Portada :: Otro mundo es posible :: IX Foro Social Mundial (Belm do Par, enero 2009)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2009

La presencia de cinco jefes de estado acenta la diferencia de opiniones que habita en este espacio
Belem 09, inicio de una nueva etapa para el Foro Social Mundial

Iaki Gil de San Vicente, Igor Urrutikoetxea, Walter Wendellin y Oier Imaz
Gara


El Foro Social que estos das se celebra en Belem ofrece diferentes novedades. La primera a destacar es la inclusin del derecho de autodeterminacin de los pueblos como eje temtico del programa general. Es una novedad con un valor aadido en la medida que el espacio alter mundialista no ha sido precisamente en su historia especialmente sensible a las problemticas de las naciones sin estado.

La segunda novedad esta relacionada con la temtica central del Foro Social celebrado en la amazonia brasilea. La importante participacin de pueblos indgenas de Abya-yala, siendo importante en lo cuantitativo, est marcando la diferencia en lo cualitativo.

Los movimientos indgenas representados han sabido interpretar el momento de crisis del proceso que representa el Foro. Y a la hora de formular propuestas concretas han acertado. Sin representar la sensibilidad de las organizaciones que crearon el espacio, estn respondiendo a preguntas que el Foro Social Mundial cuesta de hacerse a s mismo. Marcando, a travs de una agenda con un tono llamativamente poltico, la superacin de una perspectiva folclrica y vaca de su lucha.

Por ultimo, la presencia de cinco jefes de estado acenta la diferencia de opiniones que habita en este espacio. Por un lado, entre ellos Emir Sader o el propio Candido Grzybowski, estn aquellos que apuestan por la articulacin del frente social del Foro junto con el frente poltico que representan los estados -liderados simblicamente por Cuba-, pero que responden al ciclo abierto por Venezuela hace 10 aos. En el otro lado, con Chico Whitaker a la cabeza, se encuentran aquellos que son celosos de los efectos que el cambio pudiera tener en el protagonismo logrado por los movimientos sociales en los ltimos 8 aos a travs del Foro Social Mundial.

Lo que queda claro es que una importante seccin del Foro Social apuesta por un cambio de rumbo. Mientras, algunos representantes del movimiento altermundializador no salen de su desconcierto; el derecho de autodeterminacin es un eje temtico, los indgenas reclaman una agenda poltica centrada en la lucha por la soberana y el derecho a la resistencia, y las llamadas a la integracin de partidos e incluso estados que representan referentes en la lucha contra el neoliberalismo a nivel mundial son realidades innegables.

De organizaciones, fundaciones y ONGs a movimientos reales, del encuentro intercultural a la definicin de un esquema poltico de lucha... todas estas ideas conectan con aquello que desde la delegacin vasca entendemos deberan representar los foros. Y responden a las necesidades reales de cientos de movimientos de todo el mundo. Movimientos que, ms all de proclamas pomposas, sufren da a da la cara ms amarga de la opresin en su labor poltica. Y que da a da no piden sino que exigen un cambio.

Parece ser un paso en un largo camino. Pero Belem, en su medida, puede ser un buen momento para certificar ese cambio de rumbo. Desde Euskal Herria, el cambio abre la puerta a posibilidades que, por lo menos en este espacio, durante largo tiempo parecan cerradas. Y va en el buen camino para lo pueblos que, como Euskal Herria, necesitan de vas para reforzar su camino hacia la libertad y el socialismo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter