Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2009

Gaza: ensayo general

Gustavo Esteva
La Jornada


Enfro cuidadosamente las palabras. No cabe exageracin alguna. Cmo decir, sin hiprbole, que en Gaza estamos todos, que se trata de un ensayo general?

Por 40 aos nos hemos negado a ver la decisin que ahora debemos tomar Pero no estamos preparados para decirnos: S, esto es lo que debemos hacer. Debemos buscar un acuerdo con los palestinos, es decir, retirarnos de casi todos, si no de todos, los territorios ocupados. Alguna proporcin de esos territorios seguir en nuestras manos, pero debemos dar a los palestinos la misma proporcin (de territorio en otro lugar). Sin esto no habr paz. Y esto incluye Jerusaln.

Podemos combatir contra cualquiera de nuestros enemigos o contra todos ellos juntos y ganar. Lo que me pregunto es: qu pasa si ganamos? Ante todo, tenemos que pagar un precio doloroso. Y una vez que pagamos el precio, qu les decimos? Vamos a platicar Por tanto, me pregunto: para qu entrar en guerra, llena de prdidas y destruccin, a fin de alcanzar lo que puede ser logrado sin un precio tan alto?

Cito a Ehud Olmert, el primer ministro de Israel, en una entrevista reciente publicada por Yedioth Ahronoth, el peridico ms popular de Israel (www.nybooks.com/articles/22112).

Lo que estoy diciendo seal nunca lo ha dicho un lder de Israel. Pero ha llegado el tiempo de decir estas cosas. Ha llegado el tiempo de ponerlas en la mesa Leo los informes de los generales y digo: cmo es que nada han aprendido? Con ellos slo se trata de tanques, de territorios controlados o por controlar, de retener tal o cual cerro. Pero todo eso nada vale La guerra del Lbano pasar a la historia como la primera en que el liderazgo militar entendi que la guerra clsica se ha vuelto obsoleta. Slo una mentalidad miope podra pensar que si hubisemos entrado a la guerra de Lbano con todo el ejrcito las cosas hubieran sido diferentes La verdadera leccin es que en las guerras contemporneas el frente interno es el frente, el frente interno est envuelto en la batalla.

Estas reflexiones sensatas son de Olmert, el mismo que orden el horror de Gaza y hace unos das celebraba con los generales sus victorias. El mismo. Para entender el viraje insoportable recordemos que en este lapso estall la crisis. Que en la raz de esta crisis estamos nosotros: los que resisten, los insumisos, los rebeldes. Que por ello se intensifica, bajo una variedad de formas, la guerra que se libra contra todos los que se oponen a la ocupacin capitalista del planeta. Que el vaco de poder en la transicin estadunidense pudo emplearse para poner a prueba estrategias blicas de control.

La intervencin genocida en Gaza no representar ventajas militares para Israel ni traer seguridad a sus habitantes. Lo sabe Olmert, lo dijo. Pero quiz no es se el objetivo estratgico.

Igualmente, la insensata batalla contra el narco no podr ganarse en el estilo Caldern y tampoco le dar legitimidad o fuerza poltica. Pero quiz no se trata de eso.

Lo que se busca en ambos casos es intimidar, controlar, sofocar toda resistencia, criminalizar a los disidentes. Esto exige, con el uso de la fuerza, el engao sistemtico.

Caldern acaba de ordenar a los embajadores mexicanos mentir junto con l: propagar la imagen de un pas que vive en paz y tranquilidad, porque parece que en el mundo se genera la impresin de que en Mxico se est masacrando a la poblacin civil en las calles

No es una impresin. Existen hechos bien documentados que se conocen internacionalmente. La serie de Caldern empieza el 25 de noviembre de 2006, en Oaxaca, a cargo de su secretario de Seguridad Pblica. Sigue hasta hoy. Da tras da, en todas las calles. Los ejemplos son inagotables. Caldern ordenaba aun aquel lavado de imagen cuando la polica, cerca de San Cristbal, dispar contra un camin de indocumentados: mat a tres e hiri a ocho. Se sigue masacrando a civiles en las calles.

Pero los hechos no importan.

Sera muy grave que el discurso de Caldern se basara en bendita ignorancia. Ms grave que fuera puro cinismo. O una mezcla de las dos cosas. Pero es ms probable que crea lo que dice, a sabiendas de lo que pasa. Es un lenguaje clsico, para cierta mentalidad. En ese lenguaje, guerra es paz. Bajo la alfombra meditica se guardan los hechos, para que aparezca, en todo su esplendor, la lgica de un poder insensato sin ms sentido que el poder mismo. Es la situacin que anticip Orwell en 1984. Gaza podra ser ensayo general para implantarla en todas partes

http://www.jornada.unam.mx/2009/01/26/index.php?section=opinion&article=015a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter