Portada :: Otro mundo es posible :: IX Foro Social Mundial (Belm do Par, enero 2009)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2009

Foro Social Mundial, la cooperacin norte-sur a debate
Frei Betto: Es esencial evitar toda tendencia colonialista

Sergio Ferrari
Rebelin

Fortalecer la autoestima de los actores sociales


Si la cooperacin puede ser un medio til para reforzar a los actores sociales del sur, tambin puede desviarse y convertirse en un medio de dominacin. Disyuntiva esencial planteada por Frei Betto durante un debate de fondo realizado en el Foro Social Mundial de Belm de Par. Betto, fue uno de los expositores que participaron en el seminario organizado por la ONG suiza E-CHANGER (E-CH). Dicha actividad constituy el puntapi inicial de la celebracin de su 50 aniversario que se prolongar durante todo el 2009 con variadas actividades.

Adems del telogo brasilero de la liberacin -uno de los expositores ms codiciados en Belm- participaron en el seminario el senador nacional helvtico Luc Recordon (Partido Verde/Vaud); Konrad Specker, responsable de la relacin con las ONG de la COSUDE (cooperacin oficial suiza), y Bernard Fragnire, dirigente del sindicato de Servicios Pblicos y presidente de E-CH.

En representacin de los movimientos del Sur, estuvieron presentes dirigentes del Movimiento Sin Tierra (MST) y de la Central de Movimientos Popular (CMP), ambas contrapartes del organismo suizo de voluntariado.

PEDAGOGIA DE LA MODESTIA

Para asegurar una cooperacin realmente solidaria es esencial ejercitar la modestia. Las ONG del norte que trabajan en el sur deben dotarse de los tiles de la pedagoga de la educacin de Paulo Freire enfatiz Frei Betto.

Eso implica ponerse al servicio del otro sin ninguna arrogancia ni colonialismo, comprendiendo las diferencias, entendiendo que nadie es mejor que el otro sino que cada uno tiene una cultura diferente.

Una regla de fuego de toda cooperacin, exige promover la autoestima de los actores sociales del Sur, complet el telogo. Quien inst a la cooperacin internacional a actuar en el Sur con la idea de reforzar la solidaridad con las luchas de los movimientos sociales. No queremos recibir dinero para aumentar estructuras sino construir conciencias y relaciones igualitarias. No aceptamos asistencialismo, sino acompaamiento en nuestra propuesta de emancipacin, subray.

LA VISION NORTE

El senador nacional Luc Recordon, quien hace parte del Comit de la ONG E-CHANGER, explic a su turno las dos modalidades de cooperacin helvtica: a travs de proyectos y por medio del intercambio de personas antiguamente conocido como envo de voluntarios.

Esta segunda es un complemento indispensable de la primera, enfatiz, subrayando las cualidades profesionales y las potencialidades de los cooperantes. Especialmente en tanto multiplicadores de la informacin del sur y formadores de conciencia en la sociedad civil norte.

El aspecto ms importante del voluntariado es el enriquecimiento tico-social producto de su prctica en el Sur. La relacin de cooperacin debe enriquecer a los dos actores, los del Norte y los del Sur, insisti.

Konrad Specker, responsable para el sector de Relaciones con Contrapartes de COSUDE, quien participa en la delegacin suiza que viaj a Belm, relev cuatro cuestiones esenciales que deben acompaar todo ejercicio de cooperacin Norte-Sur, en general y del voluntariado en particular.

Por una parte, preguntarse a quin beneficia dicha cooperacin, asegurando que no se reduzca a un simple proyecto personal o aventurista. Por otra parte, es necesario interrogarse ante quin un cooperante debe rendir cuentas de su trabajo. A su contraparte local? A su ONG en Suiza? O a todos los actores de este ejercicio comn?, interrog.

Un tercer aspecto condicionante es que la cooperacin no reemplace ni substituya a recursos y fuerzas locales. Por fin, la ltima condicin-pregunta: asegurar una estrecha relacin de la cooperacin (y los cooperantes) con las instituciones y entidades locales.

LA VISION DEL SUR

Los voluntarios del Norte deben reforzar a los actores sociales del Sur, sus desafos, compromisos y estrategias, enfatiz por su parte Gislei Siqueira, miembro de la coordinacin nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST), contraparte de E-CH y de varias otras importantes ONG helvticas.

Subrayando la importancia de desarrollar una confianza de fondo, mutua, entre ONG del norte y los movimientos sociales del Sur, para poder ejercer una relacin de contrapartes equilibrada y slida.

El MST que cumple en 2009 sus 25 aos, est presente en 24 Estados de Brasil. Su prctica a favor de la reforma agraria, sus msticas y esfuerzos educativos internos, lo han consolidado como uno de los principales movimientos de todo el continente latinoamericano.

Con la cooperacin solidaria del Norte debemos, juntos, hacer frente a nuestros problemas. Nadie puede venir a sustituirnos sino a reforzarnos. Es esencial que esa presencia sirva para elevar nuestra autoestima. Es esencial profundizar la certeza que nos necesitamos mutuamente para transformar nuestras propias realidades, enfatiz.

Concepto compartido por Maria das Graas Xavier, dirigente nacional de la UNIAO, una de las principales organizaciones miembros de la Central de Movimientos Populares, red popular urbana presente en buena parte de la geografa nacional.

Necesitamos apoyo tcnico y solidaridad. Sostn para que logremos ms visibilidad en tanto actores sociales, enfatiz.

Subrayando que la presencia desde aos de cooper-actores helvticos, quienes vienen para reforzar nuestro trabajo ha significado una significativa plusvala acumulativa. Los voluntarios se identifican con nuestros propios desafos. Y llegan con una formacin slidaque potencializa su accin y su integracin con los contrapartes locales, concluy.

Belm, con sus miles de talleres, seminarios y actividades, se convierte en esta ltima semana de enero en un espacio privilegiado de reflexin y intercambio. El Foro Social Mundial, comprueba as su innegable utilidad, concluy Bernard Fragnire, presidente de E-CHANGER, cerrando la presentacin introductoria del taller de Belm.

Espacio privilegiado donde casi 150 personas, durante dos horas, debatieron el presente-futuro de la cooperacin norte-sur. Y donde se mezclaron, en un ejercicio comn de intercambio, delegados europeos y latinoamericanos con indgenas yanomamis amaznicos y actores de ONG y de los ms variados movimientos sociales.

Sergio Ferrari. Colaboracin de prensa de E-CHANGER



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter