Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2009

Carta al presidente de Israel del nieto de una vctima del Holocausto
Borrad el nombre de mi abuelo en Yad Vashem

Jean-Mose Braitberg
LE MONDE

Traducido del francs para Rebelin por Germn Leyens


Seor presidente del Estado de Israel:

Le escribo para que intervenga ante quien sea a fin que se retire del Memorial de Yad Vashem dedicado a la memoria de los vctimas judas del nazismo, el nombre de mi abuelo, Moshe Brajtberg, gaseado en Treblinka en 1943, as como los de los dems miembros de mi familia muertos en deportacin en diferentes campos nazis durante la segunda guerra mundial. Le demando que acceda a mi pedido, seor presidente, porque lo que pas en Gaza, y de modo ms general, la suerte dada al pueblo rabe de Palestina desde hace sesenta aos, descalifica a mis ojos a Israel como centro de la memoria del mal hecho a los judos y por lo tanto a toda la humanidad.

Desde mi infancia he vivido rodeado de sobrevivientes de los campos de la muerte. He visto los nmeros tatuados sobre los brazos, he escuchado los relatos de las torturas; he conocido los duelos imposibles y he compartido sus pesadillas.

Era preciso, me ensearon, que esos crmenes no recomenzaran jams, que nunca ms un hombre, por su pertenencia a una etnia o a una religin desprecie a otro, que atropelle sus derechos ms elementales que son una vida digna en la seguridad, la ausencia de barreras, y la luz, por lejana que sea, de un porvenir de serenidad y prosperidad.

Pero, seor presidente, observo que a pesar de algunas decenas de resoluciones aprobadas por la comunidad internacional, a pesar de los claros indicios de la injusticia cometida contra el pueblo palestino desde 1948, a pesar de las esperanzas nacidas en Oslo y a pesar del reconocimiento del derecho de los judos israeles a vivir en paz y seguridad, reafirmadas frecuentemente por la Autoridad Palestina, las nicas respuestas aportadas por los sucesivos gobiernos de su pas han sido la violencia, el derramamiento de sangre, el encierro, los incesantes controles, la colonizacin, las expoliaciones.

Usted me dir, seor presidente, que es legtimo, para su pas, que se defienda contra los que lanzan cohetes contra Israel, o contra los kamikazes que se llevan con ellos numerosas vidas israeles inocentes. A lo cual le responder que mi sentimiento de humanidad no vara segn la ciudadana de las vctimas.

Al contrario, seor presidente, usted dirige los destinos de un pas que no slo dice representar a los judos en su conjunto, sino tambin la memoria de los que fueron vctimas del nazismo. Es eso lo que me preocupa y me es insoportable. Al conservar en el Memorial de Yad Vashem, en el corazn del Estado judo, el nombre de mis parientes, vuestro Estado tiene prisionera mi memoria familiar tras las alambradas de pa del sionismo para que sean rehenes de una as llamada autoridad moral que comete cada da la abominacin que es la negacin de justicia.

Por lo tanto, le ruego que retire el nombre de mi abuelo del santuario dedicado a la crueldad cometida contra los judos para que no siga justificando la cometida contra los palestinos.

Srvase aceptar, seor presidente, el testimonio de mi respetuosa consideracin.


Jean-Mose Braitberg es escritor.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter