Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2009

Intervencin en el Forum Mundial de Midia Livre (Medios Libres). Belem do Par (Brasil), 26 de enero
Los medios y la crisis mundial

Pascual Serrano
Rebelin


Nadie de nosotros duda de que los grandes medios de comunicacin son corresponsables de la crisis econmica actual, en la medida en que forman parte de la macroestructura econmica y financiera mundial. Pero eso no debera bastarnos para analizar su implicacin, es necesario analizar los elementos que lo explican:

- El silenciamiento de los especialistas crticos. Cada ciudadano puede comprobar cmo, en su pas, los analistas que anunciaron y advirtieron sobre las polticas de especulacin y descontrol financiero fueron ignorados en los grandes medios, en Espaa el catedrtico Juan Torres lo recogi en su libro Coge el dinero y corre (Icaria 2006). Hace un ao el programa estrella de la televisin cubana, Mesa Redonda, debata sobre la crisis que se vena llegar con especialistas que acertaron al milmetro sobre lo que ha sucedido, todos ellos ajenos a los medios occidentales. Es decir, haba especialistas que advirtieron pero se les impidi acceder a la opinin pblica.

- Tambin las organizaciones sociales que sealaban la deriva financiera fueron ignoradas por eso medios de comunicacin, basta recordar el caso de ATTAC que lleva ms de diez aos recordando la necesidad de aplicar mtodos de control sobre los movimientos especulativos financieros.

- Las grandes empresas de comunicacin forman parte de los grupos econmicos que se beneficiaron con los diferentes booms especulativos, desde los puntocom al inmobiliario.

- El mensaje de los medios est siendo utilizado para crear condiciones de alarma que permitan aplicar medidas de recorte social y de los derechos de los trabajadores, al puro estilo de la denominada doctrina shock que la escritora Naomi Klein ha desarrollado en su libro del mismo ttulo.

- Otro silenciamiento que estn aplicando los medios es el de cualquier propuesta que suponga una ruptura con los principios econmicos dominantes. As, mientras se reconoce la falta de competencia de las entidades de crditos para atender las necesidades de consumidores y pequeos empresarios, se obvia el debate en torno a la creacin y puesta en marcha de una banca pblica, una figura existente en Europa y en Espaa hasta hace veinte o veinticinco aos que comenzaron las privatizaciones.

Simultneamente a todo ello, hemos asistido a varias ancdotas que ilustran cmo se busca eximir a los medios de comunicacin en las grandes operaciones de engao colectivo a las que se ha sometido a la opinin pblica mundial.
En mayo de 2008 tuvo una gran repercusin la presentacin del libro1 del ex portavoz de la Casa Blanca Scott McClellan en el que reconoca la manipulacin a la que sometieron a los medios de comunicacin desde la administracin Bush. En su volumen McClellan acusaba a los medios de haber fracasado en su funcin fiscalizadora y de tragarse la propaganda. Lo que aparentaba ser un reconocimiento de culpa, si se observa bien, es toda una operacin para eximir a los medios y los periodistas. El objetivo es que aunque una administracin estadounidense salga mal parada, el complejo meditico aparezca como vctima y no como cmplice. Saben que vendr otra administracin y otro gobierno diferente, pero los medios seguirn siendo los mismos y no es recomendable que su imagen quede daada. Algo similar sucedi tam bin en enero de 2008. En aquella fecha se difundi un estudio de la organizacin "Integridad Pblica" en el que se recopilaban nada menos que 935 declaraciones falsas realizadas por Bush y otros siete altos funcionarios de su gobierno en poco ms de dos aos2. Los medios fueron muy diligentes para publicar la noticia de la agencia Efe que recoga la investigacin3 porque les interesaba que el delito de la mentira se circunscribiera a la Administracin Bush, olvidaban que si esas mentiras tuvieron tanta repercusin y efectividad es porque los medios las dieron por vlidas y no cumplieron su funcin de recoger las voces de quienes denunciaban la falsedad. Al poner ahora en la picota a Bush y su entorno, los medios salen indemnes de la situacin.

Lo que yo quisiera transmitir es que esta crisis del sistema financiero va ligada a una crisis de los medios de comunicacin. El periodista Juan Varela, consultor de medios y editor de la web Periodistas 21, explica todos los elementos que se agrupan en esa crisis:

Crisis de mediacin. El modelo informativo ha dejado de identificarse con los ciudadanos, una prueba de ese divorcio es que en Espaa se considerara un descubrimiento periodstico un programa tan obvio que consista en que varios ciudadanos le hicieran una pregunta al presidente del gobierno. Del mismo modo, muchos gobernantes mundiales han decidido convocar intervenciones televisivas hacia el pblico desde los medios pblicos evitando las ruedas de prensa, es decir, sorteando a los periodistas que se han vuelto un mecanismo de interceptacin que obstaculiza y tergiversa la comunicacin entre los gobernantes y los ciudadanos, en lugar de un sistema de acercamiento que era su principal origen.

Crisis de la credibilidad. El pblico ya no se fia de los medios de comunicacin, ha comprobado demasiadas veces cmo mienten u ocultan elementos fundamentales de la realidad.

Crisis de la objetividad. Ya sabemos que la objetividad y la neutralidad no existe, no sirve su constante apelacin a la imparcialidad. Existe la honestidad, la veracidad e incluso la pluralidad, pero ya nadie discute el inters ideolgico y poltico que muestran los medios en su actividad diaria. El mito de la objetividad cae y la autoridad del periodismo se derrumba con l.

Crisis de autoridad. Internet y las nuevas tecnologas han mostrado la capacidad de organizaciones sociales y periodistas alternativos para enfrentar el predominio de los grandes medios. Han dejado de ser tan poderosos. Gracias a la capacidad de producir y distribuir informacin, la autoridad tradicionalmente reconocida a los periodistas como mediadores vuelve al pblico. Los que ms saben o estn ms cerca de los hechos informan a otros.

Crisis de la informacin. La dinmica mercantilista de los medios y la necesidad de aumentar la productividad y rentabilidad de sus profesionales ha provocado que las informaciones no estn elaboradas, ni adecuadamente verificadas, ni con suficientes elementos de contexto y antecedentes que permitan a la sociedad comprender la actualidad. Un ejemplo es el conflicto palestinoisrael, la informacin que acumula el ciudadano medio sobre este asunto es enorme y, sin embargo, sigue sin comprender en su total amplitud el conflicto.

Ante esta situacin los medios alternativos tenemos varios retos que enfrentar:

Mejorar nuestra formacin y capacitacin. Es fundamental apostar por una mayor profesionalizacin.

Exigir a los estados el reconocimiento necesario a los medios alternativos y recursos necesarios para su desarrollo. Del mismo modo que es imprescindible el compromiso de los gobiernos para que exista una adecuada sanidad universal y una educacin para todos, no habr una informacin plural, participativa y democrtica si se deja en manos del mercado como est sucediendo.

Debemos superar nuestro complejo de marginales, los medios alternativos somos ms legtimos y ms democrticos que los comerciales, en una sociedad verdaderamente democrtica estamos llamados a ser los hegemnicos.

www.pascualserrano.net

1 What happened: Inside de Bush White House and Washingtons culture of deception (Lo que ocurri: dentro de la Casa Blanca de Bush y la cultura del ao en Washington)

2 Ver www.publicintegrity.org

3 Ver Pblico: http://www.publico.es/040456/bush/eeuu/irak/guerra/mentiras El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/01/24/internacional/1201138123.html 20 minutos: http://www.20minutos.es/noticia/338682/0/irak/mentiras/bush/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter