Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2009

Michel Warschawski, referente del movimiento antisionista
"En Israel no se habla de las personas que viven en Gaza"

Alberto Pradilla-Aritz Intxusta
Gara


Nacido en Estrasburgo pero instalado en Israel, es un referente del movimiento antisionista que trabaja dentro del propio Estado hebreo. En su larga trayectoria ha denunciado la concepcin de Israel como estado exclusivo para judos y alerta de la deriva ultraderechista de la sociedad israel.

Tras lo de Gaza, hemos logrado que cualquier persona desde Marruecos hasta Irak nos considere brbaros, afirma Michel Warschawski en la entrevista a Alberto Pradilla y Aritz Intxusta, colaboradores de GARA en Palestina. Con una amplia trayectoria en organizaciones de izquierda, analiza las repercusines de la ofensiva y la respuesta la sociedad israel.

Cmo valora la masacre que el Ejrcito israel ha provocado?

El comportamiento poltico y militar fue terrible. No es la primera vez que el Ejrcito israel ataca a civiles, que provoca masacres. Pero palabras como las de Tzipi Livni, que afirm haber demostrado que somos capaces de volvernos locos, rompen la evolucin anterior. Esto es muy peligroso. El Estado ha demostrado que no tiene lmites, que no le importa matar a cientos y cientos de personas.

La fecha elegida tampoco es casualidad. Las elecciones se celebrarn el 10 de febrero.

Es obvio que Israel utiliz los ltimos das de George W. Bush y de su gobierno conservador antes de la llegada de Obama, que podra hacer otro tipo de poltica en la zona. Tambin hay que tomar en cuenta que tenemos elecciones, aunque no es una cuestin determinante. S ha existido una competicin entre los diferentes lderes israeles para ver quin era el ms duro, el ms cruel. Es un debate estpido, ya que en esta carrera no ganar nadie salvo la extrema derecha. Cuando se pone en marcha una carrera a ver quin alcanza mayores cotas de brutalidad, siempre ganarn los polticos ms brutales.

Pero las encuestas han mostrado un apoyo unnime de la sociedad israel a la guerra. No han seguido estos grupos las lneas que les marcaba su propia ciudadana?

S. Esta es una pregunta real para la que no tengo respuesta. En ninguno de los conflictos en los que ha entrado Israel desde 1992, salvo ste, ha habido un consenso nacional. Ni en la guerra de Lbano, ni en la segunda Intifada. En estos conflictos, quiz no de forma inmediata, pero progresivamente se cre una fuerte oposicin. A pesar de que al principio todos los partidos y organizaciones las apoyaban, rpidamente se produjo una divisin. Por el contrario, ahora hay unanimidad a la hora de apoyar esta agresin. Tenemos consenso nacional en practicar una violencia unilateral sobre una poblacin. Recientemente, apareci un artculo en Haaretz en el que se preguntaba por qu se est hablando de una guerra si no tenemos enemigo, no tenemos a otro ejrcito en frente. Es una broma macabra. Esto no es Lbano, donde caan misiles, ni como en los 90, cuando tenamos suicidas en Jerusaln. Ahora no hay nada de eso, salvo estos Qassam ridculos, que nadie puede tomarlos en serio, salvo los que viven en Sderot. Pero a pesar de todo, tenemos consenso nacional.

Pese al giro hacia la derecha en Israel, cmo se puede mantener el apoyo a una agresin despus de ver las imgenes de destruccin que llegan de Gaza?

Para Israel, desde hace tiempo, Gaza no es un lugar donde viven un milln y medio de nios o estudiantes. Gaza es una entidad hostil. De este modo, no se ataca a individuos o ciudades, se ataca a un ente. Los israeles no hablamos de las personas que viven en Gaza. Esto es muy importante para entender la conciencia colectiva. Cuando Isaac Rabin dijo que soaba con que Gaza se hundiese en el mar, estaba expresando exactamente esto. Gaza es una abstraccin. De este modo no piensas. Evitas una serie de reacciones humanas ante la masacre, porque para ti Gaza es un monstruo.

Volviendo al perodo electoral, lo cierto es que las encuestas dicen que la masacre ha ayudado a subir a los laboristas, que haban perdido buena parte de su apoyo despus de la guerra del Lbano contra Hizbullah.

Puede pero quien de verdad va a salir beneficiado es Lieberman [ultraderecha], el mayor defensor de la violencia, del no compromiso y del unilateralismo. El que est ms a la derecha es el que va a ganar ms terreno. Si Livni o Barak intentan hacerse pasar por semejantes a Lieberman, la gente preferir votar a ste y no a las copias.

Qu consecuencias cree que tendr para la regin un ataque de estas dimensiones?

Se trata de un punto de inflexin. El uso de la brutalidad intencionada, de la crueldad, de algo que choca con la ley internacional o la conciencia humana. No podemos subestimar lo que ha supuesto Gaza. No es Sabra y Chatila. Ahora es una masacre planificada polticamente, preparada. Esto es importante no a nivel de Livni o Barak, sino al de la opinin pblica. Toda la sociedad israel lo ha aceptado. Y esto tiene mucho significado. Incluso durante la Intifada, la sociedad deca: Bueno no est bien, pero no tenamos otra opcin. Pero ahora, tenemos una sociedad, con todas sus expresiones polticas excepto una pequea minora, que ha apoyado la masacre. Esto supone un nuevo desafo. Descubrir cmo hemos llegado hasta este punto no es complicado. Lo difcil es saber cmo cambiarlo. La poltica de la masacre acaba con las posibilidades de existir para Israel, entendido como Estado o como sociedad. Espero equivocarme, pero mi sensacin es que hemos cerrado la puerta a que el mundo rabe nos acepte. En los ltimos 20 30 aos, pese al conflicto con los palestinos, ha estado dispuesto a aceptarnos tapndose la nariz, diciendo vale, os habis establecido aqu, no nos gustis, pero vamos a mirar hacia adelante y no hacia atrs. Tomad vuestro Estado, dadles a los palestinos Gaza y Cisjordania y quedaos el resto. Era una oferta muy generosa. Pero tras lo de Gaza, hemos logrado que cualquier persona desde Marruecos hasta Irak nos considere brbaros. Hemos devuelto el discurso de los pases rabes al de hace 30 aos, cuando decan volved a vuestro pas de origen, a Europa, a donde queris. No somos buenos vecinos, no podemos serlo. Somos animales y a un animal tratas de sacarlo fuera. Por eso, tengo miedo de que pueda crecer la beligerancia, que sea un eres t o nosotros.

Aunque han existido movilizaciones contra la agresin dentro del propio Israel, da la sensacin de que no han tenido la fuerza de anteriores ocasiones.

En el movimiento por la paz en Israel ha existido siempre una divisin entre el mainstream, ms moderado, conectado con las posiciones del Meretz [izquierda], que siempre apoya los ataques al principio para luego rechazarlos, y la parte ms radical, ms movilizada, con una posicin ms clara contra la ocupacin y el muro. Desde 1992, la parte ms radical empieza a moverse antes y empuja, pone en marcha al mainstream. Lo que ocurre desde 2000 es que la izquierda ms radical es activa, organizada, unida, visible en los medios, pero no hay rueda grande. No existe un movimiento como el que era Peace Now. Somos importantes en trminos de protesta, pero no de impacto en las decisiones para un proceso de paz. Desde finales de los 80 hasta 2000, hubo un proceso de crecimiento y legitimacin de las posiciones crticas. Pero desde entonces, estamos en una situacin de declive. La mayora de la opinin pblica ha vuelto al consenso nacional y apoya el discurso oficial. La desaparicin de Peace Now, que era un movimiento de masas, es un ejemplo . La ltima protesta apenas convoc a unos pocos centenares de personas. Este movimiento ha sido completamente erradicado por su propia poltica de apoyar y luego rechazar.

Cmo se vive esa situacin desde la posicin ms de izquierdas, teniendo en cuenta las caractersticas que conforman la actual sociedad israel?

Existe un sentimiento de aislamiento, aunque no de represin. No podemos decir que estemos reprimidos, salvo en contados casos. Se hacen muchas acciones, manifestaciones... aunque lo ms caracterstico de nuestra posicin en la sociedad es el aislamiento.

Para las prximas elecciones, habr algn grupo que represente estas posiciones?

Los partidos rabes, que sern la voz que se opondrn a la ocupacin, la colonizacin y el muro.

Pero el resto de partidos, unidos en el Comit Electoral, trat de dejarlos fuera.

No es nuevo. Ocurre en todas las elecciones. Los partidos tratan de deslegitimar la presencia de los partidos rabes y la Corte Suprema rompe su decisin. Este tribunal trata de mantener la ilusin de la democracia. El Estado dice: Somos un Estado Judo y estos partidos son diferentes, y la Corte responde que tambin somos una democracia. Israel vive en una permanente contradiccin. De este modo, la Corte est tratando de hacer un equilibrio entre el carcter judo del Estado y la apariencia de democracia.

Usted siempre se ha manifestado muy crtico con el concepto de un Estado para judos, qu supone esta caracterizacin?

Existen muchas definiciones pero, en general, se entiende como comn denominador para religiosos, laicos, izquierdistas, que este Estado es propiedad de una nica comunidad, la juda. Luego viene la discusin sobre si otras comunidades deben ser aceptadas. Tenemos los mismos derechos civiles, pero no el mismo derecho de propiedad ya que el Estado pertenece nicamente a un grupo: Los judos. La otra comunidad, la rabe, podr tener ms o menos derechos, pero ste es el Estado de los judos de Israel y para los sionistas. Mi rol como israel es desafiar la idea de un Estado tnico: es inaceptable.

Es optimista? Cree que sta concepcin del Estado puede cambiar entre la poblacin?

No en un futuro prximo. La gran mayora de israeles creen profundamente en su propiedad sobre esta tierra y sobre este Estado slo para los judos. Es como decir, nosotros somos los propietarios y vosotros los invitados (sobre los rabes israeles). Os podemos dar unos derechos pero, en el fondo, sois nuestros invitados. Lo que debemos preguntarnos es si Israel es parte del entorno o un elemento extrao que impone su poltica.

http://www.gara.net/paperezkoa/20090201/119481/es/En-Israel-no-habla-personas-que-viven-Gaza



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter