capitalismo y la economa de transicin, Bs. As., CEIP, 1999

14 Remite a un dilogo en particular pero que es muy representativo de las discusiones entre feministas y marxistas y an entre las mismas feministas en relacin a la revolucin socialista y la emancipacin de las mujeres. El eje central de este debate consiste en pensar si es necesario pronunciarse y defender la revolucin socialista incondicionalmente, inclusive cuando no d muestras de solucionar ntregramente la cuestin de la opresin de gnero, o bien, si es menester desestimarla ntegramente por demostrar que no cumple con este requisito.

15 Susan Brownmiller, Notes of an exChina fan, en Village Voice, 1976.

16 V. Lenin, A las obreras, discurso de 1920.

17 Len Trotsky, La revolucin permanente en La teora de la revolucin permanente (comp.), Bs. As., CEIP, 2000.

18 Pierre Bourdieu, La dominacin masculina, Barcelona, Anagrama, 2000.

19 Es una expresin de Flora Tristn, escritora y ardiente defensora de los derechos de la mujer y de la clase obrera. Vivi en Francia a principios del siglo XIX.

20 Documento La agona del capitalismo y las tareas de la Cuarta Internacional, ms conocido como Programa de Transicin. Fue escrito definitivamente en 1938, dos aos antes del asesinato de Len Trotsky en manos de un agente stalinista.

21 Bernstein, actualmente reivindicado por Laclau y otros intelectuales que se autodenominan postmarxistas, fue el primero en propagandizar la idea de que era posible llegar al socialismo por la va de introducir reformas en el capitalismo.

22 Nos referimos a la votacin de los crditos de guerra en el Parlamento, lo que aceler la crisis al interior del Partido Socialdemcrata Alemn que se dividi entre un ala derechista revisionista y un ala izquierda que mantuvo los principios del internacionalismo proletario y ms tarde form parte del reagrupamiento internacional que dio origen a la III Internacional encabezada por Lenin.

23 Carta de Bebel a Kautsky, 1910.

24 Carta de Adler a Bebel, 1910.

25 Carta de Bebel a Adler, 1910.

26 Werner Thonnessen, The Emancipation of Women: the Rise and Decline of the Womens Movement in German Social Democracy 1863-1933, Londres, Pluto Press, 1969.

27 Len Trotsky, La Revolucin Traicionada, Bs. As., Claridad, 1938.

28 dem.

29 bdem.

30 Citado en Andrea DAtri, Pan y Rosas. Pertenencia de gnero y antagonismo de clase en el capitalismo, Bs. As., Armas de la Crtica, 2004.

31 Len Trotsky, El marxismo y nuestra poca en Naturaleza y dinmica del capitalismo y la economa de transicin, Bs. As., CEIP, 1999.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter