Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2009

Qu fastidio con los medios y la "Bolivia dividida"

Okrim Al Qasal
Rebelin


Casi calcado a lo que ocurri el ao pasado, cuando la prensa derechista mundial titul que el referendo revocatorio presidencial y prefectural de agosto de 2008 en Bolivia haba dividido al pas, ahora contratacan con los mismos argumentos de entonces, aplicados en esta ocasin al referendum constitucional que acaba de aprobarse en ese pas con aproximadamente un 62% de votos a favor.

La estrategia ha sido la misma: primero, publicar apresuradamente un mapa por departamentos sin esperar al conteo final, que incluye el voto rural, siempre aplastantemente favorable al proceso de cambios encabezado por Evo Morales. As fue el mapa que vimos inicialmente, tan parecido al de agosto que ni me molesto en rehacerlo, y utilizo el de hace cinco meses:

Click para ampliar

Y con este bello pero inexacto mapa, CNN, El Pas y otros medios de Espaa, la prensa ultraderechista boliviana y venezolana y dems comenzaron con el tema de la divisin, la polarizacin y la imposibilidad de construir un pas sin tener en cuenta a los "demcratas" que vuelan gasoductos, asaltan organizaciones indgenas y emboscan y masacran campesinos.

Ni de casualidad estos medios mostraran una torta por poblacin, para demostrar el peso demogrfico que tiene cada uno de estos departamentos, que en algunos casos pueden ser muy extensos geogrficamente, pero que en lo que a poblacin se refiere no son tan significativos. Como ni por asomo vern un anlisis as en los medios al servicio de las transnacionales, yo me he molestado en hacerlo tomando datos al alcance de cualquiera. Observen la torta poblacional boliviana:


Ahora veamos cmo votaron cada uno de estos departamentos (al finalizar el escrutinio result que la "opositora" Chuquisaca haba vuelto a votar por los procesos de cambio):


Ajaj. A que ahorita la "divisin" no parece tan grande como antes? Si bien es verdad que en la zona rural el apoyo al proyecto emancipador encabezado por Morales es mayor, lo cierto es que de los 5 departamentos ms poblados de Bolivia, 4 de ellos votaron por el S (entre ellos el de La Paz, el ms populoso). Pando y Beni, dos de los cuatro feudos opositores, son los dos departamentos menos habitados del pas.

Si adems de estos datos nos molestamos en ver el resultado por provincias, tomando los datos del CNE, el mapa resultante es bastante distinto al que nos mostraron los medios a la primera de cambio. Observen y comparen con el que vimos ms arriba:

Click para ampliar
Como se ve, y ya se vi hace meses, la divisin no es en Bolivia, si no en los departamentos orientales, donde algunas de sus provincias votan de una manera, y otras de la contraria. En los cinco departamentos que votaron por el S, slo encontramos dos provincias que se inclinaron por la otra opcin (las que albergan las ciudades de Cochabamba y Sucre). Por contra, en los cuatro departamentos que apoyaron el No, hay un total de diez provincias "dscolas" que s apoyan la nueva constitucin. En Tarija, por ejemplo, aunque en el departamento globalmente se impuso el No, cuatro de sus seis provincias refrendaron el texto constitucional.

Es decir, la divisin social ms acentuada se encuentra precisamente donde gobiernan los prefectos de derechas .

Sin embargo, y todo hay que decirlo, hay un motivo de preocupacin para el proceso de cambios. Si comparamos los resultados que acaban de producirse con los que se dieron hace apenas 5 meses, no ha habido avance electoral, si no retroceso.

En las ms de cien provincias del pas excepto en cinco, la Constitucin ha recibido un apoyo inferior (casi siempre ligeramente inferior, pero inferior al fin y al cabo) al que recibi el presidente Evo Morales en agosto pasado. Es ms, nueve provincias que votaron a favor de la permanencia del mandatario indgena hace medio ao, ahora se han opuesto al nuevo texto de Carta Magna. Por contra, ninguna de las provincias que le dio la espalda a Evo en agosto ha aprobado la nueva Constitucin Poltica del Estado (CPE).

Es decir, el proceso de cambios, en lo que a votos respecta, ha retrocedido ligeramente en estos meses, como se observa en el resultado global: 67% para Morales en agosto, 62% para la nueva Constitucin en enero.

No son procesos idnticos -uno un revocatorio presidencial y departamental; otro un referendo constitucional- pero de todos modos pueden compararse hasta cierto punto en el plano del resultado electoral. A qu se puede deber este pequeo retroceso en votos, que no por ligero debe ignorarse? Se me ocurren varias cosas.

- Triunfalismo . Debido a la paliza de hace unos meses (67% a 33%), mucha gente quiz se qued en casa. Pero si hubo triunfalismo en un lado, por qu no hubo derrotismo en el otro? Del mismo modo que muchos pudieron quedarse en casa "porque ganamos seguro", muchos podran haberlo hecho por la razn contraria, "porque seguro perdemos". Adems no hay que olvidar que en Bolivia el voto es obligatorio.

- Pactos fuera de la Constituyente . Ante la intransigencia de los opositores del Congreso (distintos a los de oriente, pero tambin derechistas), se acept modificar algunos articulados de la propuesta para contar con el voto de algunos de esos partidos opositores, puesto que el partido de gobierno no tiene mayora suficiente en esta cmara. Puede que algunos votantes que apoyan los cambios que viven el pas consideraran estos pactos una traicin al espritu del texto?

- Desgaste del gobierno . La crisis econmica mundial quiz haya comenzado a asomarse en el pas andino. Esto, sumado a que los cambios que requiere Bolivia son tan profundos y difciles de llevar adelante, puede haber provocado la impaciencia de algunos votantes que en condiciones normales habran sufragado por el S sin dudarlo.

- Fuerza de la ultraderecha . Despus de la masacre de El Porvenir, el fascismo de los gobernantes del oriente boliviano pareca tambalearse, ms tras el veredicto de Unasur y la indiferencia del principal aliado opositor, EEUU, que ante las evidencias decidi mirar para otro lado. Sin embargo, hoy vemos que la ultraderecha ha "recuperado" varias provincias, electoralmente hablando. Tristsimo es el caso de Pando, donde a pesar del asesinato comprobado de campesinos indefensos en septiembre, los resultados electorales han sido peores ahora que en agosto. Cmo se explica esto?

Sin duda, la ultraderecha boliviana (de la derecha "a secas" apenas queda nada) sigue siendo una minora en el pas, pero no acaba de extinguirse polticamente ni se inclina por suavizar su postura fascista, en gran parte apoyada mediticamente por medios nacionales y extranjeros que con tal de desestablizar el proceso emprendido por la gran mayora del pueblo de Bolivia son capaces de apoyar a Hitlers andinos.

El gobierno y la nueva Constitucin tienen toda la legitimidad que necesitan para llevar a cabo los cambios que precisa Bolivia, diga lo que diga Falsimedia. Pero no deben dormirse en esa legitimidad, porque el fascismo nunca descansa, y si la oposicin ultraderechista ha sido capaz de hacer lo que ha hecho antes de que esta Carta Magna se sometiera a referendo ante el pueblo de Bolivia, es de temer lo que sern capaces de hacer ahora que ha sido aprobada.

http://okrimopina.blogspot.com/2009/01/que-fastidio-con-los-medios-y-la.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter