Portada :: N. Chomsky
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2009

Entrevista a Noam Chomsky
La incipiente poltica exterior de Obama

Press TV


Profesor Chomsky, empecemos por Pakistn. La Casa Blanca no hace comentarios sobre los asesinatos [en las incursiones afganas en la frontera con Pakistn]. Richard Holbroke, sobre quien usted escribi ya a propsito de Yugoslavia, es el hombre elegido por Obama para resolver la situacin.

Era bastante claro que Obama aceptara la doctrina de Bush, segn la cual los EEUU pueden bombardear Pakistn a su antojo, y se han dado ya muchos casos de cierta gravedad. Ha habido, por ejemplo, episodios caticos y pugnaces en la provincia de Bajaur, fronteriza con Afganistn, y los dirigentes tribales, y otros all ubicados, los atribuyen al bombardeo de una escuela madrassa, en el que murieron entre 80 y 95 personas. La prensa norteamericana ni siquiera se hizo eco del suceso; la prensa pakistan, s, huelga decirlo.

El autor del artculo que informaba de eso, un conocido fsico atmico, Pervez Hoodbhoy, observ en su momento que esa masacre engendrara terror y reacciones que llegaran incluso a convertirse en una amenaza para la existencia misma del estado de Pakistn. Y es lo que ha ocurrido. Ahora vemos ms de lo mismo.

El primer mensaje del gobierno pakistan al general Petraeus, el general norteamericano con mando en la regin, fue que no deseaban ms bombardeos en Pakistn. Ahora, el primer mensaje a la nueva administracin Obama del presidente de Afganistn, Karzai, ha sido el mismo, que no quiere ms bombardeos. Tambin l dijo desear un calendario para la retirada de las tropas extranjeras, las norteamericanas y otras, de Afganistn. El mensaje, ni que decir tiene, ha sido ignorado.

Algunos manifiestan optimismo con el cargo de George Mitchell como enviado al Oriente Prximo. Y est, adems, Richard Holbroke. Hemos entrevistado aqu al antiguo ministro bosnio de exteriores, quien dio a entender que Holbroke podra incluso haber desempeado algn papel en la masacre de Srebrenica. Y est, claro, Dennis Ross, a quien se le ha pedido aceptar el cargo de enviado al Irn.  

Holbrooke tiene un pasado harto terrible, no tanto en Yugoslavia como antes. Por ejemplo, en las atrocidades indonesias en Timor Oriental, en donde l era el funcionario responsable George Mitchell es, entre los de nombramiento reciente, el ms decente, digmoslo as. Tiene un pasado bastante decente. Algo logr en Irlanda del Norte, pero, claro, en ese caso haba un objetivo de por medio. Y el objetivo era que los britnicos pusieran fin al recurso a la violencia como respuesta al terror del IRA y atendieran a los legtimos agravios que eran la fuente del terror. Lo gestion bien, y Gran Bretaa prest atencin a los agravios y se termin con el terrorismo. As que tuvo xito. Pero un resultado as no est ni en el guin de lo que ocurre en Oriente Prximo, particularmente en relacin con el problema Israel-Palestina. Quiero decir que habra una solucin, una solucin expedita, muy similar a la britnica. Israel podra frenar sus crmenes respaldados por EEUU en los territorios ocupados, y entonces, presumiblemente, la reaccin que esos crmenes provocan se frenara tambin. Pero eso no est en la agenda.

En realidad, el presidente Obama acaba de ofrecer una conferencia de prensa muy interesante al respecto. Alab la iniciativa parablica de paz, la iniciativa saud aceptada por la Liga rabe, y dijo que tena elementos constructivos. Llam a la normalizacin de relaciones con Israel, y anim a los Estados rabes a seguir con esos elementos constructivos, es decir, con la normalizacin de relaciones. Pero eso es una gran falsificacin de la iniciativa de la Liga rabe. La iniciativa de la Liga rabe llam a la aceptacin de una solucin bi-estatal a lo largo de la frontera internacional, lo que ha sido el consenso internacional desde hace mucho, y dijo que si poda lograrse eso, entonces los Estados rabes podran normalizar sus relaciones con Israel. Obama se salt la primera parte, la parte crucial, el ncleo de la resolucin, porque eso impone a los EEUU una obligacin. Los EEUU han bloqueado, ellos solos, y durante ms de 30 aos, este consenso internacional. Ese consenso ha mantenido hasta ahora totalmente aislados a los EEUU y a Israel.

Europa y, ahora, un buen nmero de otros pases lo han aceptado. Hamas lo ha aceptado desde hace aos, la Autoridad palestina, huelga decirlo, tambin. La Liga rabe lo acepta desde hace mucho. EEUU e Israel no han dejado de bloquearlo, y no slo con palabras, sino con acciones tambin ocurre a diario en los territorios ocupados y con el sitio de Gaza y otras atrocidades. As pues, si se salta eso, se lo salta adrede. Lo que quiere decir que los EEUU no se sumarn al resto del mundo para favorecer una solucin diplomtica, y si tal es el caso, la misin de Mitchell carece de contenido.

Obama dijo que la frontera debera abrirse. Hay que ver aqu un cambio de poltica?

Dijo eso, pero no mencion el hecho de que era en el contexto de muchas otras exigencias. E Israel tambin dir: desde luego, hay que abrir la frontera; pero se niega a hablar con el gobierno electo de Hams, a diferencia de lo que hizo Mitchell en Irlanda del Norte. Eso significa que los palestinos han de ser castigados por votar en libertad de una forma que disgusta a los EEUU, y que Obama acepta el acuerdo entre Condoleezza Rice y Tzipi Livni para sellar la frontera entre Gaza y Egipto, que, como poco, es un acto de arrogancia imperial.

No es su frontera, y es lo cierto que Egipto opuso serias objeciones. Pero Obama prosigui. Dijo que tenemos que asegurarnos de que no se contrabandeen armas a travs de los tneles que van a parar a la Franja de Gaza. Nada dijo, empero, de la generosa entrega de armas harto ms letales a Israel. En pleno ataque a Gaza, el 31 de diciembre, el Pentgono anunci el encargo a un navo alemn para transportar 30.000 toneladas de material de guerra a Israel. No funcion, porque el gobierno de Grecia le impidi el trnsito, pero podra haber pasado por algn otro sitio. Eso, repito, en pleno ataque a Gaza.

En realidad, hay muy poca informacin, y apenas se investiga periodsticamente. El Pentgono ofreci una respuesta interesante. Dijeron: bueno, este material no ser usado en el ataque a Gaza. Saban bien que Israel planeaba interrumpir el ataque antes de la toma de posesin, para que Obama no tuviera que manifestarse al respecto. Pero el Pentgono dijo que ese material se usara para preparar el futuro terreno de las fuerzas norteamericanas. En otras palabras, se hace pensando en el largo plazo, y eso significa la extensin y el refuerzo del papel de Israel como base militar estadounidense en el vrtice mismo de la mayor regin productora de petrleo del mundo. Si alguna vez se les preguntara por qu lo hacen, diran que con propsitos defensivos y de bsqueda de estabilidad, pero se trata de una base para preparar ulteriores agresiones.

 Robert Gates y el almirante [Mike] Mullen han hablado de un espacio temporal de 16 meses para la retirada de Irak como una de las opciones manejadas, una ligera diferencia con lo que deca Obama en campaa electoral. Y Hilary Clinton dijo, en una ocasin que se ha hecho clebre, estar preparada para arrasar todo Irn y matar a sus 70 millones de habitantes. Qu cambios ve usted en relacin con Irak y con Irn?

Lo que ocurri en Irak es extremadamente interesante e importante. Los pocos corresponsales con experiencia real y que saben algo lo han entendido perfectamente. Patrick Cockburn, Jonathan Steele y uno o dos ms. Lo que ha ocurrido es que hubo una notable campaa de resistencia no-violenta en Irak que oblig a los EEUU a retirarse, paso a paso, de sus programas y de sus objetivos. Obligaron a las fuerzas ocupantes de los EEUU a permitir unas elecciones que los EEUU no deseaban y que trataron de impedir por todos los medios. Luego pasaron a la siguiente fase, consistente en forzar a los EEUU a aceptar, al menos formalmente, un acuerdo de estatus de fuerzas, acuerdo que, de ser respetado por la administracin de Obama, obligar a abandonar el grueso de los objetivos blicos de los EEUU. Eliminar las enormes bases militares permanentes que los EEUU han construido en Irak. Y significar que los EEUU no controlarn las decisiones sobre el acceso a y el uso de los recursos petrolferos. En la prctica, se han desvanecido los principales objetivos de la guerra.

En el caso de Irn, las afirmaciones de Obama no han sido tan encendidas como las de [Hilary] Clinton, pero comportan sobre poco ms o menos lo mismo. Dijo que estaban abiertas todas las opciones. Bien, qu significa todas las opciones? Presumiblemente, eso incluye la opcin nuclear, ya sabe, eso es tambin una opcin. No hay la menor indicacin de que se apreste a seguir los pasos que la poblacin norteamericana desea. Una abrumadora mayora de la poblacin norteamericana ha estado durante aos a favor, ha estado de acuerdo con el Movimiento de los Pases No-Alineados en que Irn debera tener los mismos derechos garantizados a los signatarios del Tratado de No-Proliferacin Nuclear a desarrollar el uso de la energa nuclear. No el derecho a desarrollar armas nucleares. Y es todava ms interesante el que un porcentaje similar, entre el 75% y el 80%, se muestre a favor de la instauracin de una zona libera de armamento nuclear en la regin, lo que incluira a Irn, a Israel y a cualesquiera fuerzas estadounidenses all desplegadas, con todo tipo de verificaciones oficiales, etc.

Eso cegara probablemente una de las ms importantes fuentes del conflicto. No hay la menor indicacin de que la administracin Obama tenga intencin alguna de hacer algo por el estilo.

 Para terminar, profesor Chomsky, el estado de la economa estadounidense predomina en las noticias y en las vidas de todos los norteamericanos y de todos los pueblos del mundo. Est este paquete de 825 mil millones de dlares. Cmo cree usted que la gente de Obama manejar eso?

Nadie lo sabe realmente. Lo que est ocurriendo con la economa no se acaba de entender muy bien. Se funda en manipulaciones financieras extremadamente opacas harto difciles de descodificar. Quiero decir que, se entiende cabalmente le proceso en general, pero no se sabe si un estmulo pblico de 800 mil millones o, probablemente, mayor lograr superar la crisis. Ya se han gastado los primeros 350 mil millones del llamado plan de rescate, pero eso fue a parar a los bolsillos de los bancos. Se supona que iban a realizar muchos prstamos, pero han decidido no hacerlos. Han preferido enriquecerse ellos, restaurar su propio capital, y absorber y tomar el control de otros bancos (fusiones, adquisiciones, etc.). Que el prximo estmulo tenga o no efectos, depender por mucho del modo en que sea gestionado, de si hay controles para que se use con propsitos constructivos. Depender tambin de factores ahora ignorados, como la profundidad que llegue a tener la crisis en curso.

Es una crisis de alcance mundial, y es muy grave. Resulta sorprendente que el modo de encarar la crisis los pases occidentales contradiga tan manifiestamente al modelo que ellos mismos predican para el Tercer Mundo. Cuando hay crisis en Indonesia, o en Argentina, o en cualquier otro sitio, se les exige que suban mucho las tasas de inters y que privaticen la economa y recorten el gasto pblico. Este tipo de medidas. En Occidente, en cambio, exactamente lo contrario: bajar los tipos de inters a cero, nacionalizar, si es necesario, inyectar dinero pblico en la economa, contraer enormes deudas. Exactamente lo contrario del modo por el que se supone que el Tercer Mundo tiene que satisfacer sus deudas. Me parece notabilsimo que se deje pasar eso sin mayores comentarios.

Noam Chomsky, el intelectual vivo ms citado y figura emblemtica de la resistencia antiimperialista mundial, es profesor emrito de lingstica en el Instituto de Tecnologa de Massachussets en Cambridge y autor del libro Imperial Ambitions: Conversations on the Post-9/11 World.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Roc F. Nyerro


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter