Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2009

El rdago de Islandia

Ana Delicado Palacios
Rebelin


Ha tenido que dimitir el Gobierno de Islandia en bloque para que aparezca en algunos medios de comunicacin algo sobre este pas que tan lejos queda de la atencin meditica. Como si fuera algo que hubiera surgido de un da para otro. Como si la rabia de sus ms de 300.000 habitantes slo pudiera orse ahora, y como si las manifestaciones espontneas que ya surgieron en octubre fueran un berrinche de poca monta en un pas poco acostumbrado a las protestas.

Y es que puede cundir el ejemplo en otras naciones. El primer ministro de tendencia conservadora, Geir Haarde, ya haba anunciado el da 23 su renuncia y la convocatoria de elecciones anticipadas. Tres das ha necesitado la prensa para digerir semejante noticia y publicarla en sus pginas. Ahora es cuando se ha visto abocada a informar --con cierto pudor, eso s-- de la crisis que de repente afecta a Islandia, y que ha hecho nada menos que hacer caer al Gobierno de coalicin.

Pero la cada en picado no comenz hace unos das; ni siquiera hace semanas. El estallido de un sistema que ya no daba ms de s se remonta a octubre, cuando por entonces el FMI acudi en ayuda del pas nrdico para prestarle 2.100 millones de dlares. Islandia tambin haba recibido un prstamo de otros 3.000 millones de Dinamarca, Finlandia, Noruega, Polonia, Rusia y Suecia, de acuerdo con la agencia EFE. Pero el inicio de la debacle tiene su origen mucho antes, en el ao 2000, cuando los bancos estatales fueron privatizados. Fue cuestin de tiempo para que comenzara una burbuja especulativa, que consisti en pedir prestado grandes sumas de dinero para invertir tanto dentro de la nacin como fuera, sobre todo en Reino Unido.

El ao pasado la situacin se hizo insostenible. Los bancos, segn The Financial Times, deban una cantidad que era seis veces el PIB de Islandia. Entonces el Gobierno decidi nacionalizarlos. Y la bancarrota no se hizo esperar.

Y mientras tanto, la ecunime agencia Europa Press, junto con Reuters, se atreve a explicar la dimisin del ministro alegando que padece un tumor. Nada se dice sobre las manifestaciones de los ltimos das, o del descalabro de los tres bancos ms importantes del pas. Y para la televisin, Islandia ni siquiera existe.

Llama la atencin, en todo caso, que por una vez el derrumbe de un Gobierno no sea slo novedad en Amrica Latina o en frica, como si los europeos no tuviramos nada que ver con semejantes exabruptos. Sirva de advertencia para lo que se viene en los prximos meses.


http://www.anadelicadopalacios.blogspot.com


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter