Portada :: Otro mundo es posible :: IX Foro Social Mundial (Belm do Par, enero 2009)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2009

Los polticos brasileos ven en el FSM una oportunidad para su proyeccin a nivel nacional
Batalla electoral en el Foro Social Mundial?

Manoel Santos
Altermundo/Rebelin

Algo inaceptable en un proceso que es de los ciudadanos y ciudadanas de toda la tierra.


La mayor parte de las actividades del Foro Social Mundial (FSM) de Belm se desarrollaron en dos grandes espacios acadmicos, las universidades Federal (UFPA) y Rural (UFRA) del Par. En la primera las actividades ocupan fundamentalmente aulas, salvo en el caso de la activa carpa de los 50 aos de la revolucin cubana, y las iniciativas de economa solidaria y de los colectivos se muestran en puestos cubiertos y muy bien distribuidos. La segunda consta de un extenso campus tropical, con zonas valladas en las que se advierte la existencia de animales venenosos, millares de techos cncavos de lona en el campamento de la juventud y con actividades en una veintena de grandes carpas desparramadas por los prados. En la UFRA no hay stands, sino flancos de hierba dnde se puede comprar desde artesana indgena a una bolsa de agua helada.

Para llegar a las carpas de la UFRA hay que recorrer un kilmetro de carretera desde la entrada en el recinto. Dicha va sirve a veces, o casi todo el da, de sambdromo del activismo. Es lo ms divertido del FSM. En un slo paseo podemos encontrarnos con el movimiento de los abrazos gratis, o de los besos -dependiendo de la jornada-, que siempre le alegran a uno el da; podemos dar con un desfile de indgenas guajajara armados con lanzas y arcos de flechas; ver como el movimiento vegetariano libera las gallinas de un corral o incluso quedar atnitos con las manifestaciones de los "deixa chover" (deja llover), que slo salen a ritmo de batucada cuando cae agua con fuerza. Y hay muchas marchas espontneas ms. Religiosas, ambientalistas, anarquistas, sindicalistas o las que reclaman la legalizacin de la marihuana, que son las ms multitudinarias y huelen de una manera especial.

Llega el candidato Sin embargo, lo que uno no poda esperar en el sambdromo espontneo de la UFRA es el espectculo poltico. Dantesco y de mal gusto. El sbado sorprendi a los cientos de caminantes de la UFRA la comitiva del ministro de justicia brasileo, Tarso Genro, que se perfila como uno de los candidatos a sustituir a Lula. En las presidenciales de dentro de dos aos el sindicalista no se podr presentar al tener consumidos ya dos mandatos. La otra gran candidata dentro del PT es Dilma Rousseff. Esta ltima parece ser la apuesta de Lula, segn hizo saber entre lneas al Consejo Internacional del FSM, que anteayer desayun con l. Por lo visto Dilma es an ms pragmtica que Lula.. Ms socialdemcrata. Vaya, que est an menos a la izquierda. Y Tarso, que fue alcalde de Porto Alegre, la cuna del FSM, respondera a un ligero desplazamiento a la izquierda. Sea como fuere, la batalla ya comenz en el interior del Partido dos Trabalhadores (PT).

El ministro irrumpi en los espacios del Frum, algo totalmente inaceptable y fuera de lugar, con una ruidosa comitiva de lujosos coches, furgonetas, polica motorizada y un helicptero a ras del suelo que oblig a los vendedores a proteger sus mercancas artesanales para que no volaran, y a los intervinientes en las carpas a interrumpir sus oratorias. Se diriga a la carpa de los pueblos indgenas, por lo visto invitado por algunos lderes amaznicos, que tuvo tambin que interrumpir durante horas su programacin -en ese momento se hablaba de educacin bilingue- para que el ministro se dirigiese a la gente, quisiera sta o no, en un espacio que estos das no es el Brasil que l gobierna, sino un espacio de mundo.

Blanca Chancoso se rebela


La cosa no le sali bien. Muchos indgenas, liderados por la activista ecuatoriana Blanca Chancoso, montaron en clera y boicotearon la afrenta durante casi una hora. Con gritos de "la tierra no se vende, la tierra se defiende" o "la vida es un tesoro y vale ms que el oro", Blanca y otras dos mujeres fueron sumando seguidores para montar un soberano barullo de indignacin. "Llega aqu, a nuestra casa, e interrumpe lol que estbamos haciendo para montar su teatro poltico", deca a la prensa a ecuatoriana. "Esto no se pode permitir, los hermanos amaznicos no nos avisaron. De lo contrario no estaramos aqu, pues Tarso es tambin cmplice de la destruccin de la Amazonia y de la madre tierra", continuaba. El peruano Rodrigo Montoya estaba de acuerdo: "No puede venir a la casa de los indgenas y hacerlos callar de este modo, lo que an es ms indignante al pertenecer al PT".

El caso es que, como todos y todas sabemos, las organizaciones partidarias y los cargos pblicos no pueden participar en el FSM si no es por expresa invitacin del Consejo Internacional. Ademis, si lo hacen, como ocurri das atrs con los presidentes, su presencia no suele ser en los espacios del Frum. Tarso Genro se equivoc, tanto si quera dar su apoyo al FSM y a los pueblos indgenas, como si sus intenciones fuesen ms de carcter personal. Las sospechas estaban claras. El da anterior la prensa reflejaba la presencia en Belm de su rival para la candidatura presidencial, Dilma Roussef. Es posible que los asesores del hoy ministro llegaran a la conclusin de que l tambin deba estar en el FSM y convenciesen a algunos lderes amaznicos para que lo invitaran. Mal le fue el asunto. Consigui la indignacin de buena parte de los pueblos andinos y de los muchos participantes del FSM que vieron su espectacular pero demencial llegada, dividi a los pueblos indgenas -"Muy mal los hermanos amaznicos", deca la mapuche Moira Milln-, interrumpi el desarrollo de las actividades autogestionadas, que son la sangre del FSM, e hizo del espacio de los ciudadanos y ciudadanas de la tierra su particular plataforma electoral. El Frum no es para esto.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter